Quinto Mandamiento
Amar y respetar la vida
Jesús hizo milagros para mostrar su
misericordia y su amor a los hombres
En una ciudad llamada Naím Jesús vio pasar a una mujer
viuda que lloraba porque iban a enterrar a su hijo único.
Jesús, compadecido, le dijo: -“No llores”.
Luego se acercó al ataúd y exclamó: -“¡muchacho!, yo te lo
digo, levántate” .Y el chico se levantó y empezó a hablar.
Jesús ama la naturaleza porque ama todo
lo que ha hecho su Padre del cielo
Al enseñar pone ejemplos de la naturaleza: nos habla de los
pájaros, de las flores, del trigo, del fruto de los árboles.
Le gustaba predicar al aire libre: unas veces a orillas del
mar, paseando por los trigales o sentado en la verde
hierba.
Amar y respetar la vida
Los cristianos sabemos que la vida
es un gran regalo de Dios.
Por eso debemos amar la vida, respetarla y defenderla.
Amar y respetar la vida
Jesús nos enseñó a amar y perdonar a todos y a no
querer nunca mal a nadie.
Amar y respetar la vida
El homicidio:
es quitar voluntariamente la vida a otro (a no ser
en casos de legítima defensa).
Amar y respetar la vida
El suicidio:
es quitarse la vida a sí mismo.
Amar y respetar la vida
El aborto provocado:
es provocar la expulsión y muerte del niño que se
está formando en el vientre de la madre antes de
su nacimiento.
Amar y respetar la vida
Atentar contra la propia salud:
es tomar drogas, conducir temerariamente, etc.
Amar y respetar la vida
El odio:
es querer el mal para otros.
Aprendemos
¿Cuál es el quinto mandamiento de la Ley de Dios?
El quinto mandamiento de la Ley de Dios es: No
matarás.
Aprendemos
¿Cómo cumplen los hijos el quinto Mandamiento de
la ley de Dios? Nos manda querer bien a todos y
perdonar a nuestros enemigos. Nos prohíbe
hacer daño a la propia vida o a la de otros con
palabras, obras o deseos.
Una historia de la
Biblia
Adán y Eva tuvieron hijos e hijas. Los mayores, fueron
Caín y Abel. Caín era agricultor, y Abel, pastor.
Ofrecían sacrificios a Dios. Abel era generoso y
sacrificaba lo mejor de su ganado; esto agradaba a
Dios y lo bendecía. Caín, dominado por el egoísmo,
siempre ofrecía lo peor de sus cosechas, y Dios
rechazaba su ofrenda.
En el corazón de Caín fue naciendo la
envidia hacia Abel. En su interior oía
la voz de Dios que le decía:
— ¿Por qué andas triste? ¡Obra bien y
estarás alegre, pero si no, el pecado
estará a tu puerta como una fiera al
acecho!
Caín no quiso dominar sus malas
inclinaciones. Y un día, estando solos
en el campo, se arrojó sobre Abel y lo
mató.
Este primer asesinato llegó como un grito hasta el
cielo. Inmediatamente preguntó Dios a Caín:
Dios preguntó a Caín:
¿Dónde está tu hermano
Abel?
— No lo sé. ¿Soy acaso yo su
guardián?
Caín se apartó de Dios. Huyó
de aquellas tierras.
Agobiado por su crimen,
temía morir a manos de
cualquiera; pero Dios le
puso una señal para que
nadie lo matara.
Lo que Dios me propone para ser feliz:
Amar y respetar mi vida y la de
los demás.
Cuidar y defender la vida de todos los
hombres, desde su inicio hasta la
muerte.
Cuidar mi cuerno, respetando la
salud.
Cuidar mi alma, siendo buen
cristiano, para llegar hasta el Cielo.
Promover la paz y el respeto de todos.
Con violencia no se consigue nada.
Respetar la opinión de los demás,
incluso si se equivocan.
Imitar a Jesús, que amaba mucho a
lodos los hombres.
Lo que me aleja de Dios
Pelear, vengarse, insultar,
burlarse y abusar de los más
débiles.
Dejarse llevar por la ira o el odio.
Dañar a los demás con palabras
u obras o ignorarles. Ser
rencorosos.
Dejarse llevar por el apetito
desordenado de comer y beber.
Aceptar la eutanasia, el suicidio,
el homicidio y el aborto, o
cualquier otra forma de
atentado contra la vida
humana.
Gracias, Señor,
por enviarnos a
Jesús, que es tu
Hijo. Gracias
porque nos trae la
paz. Te pido que
Jesús viva siempre
en mi corazón y
que yo sepa llevar
a todos su paz.
Amén.
FIN
Descargar

El 16 de octubre de 1931, en viñetas