La etapa llamada
“Patriarcal”
Lic. Claudia Mendoza /// 2009
Se denomina “patriarcas”
(literalmente, "padres” –pater–
“del principio" –arjé–)
a los primeros antepasados del
pueblo de Israel,
a sus "primeros padres"
Abraham
Isaac
y Jacob
y, por extensión,
a los 12 hijos de Jacob.
La “historia de la salvación” –que, según
las Sagradas Escrituras, es la “historia” del
pueblo que nace de Abraham– comienza
con “la vocación de Abraham”:
"Vete de tu tierra y de tu patria, y
de la casa de tu padre, a la tierra
que yo te mostraré..."
(Gen 12,1s.)
Pero esta “historia” narrada en el primer libro
de la Biblia plantea muchos interrogantes,
que son suscitados:
• Por el texto bíblico mismo
• Por el diálogo con
la ciencia histórica
y la arqueología
contemporáneas
¿Qué tipo de problemas suscita
el texto bíblico?
En primer lugar, los relatos bíblicos,
al referirse sólo a estos personajes y a sus familias,
sin hacer mención a personas importantes o a
grandes acontecimientos de la historia universal,
no permiten, desde sí mismos, ubicar las diversas
escenas narradas en período histórico alguno
determinado.
El texto bíblico nada dice acerca de lo
que sucedía alrededor de estos personajes,
quienes gobernaban en los pueblos
vecinos o cualquier otro dato que pudiera
ofrecer un marco de referencia
cronológico, al menos relativo.
Para lograr una ubicación cronológica,
al menos aproximada, de esta etapa,
conforme es presentada en los relatos
bíblicos, los investigadores tuvieron que
hacer uso de análisis indirectos. Y esto,
por cierto, debilita sus conclusiones.
Pero, además, dado que
sólo podemos acceder a
estos acontecimientos
desde el relato bíblico,
una cuestión metodológica
clave a resolver
consiste en determinar
cuál es el valor que el texto
bíblico tiene como fuente
de información histórica
• Si se desestima el texto bíblico como fuente de
información, siquiera secundaria, no hay
posibilidad alguna de considerar, desde el
punto de vista de la “historia”, una “etapa”
llamada “patriarcal”. Sólo cabría entonces un
tratamiento literario-teológico de las diversas
“escenas bíblicas”.
• Si no se desestima absolutamente el texto
bíblico como fuente de información,
aplicando los métodos histórico críticos en
forma rigurosa, de todos modos se suscitan
serios inconvenientes
¿Cuáles son esos serios inconvenientes que
suscita el mismo texto bíblico, leído con
rigor metodológico?
Por ejemplo:
 Cómo determinar desde los mismos
textos bíblicos de qué presunto período
histórico estamos hablando y cómo
determinarlo
 Cómo encarar la compleja cuestión de
la historicidad de los sucesos relatados
Y, en el mejor de los casos, de estimar que es
posible aceptar de alguna manera cierta
historicidad de los relatos, aún se plantean
cuestiones importantes:
 Respecto a lo que dice el texto bíblico
acerca de la procedencia geográfica y el
origen étnico de los “clanes patriarcales”.
 Respecto de los que surge del texto bíblico
mismo respecto de la religiosidad y la
imagen de Dios de los clanes antiguos,
es decir, el tipo de experiencia de Dios
anterior a la llamada “religión yahvista”.
¿Permite la Biblia
determinar
de qué período histórico
estamos hablando?
¿Cómo?
Solamente en forma indirecta…
Por ejemplo:
Detectando comportamientos de los personajes
de los relatos bíblicos que no puedan ser
considerados como proyecciones de
comportamientos culturales posteriores
y tratando de relacionarlos con las costumbres
(matrimonio, herencia, adopción, etc.), las
leyes, la economía, los nombres, los
desplazamientos de otros pueblos conocidos de
la antigüedad, vecinos a esas regiones
Así, se ha estudiado, por ejemplo:
 Las leyes de restitución cuádruple en caso
de robo de ganado lanar en diversas
culturas nómades o seminómades, aún
actuales
Ver Éxodo 21,37
“Si un hombre roba un buey o una oveja,
y los mata o vende,
pagará cinco bueyes por el buey,
y cuatro ovejas por la oveja”.

Las pácticas de las tribus dedicadas
al pastoreo de ganado menor en el
Éufrates Medio.
Ver Génesis 31,37-38
“En veinte años que llevo contigo, tus ovejas
y tus cabras nunca han malparido,
y los machos de tu rebaño nunca me los he
comido. Ganado destrozado por fieras nunca
te llevé: yo pagaba el daño, de lo mío te
cobrabas tanto si era yo robado de día
como si lo era de noche”



Los ritos de primavera.
La ley de “venganza de la sangre”.
La estructura de las familias y
del matrimonio entre los semitas
primitivos
Por ejemplo, adopción de hijos;
adopción de esposa; repudio;
herencia; sospecha de infidelidad
Son iluminadoras al
respecto las Leyes del
Antiguo Oriente,
sobre todo, las elencadas
en el llamado “Código de
Hammurapi
Las llamadas "leyes de
Hammurabi" (quién
reinó en la antigua
Babilonia entre el 1792
y el 1750 a.C.) están
grabadas en una estela
de piedra negra de más
de dos metros de altura,
hallada en Susa en el
invierno de 1901 y
1902. Actualmente se
encuentra en el museo
del Louvre.
A partir de análisis de este tipo, durante
mucho tiempo los especialistas ubicaron
la “etapa” llamada “patriarcal”
a comienzos del II milenio a.C.
Así, por ejemplo, el gran investigador de
la “Ècole Biblique” de Jerusalén
Rolland de Vaux, en su emblemática
“Historia Antigua de Israel” ubicaba esta
etapa entre los siglos XIX y XVII a.C.
En cambio, hoy día, muchos especialistas
consideran que los datos arqueológicos
disponibles, prescindiendo del testimonio
bíblico, no permitirían hablar seriamente de
una “etapa «histórica» patriarcal”,
ubicada durante el período arqueológico
denominado del Bronce Medio II
(es decir, entre el 2000 y el 1500 a.C.
aproximadamente).
Entienden que nada verificable
cabría decir
acerca de "Israel"
y sus presuntos antepasados
antes del período arqueológico
denominado del Hierro I
Dicho de otra manera:
No pocos investigadores actuales
estiman que situar una “etapa patriarcal”
en un “período” anterior al Hierro I
no provendría de recuerdos reales
sino que sería consecuencia
de una construcción posterior
de tradiciones de origen heterogéneo
Entonces,
¿qué tipo de valor “histórico”
tienen los relatos “bíblicos”
sobre los orígenes
del pueblo de Israel?
Aplicando la metodología histórico-crítica
clásica, no resulta fácil determinar qué grado
de “historicidad” presentan estos relatos,
sobre todo si se tiene en cuenta la gran
distancia temporal entre los hechos en sí
y la época en que fueron puestos por escrito.
De hecho, por poco que se investigue, se
encuentra posiciones muy dispares acerca
del valor histórico de los relatos
 Hay quiénes los toman al pie de la letra, como si
fueran narraciones de tipo “biográfico”
 Hay quienes no toman los relatos al pie de la
letra, pero valoran enormemente y estudian los
procesos de transmisión en las culturas de
tradición oral. De allí concluyen que las
historias de los antepasados pudieron ser
transmitidos cuidadosa y fielmente durante
siglos, hasta que llegaron a ponerse finalmente
por escrito

Hay quienes los tienen por relatos
de tipo "simbólico", sin valor
histórico alguno.
Por ejemplo,
leyéndolos
como los
relatos de tipo
mitológico
de Génesis 1-11
Dios-sol “Shamash”
 Hay quienes los consideran fruto de
una “reconstrucción teológica de
los orígenes” posterior,
= Sea en la forma de construcción
de “personajes colectivos”
(o “personalidades corporativas” )
= Sea en la forma de construcción
de “vínculos parentales ficticios”
para expresar la unidad de origen.
¿Qué decir de todo esto?
Creemos que los relatos bíblicos actuales,
aunque largamente releídos y , actualizados,
sin embargo podrían contener huellas de
situaciones culturales antiquísimas,
y que, a través de los mismos, aplicando
una metodología histórico-crítica rigurosa,
se podría obtener algún tipo de información
sobre etapas remotas.
¿Esto significa
tomar al pie de la letra
la representación de
los orígenes de Israel
como una simple historia familiar?
La Escritura presenta la historia patriarcal
como la historia continuada de una familia:
Abraham, Isaac, Jacob, sus doce hijos, padres,
a su vez, de las doce tribus de Israel.
Pero un análisis más cuidadoso revela que esta
historia no es tan continuada ni hay tan
estrechas relaciones entre un patriarca y otro
En el mejor de los casos, los especialistas que
están convencidos que cabe mantener algún
tipo de historicidad, sugieren que se trataría de
tres (o cuatro) personajes independientes, más
o menos contemporáneos,
figuras “protisraelitas”, relativamente antiguas,
unidas a lugares precisos.
Una manera clásica de presentar los “orígenes
de Israel”, atendiendo al texto bíblico y sus
dificultades, sería la siguiente:
El pueblo llamado “Israel” se habría de
conformar a partir de diversos grupos, cada
uno de los cuales habría tenido sus propios
"padres" y sus tradiciones particulares.
Posteriormente –en la época en que se habrían
de unir para formar un sólo pueblo–
las tradiciones de cada grupo individual
se habrían puesto en común,
presentando
a varios de los antepasados respectivos
como emparentados en una sola familia
y las historia de los diversos grupos
como una misma historia común.
La genealogía patriarcal del Génesis
aparecería entonces
como la expresión de la unidad ideal
del pueblo de Dios.
La base de este "emparentamiento"
estaría en la Alianza que los habría
hermanado a todos
¿De dónde procedían
y cuál fue el origen étnico
de los antiguos clanes patriarcales
según el texto bíblico?
¿Qué cultura parecen mostrar
haber tenido?
Con respecto a la procedencia geográfica de
los clanes “patriarcales”,
el texto más famoso de la Sagrada Escritura
afirma que Abraham venía de
“Ur de los caldeos”
emigrando primero a Harán
–un importante centro caravanero desde
comienzos del II milenio a.C.–
para luego dirigirse finalmente,
obedeciendo una llamada divina (Gen 12,1-3),
a Canaán (cf. Gen 11, 27-31).
Pero otros pasajes, los patriarcas son relacionados
con los arameos:
Deuteronomio 26,5
"Mi padre era un arameo errante que bajó a
Egipto…"
Gen 24,3-4
Abraham hace jurar a su sirviente que no
tomará mujer de entre las cananeas para su
hijo Isaac, sino que… "irás a mi tierra y a
mi patria a tomar mujer para mi hijo Isaac
[...]. Tomó el siervo diez camellos [...] y se
puso en marcha hacia Aram Naharayim…
¿Arameos o Caldeos?
O, lo que es peor:
¿Existían los arameos
y/o los caldeos
a comienzos
del segundo milenio a.C.?
Los antepasados “patriarcales”
de Israel
¿rindieron culto a un Dios de
nombre de Yahweh?
Descargar

La etapa llamada “Patriarcal”