(Siglo VI a.C.) Profeta hebreo. Según la tradición
bíblica, era hijo de Buzzi, un sacerdote de
Jerusalén. Cuando el rey babilonio Nabucodonosor destruyó Jerusalén, Ezequiel siguió a sus
habitantes en su exilio a Babilonia.
En la primera de dichas
etapas anunció la pronta
destrucción de Jerusalén,
debido a la proliferación de
la injusticia y el aumento de
los ritos paganos; en la
segunda, anunció la
restauración de la casa de
Israel por intermediación de
la gracia divina y aconsejó
a los exiliados que
regresaran a la tierra de la
cual procedían
Oye una voz interior que le expone la responsabilidad
de vida y de muerte. Y se convierte en centinela de su
pueblo. Ante el asombro de los hebreos desterrados
en Babilonia él cumple con silencio expresivo estos
actos originales que han de simbolizar las terribles
calamidades que abruman al pueblo quebrantador de
la fe (IV-V).
Los ancianos de Judá van a su encuentro y
Ezequiel es arrebatado en éxtasis ante sus
huéspedes; considera el pecado capital de Israel
y el castigo que se aproxima.
Visión dramática por la cual, viendo en el
Templo el sagrado carro de Yahvé, asiste
espiritualmente a los actos idólatras que allí
se perpetran y a las escenas de exterminio
inminentes
Descargar

Diapositiva 1