FUNCIONAMIENTO FAMILIAR
VECTOR 7:
ARMONÍA
Jaime Ernesto Vargas Mendoza
Ivanhoe Sánchez Vásquez
Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C.
2009
DEFINICIÓN
ES LA
CORRESPONDENCIA
ENTRE LOS INTERESES
Y LAS NECESIDADES
INDIVIDUALES CON LOS
DEL CONJUNTO
FAMILIAR EN UN
EQUILIBRIO
EMOCIONAL POSITIVO
El Altruismo es un valor y un comportamiento. Como valor
revela una elevada conciencia espiritual y una visión
superior de nuestra pertenencia. Como comportamiento,
es una forma de actuar en beneficio de los otros, aún a
costa de nuestro propio beneficio.
Quien solo piensa en si mismo es un egoísta. Solo esta
conciente de sus necesidades. Su visión es muy corta.
Los padres se sacrifican por sus hijos cuando están
concientes de que forman parte de ellos mismos y que los
trascenderán después de su muerte como individuos.
Se puede también desarrollar una “conciencia de clase”
(como obreros o proletarios) o tener una “conciencia
nacional” (nacionalismo, patriotismo). Más recientemente,
es posible tener una “conciencia global” (ecológica,
universal).
Estos niveles ascendentes de conciencia permiten normar
nuestra conducta y tomar desiciones de más amplio
alcance.
EL SACRIFICIO
Con el firme propósito de lograr una vida en
armonía dentro de una familia con un buen
funcionamiento, cada uno de sus miembros
ocasionalmente, debe sacrificar su beneficio
personal en aras del bien común. Se trata de
una experiencia formativa que nos prepara
para convivir formando parte de grupos más
numerosos y ampliando nuestro nivel de
conciencia.
Esta no es una característica privativa del hombre.
Podemos ver este tipo de sacrificios en animales
individuales, como los que conforma las colonias de
insectos sociales (termitas, hormigas, abejas), los
cardúmenes de peces (sardinas), las manadas de
mamíferos (impalas, ciervos) y parvadas de aves
(pingüinos, patos).
Estos comportamientos están evolutivamente
determinados por fuerzas encaminadas a la
sobrevivencia de la especies.
LOS SACRIFICIOS DEL PADRE
Por el beneficio de su familia un Padre
tiene que sacrificarse, tener más de un
empleo, trabajar largas jornadas,
transportarse a largas distancias, comer
en la calle, no poder gastar su dinero en
lujos caprichos personales, evitar
involucrarse en alguna aventura
amorosa, no convivir con algunos
amigos disolutos, ayudar en el quehacer
de la casa, en el cuidado y la crianza de
los hijos.
LOS SACRIFICIOS DE LA MADRE
La mujer en el hogar lleva una pesada
carga. Muchas veces llega al
matrimonio demasiado joven y ya en
espera del primer hijo. Sacrifica sus
estudios y otras posibilidades de
conocer el mundo. En la casa no tiene
tiempo para nada, esta a cargo de la
limpieza, la preparación de la comida,
traer y llevar a los hijos a la escuela,
hacer las compras de suministros,
lavar y planchar la ropa, y estar
dispuesta a atender a todos.
LOS SACRIFICIOS DE LOS HIJOS
Los hijos también tienen que
sacrificarse. No pueden hacer lo que
quieran, deben obedecer a sus padres.
No pueden jugar
o descansar todo el
tiempo, gritar o andar corriendo por
toda la casa. A veces desean un dulce
o un juguete que sus padres no pueden
comprarles. Tienen que saber compartir
sus cosas con sus hermanos y
aprender a tener ordenadas sus
pertenencias y hacer su tarea escolar
antes que divertirse.
Los hijos adolescentes son los que más
se quejan, demandan espacio e
independencia.
EL PERDÓN
El proceso para convertirse en una persona y los
sacrificios para vivir relativamente felices en el
seno de una familia, no es una tarea sencilla.
Muchas veces, experimentamos conflictos
agudos producto de nuestros errores o de las
equivocaciones de nuestros familiares. Todos
somos humanos y naturalmente falibles, pero es
necesario superar estas experiencias sin caer en
acciones coercitivas de destrucción mutua, en
sentimientos de agravio (odio, vergüenza) o en
una impotente inacción.
Cuando entendemos las cosas y estamos más
cerca de nuestra propia naturaleza es posible
que podamos pedir disculpas de nuestros actos
erróneos, reparar los daños que pudiéramos
haber ocasionado y perdonar a aquel que nos
hubiera ofendido o lastimado.
LA SATISFACCIÓN
Quien ha formado una familia y a
sacrificado parte de su vida en ella puede
disfrutar de haber alcanzado la plenitud de
sus metas, puede regresar al vinculo inicial
de su pareja en una etapa rica en
experiencias compartidas. También puede
regresar a darle un nuevo impulso a su
propio desarrollo: llevar acabo esas tareas
no terminadas o empezar a hacer algo que
siempre se quiso y que la oportunidad no lo
permitía. Puede uno morir tranquilo y
contar, incluso, con la presencia del apoyo
de nuestra familia cuando se apague el
pabilo de la vida.
LECTURA RECOMENDADA
ESTRADA INDA LAURA
EL CICLO VITAL DE LA FAMILIA
GRIJALBO
 En caso de citar este documento por favor utiliza la siguiente
referencia:
 Vargas-Mendoza, J. E. y Sánchez-Vásquez I. (2009)
Funcionamiento Familiar: Armonía. México: Asociación Oaxaqueña
de Psicología A.C. En
http://www.conductitlan.net/funcionamiento_familiar_armonia.ppt
Descargar

Diapositiva 1 - Conductitlan