La cuarta herida de la
infancia.
TRAICIÓN
Una definición en el diccionario nos
dirá que traicionar es violar la
lealtad y la fidelidad hacia alguien.
Es una manera de hacer daño a
alguien con engaño o de forma
oculta y solapada.
Esta herida surge entre los 2 y los 4
años de edad, cuando se desarrolla
la energía sexual y aparece lo que
el padre del psicoanálisis Sigmund
Freud llamó como el complejo de
Edipo.
Esta herida se vive con el progenitor
del sexo opuesto.
Las personas que han sido objeto de
traición, no resolvieron su complejo de Edipo
cuando eran pequeños. Esto significa que su
apego al progenitor del sexo opuesto es
demasiado grande, lo cual más adelante
afectará sus relaciones sexuales y
afectivas.
Estas personas tienden a
comparar sin cesar a su
pareja, con el progenitor del
sexo opuesto o esperan
mucho de su pareja, para
compensar lo que no
recibieron de este progenitor
Características físicas :
El cuerpo exhibe
fuerza y poder.
En el varón, los hombros
son más anchos que la
cadera.
En la mujer, la cadera
es más amplia y fuerte
que los hombros.
Pecho y vientre
abombados.
Mirada intensa y
seductora, ojos que ven
rápidamente.
La máscara que se crea el
humano para intentar
ocultar su herida es la
de [email protected]
La traición se vive con el
progenitor del sexo
opuesto, con el cuál
tendrá una conexión
fuerte de amor y una
atracción mutua e
intensa.
El controlador se siente fácilmente
traicionado por las personas del
sexo opuesto y tiende a acusarlas
por el dolor o las emociones que
siente.
En un niño pequeño esta
herida se desarrolla
cuando:
• El apego al progenitor del sexo
opuesto es demasiado grande.
• Se siente engañado o manipulado
mediante la seducción de sus padres.
• El progenitor del sexo opuesto no
cumplía sus promesas y traicionaba
su confianza.
• El progenitor de su mismo sexo se
sentía traicionado por su pareja.
• A la niña cuando su padre la hace a un
lado por la llegada de un hermano
varón.
• Todo comportamiento imprevisible
por parte del progenitor suele
provocar un sentimiento de traición
en el niño.
Carácter del adulto
controlador:
• Se cree muy responsable y fuerte.
• Intenta ser especial e importante.
• No cumple sus compromisos y sus promesas, o
para cumplirlos tiene que forzarse.
• Miente fácilmente.
• Manipulador.
• Seductor.
• Tiene muchas expectativas.
• Estado de ánimo dispar.
• Esta convencido de que siempre tiene la razón
e intenta convencer a los demás de ello.
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Impaciente.
Intolerante.
Comprende y actúa rápidamente.
Actúa como si fuese un ejecutante para
ser notado.
Comediante.
Difícilmente confía en otros.
No muestra su vulnerabilidad.
Escéptico.
Temor a deshacer compromisos.
Temor más grande: la
disociación, la separación,
la negación.
No se percata hasta que grado crea
situaciones de conflicto o
problemas para dejar de hablar
con alguien.
El hecho de que sea muy sociable y
tenga facilidad para conocer gente le
impide percatarse del número de
personas que ha hecho a un lado en su
vida. Quienes lo rodean se dan cuenta
de esto fácilmente.
Sus ojos también lo traicionan,
pues cuando monta en cólera se
endurecen, y pueden incluso
atemorizar a los demás al punto
de distanciarlos.
Vocabulario:
“Disociado”, ¿Me entiendes?, ¿Soy
capaz?, “Deja que lo haga solo”, “Lo
sabía”, “Tenme confianza”, “No
confío en él”.
El controlador generalmente presenta
las siguientes características:
• Tiene una voz sonora.
• Ocupa mucho espacio. Adora bailar y lo
aprovecha para seducir. Representa una
oportunidad para ser mirado. Lo que emana
de él es: “Mírenme”.
• Compra automóviles potentes y llamativos.
• Se sienta e inclina su cuerpo hacia atrás,
cruzándose de brazos mientras escucha
cuando se le habla, pero se inclina hacia el
frente para convencer mejor a su
interlocutor.
Pasos para
sanar
“Soy paciente, se confiar en los otros
y estoy en paz con la vida”
“Se confiar en mí y en lo otros”
Valor atemporal
Confianza, Paciencia,
Tolerancia.
NO TE PUEDES
PERMITIR
• Mentirte, creer lo que es falso.
• No cumplir los compromisos contigo
mismo.
• Hacer todo por ti mismo sin poder
delegar.
• No confiar.
Sanación de la
herida
• Mantener la postura corporal más
relajada. Mandibula, espalda, etc.
• Tener y hacer cosas que te hagan sentir
bien sin culpa.
• Estar atento en el cruce de piernas y
brazos y no hacerlo.
• Hacer cosas buenas en el
anonimato.
• Ser más vulnerable, permitirse
llorar.
• Aprender a confiar y pedir ayuda a
los otros.
• Valorar tu sensibilidad y permitirla.
• Admitir tus problemas.
• Evitar comparación, evitar
competir, evitar ser el mejor.
• Aprender a recibir sin pensar que
estás en deuda.
• No exigirte ni controlarte tanto.
• Ser mas cálid@ y mostrar tu
afecto.
CARACTERÍSTICAS POSITIVAS DEL
CONTROLADOR CUANDO LA HERIDA
SE TRABAJA.
Por su fuerza es hábil para
brindar seguridad y protección.
Tiene muchos talentos sociables
y con sentido del humor.
Posee la habilidad de hablar en
público.
Es apto para recibir y dar valor al
talento de cada persona, ayudándola
a adquirir más confianza en si
mism@.
Es capaz de delegar.
Sabe rápidamente como se sienten
los demás y reduce el dramatismo al
hacerlos reír.
Es capaz de pasar rápidamente de
una situación a otra y de manejar
varias cosas al mismo tiempo.
Toma decisiones sin vacilar,
encuentra lo que es necesario y se
rodea de las personas que quiere para
proceder a la acción.
Capaz de lograr grandes hazañas en
diversos campos.
Confía en el universo y en su fuerza
interior.
Tomado del libro:
“Las 5 heridas que impiden ser uno
mismo”
Lise de Borbeau
Editorial Diana
Elaborado por:
Lic. María Teresa Bringas Sánchez
Psicóloga
[email protected]
GRACIAS POR TU
PARTICIPACIÓN
Descargar

Abandono