Ninguna ciudad española, excepto Valencia, tiene el honor de
poseer la tumba y los restos de una Basilea, de una
Emperatriz del Sacro Imperio Romano de Oriente, que por
azares del destino, vino a vivir con nosotros y aquí quedó para
toda la eternidad.
Y yo, Cristina Sanfrancisco, paso a relataros su interesante historia…
…Difícil fue la vida de Constança de Hohenstaufen. (1230-1307) cuyo padre, de
quien era hija ilegítima, el Emperador Federico II- Rey de Borgoña, Sicilia, Chipre
y Jerusalén- la obligó a casarse a los once años con el Basileo-en griego significa
«rey» y era el título de los emperadores bizantinos- viudo Juan III Ducas Vatatzés,
de cincuenta años de edad. Este matrimonio cerraba un pacto entre ambos
reyes.
Federico II
Juan Ducas Vatastes
Federico II
El basileo,
llamado el
Piadoso por su
pueblo y luego
canonizado, no
consumó el
matrimonio con
la niña…
…Pero, al morir su
esposo, tuvo que huir
de la corte ante el
acoso del nuevo rey,
Miguel VIII Paleólogo,
usurpador del trono y
fundador de la nueva
dinastía del Imperio
bizantino hasta la
caída de su capital,
Constantinopla, en
1453 …
Ante tal situación, desesperada, pidió ayuda a su hermano Manfredo, Rey de
Sicilia, también hijo ilegítimo de Federico, quien le dio cobijo.
Las desgracias de Constanza no terminan aquí, porque la isla fue tomada por
los enemigos del hermano que murió en la batalla de Benevento defendiendo la
isla.
Ahí acabó la dinastía Hohenstaufen en Sicilia y comenzó la de Anjou.
Pero volvamos a nuestro relato y a las desgraciadas desventuras de
nuestra protagonista…
No encontrando sosiego, la infeliz
basilea tuvo que solicitar ayuda a su
sobrina…
Llamada también Constanza,
hija de Manfredo, estaba casada
con el infante Pedro de Aragón,
hijo de Jaime I y futuro Pedro III,
apodado “el Grande”, rey de de
Aragón, Valencia, Sicilia y conde
de Barcelona.
El rey aragonés le ofrecería tareas de gobierno, pero ambas Constanzas como
últimas representantes de la dinastía Hohenstaufen cedieron sus derechos
sobre Sicilia a Pedro III que, años después, se enfrascaría en una guerra
(conocida como “Vísperas Sicilianas”) para hacer valer sus derechos sobre la
isla.
Nuestra protagonista llegó a Valencia por mar y desembarcó en un
humilde muelle de descarga de madera, luego desaparecido al ser
invadido por la arena y sustituido, posteriormente, por el muelle del
actual puerto, pero su recibimiento fue apoteósico…
… Constança se instala en el desaparecido Palacio del Real de Valencia, y allí
permanece desde entonces, administrándolo y recibiendo a los sucesivos reyes de
Aragón en sus múltiples visitas a la ciudad.
A su llegada,como único equipaje llevaba un fragmento de la roca de Nicodemia
o Nicomedia, objeto muy venerado como reliquia , cuya historia bien merece la
pena detenerse a relatar por su posterior trascendencia en nuestro relato…
Durante el reinado de Maximiano(mitad s.III) en la ciudad
de Nicomedia ( Turquía) vivía un hombre muy rico llamado
Dióscoro que adoraba dioses paganos.
Su hija, Bárbara era muy bella y quería dedicar su vida a
buscar al único Dios verdadero, por lo que mandó construir
una torre muy alta para encerrarla hasta encontrarle un
marido entre los príncipes que la pretendían, atraídos por
el misterio que rodeaba su encierro.
Pero Bárbara se negaba a casarse, persistiendo en sus
creencias cristianas…
… Y, aprovechando una ausencia de su padre,
ordenó hacer tres ventanas en la torre,
simbolizando la Santísima Trinidad… Fue
bautizada en un baño formado por una serie de
piscinas, y se dice que allí los ciegos de
nacimiento recobraban la vista con el agua.
Cuando su padre volvió y supo lo sucedido, la
castigó y con su propia espada quiso matarla, pero
Bárbara huyó, perseguida por su padre que no la
alcanzó, porque milagrosamente una roca se abrió
para franquearle el paso a una gruta tapada por
ramas donde esconderse.
Atrapada finalmente, como no desistiera de su actitud, a pesar de castigos y torturas, fue
condenada a morir.
Su propio padre la decapitó con la espada, junto a otra mártir llamada Juliana…
…Y se cuenta que tras haber finalizado el horrendo crimen, al bajar Dióscoro de
la montaña, fue fulminado por un rayo que descendió de los cielos, cual fuego
celestial.
…La tradición recoge este castigo al parricida y a este hecho, según parece, se
le atribuye el origen de la frase “acordarse de Santa Bárbara cuando truena “
y el que la Iglesia la nominara Santa Protectora de las personas y de sus
bienes frente a las tormentas. Su festividad se celebra el 4 de Diciembre.
Fue una de las santas más populares en la Edad Media y aún hoy. En España es
la Patrona de muchos pueblos, donde se la festeja con misas, novenas,
procesiones, y romerías populares; en Valencia once localidades la tienen
como Patrona.
“Santa Bárbara bendita,
que en el cielo estás escrita
con papel y agua bendita.
En el ara de la Cruz,
Pater noster, amén Jesús”
También
Constanza se
trajo a Valencia
una reliquia muy
venerada de la
Santa: Una
sección de la
columna en la
que fue
martirizada.
La
trajo
Unemperatriz
fragmento
de también
Un
fragmento
de esta columna
esta columna
se
conserva en la
iglesia de San Juan
del Hospital,
dentro de una pila
de piedra porque,
según la tradición,
de ella brotó
milagrosamente el
agua que sirvió
para el bautizo de
Santa Bárbara: La
gente del pueblo
podía tomar agua
de ella en el día de
su fiesta.
Y trajo un hueso del
brazo de la santa,
hoy en un tubo de
cristal cerrado en
sus dos extremos,
uno de ellos grabado
con el escudo de la
Orden de Malta.
Y, además, un “Lignum Crucis” de considerable tamaño legado a los
Reyes de Aragón y Valencia, Jaime II y su esposa Blanca de Anjou y a la
ciudad de Valencia, siendo hoy una de las reliquias mas importantes del
Relicario de la Catedral y en el cual estuvo, junto al Santo Cáliz de la
Cena, durante largo tiempo, hasta que éste fue colocado en la capilla,
donde se venera en la actualidad.
Las desgracias de la emperatriz no terminan aquí porque afirman que enfermó
de lepra en Valencia …
…Pero los milagros de su protectora, Santa Bárbara tampoco, porque también
afirman que fue curada milagrosamente por la santa, siendo curioso el origen de
esta devoción y de esta capilla: enferma de lepra, y mientras se encomendaba a
Santa Bárbara, su mayordomo pasaba a caballo por la calle contigua cuando su
caballo al llegar a determinado punto de la misma, se plantó. La Reina hizo
cavar allí y encontró una imagen de la Santa, que metió en tres tinajas de agua y
lavándose con este agua curo de la lepra….
… Agradecida, mandó labrar una capilla en honor de Santa Bárbara en el lugar
donde había sido hallada la imagen y dispuso ser enterrada en ella.
De aquel milagro se conservaba en
la capilla un cuadro, (hoy
desaparecido), pintado a finales
del siglo XVII, muy curioso porque
presenta a la santa como una
matrona guapa, sanota y,
devotamente arrodillada a sus
pies, vemos a la emperatriz
Constança …
…¡Vestida de Valenciana a la
manera de la época del cuadro!
¡Quizás al intentar resaltar la
devoción y piedad, el pintor se olvidó
de que cuatrocientos años atrás, la
moda era muy diferente!
Así pues, recuperando a nuestro personaje protagonista,Constanza, cansada de su vida
pública, se retiró pronto al convento de Santa Bárbara y tomó el hábito de las
Hospitalarias de Jerusalén :Desde entonces, la relación con la Orden de San Juan de
Jerusalén fue muy frecuente entre la emperatriz, los miembros de la familia imperial
bizantina, que la acompañaban y la nobleza valenciana que formaba la corte. De ello se
benefició el Conjunto de San Juan del Hospital, acrecentándose los donativos, beneficios e
ingresos personales.
Constanza Hohenstaufen vivió muchos años después de estos hechos…
Y antes de morir, ratificó también la cesión de sus
bienes y de su dote en Bizancio, otorgada por el
emperador Carlo Juan Dukas Vatatçes en 1244, tras
sus esponsales, trasmitiéndoselos a Jaime II de
Aragón, su dilecto sobrino, y a sus descendientes), y
allí murió ya muy mayor, un 15 de Abril de 1307 .
En la capilla del convento, hoy iglesia de San Juan del Hospital, fueron depositados sus
restos y allí podemos ver su sepulcro, donde se conservan en una sencilla urna de
madera, en la que puede leerse el siguiente epitafio:
“Aquí yace Dª Constanza Augusta Emperatriz de Grecia”.
Capilla de Santa Bárbara en San
Juan del Hospital.
En el siglo XVII, con autorización del
rey Carlos II, la Real Cofradía de
Santa Bárbara trasladó los restos de
la Emperatriz, desde su primer
enterramiento en la capilla lateral
del presbiterio, a la nueva capilla
barroca.
La Real Cofradía de Santa Bárbara hizo construir esta capilla, obra
barroca del arquitecto Juan Pérez Castiel en la 2ª mitad del XVII, en
pleno auge del estilo barroco.
En ella insignes artistas posteriores
han dejado su huella, como el escultor
valenciano J. Capuz autor de la talla
de la clave y el modelado de los ángeles
(el ángel con la palma del florón
octogonal).
Más curiosidades acerca de esta iglesia y de esta historia…
Su campanario, de piedra de sillería , parecida al antiguo de la Roqueta, es uno
de los más bajos de Valencia y en él se encontraban dos campanas: "La Bárbara",
aludiendo a Santa Bárbara por encontrarse en esta iglesia su cofradía y la "Juan
Bautista" en recuerdo de San Juan Bautista bajo cuya advocación se puso la
Orden de San Juan de Jerusalén o de los Hospitalarios de San Juan.
Haciendo un poco de historia, de los
Hospitalarios de San Juan nos queda esta
iglesia y su edificio contiguo, que era su
hospital.
Los terrenos que ocupan en la actualidad son
menores que los que llegaron a ocupar; nunca
fue parroquia, y en ella no hubo pila bautismal
hasta su conversión en iglesia castrense.
En los años 60 se realizó una rehabilitación del
edificio.
Hoy la regenta el Opus Dei.
El escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez, cuenta en su novela, “Mare
Nostrum”, la historia del Mediterráneo, del "Mar Nuestro" de los latinos,
unida a la de la guerra submarina en dicho mar durante la Primera Guerra
Mundial.
Y, buen conocedor de la historia de Dñª
Constanza, revive el personaje, haciendo
que un joven, Ulises Ferragut, se enamore
de ella cuando él tenía diez años y ella
seiscientos, porque su padrino le cuenta la
razón de que una emperatriz de tan lejanas
tierras esté sepultada en aquella pequeña
iglesia situada en el centro de la capital
levantina, por lo que visita asiduamente
la Iglesia de San Juan del Hospital de
Valencia donde yace la emperatriz…
Hasta que logra ser capitán de su barco y
navegar por el mundo viviendo sus
aventuras…
La novela comienza:
“Sus primeros amores fueron con una
emperatriz”…
Algunas curiosidades más acerca de Santa Bárbara, personaje importante en
nuestra leyenda.
Son muchas las variantes que se conocen sobre su lugar de nacimiento o vida
porque la Santa fue muy venerada y los lugares de su hipotética residencia se
convirtieron en destino de muchas peregrinaciones. Las tradiciones citan
sitios tan distantes como Antioquia, Nicomedia o Heliópolis como
ubicaciones de su nacimiento y muerte.
Casi todas las noticias coinciden en el relato que os he contado, pero alguna basa su
origen en Hippo(Argelia), donde su padre se dedicaba a fabricar explosivos con ayuda
de la joven ,que terminó entrando en un convento. La ciudad fue sitiada y Bárbara, ante
la muerte de su padre en la batalla, la defendió con explosivos, luces de Bengala y
globos de fuego para ser arrojados con catapultas, que había aprendido a fabricar con
su progenitor...
Tras catorce meses, la ciudad capituló y los sitiadores pretendieron vengarse de
Bárbara, asaltando su convento, pero ella, tenía acumulada gran cantidad de
explosivos en el subterráneo del monasterio y provocó su explosión. Conquistadores
y vencidos fueron aniquilados bajo los escombros
Así murió Santa Bárbara… Probablemente se trata de otra joven mártir distinta,
aunque de idéntico nombre.
Pero puede que por esta versión, la han elegido como Patrona los artilleros,
ingenieros de armamento, mineros, trabajadores de canteras, fundidores,
bomberos, pirotécnicos, arquitectos, albañiles, constructores y cavadores de
tumbas.
Descargar

Diapositiva 1 - www.mclibre.org