Desconozco el autor o autora del texto.
Presentación: Asun Gutiérrez Cabriada.
Música: Bach. Aria de la suite en re.
La felicidad no es algo que aparezca por arte de magia.
La felicidad hay que salir a buscarla. Las decisiones,
los pensamientos y las acciones de cada persona pueden influir en
su nivel de felicidad, así como su actitud ante las cosas que le
ocurren.
Para ser feliz sólo hay un secreto: la práctica
Las personas que son realmente felices parecen saber
intuitivamente que su felicidad es la suma de sus opciones de
vida. La vida de estas personas se basa en los siguientes pilares:
1. Dedican tiempo a la familia y a los amigos
2. Aprecian lo que tienen
3. Se mantienen optimistas ante las dificultades
4. Sienten que tienen un propósito en la vida
5. Viven el momento
DEDICA tiempo de calidad a las personas que quieres, cultivando una
relación placentera y agradable, preocupándote por ellos y disfrutando
con su compañía. Es importante ser amable con los demás, no excederse
con la crítica (ni siquiera bajo el disfraz de “crítica constructiva”) y
mostrarse sinceramente interesado.
LA GRATITUD es más que decir gracias. Es un sentimiento de
admiración, aprecio, es el agradecimiento por la vida. Practicar la
gratitud cada día tratando de identificar por lo menos una cosa que
enriquece tu vida ayuda a valorar y a disfrutar lo que se tiene en vez
de lamentarse por otras cosas.
EL OPTIMISMO como hábito, nos hace ver el lado positivo de las
cosas. Las cosas malas suceden, no tiene sentido negarlo, pero eso no
significa que todo tenga que ponerse negro. Hay que empezar por
reconocer los pensamientos negativos a medida que surjan y
preguntarse sobre lo que ocurre:
¿La situación es realmente tan mala como yo creo? ¿Hay otra manera
de enfocar la situación? ¿Qué puedo aprender de esta experiencia y
qué aplicar en el futuro?
TENER UN PROPÓSITO, un objetivo; refuerza la
autoestima y une a las personas. Lo que importa no es tanto
la meta como el proceso, el trabajo que hay que hacer para
conseguirlo.
VIVE EL MOMENTO. Busca oportunidades para
saborear los pequeños placeres de la vida cotidiana,
centrándote en los aspectos positivos, sin que las
sombras del pasado o los malos pensamientos te
estropeen el momento.
Tan sencilla es la verdadera felicidad, que la mayor
parte de las gentes no reparan en ella. Es hija de lo
más humilde, tranquilo y modesto que en el mundo
existe.
Las personas que son realmente felices parecen saber
intuitivamente que su felicidad es la suma de sus opciones
de vida. La vida de estas personas se basa en los siguientes
pilares:
1. Dedican tiempo a la familia y a los amigos
2. Aprecian lo que tienen
3. Se mantienen optimistas ante las dificultades
4. Sienten que tienen un propósito en la vida
5. Viven el momento
DEDICA tiempo de calidad a las personas que quieres,
cultivando una relación placentera y agradable,
preocupándote por ellos y disfrutando con su compañía. Es
importante ser amable con los demás, no excederse con la
crítica (ni siquiera bajo el disfraz de “crítica
constructiva”) y mostrarse sinceramente interesado.
LA GRATITUD es más que decir gracias. Es un sentimiento
de admiración, aprecio, es el agradecimiento por la vida.
Practicar la gratitud cada día tratando de identificar por
lo menos una cosa que enriquece tu vida ayuda a valorar y a
disfrutar lo que se tiene en vez de lamentarse por otras
cosas.
EL OPTIMISMO como hábito, nos hace ver el lado positivo de las cosas.
Las cosas malas suceden, no tiene sentido negarlo, pero eso no significa
que todo tenga que ponerse negro. Hay que empezar por reconocer los
pensamientos negativos a medida que surjan y preguntarse sobre lo que
ocurre:
¿La situación es realmente tan mala como yo creo? ¿Hay otra manera de
enfocar la situación? ¿Qué puedo aprender de esta experiencia y qué
aplicar en el futuro?
TENER UN PROPÓSITO, un objetivo; refuerza la autoestima y une a las
personas. Lo que importa no es tanto la meta como el proceso, el trabajo
que hay que hacer para conseguirlo.
VIVE EL MOMENTO. Busca oportunidades para saborear los pequeños
placeres de la vida cotidiana, centrándote en los aspectos positivos, sin
que las sombras del pasado o los malos pensamientos te estropeen el
momento.
Tan sencilla es la verdadera felicidad, que la mayor parte de las gentes no
reparan en ella. Es hija de lo más humilde, tranquilo y modesto que en el
mundo existe.
Descargar

CAMINA