IMAGINARIOS NACIONALES EN MÉXICO Y AMÉRICA LATINA:
MESTIZOS, INDÍGENAS Y AFRODESCENDIENTES.
5 Y 6 DE FEBRERO.
MUSEO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA
Desde un mestizaje blanqueado a un
multiculturalismo tri-étnico. Raza y etnicidad en
Colombia
Fernando Urrea–Giraldo
Carlos Augusto Viáfara López
Mara Viveros Vigoya
(Equipo PERLA Colombia)
Esquema de presentación:
 Algunas consideraciones históricas (periodos colonial y republicano hasta el siglo XX )
 La Constitución de 1991 y sus efectos
 Principales resultados de la encuesta PERLA
 Análisis de los resultados
Algunas consideraciones Algunas consideraciones históricas
(periodos colonial y republicano hasta el siglo XX )
Desde la época de la colonia, pasando por el período republicano y entrando a los
siglos XX y XXI, podemos caracterizar a la sociedad colombiana como una sociedad
profundamente jerárquica en la que la clase social y la raza juegan un rol central en
la configuración del orden social.
En ese sentido, aunque el régimen colonial de diferenciación de la población por
castas ha desaparecido de manera formal, existe un nuevo modelo después de la
abolición de la esclavitud a mediados del siglo XIX que hace invisible las viejas
divisiones raciales y de clase mediante castas y que pone en el centro un modelo
de diferenciación de la población que se basa en un habitus, una hexis corporal que
se expresa en la apariencia física, particularmente el color de la piel, el tamaño de
la nariz, los pómulos y los labios, la forma personal de vestir, entre otros aspectos.
La configuración histórica de este orden socio-racial y de clase formó parte
de la ideología del mestizaje propagada por las elites blancas-mestizas en
un proyecto de mestizaje por blanqueamiento cercano al modelo
Argentino, distante del que se consolida en México a partir de la revolución
a comienzos del siglo XX.
En el período republicano la hegemonía de la ideología del mestizaje
muestra que la historia de la subordinación y discriminación de las
poblaciones indígenas y negras es diferente. Aunque ambas poblaciones
eran consideradas una otredad “salvaje”, solamente las poblaciones
indígenas encajaban como el otro “salvaje” visible dentro del nuevo
modelo idealizado de nación mestiza, mientras tanto, las poblaciones
negras también consideradas “salvajes”, simbólicamente fueron
invisibilizadas después de la abolición de la esclavitud.
Desde el sistema de castas colonial la racialización incidía tanto en la población
afrodescendiente como en la indígena y en general a todas las personas de piel
más oscura en Colombia, como es el caso de los mestizos. Este fenómeno va a
continuar a lo largo de los siglos XIX y XX hasta la actualidad.
Se trata de una herencia del pasado colonial que contribuye en la construcción
del Estado nacional durante la República pero sobre todo a partir de la
Regeneración, extendiéndose en el siglo XX, sin que haya sido transformada
durante el período de la República Liberal (1930-1945), con excepción del
gaitanismo que significó por vez primera un proyecto político de mestizaje con
gentes de pieles oscuras que amenazaba el proyecto oligárquico más proclive a un
mestizaje de pieles claras. Con su asesinato el 9 de abril de 1948 se interrumpió
esa movilización social.
A lo largo del siglo XX se presentaron diversos movimientos indígenas y
afrodescendientes. Entre ellos de destaca el movimiento liderado por el
indígena Quintín Lame y algunos movimientos regionales negros
(Departamento del Chocó, norte del Cauca, algunas regiones de la costa
Caribe) y de sectores de una naciente intelectualidad afrodescendiente
durante la República Liberal en la ciudad de Bogotá. Sin embargo, va a ser
en la década del setenta cuando irrumpen los nuevos movimientos de
indígenas y afrodescendientes, como la aparición del CRIC en el Cauca y la
organización Cimarrón, que precisamente anteceden las demandas
cristalizadas en la constitución de 1991.
La Constitución de 1991 y sus efectos
La Constitución de 1991 inauguró una ideología del Estado nacional que
sobrepasa el mestizaje y abre las puertas para la afirmación de identidades
étnico-raciales en Colombia.
Durante la década del noventa y los casi 15 años del siglo XXI, se despliega un
calidoscopio de organizaciones indígenas y afrodescendientes en el país, y el
Estado en todos los niveles enfrenta nuevas demandas sociales de los actores
étnico-raciales, nunca antes vistas, con importantes conquistas territoriales
como la autonomía de los resguardos y los territorios colectivos de la Ley 70
de 1993 en tierras de comunidades negras en el Pacífico colombiano. Estas
demandas se han extendido a las ciudades colombianas para
afrodescendientes e indígenas.
Entre los efectos de la constitución de 1991 y del nuevo discurso de la
nación “multiétnica y multicultural” que reemplaza el discurso del mestizaje,
las poblaciones negras han tenido un proceso de etnización y visibilización
de sus particularidades a través de reclamos para ser contados de manera
diferenciada en las estadísticas nacionales al igual que los indígenas.
El intelectual afrocolombiano Manuel Zapata Olivella, escritor y
antropólogo, quizás es quien mejor ha colocado el cambio de giro en la
ideología de conformación del Estado nacional de un mestizaje blanqueado
a un multiculturalismo como él lo ha denominado “tri-étnico”.
En la academia colombiana la constitución multiculturalista de 1991 y los
movimientos sociales étnico-raciales permitieron generar nuevas miradas y
debates que antes habían sido negadas y estigmatizadas. Desde mediados de la
década del 90 aparecen diversos estudios desde la sociología, la antropología, la
historia, la economía, la demografía y la geografía, que abordan el país desde una
perspectiva étnico-racial socio-histórica en articulación con otras variables como el
género, las clases sociales, las generaciones, las regiones y los procesos de
asentamiento poblacional.
Entre los principales estudios sobre la población afrodescendiente colombiana
queremos resaltar el de Peter Wade, Gente Negra, Nación Mestiza: dinámicas de
las identidades raciales en Colombia, versión española de 1997, y el programa de
investigaciones CIDSE-IRD-COLCIENCIAS, 1996-2004, que se condensó en el libro
Gente Negra en Colombia. Dinámicas Sociopolíticas y Culturales en Cali y el
Pacífico.
Por supuesto no pueden desconocerse los estudios pioneros en la
antropología colombiana de Nina de Friedemann y Jaime Arocha quienes
fueron los primeros académicos desde las décadas del setenta y ochenta en
señalar la invisibilidad de la gente negra en la academia colombiana.
En el contexto de la constitución de 1991 y del aporte del debate académico
colombiano e internacional, aunado a las nuevas demandas sociales de
afrodescendientes e indígenas, las estadísticas étnico-raciales se abren paso
en el instituto nacional de estadística colombiano (DANE) en la década del
noventa y el asunto de la autoidentidad étnica o racial aparece como un
problema en la construcción del dato estadístico, que es el tema de este
seminario internacional.
Principales resultados de la encuesta PERLA
Tamaño de la muestra nacional PERLA
Colombia: 1050 hogares
Sobremuestra: 450 hogares
Empresa que llevó a cabo la encuesta:
Centro nacional de consultoría CNC
Gráfico 1. Peso porcentual de las poblaciones Indígena y
Afrodescendiente en los censos de población de Colombia
10.6
2005
3.4
1.5
1.6
1993
1985
0
1973
0
1964
0
1951
0
1938
0
1918
0.8
1.9
0.7
1.4
1.15
6.0
2.7
6.4
1912
6.8
Afrodescendiente
Indígena
Gráfico 2. Diferentes criterios en la encuesta PERLA de identificación de la población
Afrodescendiente, total y por género
21.4
18.6
20.1
19.4
17.3
17.1
15.1
11.1
9.2
12.3
12.7
15.1
12.5
10.8
8.9
8.4
7.6
6.8
5.7
3.4
7.6
10.0
11.5
10.7
13.5
12… 12.4
11.8
12.9
9.9
7.8
4.1
3.7
2.7
1.7
Hombre
Total
Por género
Mujer
17.4
Gráfico 3. Autoidentidades étnico-raciales según tres grupos de colores de piel,
muestra nacional PERLA Colombia
89.3
68.0
55.4
51.5
51.2
46.3
41.0
31.0
27.8
35.1
32.6
31.5
30.3
23.8
22.2
18.2
16.3
13.7
10.7
4.1
0.0
Blanco-a
Mestizo-a
Indígena
Claro (1, 2 y 3)
Mulato-a
Intermedio (4 y 5)
Negro-a
Oscuro (6 a 11)
Otras y no respuesta
Total
Gráfico 4. Años promedio de escolaridad de ambos padres,
según autoidentidad étnica-racial y color de piel
Gráfico 5. Tipo de ocupación del jefe del hogar cuando
el entrevistado-a tenía 14 años de edad
7.1
8.3
15.5
9.5
5.5
1.9
3.7
4.2
21.4
18.5
17.9
3.5
11.3
20.3
7.9
9.5
5.6
5.6
6.8
3.4
17.6
18.8
71.2
70.9
Intermedio
Oscuro
16.7
7.1
8.44
6.03
69.1
6.82
6.24
5.1
4.46
5.63
67.2
75.9
61.9
Mestizo-a
Indígena
Mulato-a
Autoidentidad étnica-racial
Negro-a
Claro (1,2 y Intermedio Oscuro (6 a
3)
(4 y 5)
11)
Color de piel
64.1
5.37
Blanco-a Mestizo-a Indígena
Blanco-a
72.0
Mulato-a
Autoidentidad
Negro-a
Claro
Color de piel
Trabajos manuales no calificados
Trabajos manuales calificados
Trabajadores no manuales no calificados
Trabajadores no manuales calificados
Gráfico 6. Años promedio de educación del entrevistado según
autoidentidad y color de piel
Gráfico 7. Tipo de ocupación del entrevistado por
autoidentidad y color de piel
12
100.0
8.7
14.4
9.7
14.3
10.5
15.0
10.8
9.8
21.1
19.1
90.0
80.0
10
24.2
70.0
60.0
8
19.3
50.0
22.6
21.0
22.6
28.6
27.7
16.2
13.3
19.0
35.5
9.5
21.1
18.2
40.0
6
30.0
20.0
47.8
47.6
43.9
55.2
47.0
39.1
32.3
54.9
10.0
4
0.0
Blanco-a
2
Mestizo-a
Indígena
Mulato-a
Auto-identidad étnica-racial
0
Blanco-a
Mestizo-a
Indígena
Mulato-a
Auto-identidad étnico-racial
Negro-a
Claro
Intermedio
Color de piel
Oscuro
Negro-a
Claro
Intermedio
Color de piel
Trabajadores no manuales calificados
Trabajadores no manuales no calificados
Trabajadores manuales calificados
Trabajadores manuales no calificados
Oscuro
Gráfico 8. Porcentaje de ocupaciones no manuales de alto estatus
por autoidentidad étnica-racial y color de piel
Gráfico 9: Ingreso promedio mensual por autoidentidad étnica-racial
2,500,000
25.0
2,360,833
20.0
2,000,000
15.0
1,500,000
10.0
1,000,000
1,023,473
815,152
656,770
648,318
554,172
500,000
5.0
625,171
0
0.0
Blanco-a
Mestizo-a
Indígena
Mulato-a
Autoidentidad étnica-racial
Negro-a
Claro
Intermedio
Color de piel
Oscuro
Blanco-a
Mestizo-a
Mulato-a
Autoidentidad étnica-racial
Negro-a
Claro
Intermedio
Color de piel
Oscuro
Cuadro 1: Consistencia en la clasificación étnico-racial, por autoidentidad y
heteroclasificación
Heteroclasificación (por el entrevistador)
Autoidentidad
étnica-racial
Blanco-a Mestizo-a Indígena
Negro-a
Mulato-a
Total
Cuadro 2: Origen de los ancestros por autoidentidad étnica-racial
Orígenes de los ancestros
Autoidentidad
étnica-racial
Europea
Indígena
Africana/Negra
Asiática
Indígena
20,6
82,9
5,7
0
Blanco-a
63
34,1
1,5
0,4
1,1
100,0
Negro-a
7,9
19,7
80,8
1,6
Mestizo-a
21,7
66,8
1,7
4
5,9
100,0
Mulato-a
19,5
28,0
50,0
2,6
Indígena
10,7
44,6
37,5
0
7,1
100,0
Blanco-a
21,2
19,6
7,2
0,7
Negro-a
0
4,9
0,4
81,1
13,7
100,0
Mestizo-a
16,5
30,8
7,9
2,2
Mulato-a
19,6
23,2
1,8
10,7
44,6
100,0
Total
16,5
27,8
20,0
1,7
Cuadro 3: Identidad étnica-racial de la pareja del entrevistado
Identidad étnica-racial que el entrevistado le da a su pareja
Autoidentidad
étnica-racial
Indígena
Negro-a
Mulato-a
Blanco-a
Mestizo-a
Indígena
22.2
8.9
4.4
35.6
28.9
Negro-a
0.9
57.9
10.5
16.7
14.0
Mulato-a
0.0
11.1
22.2
55.6
11.1
Blanco-a
2.2
3.3
7.2
61.7
25.6
Mestizo-a
1.1
3.7
6.0
28.8
60.4
Cuadro 4: Si los entrevistados han sido testigos o han experimentado alguna
discriminación por situación económica o color de piel, controlando por color de piel
Se ha sido testigo de discriminación
Situación económica
Color de piel
Claro
64,0
59,4
Intermedio
62,2
56,2
Oscuro
72,8
71,5
La discriminación ha sido experimentada
Situación económica
Color de piel
Claro
26,0
4,3
Intermedio
29,0
9,3
Oscuro
31,2
23,6
Gráfico 10: Reporte de sentirse discriminado o tratado injustamente
debido al color de piel, según autoidentidad étnica-racial y color de piel
Gráfico 11: Reporte de sentirse discriminado o tratado injustamente debido a
su condición socioeconómica, según autoidentidad étnica-racial y color de piel
50.0
50.0
45.0
45.0
40.0
40.0
35.0
34.6
48.2
36.3
35.5
35.0
32.4
30.0
28.6
30.0
30.1
27.9
26.3
25.6
25.0
25.0
20.0
20.0
20.0
14.3
15.0
15.0
10.4
10.2
10.0
10.0
4.8
4.1
5.0
0.0
5.0
0.0
Negro-a
Indígena
Mulato-a
Mestizo-a
Blanco-a
Autoidentidad étnica-racial
Sí, ha ocurrido
Oscuro
Intermedio
Color de piel
Claro
Negro-a
Indígena
Mulato-a
Mestizo-a
Blanco-a
Autoidentidad étnica-racial
Sí, ha ocurrido
Oscuro
Intermedio
Color de piel
Claro
Gráfico 12: ¿Ha escuchado Usted de algún familiar decir que es
necesario "mejorar la raza" ?, según autoidentidad étnica-racial y color
de piel (muestra nacional y sobremuestra)
45
Gráfico 13: Apoyo al multiculturalismo y a las políticas
multiculturales en Colombia
42.1
40
Apoya las organizaciones afrodescendientes
36.9
35.7
35
Favorece la legislación antidiscriminación
para los afrodescendientes
30
Favorece la legislación antidiscriminación
para los indígenas
25.0
25
19.3
20
15.8
13.9
15
90.6
93.0
93.7
Favorece la acción afirmativa para los
afrodescendientes
88.1
Favorece la acción afirmativa en las
universidades para los indígenas
89.0
10
Las escuelas deben enseñar la historia de los
afrodescendientes
92.1
5
Las escuelas deben enseñar la historia de los
pueblos indígenas
93.3
0
El gobierno debe proteger las tierras
indígenas
10.0
Negro-a
Mulato-a
Indígena
Mestizo-a
Autoidentidad étnica-racial
Blanco-a
Oscurso
Intermedio
Color de piel
Claro
97.5
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90 100
Análisis de los resultados
Los resultados de la encuesta PERLA permiten acercarse a las estimaciones del
proyecto CIDSE-IRD-COLCIENCIAS, de un peso demográfico de la población
afrodescendiente en Colombia cercano al 20%.
Se observa un efecto de género en los resultados de la muestra PERLA 2010 para
Colombia. El gráfico 2 en relación con los diferentes criterios para identificar la
población afrodescendiente a través de la encuesta PERLA revela que las mujeres
afrodescendientes presentan siempre una participación porcentual menor versus
los hombres, en todas las categorías, con excepción de la autoidentidad mulatoa. Segundo, al controlar por color de piel, las mujeres para las diferentes
categorías de autoidentidad étnica-racial aparecen siempre con promedios de
tonalidades más claras que los hombres.
Lo anterior nos permite formular la hipótesis de la relación social
feminidad-colores claros o menos oscuros versus masculinidad-colores
oscuros o menos claros en la sociedad colombiana, lo cual podría estar
indicando una situación de hándicap para las mujeres de pieles más
oscuras, en especial las mujeres negras, pero este fenómeno podría
ampliarse a las mujeres indígenas y mestizas de piel menos clara. Un
estudio realizado recientemente por Alejandra Rodríguez Sánchez llega a
resultados similares en el caso de Cali a través de los datos de la EECV de
Cali, 2012.
Se observa mejor la desigualdad étnico-racial en Colombia por color de
piel que mediante auto-identidad étnica-racial para variables como nivel
educativo alcanzado, tipo de ocupación, ingresos laborales promedios,
pero también para variables relacionadas con percepción de
discriminaciones por color de piel y socioeconómica.
Los datos de la muestra PERLA confirman una heterogeneidad social
entre la población afrodescendiente. Las personas que se autoidentifican como mulatos han experimentado mayores condiciones de
movilidad social que los de piel más oscura, también los mulatos
presentan una ambigüedad con respecto a su percepción de la
discriminación por color de piel y por nivel socioeconómico, a diferencia
de la población que se auto-reconoce como negra e indígena.
Los datos también detectan una ambigüedad interesante de las identidades
blanca y mestiza, primero, porque no solamente individuos de color de piel más
oscura tienden a auto-reconocerse como blancos y segundo, porque la
autoidentidad mestiza puede tener una mayor valoración que la blanca.
La población indígena capturada en la muestra PERLA de Colombia si bien no es
representativa de la población indígena nacional, sí muestra un grupo poblacional
con menores niveles educativos y de ingresos y tipos de ocupación de menor
estatus frente a las personas que se autoidentifican como blancas, mestizas y
mulatas. Con las personas que se autoidentifican como negras constituyen el
sector de la muestra con menores activos o capitales. También el grupo indígena,
junto con las personas que se identifican como negras, tiene con este último
grupo la mayor percepción de discriminación por color de piel y socioeconómica.
Los resultados de la encuesta permiten señalar que un importante segmento
de la población que se autoidentifica como blanca o mestiza reconoce tener
ancestros o antepasados familiares indígenas y africanos. Este patrón de
respuesta puede tener que ver con el efecto simbólico de la Constitución de
1991. Por otro lado, los porcentajes superiores al 80% en el caso de las
personas que se autoidentifican como negras o indígenas con respecto a
antepasados africanos y amerindios son muy consistentes. En el caso de las
personas mulatas alcanza el 50% de quienes reconocen tener antepasados
africanos/negros.
Si bien la percepción de discriminación socioeconómica es mayor
que la de color de piel, las dos siguen el mismo patrón por color
de piel y autoidentidad étnica-racial: la gente de piel oscura es la
que sufre mayor discriminación económica y por color de piel; y
lo contrario, con la gente de piel más clara (menores
percepciones de discriminación por color y económica); además
de que son las personas que se autoidentifican como negras o
indígenas las que perciben mayor discriminación bajo ambas
condiciones.
La percepción de discriminación capturada indirectamente a través de la
estrategia familiar de blanqueamiento, bajo la expresión “mejorar la raza”,
opera como era de esperar tanto en términos de autoidentidad étnica-racial
de mayor a menor aceptación con esa expresión (negro-a, mulato-a,
indígena, mestizo-a y finalmente blanco-a) y de color de piel (oscuro,
intermedio, claro). En ambos casos se presenta el efecto de escalera.
El grupo de mayor homogamia racial en términos de parejas son las personas
que se autoidentifican como blancas, seguidas de las negras. Por el contrario,
en el caso de las personas mestizas, indígenas y mulatas se presenta un
patrón mayor de hipergamia racial, como era de esperar, si bien llama la
atención este resultado en el caso de la población indígena.
Los altos porcentajes de aprobación al multiculturalismo y a las políticas
multiculturales, por encima del 88% en la muestra nacional de PERLA Colombia,
podrían reflejar un efecto simbólico de la Constitución de 1991. Sin embargo, este
fenómeno puede estar cambiando en la actualidad cuando aparecen ya resistencias a
las conquistas territoriales de indígenas en varias regiones del país (conflictos de
tierras entre indígenas, afrodescendientes y campesinos blanco-mestizos) y además
pueden comenzar a presentarse conflictos en materia de cupos universitarios, bajo
condición de excepción para afrodescendientes e indígenas, en caso de que éstos
llegasen a incrementarse.
Los datos de la encuesta PERLA indican un proceso de sobre-determinación recíproca
de las variables color de piel, clase social y género a lo largo de la estructura social
colombiana.
Descargar

Imaginarios nacionales en México y América Latina