LAS BASES INDISPENSABLES
DE LA NUEVA
EVANGELIZACION[1]
.
[1] Este apartado se inspira principalmente de
los § 29-41 de Novo Millennio Ineunte
“Quien ha encontrado
verdaderamente a Cristo no puede
tenerlo sólo para sí, debe anunciarlo
.” “No se trata de inventar un nuevo programa. El
programa ya existe. Es el de siempre, recogido por el
Evangelio y la Tradición viva.
 Se centra, en definitiva, en Cristo mismo, al que hay
que conocer, amar e imitar, para vivir en él la vida
trinitaria y transformar con él la historia hasta su
perfeccionamiento en la Jerusalén celeste.
 No cambia al variar los tiempos y las culturas, aunque
tiene cuenta del tiempo y de la cultura para un
verdadero diálogo y una comunicación eficaz.”
 He aquí a lo que nos llama el Espíritu por la
Profesión: a vivir el Evangelio en la OSF y según su
Regla.

La santidad
 La nueva evangelización debe tener como
principal objetivo que esté vivo en los fieles
el ideal de la santidad, ese “alto grado de la
vida cristiana ordinaria”. Una santidad que
se manifiesta por el testimonio de la propia
fe, por una caridad sin límites, por un amor
vivido y puesto en práctica en las
actividades diarias (cf. Regla, 2).

Se trata de
comprometernos enteramente.
La oración

“Nuestras comunidades cristianas tienen que llegar a
ser auténticas “escuelas de oración”, donde el
encuentro con Cristo no se exprese solamente en
petición de ayuda, sino también en acción de gracias,
alabanza, adoración, contemplación, escucha y viveza
de afecto hasta el “arrebato” del corazón.
 Una oración intensa, pues, que sin embargo no
aparta del compromiso en la historia: abriendo el
corazón al amor de Dios, lo abre también al amor de
los hermanos, y nos hace capaces de construir la
historia según el designio de Dios.”
 “Si el heraldo no ora, terminará por ‘predicarse a sí
mismo’ (cf. 2 Co 4, 5), y sus palabras serán
‘palabrerías profanas’ (2 Tm 2, 16).” (Cf. Regla, 8)
La Eucaristía dominical
“La verdad de la resurrección de Cristo es el dato originario
sobre el que se apoya la fe cristiana (cf. 1Co 15,14) […]. No
sabemos qué acontecimientos nos reservará el milenio que
está comenzando, pero tenemos la certeza de que éste
permanecerá firmemente en las manos de Cristo […]
Celebrando su Pascua cada domingo, la Iglesia seguirá
indicando a cada generación “lo que constituye el eje central
de la historia, con el cual se relacionan el misterio del
principio y del destino final del mundo”.
 "No podemos guardar para nosotros el amor que celebramos
en el Sacramento. Este amor exige por su naturaleza que sea
comunicado a todos. Lo que el mundo necesita es el amor de
Dios, encontrar a Cristo y creer en él". Por esta razón la
Eucaristía […] es fuente y culmen de la vida [y de la misión]
de la Iglesia.”


“¡Oh Dios! ¡Ten compasión de mí, que soy
pecador!” (Lc 18, 13). Frente a la pérdida
del sentido del pecado, descubramos de
nuevo la gracia del sacramento de la
Reconciliación: don del Señor, que conoce
bien el corazón del hombre y que ha
cargado con nuestro pecado. (Cf. Regla 7)
El sacramento de
Reconciliación
Escucha de la Palabra

“En este diálogo con Dios nos
comprendemos a nosotros mismos y
encontramos respuesta a las cuestiones
más profundas que anidan en nuestro
corazón. [...] Sólo Dios responde a la sed
que hay en el corazón de todo ser
humano.” “La raíz del pecado [está] en la
negativa de escuchar la Palabra del
Señor.”
Anuncio de la Palabra
 “Nuestra responsabilidad no se limita a sugerir al mundo valores
compartidos; hace falta que se llegue al anuncio explícito de la Palabra de
Dios. Sólo así seremos fieles al mandato de Cristo. […] No hay
evangelización verdadera, mientras no se anuncie el nombre, la doctrina,
la vida, las promesas, el reino, el misterio de Jesús de Nazaret, Hijo de
Dios.”
 “[Jesús] nos ha ordenado transmitir a los demás, con su misma autoridad,
esta revelación.
 “Que el anuncio de la Palabra de Dios requiere el testimonio de la propia
vida es algo que la conciencia cristiana ha tenido bien presente desde sus
orígenes, […] incluso bajo regímenes adversos al cristianismo o en
situaciones de persecución. Todo esto no debe darnos miedo. Jesús
mismo dijo a sus discípulos: «No es el siervo más que su amo. Si a mí me
han perseguido, también a vosotros os perseguirán» (Jn15,20)” (Cf. Regla
6)
 Verbum Domini, § 98-Evangelii nuntiandi, § 80-Verbum Domini, § 98
 “Antes de programar iniciativas concretas, hace

falta promover una espiritualidad de la
comunión. […] Significa ante todo una mirada
del corazón, sobre todo hacia el misterio de la
Trinidad que habita en nosotros, y cuya luz ha de
ser reconocida también en el rostro de los
hermanos que están a nuestro lado.
No nos hagamos ilusiones: sin este camino
espiritual, de poco servirían los instrumentos
externos de la comunión. Se convertirían en
aparatos sin alma, máscaras de comunión más
que sus modos de expresión y crecimiento” (Cf.
Regla 5 y8)
La vida en Fraternidad

“A partir de la comunión intra-eclesial, la
caridad se abre por su naturaleza [a la misión,]
al servicio universal. Si verdaderamente hemos
partido de la contemplación de Cristo, tenemos
que saberlo descubrir sobre todo en el rostro de
aquellos con los que El mismo ha querido
identificarse.” "Sin esta forma de evangelización,
llevada a cabo mediante la caridad y el
testimonio de la pobreza cristiana, el anuncio del
Evangelio, aun siendo la primera caridad, corre el
riesgo de ser incomprendido.” (Cf. Regla 6-19)
La misión
“Nuestra acción apostólica y pastoral será
eficaz en la medida en que aprendamos
de María a dejarnos plasmar por la obra
de Dios en nosotros.”
 “En la nueva evangelización María, como
en el primer Pentecostés, tiene su lugar.”
(Regla 9) Verbum Domini, § 28
 Exhortación apostólica Ecclesia in Africa, §
57 (14-09-1995)

A la escuela de María

“Hay una tentación que insidia siempre
[…] la acción pastoral: pensar que los
resultados dependen de nuestra
capacidad de hacer y programar. […] No
se ha de olvidar que, sin Cristo, “no
podemos hacer nada” (cf. Jn 15,5).” (Cf.
Regla 4)
Primacía de la gracia


Cuando recibió en audiencia al Capítulo
Internacional de la OFS, el 22 de noviembre de
2002, el Papa Juan Pablo II respondió a la
pregunta, orientando decididamente a la OFS
hacia el futuro que es Cristo. Por tres veces, nos
exhortaba: “La Iglesia espera de vosotros…”,
en consonancia con nuestra Regla art.3: “El
propósito de esta Regla es adaptar la OFS a las
exigencias y a las esperanzas de la Iglesia, en las
condiciones del mundo actual”.
)
NUESTRA MISION COMO
FRANCISCANOS SEGLARES

La Iglesia espera de la Orden franciscana seglar,
una y única, un gran servicio a la causa del
reino de Dios en el mundo de hoy. Desea que
vuestra Orden sea un modelo de unión orgánica,
estructural y carismática en todos los niveles, de
modo que se presente al mundo como
"comunidad de amor" (Regla 22). La Iglesia
espera de vosotros, franciscanos seglares, un
testimonio valiente y coherente de vida
cristiana y franciscana, que tienda a la
construcción de un mundo más fraterno y
evangélico para la realización del reino de Dios.
[…]
“Ahora es necesario mirar al
futuro y remar mar adentro:
¡Duc in altum!(Lc 5, 4
Testimonio personal






. Comprometeos con firmeza a luchar contra toda forma de
explotación, discriminación y marginación, y contra toda actitud
de indiferencia con los demás.
Vosotros, franciscanos seglares, vivís por vocación la pertenencia
a la Iglesia y a la sociedad como realidades inseparables.
Por eso, se os pide antes que nada el testimonio personal en el
ambiente en el que vivís: "Ante los hombres; en la vida de familia;
en el trabajo; en la alegría y en el sufrimiento; en el encuentro con lo
hombres, todos hermanos en el mismo Padre; en la presencia y la
participación en la vida social; en la relación fraterna con todas las
criatur testimonio personal as" (CG, 12.1)
“HERMANOS, ¿QUÉ DEBEMOS
HACER?” (Ac 2, 37)




Podemos concretar a nivel de las Fraternidades –
locales, regionales, nacionales e internacional – los
elementos de
un proyecto pastoral (objetivos y métodos,
formación y valorización de cada hermano, búsqueda
de los medios necesarios)
que posibilitarían que el anuncio de Jesús llegue a
las personas, moldee las comunidades, actúe
profundamente sobre la sociedad y la cultura
gracias al testimonio de los valores evangélicos,
como el Papa se lo pide a Francisco.
Qué una audacia renovada nos anime, a cada uno de
nosotros, a nuestras Fraternidades, OFS y JuFra. “A
la parresía de la fe debe corresponder la audacia de
la razón”.


Los jóvenes, las familias, los que sufren, el
mundo de la política, de la cultura, etc.,
todos estos sectores llaman a los
franciscanos seglares. La fuerte invitación de
la Regla a “pasar del Evangelio a la vida y de
la vida al Evangelio” es criterio de
discernimiento práctico cuando hay que
elegir, sea a nivel personal, sea a nivel
comunitario, y favorece la atención a los
“signos de los tiempos”.
Atentos a “signos de los tiempos”.
Es necesario una nueva evangelización:
de nuestras familias, para que sean
santuarios de la vida y del amor


La familia, santuario de la vida y del amor, necesita
especialmente hoy en día que se la apoye. La institución del
matrimonio sufre en muchos de sus aspectos ataques de la
mentalidad dominante, debido a la aparición de formas de
pensar que banalizan el cuerpo humano y la diferencia sexual
(teoría del género). Frente a ello, la Palabra de Dios reafirma
la bondad originaria del ser humano, creado hombre y mujer
y llamado a un amor estable, fiel, recíproco y fecundo. La
familia es irremplazable. Una pastoral familiar intensa y
vigorosa es pues necesaria. También es indispensable
promover auténticas políticas familiares que atiendan a los
derechos de la familia como sujeto social. Nuestra Regla nos
pide que lo hagamos (R § 17, CG § 24). “Ve, Francisco, y
repara mi iglesia doméstica en ruinas.”
Verbum Domini 85
-
de la acción educativa para el nacimiento
de JuFra y de niños franciscanos
Hay una urgencia educativa, que es la de transmitir a
las jóvenes generaciones los valores que dan sentido
a la vida y sustentan un recto comportamiento.
Cuando la conciencia no está formada, no es capaz
de recibir la luz de la verdad.
 Se necesitan verdaderos educadores que sepan
formar a la persona para que sea capaz de vivir en
plenitud, de entrar en contacto vivo y real con Jesús,
de contribuir al bien de la comunidad.
 Esto interpela a nuestras Fraternidades. Por una
parte, están constituidas por muchos matrimonios
que viven en propia carne esa angustiosa
desorientación educativa; por otra parte, la
experiencia de san Francisco y de los santos de la
OFS constituye una extraordinaria reserva de
inspiración para la formación y la acción educativas.

- de los formadores de formadores
“Para que se dé una pastoral verdaderamente incisiva y
eficaz hay que desarrollar la formación de los formadores,
poniendo en funcionamiento los cursos o escuelas
oportunos para tal fin.” Hacer de nuestras Fraternidades
lugares donde se formen personas libres y adultos,
capaces a su vez de formar a otros, de integrar la
cuestión de Dios en su vida, en su trabajo, en su familia,
es seguramente uno de los compromisos más
característicos de la nueva evangelización (cf. 2Tm 2, 2).
Nuestras Fraternidades tienen asimismo el deber de
apoyar a las personas que se comprometen en esas
tareas de educación, capitales para el futuro de la Iglesia
y de la humanidad. La formación de esas personas no
puede reducirse a una simple preparación técnica, tiene
que ser ante todo una formación integral.
 Exhortación apostólica Christifideles Laici § 63 (30 de
diciembre de 1988).

- de la ecología humana y
medioambiental

Si el derecho a la vida y a la muerte naturales no son
respetados, si la concepción, la gestación y el nacimiento del
hombre son considerados como algo superficial, si se sacrifican
embriones humanos en aras de la investigación científica, la
conciencia común acaba por desestimar el concepto de persona
humana, la ecología humana, e inseparablemente, la ecología
medioambiental. Los deberes que tenemos con respecto al
medio ambiente están vinculados con los que tenemos con
respecto a la persona, considerada en sí misma y en su
relación con los demás. Es incoherente exigir los unos e ignorar
los otros. Y ahí tenemos una grave contradicción entre la
mentalidad y la praxis actual que envilece a la persona,
conmociona el medio ambiente y deteriora la sociedad.
Nosotros, franciscanos, hemos de llevar la lógica del Evangelio
a la vida pública, a la política, al mundo de la cultura, de la
salud, de la educación… mediante iniciativas valientes, para
construir la civilización del amor (Regla, 14).
del servicio a los pobres haciéndose
servidores de Cristo pobre




“Si verdaderamente hemos partido de la contemplación de Cristo, tenemos
que saberlo descubrir sobre todo en el rostro de aquellos con los que El mismo
ha querido identificarse: los pobres (Mt 25, 35-36). … En la persona de los
pobres hay una presencia suya especial, que impone a la Iglesia una opción
preferencial por ellos. … El panorama de la pobreza puede extenderse
indefinidamente si a las antiguas añadimos las nuevas pobrezas, que afectan
a menudo a ambientes y grupos no carentes de recursos económicos, pero
expuestos a la desesperación del sin sentido, a la insidia de la droga, al
abandono en la edad avanzada o en la enfermedad, a la marginación o a la
discriminación social. […] Es la hora de un nueva
« imaginación de la caridad », que promueva no tanto y no sólo la eficacia de
las ayudas prestadas, sino la capacidad de hacerse cercanos y solidarios con
quien sufre. […] Por eso tenemos que actuar de tal manera que los pobres, en
cada comunidad cristiana, se sientan como “en su casa”. Esa es precisamente
una marca profunda de la vida y de la enseñanza de Francisco: “Conozco a
Cristo pobre y crucificado”. ¡Que, siguiendo sus pasos, los franciscanos
seglares se sientan también como “en su casa” con los más pequeños, y sean
ingeniosos en su servicio! (CG §10, 18-20)
Por eso, una formación a la doctrina social de la Iglesia es necesaria en
nuestras Fraternidades.
JP II, Novo Millennio Ineunte, § 49-50 (6 de enero de 2001).
- de los medios de comunicación
para un anuncio de Jesús a todos
Para que la nueva evangelización sea eficaz, es fundamental
tener un conocimiento serio de la cultura actual, donde los
medios de comunicación social ejercen una gran influencia.
Es indispensable por consiguiente conocer y saber utilizar
esos medios, en sus formas tradicionales – san Francisco
escribía a todos los fieles, a todos los jefes de Estado, a
todos los Guardianes, etc. – en sus formas más recientes –
Maximiliano María Kolbe utilizaba la imprenta, la radio, la
televisión – y en las recientemente introducidas por el
progreso tecnológico – sitios Internet, foros y tantos otros
sistemas – para comunicar eficazmente el mensaje de Cristo
a una multitud de personas.
 Cf. Ecclesia in America, § 6 (22 de enero de 1999)


Nuestras Fraternidades viven actualmente
profundos cambios;
◦ ¿Qué discernimientos, qué lecturas de la situación
presente de las diversas Fraternidades OFS y
JuFra, locales y otros niveles, han sido realizados,
a la luz de la nueva evangelización?
◦ El mundo está conociendo fuertes cambios que
generan nuevos desafíos: el cultural (la
secularización), el social (la mezcla de pueblos), el
de los medios de comunicación, el económico, el
científico y el político
Preguntas a partir de una visión de
conjunto sobre la nueva evangelización

En el marco de un mundo que ha
cambiado, la nueva evangelización
constituye la respuesta renovada del
mandato misionero de Jesús: “¡Id!”. Jesús
en persona, Evangelio de Dios, ha sido el
primero y más grande evangelizador. Lo
ha sido hasta el sacrificio de la vida
¿Qué preguntas y qué desafíos nos
plantean? ¿Qué respuestas les
damos?
◦ ¿Cómo nuestras Fraternidades han logrado
asumir y hacer propia la petición de Papa Juan
Pablo II de involucrarse en “una nueva
evangelización, nueva en su ardor, nueva en
sus métodos, nueva en sus expresiones”?
◦ ¿Por cuáles acciones o cambios concretas?
La situación presente reclama de la Iglesia
un estilo y formas renovados de
evangelización, una nueva disponibilidad a
dar razón de nuestra fe y de nuestra
esperanza.
La nueva evangelización propone
formación al anuncio y al testimonio, nos
llama también a creer en la promesa de
una fecundidad
• ¿Puede decirse que la urgencia de un nuevo
anuncio misionero se ha transformado en
un componente habitual de las acciones
pastorales de las Fraternidades?
• ¿Existe la convicción de que la misión debe
ser vivida también en nuestras
Fraternidades y comunidades cristianas
locales, en nuestros contextos normales de
vida?
• ¿Cómo se traduce todo ello concretamente?
Respuestas para el capitulo
◦ ¿Cuales proyectos de evangelización proponen
las Fraternidades?
◦ ¿Cómo llaman y forman a sus miembros que son
evangelizadoras, particularmente cerca de las
familias, jóvenes (el Jufra), nifra niños?
◦ ¿Cómo se preparan para la fecundidad de este
impulso, y para el crecimiento, para la acogida
de nuevos hermanos?
CONCLUSIÓN



Un trabajo entusiasta de renovación pastoral nos espera.
Un trabajo en el cual todos estamos implicados.
El Espíritu Santo en persona – que hizo arder el corazón de
Francisco, que lo identificó con el misterio de Jesús pobre y
crucificado, en comunión fraternal con todas las criaturas, y
que le confió la gran misión de reparar la Iglesia – nos ha
llamado a la Orden Franciscana Seglar y a la Juventud
Franciscana, nos ha tomado como cosa suya al hacer
nuestra Profesión OFS o nuestra Promesa JuFra, y nos ha
enviado al mundo entero en nombre de la Iglesia.
“He realizado mi tarea; que Cristo os enseñe a realizar la
vuestra.” (Legenda Magiore, 14, 3)


María, estrella de la nueva evangelización, será nuestro
apoyo y nuestra guía en este camino de una fidelidad al
Evangelio cada vez más atrevida.
ORACION
“Dios omnipotente, eterno, justo y misericordioso,
concédenos a nosotros, miserables, a causa de lo
que tú eres, hacer lo que sabemos que quieres y
querer lo que a ti te agrada, para que, purificados
interiormente, interiormente iluminados y
encendidos en el fuego del Espíritu Santo, podamos
seguir las huellas de tu Hijo, nuestro Señor
Jesucristo, y con la única ayuda de tu gracia llegar a
ti, Altísimo, que vives y reinas en Trinidad perfecta y
sencilla Unidad y eres glorificado, Dios todopoderoso,
por los siglos de los siglos. Amén”
 (Carta de Francisco a toda la Orden, §50-52)

Descargar

Las bases de la nueva evangelizacion