Desde la Prehistoria hasta la
Revolución Industrial
M. Arq. Alfredo Ambriz T.
www.vidaurbana.net
El origen del significado de la palabra jardín
viene de “gan” proteger o defender, lo que
sugiere además cerramiento y “odem” o
“eden” que quiere decir placer o deleite.
Cada modelo de jardín es un reflejo de la
relación concomitante entre el hombre y la
naturaleza.
La mayoría de las religiones representan el
origen de la vida como un jardín o un
paraíso.
Es natural que en los tiempos en los que el
hambre era un fenómeno recurrente los
jardines también representaran la fertilidad
y la vitalidad.
La visión de cada cultura puede
ser diferente, pero la idea de un
medio natural benévolo es
recurrente (Paraíso, Valhalla,
Jauja).
En estas concepciones, el árbol representa l medio natural
como proveedor de alimento, protección y paz.
La forma y distribución de los
primeros jardines se apoya
en la práctica de la
agricultura o sea en el huerto
rodeado por una cerca.
Las civilizaciones exitosas en
la agricultura se podían crear
el lujo crear jardines confines
de deleite. Los lechos de
cultivo se correspondían con
los campos y las
canalizaciones de riego y
charcas se incorporaban por
motivos funcionales y de
control climático.
Los árboles
proporcionan
sombra y las
murallas lo
protegían, ejemplo
los jardines
colgantes de
Babilonia.
Desde el origen de la
vida humana, el paisaje
ha sido la base de la
subsistencia del ser
humano.
Motivo de temor,
curiosidad y
posteriormente
transformación; el
paisaje ha pasado de
ser un entorno natural a
una creación humana.
El hombre primitivo empezó
a estampar su sello en el
paisaje mediante la
construcción de montículos
artificiales y la
reordenación de grandes
piedras (los siete túmulos
de Wiltshire, el
alineamiento de Carnac, los
menhires y Stonehenge.
Es un primer ejemplo
de adaptación y
dependencia del medio
ambiente.
La importancia del Nilo
era tal que formaba
parte de su cosmovisión
y su religión.
Ciertos árboles y flores
como el loto, papiro y
palmera eran la base de la
agricultura y se usaban en
la arquitectura con
motivos ornamentales.
El ejemplo más
conocido de jardín de
esta época es del
gobernante de Tebas,
que data del 2000 antes
de Cristo.
Este jardín tiene una
estructura axial basada en
elementos rectangulares
que incluyen parras
entrelazadas bajo las que
se camina para llegar a la
casa.
Tiene árboles frutales, canales de
riego, cobertizos y un muro
perimetral.
En Persia los jardines
poseían canalizaciones para
el riego como si fueran
áreas de cultivo y
riachuelos que partían de
una fuente central que
representaban los cuatro
ríos fundamentales que
surgían del río del paraíso.
El templo griego era la
manifestación de la búsqueda
de la perfección, era un
microcosmos del orden del cielo
en la tierra y era
fundamentalmente un objeto
para ser visto y no usado. A
pesar de ser artificiales, se
asociaban con el paisaje y su
armonía no escrita.
El paisaje de Grecia era abundante en montañas, colinas e
islas, que se resistían a la claridad formal. No había un
planteamiento axial en la colocación de los edificios, que
era intuitiva, y se adaptaba al entorno natural y el ángulo
visual.
En la antigua Grecia no había
mucho interés hacia los
jardines. Las viviendas
particulares eran modestas
en contraste con los lugares
públicos.
Las habitaciones de las viviendas daban a un patio
interior, que solía estar pavimentado y decorado con
estatuas y plantas en macetas. Los jardines de las casas
de los gobernantes tenían jardines inspirados en los de
Persia y Egipto.
La casa Romana seguía un
esquema semejante, con
habitaciones orientadas
hacia una plaza interior y
comunicadas por una
columnata.
Los jardines eran
santuarios sociales donde
se disfrutaba protección del
sol, viento, polvo y ruido de
las calles.
Las sombras proyectadas
por la arquitectura
reducían la necesidad de
árboles, las plantas eran
escasas y se colocaban en
arreglos artificiales.
El “Genius Loci” es el
reconocimiento del espíritu de
un lugar particular y es un
legado de los griegos al
diseño paisajístico. El
emplazamiento se basa
siempre en la unidad.
Los patios se embellecían con estanques de piedra para el
agua, mesas de mármol y estatuillas.
En Roma, los alrededores se dedicaban a la agricultura y
muchos aristócratas edificaron villas allí.
Las villas poseían huertos, árboles frutales, y se ubicaban
cerca del agua para conseguir temperaturas más
agradables.
En la ciudad Medieval, fruto
de un crecimiento natural,
se utilizaba cualquier
espacio útil con un uso
funcional como la
obtención de alimentos y
hierbas medicinales.
Fuera de las murallas se
encontraban las áreas de
agricultura y jardines. En
los monasterios se
plantaban árboles frutales,
se sembraban hortalizas y
flores diversas.
También se cultivaban las 16 hierbas medicinales que eran
la base de la ciencia médica de la época.
Hacia finales de esta época el aumento del comercio y la
riqueza permitió la aparición de jardines en los castillos
medievales y casas de campo. Las baladas de los
trovadores describen a los jardines medievales como una
imagen idílica de la naturaleza.
A partir de esta época, y debido a que era una actividad
orientada al placer de los sentidos, la jardinería se
empieza a considerar un arte.
El hombre no pretendía proyectar su personalidad sobre
el paisaje, sino mas bien crecer de él y formar parte del
mismo.
El claustro era el prototipo de jardín de
crecimiento especializado.
Un ejemplo
de
arquitectura
paisajística
es el
monasterio
de Mont
Saint Michel.
La ciudad era un símbolo paisajístico tan poderoso como el
jardín. El paisaje natural era la fuente de alimentación.
El escenario natural estaba sujeto a temperaturas
extremas.
La cultura era nómada y los vestigios arqueológicos son mínimos. Gran parte
del conocimiento de estos sitios se debe a la literatura de fábulas y
leyendas.
Las casas y jardines tenían esquemas tradicionales, pero
se vinculaban el interior con el exterior.
Los turcos, agrupaban
elementos de pequeño
tamaño en el paisaje
probablemente en
reminiscencia a la
distribución de las tiendas
de campaña de los tiempos
nómadas.
En las ciudades el trazado
obedecía a principios de
jardinería urbana
desconocidos hasta
entonces.
Se evitaba la simetría y la
inalterabilidad con la
yuxtaposición para no retar
a la perfección de Alá.
La idea de jardín de origen islámico se mezcló con la del
atrio romano. La Alhambra de Granada es el ejemplo más
temprano de un jardín español.
El árbol se emplea de manera simbólica y como agente climático. Es
un palacio fortificado en una colina con estancias y patios en un
esquema agrupado. Responde a condiciones climáticas locales.
El interior es sombreado y fresco, protegido con muros gruesos.
Las ventanas permiten el paso de la brisa. Las canalizaciones de agua
se incorporan en el interior de las habitaciones.
Los espacios como el patio de los
arrayanes y de los leones, están
matemáticamente proporcionados a
escala humana.
Los jardines son una prolongación al aire libre de la arquitectura.
Renacimiento, el diseño
permeaba todo. El jardín debía
de unirse a la casa con loggias
y terrazas. Integración de
elementos arquitectónicos al
paisaje.
Los Jardines eran centros de retiro intelectual. Jardín secreto.
Se aprovechaban los factores de confort, como la brisa y el
agua. Formas arquitectónicas y escultóricas dispersas.
Arbustos podados. Pero pocas flores. Paisajes enmarcados con
elementos naturales. Experiencia sensible y en movimiento.
Contraste entre
formas naturales y
planeadas.
Integración interiorexterior. Unión entre
emplazamiento e
idea (factores del
diseño).
Los caminos radiales en los
bosques obedecían a la
cacería y son componentes
importantes de las avenidas
de Versalles, París y
Washington.
• Los jardines franceses tienen
influencia italiana.
• Fue difícil adaptar los principios de
diseño geométrico a las formas tan
complicadas impuestas por las
fortificaciones (guerra contra
Inglaterra).
• Se hizo necesario iniciar desde cero
para integrar castillo y jardines.
Los jardines franceses
se caracterizan por el
uso de los parterres
(división de los espacios
abiertos con setos).
Su función original de
separar plantas
medicinales se volvió
ornamental en esta
época. En ocasiones las
divisiones se hacían con
grava o arcilla
coloreada.
En los jardines
franceses se emplean
canales tranquilos pero
no cascadas y
surtidores.
El clima de Francia determinó
características especiales: Los
jardines parecen claros en el
bosque y la topografía tuvo que
alterarse con delicadeza, para
crearlas terrazas desde dónde se
contemplen los parterres.
Los esquemas rígidos y matemáticos y las perspectivas sin fin
son un símbolo del poder de Francia.
Destacan dos
obras
maestras de
Andre Le
Notre: Vauxle- Vicomte.
Y Versalles.
En estos casos el
terreno se
configuró con
extrema
meticulosidad,
tomando en cuenta
aspectos visuales.
El jardín
pertenecía a
Fouquet, y fue la
inspiración de
Versalles, que
tenía 14 mil
fuentes, los ejes
manifiestan el
poder del rey y se
diseñó como un
marco a la
grandeza del
palacio.
En ésta época el jardín deja de ser una
mera prolongación de la casa y se vuelve
sólo una parte de la gran composición
del paisaje. Se expande la escala, se
emplea la óptica para recortar o
aumentar la distancia, se revela el
proyecto de un vistazo y posteriormente
se introducen elementos de contraste y
sorpresa para dignificación de las
personas en movimiento.
Muchos elementos recrean la
tradición, como el foso y el
canal.
El campo inglés con colinas
ondulantes, ríos sinuosos y
arbolados dispersos no se
prestaba para jardines como
los de Francia, a los que
además despreciaban por
motivos políticos.
El jardín imitaba al
paisaje, y fue fruto del
movimiento romántico,
que se basaba en la
observación de la
naturaleza.
En la medida de lo
posible, el paisaje
se embellecía con
templos puentes y
estructuras.
Era de suma
importancia
eliminar
interrupciones
visuales entre el
jardín y el paisaje.
Para eso se
empleaban muros
hundidos que no
impedían la visión,
pero sí limitaban el
acceso de los
animales (muro haha).
Algunos exponentes sostenían que las estrategias de
reinterpretación natural tipo Versalles, eran deshonestas. El
gusto por lo irregular y lo natural era moralmente sublime.
A medida que se
recorren estos
jardines ofrecían
vistas y paisajes
nuevos.
Se conducía a los edificios de
manera oblicua.
Son una experiencia completa.
Se abstenían de usar plantas de
floración demasiado intensa.
El máximo
exponente fue
“Habilidad” Brown,
quien prescindió de
elementos
arquitectónicos en
jardinería, y no usó
terrazas.
La escala del paisaje es pequeña
pero variada.
Sólo la octava parte de la
superficie de la tierra puede ser
cultivada.
Muchas especies vegetales han
sido introducidas desde China.
La visión del paisaje de los
japoneses era introvertida y
se manifestaba en
profundidad.
El paisaje de jardín era un
microcosmos del paisaje
natural.
Casa y jardín eran
indivisibles.
El jardín de paseo
requiere un observador
en movimiento.
Se maneja la confusión
ordenada.
Al principio el patio desnudo
con suelo de grava para ritos
se transforma con la
introducción de los
elementos del entorno
natural: agua, roca y árboles,
seguidos de pequeñas
colinas, islas y puentes.
Posteriormente aparece el
paisaje prestado. Las plantas
se podan en formas de rocas
o dándoles formas abstractas
puras. Actualmente el jardín
urbano requiere miniaturas.
Descargar

Presentación de PowerPoint