LECCIÓN 11
COBERTURA DE LA DISPENSACIÓN DE LA GRACIA
JUDÍOS Y GENTILES
DOS ETNIAS PROTAGONISTAS DE LA HISTORIA
FUCIONADAS EN UNA SOLA.
Dentro de las dispensaciones encontramos dos etnias: el
judío, el gentil, y la fusión de ambas en una sola, a la que
Biblia le llama la iglesia de Dios o cuerpo de Cristo:
1ª. Cor. 3.16-17: 16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el
Espíritu de Dios mora en vosotros? 17 Si alguno destruyere el
templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el
cual sois vosotros, santo es.
Esta gloriosa dispensación tiene como cobertura al mismo
hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, quien es el único en
ocupar como cabeza de la iglesia los rangos que
estudiaremos a continuación:
RANGOS DE LA CABEZA DE LA IGLESIA: JESUCRISTO
1. PROFETA.
2. SACERDOTE.
3. REY.
PROFETA
1. Profeta: En toda la Biblia. El término
hebreo, nabi, traducido «profeta»,
probablemente se deriva de una raíz
que significa «anunciar» o
«proclamar».
Deut. 18.18: Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos,
como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo
lo que yo le mandare.
SACERDOTE
2. Sacerdote: Desde su Ascensión hasta su Segunda
Venida, Cristo se presenta como vicario del pueblo de Dios.
ANALICEMOS COMO NOS LO PRESENTA EL ESCRITOR DE
LA EPÍSTOLA A LOS HEBREOS
Es llamado «un sumo sacerdote» según vemos en los
versículos siguientes:
Heb. 4.15: Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda
compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado
en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
Heb. 5.5,10: 5Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose
sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he
engendrado hoy. y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el
orden de Melquisedec.
Heb. 6.20: donde Jesús entró por nosotros como
precursor, hecho sumo sacerdote para siempre
según el orden de Melquisedec.
Heb. 7.25-26: 23 Y los otros sacerdotes llegaron a
ser muchos, debido a que por la muerte no podían
continuar; 24 mas éste, por cuanto permanece para
siempre, tiene un sacerdocio inmutable; 25 por lo
cual puede también salvar perpetuamente a los que
por él se acercan a Dios, viviendo siempre para
interceder por ellos. 26 Porque tal sumo sacerdote
nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado
de los pecadores, y hecho más sublime que los
cielos.
Heb. 8.1,3: 1 Ahora bien, el punto principal de lo que venimos
diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la
diestra del trono de la Majestad en los cielos. 3 Porque todo sumo
sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por
lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer.
Heb. 9.11: Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de
los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto
tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación.
Un gran sumo sacerdote: Heb. 4.14: Por tanto, teniendo un
gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de
Dios, retengamos nuestra profesión.
Un gran sacerdote; misericordioso y fiel sumo sacerdote:
Heb. 10.21: y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios.
El apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión:
Heb. 2.17: Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos,
para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a
Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo.
Sumo sacerdote según el orden de Melquisedec:
Heb. 3.1: Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento
celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra
profesión, Cristo Jesús.
Heb. 5.10: Y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden
de Melquisedec.
Uno de los grandes objetivos de esta Epístola es exhibir la
superioridad del sumo sacerdocio de Cristo como
perteneciente a un orden diferente de y superior al
aarónico, en el sentido de que Él es el Hijo de Dios,
Heb. 7.28: Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles
hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo,
hecho perfecto para siempre.
Se destacan siete características sobresalientes de su
sacerdocio:
1. Su carácter: Heb. 5.6,10: 6 Como también dice en otro lugar:
Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.
7 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas
con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte,
fue oído a causa de su temor reverente.
8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 9
y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna
salvación para todos los que le obedecen; 10 y fue declarado por
Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec
2. Su comisión: 5:4-5 4 Y nadie toma para sí esta honra, sino
el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón. 5 Así tampoco
Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el
que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy.
3. Su preparación: Heb. 2:17 Por lo cual debía ser en todo
semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel
sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados
del pueblo.
Heb. 10:5 Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y
ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo.
4. Su sacrificio: 8.3: Porque todo sumo sacerdote está
constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es
necesario que también éste tenga algo que ofrecer.
Heb. 9.11,14,27,28: 11 Pero estando ya presente Cristo, sumo
sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más
perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta
creación. 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el
Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará
vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios
vivo? 27 Y de la manera que está establecido para los hombres que
mueran una sola vez, y después de esto el juicio, 28 así también
Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos;
y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para
salvar a los que le esperan.
Heb. 10:4-12 4 porque la sangre de los toros y de los machos cabríos
no puede quitar los pecados. 5 Por lo cual, entrando en el mundo
dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo. 6
Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron. 7 Entonces
dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como en el
rollo del libro está escrito de mí. 8 Diciendo primero: Sacrificio y
ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te
agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley), 9 y diciendo
luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo
primero, para establecer esto último. 10 En esa voluntad somos
santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una
vez para siempre. 11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día
ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que
nunca pueden quitar los pecados; 12 pero Cristo, habiendo ofrecido
una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado
a la diestra de Dios.
5. Su santuario: Heb. 4.14: Por tanto, teniendo un gran
sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios,
retengamos nuestra profesión.
Heb. 8.2: Ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo
que levantó el Señor, y no el hombre.
Heb. 9.11-24: 11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote
de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto
tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, 12
y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su
propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo,
habiendo obtenido eterna redención. 13 Porque si la sangre de los
toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas
a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, 14
¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno
se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras
conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?
15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que
interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había
bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia
eterna. 16 Porque donde hay testamento, es necesario que
intervenga muerte del testador. 17 Porque el testamento con la
muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador
vive. 18 De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre. 19
Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley
a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos
cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y
también a todo el pueblo, 20 diciendo: Esta es la sangre del pacto
que Dios os ha mandado. 21 Y además de esto, roció también con la
sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio. 22 Y casi todo
es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de
sangre no se hace remisión.
Heb. 10.12,19: 11 Es verdad que ninguna disciplina al presente
parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto
apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. 19 al
sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la
oyeron rogaron que no se les hablase más.
6. su ministerio: Heb. 2.18: Pues en cuanto él mismo padeció
siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.
Heb. 4.15: Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda
compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en
todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
Heb. 7.25: Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los
que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por
ellos.
Heb. 8.6: Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es
mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.
Heb. 9.15, 24: 15 Así que, por eso es mediador de un nuevo
pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las
transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados
reciban la promesa de la herencia eterna. 24 Porque no entró
Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino
en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante
Dios.
7. Sus efectos: 2.15: Y librar a todos los que por el temor de la
muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.
Heb. 4.16: Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la
gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno
socorro.
Heb. 6.19,20: 19La cual tenemos como segura y firme ancla del
alma, y que penetra hasta dentro del velo, 20donde Jesús entró por
nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según
el orden de Melquisedec.
Heb. 7.16,25: 16no constituido conforme a la ley del mandamiento
acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida
indestructible. 25por lo cual puede también salvar perpetuamente a
los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder
por ellos.
Heb. 9.14,28: ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el
Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará
vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?
28así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los
pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con
el pecado, para salvar a los que le esperan.
Heb. 10.14-17,22,39: 14 porque con una sola ofrenda hizo
perfectos para siempre a los santificados. 15 Y nos atestigua lo
mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho: 16 Este
es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el
Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las
escribiré, 17 añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y
transgresiones. 22 acerquémonos con corazón sincero, en plena
certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y
lavados los cuerpos con agua pura. 39 Pero nosotros no somos de
los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para
preservación del alma.
Heb. 12.1: Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor
nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso
y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera
que tenemos por delante.
Heb. 13.13-17: 13Salgamos, pues, a él, fuera del campamento,
llevando su vituperio; 14porque no tenemos aquí ciudad
permanente, sino que buscamos la por venir. 15Así que,
ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de
alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16Y
de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales
sacrificios se agrada Dios. 17Obedeced a vuestros pastores, y
sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como
quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no
quejándose, porque esto no os es provechoso.
Heb. 8.1,3: Ahora bien, el punto principal de lo que venimos
diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la
diestra del trono de la Majestad en los cielos.
REY
Rey: Durante el milenio en
adelante: Apoc. 19.6: Y oí como la
voz de una gran multitud, como el
estruendo de muchas aguas, y como la
voz de grandes truenos, que decía:
¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios
Todopoderoso reina!
La dispensación de la gracia fue enviada al mundo por el
Padre en la misma Persona de su Hijo Cristo, la Justicia,
que vino a superar la Ley.
La salvación eterna y perfecta le es ofrecida al ser humano,
tanto judío como gentil, bajo la única condición: Fe.
Hasta aquí la lección 11