17De
modo que si alguno está en Cristo,
nueva criatura es; las cosas viejas
pasaron; he aquí todas son hechas
nuevas.
3El
es quien perdona todas tus iniquidades,
El que sana todas tus dolencias; 4El que
rescata del hoyo tu vida, El que te corona
de favores y misericordias; 5El que sacia
de bien tu boca De modo que te
rejuvenezcas como el águila.
H2318 ‫ חָ ַדׁש‬kjadásh; ser nuevo; reconstruir:componer, rejuvenecer, renovar, reparar,
restaurar.
6sabiendo
esto, que nuestro viejo
hombre fue crucificado juntamente con
él, para que el cuerpo del pecado sea
destruido, a fin de que no sirvamos más
al pecado. 7Porque el que ha muerto, ha
sido justificado del pecado. 8Y si
morimos con Cristo, creemos que
también viviremos con él;
22En
cuanto a la pasada manera de vivir,
despojaos del viejo hombre, que está
viciado conforme a los deseos
engañosos, 23y renovaos en el espíritu
de vuestra mente, 24y vestíos del nuevo
hombre, creado según Dios en la justicia
y santidad de la verdad.
9No
mintáis los unos a los otros,
habiéndoos despojado del viejo hombre
con sus hechos, 10y revestido del nuevo,
el cual conforme a la imagen del que lo
creó se va renovando hasta el
conocimiento pleno
18Y
saliendo Jael a recibir a Sísara, le dijo:
Ven, señor mío, ven a mí, no tengas
temor. Y él vino a ella a la tienda, y ella le
cubrió con una manta. 19Y él le dijo: Te
ruego me des de beber un poco de agua,
pues tengo sed. Y ella abrió un odre de
leche y le dio de beber, y le volvió a cubrir.
20Y
él le dijo: Estate a la puerta de la
tienda; y si alguien viniere, y te
preguntare, diciendo: ¿Hay aquí alguno?
tú responderás que no. 21Pero Jael mujer
de Heber tomó una estaca de la tienda, y
poniendo un mazo en su mano, se le
acercó calladamente y le metió la estaca
por las sienes, y la enclavó en la tierra,
pues él estaba cargado de sueño y
cansado; y así murió.
14Entonces
Abraham se levantó muy de
mañana, y tomó pan, y un odre de agua,
y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su
hombro, y le entregó el muchacho, y la
despidió. Y ella salió y anduvo errante
por el desierto de Beerseba. 15Y le faltó
el agua del odre, y echó al muchacho
debajo de un arbusto,
18Levántate,
alza al muchacho, y
sostenlo con tu mano, porque yo haré de
él una gran nación. 19Entonces Dios le
abrió los ojos, y vio una fuente de agua;
y fue y llenó el odre de agua, y dio de
beber al muchacho.
24Después
que lo hubo destetado, lo
llevó consigo, con tres becerros, un efa
de harina, y una vasija de vino, y lo trajo
a la casa de Jehová en Silo; y el niño era
pequeño. 25Y matando el becerro,
trajeron el niño a Elí.
H5035 ‫ נֶבֶל‬nébel, odre para líquidos, porque se desinfla
cuando se vacía
26Y
ella dijo: ¡Oh, señor mío! Vive tu alma,
señor mío, yo soy aquella mujer que
estuvo aquí junto a ti orando a Jehová.
27Por este niño oraba, y Jehová me dio lo
que le pedí. 28Yo, pues, lo dedico también
a Jehová; todos los días que viva, será de
Jehová. Y adoró allí a Jehová.
16Nadie
pone remiendo de paño nuevo en
vestido viejo; porque tal remiendo tira del
vestido, y se hace peor la rotura. 17Ni
echan vino nuevo en odres viejos; de otra
manera los odres se rompen, y el vino se
derrama, y los odres se pierden; pero
echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo
uno y lo otro se conservan juntamente.
36Les
dijo también una parábola: Nadie
corta un pedazo de un vestido nuevo y
lo pone en un vestido viejo; pues si lo
hace, no solamente rompe el nuevo,
sino que el remiendo sacado de él no
armoniza con el viejo.
37Y
nadie echa vino nuevo en odres
viejos; de otra manera, el vino nuevo
romperá los odres y se derramará, y los
odres se perderán. 38Mas el vino nuevo
en odres nuevos se ha de echar; y lo
uno y lo otro se conservan.
18Nadie
os prive de vuestro premio,
afectando humildad y culto a los
ángeles, entremetiéndose en lo que no
ha visto, vanamente hinchado por su
propia mente carnal, 19y no asiéndose
de la Cabeza, en virtud de quien todo el
cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las
coyunturas y ligamentos, crece con el
crecimiento que da Dios.
8Y
de la manera que Janes y Jambres
resistieron a Moisés, así también éstos
resisten a la verdad; hombres corruptos
de entendimiento, réprobos en cuanto a
la fe. 9Mas no irán más adelante; porque
su insensatez será manifiesta a todos,
como también lo fue la de aquéllos.
15Todas
las cosas son puras para los
puros, mas para los corrompidos e
incrédulos nada les es puro; pues hasta
su mente y su conciencia están
corrompidas. 16Profesan conocer a Dios,
pero con los hechos lo niegan, siendo
abominables y rebeldes, reprobados en
cuanto a toda buena obra.
4He
aquí que aquel cuya alma no es
recta, se enorgullece; mas el justo por su
fe vivirá. 5Y también, el que es dado al
vino es traicionero, hombre soberbio, que
no permanecerá; ensanchó como el Seol
su alma, y es como la muerte, que no se
saciará; antes reunió para sí todas las
gentes, y juntó para sí todos los pueblos.
2en
los cuales anduvisteis en otro tiempo,
siguiendo la corriente de este mundo,
conforme al príncipe de la potestad del
aire, el espíritu que ahora opera en los
hijos de desobediencia, 3entre los cuales
también todos nosotros vivimos en otro
tiempo en los deseos de nuestra carne,
haciendo la voluntad de la carne y de los
pensamientos, y éramos por naturaleza
hijos de ira, lo mismo que los demás.
43Y
aconteció que se quedó muchos días
en Jope en casa de un cierto Simón,
curtidor.
32Envía,
pues, a Jope, y haz venir a Simón
el que tiene por sobrenombre Pedro, el
cual mora en casa de Simón, un curtidor,
junto al mar; y cuando llegue, él te hablará.
Las pieles de animales y como parte del
proceso las remojaban en agua. Luego las
aporreaban y las restregaban para eliminar
los restos de carne y de grasa de ellas.
Procesos para preparar las pieles
1. Curar la piel.- Con Sal
2. Lavar la piel.- Cal luego lavar con Agua
3. Curtir la piel.- Curtir con tanino, resina
extraída de la corteza del acacia
(flexible)
4. Luego se le da la vuelta a la piel y ya
está lista para ser un recipiente
1. No hay odre si no hay víctima.
Presentéis
vuestros
cuerpos
en
sacrificio vivo, santo, agradable a Dios,
que es vuestro culto racional Rom.12.1
2. No hay odre sin proceso, no es
agradable; pero somos transformados
de gloria en gloria en la misma imagen,
como por el Espíritu del Señor, para ser
odre flexible, que pueda contener al
vino nuevo. 2 Cor. 3:18.
23y
renovaos en el espíritu de vuestra
mente, 24y vestíos del nuevo hombre,
creado según Dios en la justicia y
santidad de la verdad.
2No
os conforméis a este siglo, sino
transformaos por medio de la renovación
de vuestro entendimiento, para que
comprobéis cuál sea la buena voluntad
de Dios, agradable y perfecta.
5nos
salvó, no por obras de justicia que
nosotros hubiéramos hecho, sino por su
misericordia, por el lavamiento de la
regeneración y por la renovación en el
Espíritu Santo, 6el cual derramó en
nosotros abundantemente por Jesucristo
nuestro Salvador,
5y
la esperanza no avergüenza;
porque el amor de Dios ha sido
derramado en nuestros corazones
por el Espíritu Santo que nos fue
dado.
4El
amor es sufrido, es benigno; el amor no
tiene envidia, el amor no es jactancioso, no
se envanece; 5no hace nada indebido, no
busca lo suyo, no se irrita, no guarda
rencor; 6no se goza de la injusticia, mas se
goza de la verdad. 7Todo lo sufre, todo lo
cree, todo lo espera, todo lo soporta. 8El
amor nunca deja de ser; pero las profecías
se acabarán, y cesarán las lenguas, y la
ciencia acabará.
2Que
a nadie difamen, que no sean
pendencieros, sino amables, mostrando
toda mansedumbre para con todos los
hombres. 3Porque nosotros también
éramos en otro tiempo insensatos,
rebeldes,
extraviados,
esclavos
de
concupiscencias y deleites diversos,
viviendo en malicia y envidia, aborrecibles,
y aborreciéndonos unos a otros.
30Y
no contristéis al Espíritu Santo de
Dios, con el cual fuisteis sellados para el
día de la redención. 31Quítense de vosotros
toda amargura, enojo, ira, gritería y
maledicencia, y toda malicia. 32Antes sed
benignos unos con otros, misericordiosos,
perdonándoos unos a otros, como Dios
también os perdonó a vosotros en Cristo.
Descargar

Presentación de PowerPoint