Los efectos especiales
Monstruos subterráneos y muertos que emergen
El actor esperaba bajo el escenario el momento
de emerger por la puerta trampa.
Y así aparecía:
Efectos de sonido:
Obviamente no sería lo mismo que se digan unas
profecías y no se escuche un sonido que
acompañe la circunstancia…
Los mosqueteros querían ver sangre…
Una bolsita de tripa de cordero, con sangre que podría ser
vinagre con colorante, se podía guardar en la boca o debajo
de una ropa, para que cuando fuera el momento de la
herida, estallara sobre el suelo, o al rozar de la espada, y
no hubiese que imaginar, sino solamente “ver” la
consecuencia de la herida.
Una secuencia
perfectamente
realista,
ejecutada por
actores
totalmente
diestros no sólo
en recitación,
sino, justamente,
en combate, para
lograr este efecto
especial
admirable.
Alguien se ahorca en
escena…
…sostenido en esta
forma, con una soga que
tiran desde arriba, en el
momento preciso, en que
cae el banco que le daba
base…
Salvas de cañones:
Se podía ver el
cañón, hasta el
humo de la
pólvora, y se hacía
un disparo. Fue un
efecto demasiado
realista, que
justamente originó
el incendio que
destruyó este
teatro.
Descargar

Los efectos especiales