NUESTRA SEÑORA
LA VIRGEN DE CARMEN
La Virgen de Monte
Carmelo
Estrella del Mar
LA VIRGEN DEL ESCAPULARIO
La Virgen entrega el Escapulario
El Monte Carmelo
El Carmelo es una cadena montañosa de Israel que,
partiendo de la región de Samaria, acaba por hundirse en
el Mar Mediterráneo, cerca del puerto de Haifa.
Está situado en la llanura de Galilea, cerca de Nazaret,
donde vivió María «conservándolo todo en su corazón». Por
eso la Orden del Carmelo se ha puesto desde sus orígenes
bajo el patrocinio de. la Madre de los contemplativos.
El Monte Carmelo
Todas las montañas palestinas tienen sus recuerdos
teofánicos (es decir de las manifestaciones de Dios), que
las convierten en cumbres sagradas y místicas. Pero
ninguna tan sugestiva como el Monte Carmelo. Su nombre
viene a decir jardín ("Karmel" en palestino) o viñedos de
Dios ("Karem El" en hebreo). En la antigüedad estaba
cubierta por viñedos y fue siempre famosa por su
fertilidad.
El Monte Carmelo
ISAIAS 35, 1-2
¡Regocíjese el desierto y la tierra reseca, alégrese y
florezca la estepa!
¡Sí, florezca como el narciso, que se alegre y prorrumpa
en cantos de júbilo!
Le ha sido dada la gloria del Líbano, el esplendor del
Carmelo y del Sarón.
Ellos verán la gloria del Señor, el esplendor de nuestro
Dios.
"Aquel día se unirán al Señor muchos
pueblos y se harán pueblo mío"
(Zacarías 7,14). El Carmelo, cuya
hermosura ensalza la Biblia, ha sido
siempre un monte sagrado. En el siglo
IX antes de Cristo, Elías lo convirtió en
el refugio de la fidelidad al Dios único y
en el lugar de los encuentros entre el
Señor y su pueblo (1R 18,39).
Desde aquellos eremitas que se
establecieron en el monte Carmelo, los
Carmelitas se han distinguido por su
profunda devoción a la Santísima
Virgen, interpretando la nube que vio el
criado de Elías: "Sube del mar una
nubecilla como la palma de la mano" (1
Re 18,44), como un símbolo de la
Virgen María.
Una tradición piadosa sostiene que, desde los días de los
profetas Elías y Eliseo, hubo en aquella zona hombres de
oración que vivían en soledad la búsqueda de Dios. En el
período de los Cruzados surgió entre los cristianos el
deseo de vivir sobre aquella montaña de vida de entrega al
Señor. Así surgió en el Carmelo la vida carmelita.
SAN ALBERTO DE JERUSALEN
En la época de los Cruzados, el
patriarca latino de Jerusalén, San
Alberto, pudo dar a los ermitaños
del Monte Carmelo una regla
religiosa el año 1212.
No es carmelita en sentido
estricto, pero sí lo celebra la
Orden del Carmen con toda
propiedad como a hijo querido por
haber sido su Legislador.
Nació en Castel Gualtien, diócesis
de Reggio Emilia (Italia), a
mediados del siglo XII
SAN SIMON STOCK
La vida y la iconografía de este santo inglés va
inseparablemente unida con la Virgen del
Carmen y su popular escapulario del Carmen.
Nació en el Condado de Kent (Inglaterra) por el
1165.
San Simón, a quien se le ha llamado "el amado de María",
hasta llegó a componer preciosos himnos a la Virgen,
Madre de Dios. Precioso es el "Ave stella matutina..." Y
cada día recitaba él que siempre los carmelitas: "Flor del
Carmelo, viña florida, Esplendor del cielo, Virgen Madre.
Singular. ¡Oh Madre tierna!, Intacta de hombre; a los
carmelitas proteja tu nombre (da privilegios), Estrella del
mar".
SAN SIMON STOK PIDE
PROTECCION A MARIA
Los
monjes
que
habitaban
el
Monte
Carmelo partieron por
Europa a principios del
siglo XIII.
En
medio
de
las
persecuciones de que
fueron objeto, San Simón
Stock pidió la protección
de María.
LA VIRGEN ENTREGA EL ESCAPULARIO
En respuesta a su oración, el 16 de julio de 1251 se le
apareció la Virgen y le dio el escapulario para la Orden, con la
siguiente promesa: “Éste debe ser un signo y privilegio para ti
y para todos los carmelitas: quien muera con el escapulario
no sufrirá el fuego eterno”.
Origen del Escapulario
En el Medioevo muchos cristianos querían
unirse a las Ordenes religiosas fundadas
entonces: Franciscanos, Dominicos, Agustinos,
Carmelitas. Surgió un laicado asociado a ellas
mediante las Confraternidades.
Las Ordenes religiosas trataron de dar a los
laicos un signo de afiliación y de participación
en su espíritu y apostolado. Este signo estaba
constituido por una parte significativa del
hábito: capa, cordón, escapulario.
EL ESCAPULARIO EN LOS CARMELITAS
Entre los Carmelitas se estableció el Escapulario,
en forma reducida, como expresión de
pertenencia a la Orden y de compartir su
devoción
mariana.
Actualmente el Escapulario de la Virgen del
Carmen es un signo aprobado por la Iglesia y
propuesto por la Orden Carmelitana como
manifestación del amor de María por nosotros y
como expresión de confianza filial por parte
nuestra en Ella, cuya vida queremos imitar.
EL ESCAPULARIO EN SU ORIGEN
El "Escapulario" en su origen era
un delantal que los monjes
vestían sobre el hábito religioso
durante el trabajo manual. Con
el tiempo asumió el significado
simbólico de querer llevar la
cruz de cada día, como los
verdaderos seguidores de Jesús.
En la Orden religiosa Carmelita
se convirtió en el signo de la
decisión de vivir la vida como
siervos de Cristo y de Maria.
VIRGEN DEL CARMEN EN
AMERICA LATINA
LA VIRGEN DEL
EN una
La evangelización
de CARMEN
América fue
finalidad inmediata,
primordial y simultanea
AMERICA
al
hecho
del
Descubrimiento.
La
evangelización, como el descubrimiento fue
un hecho fundamentalmente hispánico.
La implantación de la fe cristiana en nuestro
continente fue un trasplante de la fe católica
que profesaban los españoles de aquel
tiempo. Los españoles en su testimonio
cristiano incluían entonces el culto y la
veneración de la Virgen Maria, la Madre de
Dios.
Los españoles, trajeron cada uno las advocaciones
marianas predilectas desde sus puntos de origen:
por la Patrona, por el Santuario, por el titular del
barco en que habían viajado, una vez allí
veneraban y querían hacer presente de alguna
manera a su Virgen preferida sobre un abanico de
nombre propios: Antigua, Guadalupe, Rosario,
Merced, Pilar, etc. También, como no, la Virgen del
Carmen, la Virgen eminentemente popular, la
Madre del Escapulario, la Reina del Purgatorio. A
su debido tiempo llego pues a América la
Santísima Virgen Maria del Monte Carmelo.
LA EVANGELIZACION
Desde el primer momento, la Virgen Maria fue
objeto y elemento integrante de la evangelización.
Americana mariana es un trasunto de la España
mariana. Así Maria fue la Estrella de la
evangelización de las Indias.
Por eso mismo Maria forma parte de la
catequización de los indios. Primero, como rezo (el
Avemaría) y la Salve); luego, como culto; después,
como doctrina. Mas adelante llegaron las
advocaciones y las devociones particulares.
Así se explica la tan extendida devoción a la
Inmaculada Concepción, difundida
especialmente por los franciscanos,
Apóstoles de las Indias desde el segundo
viaje de Colon.
Se entiende la difusión del Santo Rosario, por
la fuerte influencia pastoral y cultural de los
dominicos.
Se comprende la extensión de la Merced, por
el apostolado activo de los mercedarios,
omnipresentes en todo tiempo en todas las
Indias.
Así otras devociones marianas por influjo de
los agustinos y de los jesuitas.
Sin embargo, la Virgen del Carmen
llegará a ser sin discusión una de las
mas populares y universales
devociones marianas del continente
americano.
Ahora bien, una devoción tan
profundamente arraigada en el
corazón de aquellas gentes no podía
haber surgido ni desarrollado por
simple generación espontánea. Ha de
tener su razón y su causa. Es lo que
trataremos de demostrar en esta
disertación.
Pero antes una observaciones
imprescindible:
Que no es nuestra intención
establecer comparaciones entre
diversas advocaciones de la
Virgen; seria odioso crear
rivalidades con los nombres de
una misma Madre., nos
limitamos a presentar hechos y
datos; nos ceñimos a exponer
sencillamente la realidad tal
como la refieren la historia y los
documentos.
Por eso partimos de la realidad presente, de lo que
tenemos ante nuestros ojos; es decir, de lo que
significa y representa la Virgen del Carmen en la
América de nuestros tiempos.
Como no disponemos de mucho espacio y no
podemos dilatarnos en largas investigaciones, nos
conformaremos aquí con presentar para
demostración de nuestro fundamento unos
cuantos datos aislados, que los aducimos como
hitos significativos y sintomáticos del amor a
Maria del Carmen en el Nuevo Mundo hoy, ayer y
siempre.
CONCILIO VATICANO SEGUNDO
El hecho más importante de carácter eclesial en el
presente siglo ha sido la celebración del Concilio Vaticano
Segundo.
Pues bien, hay dos datos en estrecha conexión con el
concilio y la Virgen del Carmen en América. Uno
corresponde a la apertura de la asamblea conciliar y el
otro a la clausura de una de sus sesiones.
Apenas se abrió el concilio, un padre conciliar
hispanoamericano, el arzobispo de la Plata (Argentina),
don Jose Antonio Plaza, se dirigió a la asamblea ecuménica
para pedir en nombre de toda la América Latina que en la
renovación del calendario litúrgico se diera la mayor
prestancia y se le devolviese su primitivo rango a la
celebración de Nuestra Señora del Monte Carmelo.
Esa temprana y audaz intervención del arzobispo
platense esta recogida en el tomo segundo de las
Actas del Concilio Vaticano Segundo (2).
Intervención bien característica de un padre
conciliar hispanoamericano y muy reveladora de lo
que la Virgen del Carmen significaba en 1962 en
aquel Continente.
El otro gesto es aun mas expresivo y lo protagonizo
el papa Pablo VI en plena celebración del Concilio.
Acababa de promulgarse la constitución dogmática
"Lumen Gentium" y dentro de ella el famoso
capitulo VIII dedicado a la Virgen Maria, Madre de
Dios, en el misterio de Cristo y de la Iglesia,
(21.11.1964).
En ese capitulo mariano-conciliar no se menciono
explícitamente ninguna advocación particular de
Nuestra Señora ni ninguna devoción mariana en
especial. En aquella situación había una gran
cautela acerca de las advocaciones marianas
tradicionales y nadie osaba referirse a ellas
expresamente para no dar la nota de reaccionarios
o
de
anticonciliares.
Fue el mismo Papa Pablo VI quien abrió
la brecha valientemente y como interprete
autentico del concilio, por primera vez
lanzo una espada en favor de dos títulos y
de dos devociones tradicionales de la
Virgen Maria: el rezo del Santo Rosario y
el uso devoto del Escapulario del Carmen.
Lo curioso fue que Pablo VI hizo esta
solemne declaración conciliar en un
documento oficial precisamente dirigido a
Hispanoamérica. Fue en su mensaje
pontificio
al
Congreso
Mariano
Internacional
celebrado
en
Santo
Domingo los días 17-25 de Marzo de
1965.
Escribió el Papa Pablo VI:
Tengan en gran estima las practicas y
ejercicios de piedad hacia la Santísima Virgen
que en el decurso de los siglos han sido
recomendados por el Magisterio (n.67); entre
los cuales queremos señalar particularmente
el Rosario Mariano y el uso religioso del
ESCAPULARIO DEL CARMEN, en este
Escapulario que solía también adornar el
pecho valiente de los héroes de América ".
Fue este un gesto valiosísimo en aquella hora
conciliar de confusión general. En aquel
ambiente tan enrarecido fue impagable la voz
autorizada del Vicario de Jesucristo. Todo ello
por la fuerza y el impacto que la Virgen del
Carmen ejercía sobre toda Hispanoamérica.
(Discurso del Papa Pablo VI al Episcopado
de Chile, Domingo 24 de novembre de
1974)
….Una devoción auténtica a María traerá
por tanto como fruto connatural para
vosotros, chilenos, y para todos cuantos
en esta fecha memorable participan de
vuestro fervor mariano, un creciente
empeño de servicio al Evangelio, con
verdadero afán por llevar a todos los
hombres el mensaje de salvación y edificar
solidariamente, entre los liberados en
Cristo, el reino de Dios. De este modo, «al
ser honrada la Madre el Hijo . . . será
mejor conocido, amado, glorificado» (Cfr.
Lumen
Gentium,
66).
El papa Juan Pablo II, testigo
de excepción de la Iglesia
contemporánea, proclamo en
1984 en Zaragoza: “Decir
América es decir Maria”
(10.10.1984). Nosotros nos
atreveríamos a añadir: Decir
hoy América mariana es
también
decir
América
carmelitana. Aquí están las
pruebas en forma de hechos y
datos
sintomáticos.
JUAN PABLO II.- Otro gesto papal
revelador: Juan Pablo II visita
Chile en 1987 y en seguida se
apresura a acudir al Santuario
Nacional de Maipú, allí se postra
ante la imagen de la Patrona
Nuestra Señora del Carmen, la
corona con sus propias manos y
encomienda
expresamente
al
corazón de la Reina del Carmelo
"el Continente latinoamericano,
para que conserve siempre su
fidelidad
a
Cristo".
"Virgen del
Carmen de
Maipú, Reina y
Patrona del
pueblo Chileno.
A tu corazón de
Madre
encomiendo la
Iglesia...
Santa Maria de la Esperanza, Virgen del Carmen y Madre de Chile.
Extiende tu Escapulario, como manto de protección, sobre las ciudades y
los pueblos, sobre la cordillera y el mar, sobre hombres y mujeres,
jóvenes y niños, ancianos y enfermos, huérfanos y afligidos, sobre los
hijos fieles y sobre las ovejas descarriadas. Tú, que en cada hogar
chileno tienes un altar familiar, que en cada corazón chileno tienes un
altar vivo, acoge la plegaria de tu pueblo, que ahora, con el Papa, de
nuevo se consagra a Tí, Estrella de los mares y Faro de luz" (4)
LA VIRGEN DEL CARMEN PATRONA
COLOMBIA
Razones para vivir en Colombia:
Por el Divino Niño y la Virgen del Carmen
Colombia,
La fiesta de la Virgen del Carmen resultaba
ser el día del año en que comulgaban más
gente, por lo que el episcopado con facultad
de la Santa Sede extendía hasta el 16 de
Julio el plazo de validez para el cumplimiento
pascual del año.
Patrona de la Policía y de la Gendarmería Nacionales en COLOMBIA (1915),
Patrona también de los automovilistas colombianos.
PATRONA DE BOLIVIA, declarada por Pio IX en
1851, ratificada por el Gobierno en 1852; Patrona
de las Fuerzas Armadas de la Nación y Generala
del Ejercito de Bolivia por decreto del gobierno
nacional en 1948.
PERU
La Virgen del Carmen, es la
madre protectora de los
Ganaderos y Mineros de todos los
tiempos.
Si hubiera que elegir a la Virgen
más venerada del Perú, sin duda,
la Virgen del Carmen se llevaría
dicho título. Es que son decenas
los pueblos que la consideran
como su patrona que no
escatiman gasto alguno para
celebrar su fiesta a lo grande. Su
gente sabe mantener a la
Mamacha Carmen contenta.
ARGENTINA
Llega el año 1814, momento en el
que San Martín hará de los
pacíficos habitantes de Cuyo,
heroicos soldados forjadores de
libertad, pero ellos necesitarán una
Madre que los ampare y de sentido
a tanto sacrificio. Es de todos
conocida la profunda devoción que
el Libertador profesó a la Virgen y
que lo hizo nombrarla Generala de
su Ejército, superando los respetos
humanos de una época en la que el
liberalismo había impuesto la idea
de que “la religión es asunto
privado”.
Tanta importancia dio al tema, que lo decidió con
su Estado Mayor, según dice Espejo en su obra
“El Paso de los Andes”. La devoción a la Virgen
del Carmen estaba muy arraigada en Cuyo y casi
todos los soldados llevaban su escapulario, por
eso fue ella la que tuvo preferencia”….
…..dice, y más adelante describe la
brillante ceremonia (5 de enero de
1817) durante la cual San Martín le
entrega su bastón de mando, la
nombra Generala, y hace bendecir
también la Bandera de los Andes,
“saludada por dianas y la banda con
cajas y clarines, mientras rompía una
salva de veintiún cañonazos, ante el
ejército de gran gala y todo el pueblo
de Mendoza”.
Bastón de Mando de San Martin
Más tarde, después de sus triunfos, entregará
definitivamente su bastón, esta vez en el silencio
que acompaña a todo lo grande y dejando aquella
conocida carta: ”la protección que ha prestado al
Ejército de los Andes su Patrona y Generala la
Virgen del Carmen son demasiado visibles...”
RETABLO EN LA BASILICA DE SAN
FRANCISCO-MENDOZA
LA VIRGEN DEL CARMEN CORONADA
La coronación canónica de imágenes
de Nuestra Señora es signo evidente
de muy acendrada y extensa devoción
a la advocación mariana respectiva.
Suman: 175. Según la relación
presentada en el Congreso Mariano
Internacional de Santo Domingo
(1965)
Algunas muy conocidas son:
Argentina 2, Bolivia 1 Colombia, 2,
Chile 1, (Santiago, 1926; y por Juan
Pablo II personalmente el 1987);
Méjico, 9 Perú, 2 por Juan Pablo II,
1985).
LA VIRGEN DEL CARMEN EN CHILE
Para entender el origen
del Santuario de Maipú,
tenemos que remontarnos
a los comienzos de la
evangelización de América
Latina, ya que allí están
las raíces de la devoción
mariana y en concreto de
la Virgen del Carmen
El primer conquistador
español, don Pedro de
Valdivia, traía en el
arnés de su caballo la
primera imagen de la
Virgen que llegó a esta
tierra. (Esta imagen se
venera hoy en la Iglesia
del convento de San
Francisco en Santiago).
Desde ese momento, Chile comenzó a
ser un país mariano. La devoción a la
Virgen del Carmen tiene sus primeras
manifestaciones conocidas ya a
mediados del siglo XVI, cuando es
construida la Iglesia de "La Tirana" en el
norte del país, hoy convertida en un
santuario mariano centro de una de las
manifestaciones de religiosidad popular
más típicas del país: los bailes
religiosos.
En 1643 se funda la primera Cofradía del
Carmen en el país, en la iglesia de los
Agustinos en Concepción. En 1662 es
fundada la primera parroquia del Carmen, en
Ñuñoa, en la cercanía de Santiago. Allí se
atiende especialmente a los indios Guarpes,
traídos desde Mendoza, donde también han
conocido la misma imagen de Nuestra Señora
del Carmen
La imagen de la Virgen del
Carmen que se venera en
Maipú fue mandada a hacer
en Quito en 1785 por don
Marín
de
Lecuna,
y
venerada en los primeros
tiempos en su chacra de
San Martín de Ñuñoa, desde
donde era llevada todos los
años en procesión a la
iglesia de San Agustín en
Santiago con motivo de la
novena
del
Carmen
La imagen de la Virgen
del Carmen, que esta
en la Catedral, es de
madera tallada y llegó a
Chile
en
1822,
importada
desde
Francia. El 19 de
diciembre de 1926 en
el Parque Cousiño, con
la presencia de medio
millón de personas, es
coronada por el nuncio
papal, Monseñor Aloísi
Massella.
La devoción en la que
participaban las familias
de los libertadores y las
principales familias de
Santiago, lo que nos
permite deducir que la
devoción de O'Higgins a
la Virgen del Carmen
estaba también vinculada
a la imagen que se
venera
en
Maipú.
El 12 de noviembre de 1817 las hermanas Pineda
bordan a pedido de O'Higgins la Bandera Nacional,
no cobran nada por su trabajo "en honor de la
Patrona del Ejército" la que está simbolizada en la
estrella
blanca
sobre
el
cielo
azul.
El 11 de febrero de 1818, víspera de la batalla de
Chacabuco, don Bernardo O'Higgins y sus soldados
reiteran el juramento de Mendoza y se
encomiendan a la Virgen del Carmen. Y el 14 de
marzo de ese año, el pueblo de Santiago y sus
autoridades civiles y religiosas, reunidas en la
Catedral de Santiago, santifican el juramento y
hacen voto de construir un templo a la Virgen del
Carmen.
"En el mismo sitio donde se dé la batalla y se obtenga
la victoria, se levantará un Santuario a la Virgen del
Carmen, Patrona y Generala de los Ejércitos de Chile
y los cimientos serán colocados por los mismos
magistrados que formulan este voto y en el mismo
lugar de su misericordia que será de su gloria".
(Gazeta de Santiago de Chile, 36: 14 de marzo de
1818).
El 5 de abril de ese año, se da la batalla decisiva
en los llanos de Maipú. El General San Martín da
ánimos a su ejército gritando: "Nuestra Patrona, la
Santísima Virgen del Carmen nos dará la victoria y
aquí mismo le levantaremos la iglesia prometida
para
conmemorar
ese
triunfo".
En los días siguientes se sepultaban juntos
vencedores y vencidos en el lugar donde se
levantaría el templo prometido, y el 7 de mayo, el
Director Supremo de la Nación emite un decreto
ordenando la iniciación de la construcción para
cumplir
el
voto.
El 14 de noviembre de
1818, el mismo don
Bernardo O'Higgins coloca
la primera piedra del
templo que fue bendecido
el 5 de abril de 1892. En
1923 la Santa Sede, a
petición del Episcopado
Chileno nombró a la Virgen
del Carmen como Patrona
Principal de todo el pueblo
de Chile, ya que antes lo
era sólo del ejercito y la
armada chilena.
El deseo de dar un cumplimiento
más digno al voto de O'Higgins y del
país, hace que los obispos reunidos
del 5 al 8 de diciembre de 1942 en
un Congreso Mariano Nacional
tomen como decisión construir un
nuevo templo que sea monumento
digno de la Independencia Nacional
y de sus héroes. Es así como el 30
de abril de 1943, Monseñor Caro,
Arzobispo de Santiago, dicta un
decreto ordenando la construcción
del nuevo templo, y el 16 de julio de
1944 es colocada la primera
piedra.
El 27 de enero de 1987, Juan
Pablo II concedió a este
santuario el título de "Basílica
Menor". En 1997 se instaló en
ella un carillón con 23 campanas
computarizadas, de diferentes
tamaños, con variadas
tonalidades y 65 melodías. Los
temas de las vidrieras son
alusivos a la Santísima Virgen,
los sacramentos, las parábolas
evangélicas y la geografía de
Chile. En la vidriera de la torre,
se representa la glorificación de
la Virgen del Carmen.
"A Maipú fui como peregrino
apostólico y coroné la venerada
imagen de la Virgen del Carmen
y, con una plegaria especial,
confié a su corazón de Madre, la
Iglesia y todos los habitantes de
Chile para que bajo su protección
constituyan una patria
reconciliada en la paz.
Encomendé también
expresamente a la Virgen Santa,
el continente latinoamericano
para que conserve siempre su
fidelidad a Cristo".
PLEGARIA
Madre del Carmelo: Tengo mil
dificultades, ayúdame. De los
enemigos del alma, sálvame. En mis
desaciertos, ilumíname. En mis dudas
y penas, confórtame. En mis
enfermedades, fortaléceme. Cuando
me desprecien, anímame. En las
tentaciones, defiéndeme. En horas
difíciles, consuélame. De mis
pecados, perdóname. Con tu corazón
maternal, ámame. Con tu inmenso
poder, protégeme en tus brazos de
Madre, al expirar, recíbeme. Virgen
Santísima del Carmen, ruega por
nosotros. Amén."
"Virgen del Carmen,
Reina de Chile,
salva a tu pueblo
que clama a ti"
Preparado por:
Pedro Sergio Antonio Donoso Brant
www.caminando-con-maria.org
Descargar

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN