EL SIGLO DE LA
ILUSTRACIÓN
EL SIGLO DE LA ILUSTRACIÓN
I.
II.
CONTEXTO HISTÓRICO GENERAL
LA FILOSOFÍA DE LA
ILUSTRACIÓN
I. Contexto histórico general
1.
2.
3.
La situación económica.
La situación social.
La situación política.
1. La situación económica (a)

El XVIII es un siglo de recuperación económica y de explosión
demográfica. Estas transformaciones influyen en todos los
ámbitos de la vida política, económica, social, etc. En el terreno
filosófico es el siglo del empirismo y la ilustración.

La economía sigue siendo fundamentalmente agrícola; pero
en Inglaterra, Países Bajos, y algunas zonas de Francia e Italia,
se produce la revolución agrícola como consecuencia, entre
otros, de dos factores: 1) nuevas técnicas agrícolas; y, 2)
introducción y mejora de herramientas. En el este europeo
(Prusia, Austria, Rusia) la agricultura sigue sin embargo muy
atrasada, debido a la pervivencia del feudalismo (grandes
latifundios, trabajo servil, etc.).

Se produce una explosión demográfica.. Sacando sus propias
conclusiones de este hecho, Malthus publica en 1798 su Ensayo
sobre la población, en el que trataba de demostrar las
consecuencias, catastróficas para la humanidad, que se
derivarían del hecho de que la población seguiría aumentando en
progresión geométrica mientras los alimentos lo harían en
progresión aritmética.
1. La situación económica (b)

Se desarrolla, por primera vez, un intento de explicación
científica de la economía, que dará origen a dos escuelas
principales:
1. Los fisiócratas franceses: cuyo representante más
destacado es Quesnay (1694-1774). Para ellos la base
de la riqueza económica es la tierra, ocupando la
industria y el comercio un lugar secundario. Defienden la
no intervención del Estado en las «leyes naturales» de
la economía.
2. El liberalismo inglés: cuyo representante más
destacado es Adam Smith (1723-1790). Las tesis
defendidas en su obra Ensayo sobre la riqueza de las
naciones, le convierte en el apóstol por excelencia del
liberalismo económico, al igual que su compatriota
Locke lo será del liberalismo político. Pone a la base del
sistema económico el trabajo y defiende un modelo de
economía política basado en la «ley de la oferta y la
demanda», donde el Estado no debe intervenir en el
mecanismo de las leyes económicas.

Ya a final de siglo se inicia en Inglaterra la revolución
industrial, como consecuencia del descubrimiento de la
máquina de vapor y su aplicación al terreno productivo. No
obstante, durante mucho tiempo, la industria seguirá
ocupando un lugar secundario con respecto a la agricultura incluso en Inglaterra-.
1. La situación económica (c)
 Un elemento que va a ser decisivo como
desencadenante de las revoluciones
liberales es el sistema de limitación de la
propiedad.
 El acceso a la propiedad de la tierra estaba
regulado: sólo una pequeña parte de ésta
estaba a disposición del mercado. El resto
era propiedad de la nobleza y de la iglesia.
 Los gremios controlaban no sólo los
precios y la calidad de los productos de
fabricación artesanal, sino la propiedad de
los talleres, e incluso el tipo de productos
que debían fabricarse. Parte de la actividad
comercial estaba regulada por el monarca.
 El ascenso de una burguesía comercial
dinámica impulsó la ruptura con toda esta
concepción de la propiedad, y la exigencia
de un mercado libre. Exigencia que ha sido
teorizada por Adam Smith (liberalismo
económico), y Locke (liberalismo político).
2. La situación social
 Pervive la sociedad estamental, dividida en tres grandes estamentos: 1) la
nobleza; 2) el clero; y 3) el denominado «tercer estado».
No obstante este tipo de organización social entra en una crisis fuerte. La
nobleza, que basa su poder económico en la posesión de la tierra, comienza a
perder peso frente a la burguesía que domina el comercio y la industria. Para
evitarlo se intenta cerrar el paso de la burguesía a los altos cargos del Estado y
afianzar la servidumbre del campesinado; lo que acarreará un malestar
creciente que estallará con la Revolución Francesa de 1789, y sus epígonos
de la Europa continental.
3. La situación política



Predominan las monarquías absolutas en gran parte
de Europa En la Europa del Este, donde todavía
persiste el feudalismo, surge una forma de gobierno
que será conocida como despotismo ilustrado: el
Estado toma bajo su responsabilidad, a falta de una
clase burguesa, la modernización de la sociedad. Así
sucede en la Prusia de Federico II el Grande (17401786), bajo cuyo reinado escribe Kant gran parte de su
obra; en Rusia, con Catalina II la Grande (1762-1796);
y en Austria, con José II (1765-1790). El despotismo
ilustrado se extiende también a algunos países del
oeste, como la España de Carlos III.
En 1776 los EE.UU. de América se declaran
independientes de Gran Bretaña, y en 1787 proclaman
su Constitución, la primera constitución de la historia.
El parlamentarismo inglés, la constitución americana, y
la Revolución Francesa de 1789 con la Declaración de
los derechos del hombre y del ciudadano, serán los
puntos de partida para la organización moderna de la
sociedad, en sistemas democráticos liberales, que irán
liquidando paulatinamente el «antiguo régimen».
IV. La filosofía de la Ilustración

La Ilustración.
1. La Ilustración (a)



Definición. La ilustración es un movimiento intelectual surgido a
finales del siglo XVII (a partir de la obra de Locke, Bayle y
Newton) y que se desarrolla durante el siglo XVIII (que será, por
ello, conocido como el Siglo de las Luces), especialmente en
Inglaterra, Francia y Alemania.
Se caracteriza por una confianza absoluta en que la razón
puede resolver todos los problemas humanos, tanto los de
índole político-social, como religiosa, así como la potenciación
del progreso científico. Esta confianza en la razón tiene sus
orígenes en la filosofía racionalista, pero los ilustrados manejan
un concepto de razón ligeramente distinto.
Características de la razón ilustrada:
1. Es autónoma. Esto quiere decir que se vale por sí misma,
sin necesidad de ayudas externas (como la que le podía
haber dado la fe o la tradición). Por lo tanto, hay que
confiar plenamente en su propia capacidad para conocer
la realidad y guiar el comportamiento humano, individual y
colectivo.
2. Es secular, esto es, laica. Una de las consecuencias de
la autonomía de la razón es su secularismo. La ilustración
pone como tribunal último de la razón a la razón misma,
confiando plenamente en sus capacidades y en su
progreso. Esto no implica una defensa del ateísmo. Dios
puede seguir siendo importante e incluso imprescindible.
Pero el Dios de los ilustrados será un Dios racional y al
que se accede a través de la razón.
2. La Ilustración (b)
Es limitada. A diferencia del concepto
racionalista de razón, los ilustrados
consideran que la razón, aun siendo
autónoma, es limitada. Pero los límites no
son externos, sino internos; esto es, vienen
dados por la propia naturaleza de la razón.
Así, por ejemplo, los ilustrados consideran
que la razón tiene que partir de la
experiencia, de lo dado, y no puede, como
creían los racionalistas, conocer a partir de
unos primeros principios sacados de sí
misma.
4. Es universal. Esto quiere decir que es una
y la misma para todos los seres humanos.
5. Es analítica y crítica. Esto quiere decir que
no acepta nada como dogma, que somete
todo a análisis. Y comenzará por someter a
análisis aquellos factores externos que
coartaban su libertad, tales como los
prejuicios, la tradición, las supersticiones y
toda forma de autoridad que pretenda
imponer límites externos al uso de la razón.
Esta actitud crítica lleva a la defensa de la
tolerancia (en el ámbito político, religioso,
en las costumbres, etc. )
3.
2. La Ilustración (c)



En el terreno político intentan explicar los orígenes de la
sociedad, dar un fundamento racional al Estado (echando
mano, frecuentemente, de teorías contractualistas) y defender
la libertad y la tolerancia. Esto les lleva a ser críticos con el
feudalismo y las monarquías absolutas, aunque en ocasiones
establecen buenas relaciones con determinados monarcas
que hacen suyas las propuestas ilustradas, (dando, así origen
al despotismo ilustrado).
En el aspecto religioso la mayoría de los ilustrados
defienden posturas deístas. Se conoce como deísta a toda
posición que defiende la existencia de Dios, pero negándole
valor a la revelación y a los rituales religiosos. Para los
deístas, Dios sólo puede ser conocido a través de la razón,
como causa del mundo. Además consideran que todas las
religiones coinciden en lo fundamental, por lo que los diversos
rituales y las expresiones históricas de las diversas religiones
son algo superfluo, cuando no mera superstición. Tras los
rituales y las manifestaciones históricas habría una auténtica
religión natural común a todos los hombres. No obstante,
algunos ilustrados son agnósticos (Hume), o ateos (Diderot).
Fe en el progreso. A partir del Renacimiento se produjo un
espectacular desarrollo científico y técnico (cuya culminación
es la obra de Newton) que transformó la vida de los
europeos. Esto genera el convencimiento de que la historia
humana ha entrado en una etapa de progreso continuo, en la
que la razón nos llevará a un conocimiento y dominio de la
naturaleza cada vez mayor, para ponerla al servicio del
hombre.
2. La Ilustración (d)
 Variantes nacionales. El hecho de que la ilustración fuese un producto de
varios países europeos con situaciones socio-históricas distintas hace que en
cada uno de ellos el movimiento ilustrado repercuta de manera diferente.
– En Inglaterra, con un clima político sosegado, la ilustración se desarrolla en paralelo
con la filosofía empirista, interesada en cuestiones de tipo epistemológico y en el
desarrollo de las ciencias de la naturaleza. (Aunque también se preocupen por
cuestiones políticas, morales, o de filosofía de la religión). Los autores más
destacados son Locke, Newton y Hume.
– De Inglaterra se extendió a Francia, sumida en un clima prerrevolucionario
(recordemos que la Revolución Francesa es de 1789). Como consecuencia los temas
que interesan a los ilustrados franceses son los que tienen que ver con la acción
humana: morales, políticos, legislativos, históricos, etc. La mayor contribución de la
ilustración francesa es la Enciclopedia. Sus máximos representantes son: Voltaire,
D'Alembert, Montesquieu, Diderot, Rousseau, Buffon, etc.
– En Alemania el interés de la ilustración se centrará en el análisis de la razón, como
lugar donde han de enraizarse los principios que rijan la vida humana tanto por lo que
respecta al conocimiento, como por lo que respecta a la actuación ética y política. La
ilustración se expandió por Alemania de mano de la llamada filosofía popular, y tuvo
entre sus representantes a Kant.
– En España están encuadrados en esta corriente: Arteaga, Campomanes, Feijoo,
Jovellanos, Olavide, Peñaflorida, etc.
 Finalmente, el romanticismo y el idealismo alemán romperían en lo esencial
con las tesis de la ilustración, al sustituir el universalismo de éstos por la
defensa del «espíritu nacional» (Volgeist), la defensa de la tradición, y la
fundamentación de la religión y de la moral en el sentimiento.
Descargar

CUADRO HISTÓRICO VI