Un Niño Curioso…
Había una vez un pequeño niño que
vivía en el campo con sus padres y
sus hermanitos. Este niño le gustaba
correr por las praderas del campo y
dejar que el viento se apoderara de el.
Una mañana fue despertado al sentir
el ruido del viento que trataba de
entrar por su ventana del cuarto.
El viento era más fuerte de
lo normal. Se levanto y salio
al patio y noto que los
árboles bailaban entre ellos
mismo. Corrió y fue a
para enseñarle lo que
buscar a su
estaba pasando.
Su mamá despertó muy preocupada
al ver que su hijo le decía; mamá,
mamá avanza ven a ver el viento
quiere llevarse los árboles.
Su mamá al darse cuenta de lo que
su hijo le mostraba se relajo un
poco y sentó a su pequeño en la
falda y le explico de manera
sencilla lo que ocurría.
Hijito lo que sucede es que
Papá Dios
va a enviar
lluvia y viento.
El con su ignorancia de
niño le pregunto; Mamá
quien es Papá Dios? Su
mamá le explico en forma
breve; Papá Dios es algo
maravilloso. Por causa de
El es que tenemos todo lo
que nos rodea.
El niño inmediatamente le hizo otra
pregunta infantil; Podría ser yo como
Papá Dios?
Su madre le agrego, claro que si,
precisamente eso es lo que El quiere de
todas las personas que viven en el
mundo. El desea que todos actuemos
como El; honesto, respetuoso, que
seamos bueno el uno con el otro, dulce
y amoroso, especialmente con el mas
necesitado. El siempre fue así y lo
seguirá siendo por el resto de nuestras
vidas.
El niño se quedo asombrado con las
contestaciones de su mamá y le hizo otra
pregunta; Que debo de hacer para ser
como Papá Dios?
Su mamá muy admirada por las preguntas
que su niño le hacia, sin demorar le
contesto básicamente lo mismo pero mas
sencillo;
El quiere que nos amemos unos a
los otros, que respetemos a nuestros
padres, que ayudemos a los que no
pueden o no tienen, prácticamente
que hagamos el bien pero sobre
todo El quiere que lo acepten, que
lo amen y que lo reconozcan como
el Dios Todo Poderoso.
El niño se levanto de la falda de su
mamá y la miro a sus ojos y le dijo;
mamá sabes que; yo voy a ser todo
eso que tu me has dicho para poder
ser como Papá Dios! Sabes por que
lo quiero hacer? Porque tú lo haces
conmigo. Tú me cuidas, me
proteges, te portas bien conmigo y
sobre todo tú me amas sobre todas
las cosas del mundo, entonces
porque yo no lo puedo hacer con
los demás.
El niño mirando a las puntas de los árboles
con mirada hacia el cielo dijo;
Gracias Papá Dios por haberme
dado una mamá tan generosa,
dulce y buena. Luego se volteo y
le dijo a su mamá;
Gracias por enseñarme
cada día mas. La mamá
abrazo a su hijo con
ternura y con sonrisa
solloza pero llena de
alegría en su corazón y le
dio un besito en la mejilla.
Su mamá lo invito a entrar a la
casa
para contemplar el viento y la
lluvia desde la ventana de su cuarto.
Ambos en armonía disfrutaban de las
maravillas que Nuestro Padre Celestial
nos ha dado, La Naturaleza.
Por Nabor Luciano.
Descargar

Un Niño Curioso…