En este número:
1. La ventana
2. ¿Por qué mataron a los niños?
3. Semana Santa:
una misión juvenil
que nos llena de alegría
4. ¡Buenas Noticias en la vida oblata!
Primera Oblación y Nuevos Novicios
5.
Playa
Grande,
Ixcán:
Nuevo Párroco en Cristo Redentor
6. Asociados Oblatos y Casa Vocacional
La ventana
- por Proclidas Junco
Soy uno de los que tomó el curso bíblico
con el Padre J.M. Santiago en la Capilla
de la Sagrada Familia de Nimajay.
¿Que por qué le llamo a esta sencilla columna “la ventana”?
Pues porque es lo que más se acerca a una descripción
de la nueva realidad que veo desde que me asomé por ella, ya que el curso nos develó
una realidad fascinante sobre la vida del Hombre que quiso pasar sin ser descubierto
como el Mesías que es, y que vida llevó junto a los apóstoles, (necios y hasta cortos de entendimiento),
pero cualquiera pudiera decir que eso no es nuevo, y si es cierto no es nuevo,
lo que pasa es que uno va a la Misa, y allí le están diciendo todo esto,
pero que normalmente en mi caso oía más no escuchaba, y mucho menos me acercaba a sospechar
la maravillosa verdad que Jesús nos vino a dejar, y más importante:
su compromiso de mantenerse con nosotros hasta hoy.
Cuando el Padre, nos puso a leer al evangelista más humilde de todos, y el más antiguo…
¡PERO SIN LOS TÍTULOS! ¡Sonaba extraño! Así es como lo escribió originalmente San Marcos,
pero si le agrega el respaldo histórico, social, económico, etc., se encuentra uno con una historia cautivadora que, además, necesita
comentarse para ser comprendida, pues allí se inicia el descubrimiento en las clases de los distintos símbolos, tradiciones, geografía, y un
sinfín de elementos que nos hacen viajar a la realidad que Jesús y los apóstoles vivieron, observando en este viaje, como la gente común
escuchaba a Jesús, unos actuaban con misericordia, pasando por todos los matices hasta llegar a los que le acechaban como espías,
buscando desenmascararle, para poder eliminarlo, pues El siempre estuvo en riesgo.
La invitación es a acercarse a asomarse a la ventana sin temor o pena que nos tilden de rezanderos, pues el curso no es de rezo, de hecho,
tiene un contenido que en cualquier universidad puede manejarse, e invita a la investigación y discusión para llegar al fondo del mensaje, de
una forma moderna, y sobre todo llena de mucho contenido para develar la historia del hombre que vino a redimirnos.
¿Por qué
mataron a los niños?
por P. Pippo Mammana, OMI
El otro día pude escuchar una meditación de P. Ricardo Falla, jesuita, sobre el martirio. P. Ricardo ha sido testigo
directo de los mártires de Guatemala, ha escrito libros, entrevistado sobrevivientes. Él mismo acompañó a
Comunidades de Resistencia durante el conflicto interno de Guatemala, una guerra que duró de 1960 hasta 1996,
que era dirigida por la CIA y en la que había presencia de soldados e instructores americanos.
Las CPR fueron aquellas comunidades, especialmente en Ixcán, que intentaron salvarse huyendo en la selva, algunas
de las cuales P. Ricardo acompañó.
Durante la meditación P. Ricardo comparó el martirio en Guatemala con el martirio de Jesús que toda su vida huyó
para salvarse hasta que un día decidió no huir más. En pocas palabras, el martirio es una decisión como la que
tomaron varios catequistas y animadores de comunidad de Guatemala durante el conflicto.
Esa universalización me sugirió que también en las dificultades o en los conflictos que se pueden dar allí donde
vivimos o trabajamos, la primera actitud, desde Jesús, no es la de ceder, sino de resistir hasta que “alguien que
viene de Dios” no te sugiera tomar la decisión del “martirio”.
Siguiendo la meditación sobre el martirio, nos contó de una aldea que fue exterminada por el ejército, menos un hombre que logró salvarse y que luego se
volvió testigo de la masacre. El testigo pudo ver como mataran a los hombres, mataran y violaran a las mujeres y mataran también a los niños, algunos
destripándolos y reventándolos en la roca. Si buscamos en la Palabra de Dios, el salmo 137 (136), hace eco de esa costumbre de ejércitos e imperios:
“¡Ciudad de Babilonia, la devastadora, feliz el que te devuelva el mal que nos hiciste! ¡Feliz el que tome a tus hijos y los estrelle contra las rocas!” (Sal
137(136), 8-9).
P. Ricardo se preguntaba ¿Por qué mataron a los niños? ¿Por qué ese empecinamiento?
Él sugería que uno de los motivos de su crueldad hubiera podido ser:
para que mueran en seguida con menos sufrimiento,
pero concluía diciendo que los mataron porque los niños son la “semilla” de un pueblo, son el futuro.
Ellos querían eliminar a los mayas desde sus raíces.
Eso es genocidio. Por consiguiente era “necesario” violar a las madres que son las que generan vida
y los padres que son generosos con sus abrazos hacia los niños, “semilla” del futuro.
•
Cuando el faraón quiso exterminar al pueblo judío, dio la orden de exterminar a los niños,
pero también allí hubo un sobreviviente: Moisés, que se convirtió en el liberador de su pueblo.
Eso, dice la historia, no es un caso aislado, sino que se ha repetido en varias culturas, en varios imperios,
antiguos y modernos: ¡maten a los niños para exterminar de una vez a ese pueblo que piensa y vive distinto!
•
Cuando Herodes se entera de Jesús, organiza otro exterminio de niños: la matanza de los Santos Inocentes. Un exegeta muy conocido, por eso no lo
nombro, dice que ese exterminio fue de dos o tres niños, nada más. Pero a la luz de la historia, a la luz de lo que ha pasado y pasa con los grandes
Imperios que se vuelven crueles cuando tienen miedo, me parece que también la matanza de los Santos Inocentes fue multitudinaria. También allí hubo
un sobreviviente, el mismo Jesús que fue la “semilla” de un pueblo nuevo.
•
En una película de Valerio Zurlini que cuenta la historia de un Jesús negro perseguido por los colonizadores blancos, Jesús, naturalmente, muere. Parece
que nadie se entera del hecho, pero de repente aparece un testigo, es un niño que, cuando se ve descubierto, escapa. Los soldados intentan matarlo,
Salimos de la Villa Oblata el miércoles 19 de abril, a las 6:15, hacia Santa Avelina, Cotzal,
departamento del Quiché. Recorrimos varios lugares para poder llegar hasta nuestro destino;
llegamos a las 17:00HRS - un largo viaje pero muy contento y satisfechos de ver lo bello de la
naturaleza en el camino. Cuando llegamos la gente o la junta directiva de hombres y mujeres de la
Iglesia Católica nos estaban esperando – es una aldea muy unida, organizada y acogedora también.
El idioma de ellos es el Ixil.
Estuvimos tres días y celebramos con ellos el Triduo Pascual - ¡la Resurrección!. ¡Tienen una iglesia
gran iglesia! Por la tarde del Jueves Santo celebramos y recordamos la Última Cena del Señor. El día
Viernes Santo, la procesión del Vía Crucis inició su recorrido al amanecer, recorriendo las calles de
la aldea. ¡Fue una experiencia muy bonita! La gente participó con entusiasmo. Me llamó la atención,
que la gente no regresó a desayunar a sus casas, sino más bien estuvieron al tanto, acompañando y
reflexionando sobre lo que viven y sobre la vida de Jesús. Esa procesión terminó hacia las nueve en la iglesia:
solo entonces cada quien fue a casa para compartir con sus familiares - la costumbre o la cultura de este lugar en la Semana Santa es de
compartir boxbol (que está hecho con hierba o punta de güisquil y masa) y pan con miel. El sábado estuvimos con jóvenes por la mañana
¡Llegaron 55 jóvenes! Y compartimos con ellos, hicimos dinámicas y compartimos un tema sobre la vida del joven y la realidad en que vivimos
– basados en la parábola del Hijo Pródigo del Evangelio de san Lucas. Los jóvenes también compartieron lo que viven y lo que comprendieron
acerca de este tema.
Después de esta convivencia, acompañados por algunos
miembros de la Directiva, fuimos a visitar una hermosa catarata
cerca de la aldea: ¡impresionante! Volvimos para almorzar en la
aldea con todos los integrantes de la Junta Directiva. ¡Por la
noche celebramos la Vigilia Pascual!
El Domingo de Resurrección celebró la Resurrección con mucha
gente - ¡qué bonito que la comunidad cristiana y celebra en fiesta
la victoria de Nuestro Señor Jesucristo! Las personas saben
compartir y colaborar con la iglesia: de esa manera podemos ser
buenos cristianos y con perspectivas amplias y una buena vida.
Ese mismo día regresamos para la Capital.
¡Les deseamos Felices Pascuas! Porque: La Pascua, la
celebración de aquellos que creen en la belleza de las pequeñas
cosas... y saben que la vida puede sorprender más allá de las
expectativas. Que la alegría impregna su corazón dándole una
felicidad inesperada.
Del Director
de la Casa Vocacional
San Eugenio de Mazenod
en Playa Grande, Ixcán – Juan Venne
Soy Juan Venne, de nacionalidad canadiense. Vine a
Guatemala por primera vez hace 10 años. Formaba parte de
un grupo de 25 canadienses que venían para rehacer el techo
de lo que es actualmente la Casa Vocacional en Playa
Grande.
Este proyecto había sido planificado y organizado por el P.
Rodrigo Marcoux. A principios este proyecto era para mí
simplemente una oportunidad de cambiar la rutina y al mismo
tiempo tener la impresión de ser útil en otro lugar. No sabía
entonces que esta experiencia iba a cambiar toda mi vida.
Había abandonado la iglesia y toda práctica religiosa hacía
más de 27 años. Llevaba una vida muy lujosa y desordenada,
únicamente me centraba en el placer y el dinero. Buscaba en
vano en los bienes materiales y las distracciones de todo tipo
una manera de colmar el vacio interior que experimentaba.
En Playa Grande he encontrado personas muy pobres y que,
a pesar de su pobreza, viven alegres y guardan siempre la
esperanza: personas que no se dejaban desanimar frente a
las dificultades y pruebas de una vida muy dura; personas
contentas con lo poco que tenían; personas que sabían
compartir con los que tenían más necesidades que ellas:
personas que vivían los valores del Evangelio.
Yo, en cambio, no me sentía realmente alegre con todos mis bienes materiales: no tenía esperanza en la vida, me rebelaba frente
a las contrariedades que encontraba, no estaba satisfecho con lo tenía; quería tener más y estaba preocupado por no perder nada de lo que ya
tenía, compartía muy poco de la sobreabundancia que poseía, me había alejado de las enseñanzas de Cristo de tal modo que mi vida interior
era un árido desierto. Al contacto con estas personas tan sencillas me puse a reflexionar sobre el sentido que había dado a mi vida; estas
personas me interpelaban en lo más profundo de mí ser.
Así esta experiencia que al principio era una distracción a mi rutina se transformó en una evaluación, en un balance de mi vida
hasta ahora. Muy a menudo en las noches me despertaba pensando en mi vida pasada tan vacía. Comencé a orar de nuevo, implorando a
Cristo de perdonarme, de ayudarme a cambiar, a desligarme de todo lo que era un obstáculo a su presencia en mí.
Así el mes que pasé en Playa Grande me ha permitido descubrir de nuevo el Dios de mi juventud que había abandonado desde
tantos años, me ha permitido reconciliarme conmigo mismo y experimentar por fin la paz interior que buscaba en vano desde tantos años.
Después de esta experiencia, regresar a mi vida anterior no tenía más sentido. Entonces con la ayuda y los consejos de un sacerdote, tomé la
decisión de hacer de Guatemala mi país de adopción. ¡Jamás he lamentado esta decisión!
Nota: don Juan Venne lleva diez años de vida colaborando con en la misión con los Oblatos de Guatemala.
Desde hace varios años es el Director de la Casa Vocacional.
Asociados Oblatos de Guatemala – Directiva Asociados 2011-2014
Reciban un saludo fraterno, hermanos lectores:
En esta oportunidad, queremos hablar brevemente acerca de los Asociados Misioneros Oblatos que formamos la
Comunidad de Guatemala; mayo es un mes de festividades para nosotros, principalmente porque celebramos a San
Eugenio de Mazenod, fundador de los Oblatos de María Inmaculada y también porque realizamos el retiro de
preparación para hacer nuestro compromiso anual.
En este año otra actividad se suma a nuestras celebraciones, la elección de nueva coordinación; después de dos
períodos seguidos (seis años), el domingo 15 elegimos la nueva directiva que fue presentada el domingo 22 cuando
renovamos nuestro compromiso.
Por último, agregamos, que estamos muy contentos por la participación de 5 nuevos integrantes en nuestra
comunidad, que hicieron su compromiso de aspirantes también el pasado domingo 22 de mayo, todas estas
actividades las hemos llevado a cabo en la Casa Vocacional de la Villa Oblata.
Ser
misionero
hoy
¡Buenas Noticias en la Vida Oblata!
Primera Oblación y Nuevos Novicios
Este 15 de Julio
cuatro mexicanos y un guatemalteco
profesaron sus primera oblación.
Para el oblato,
el Noviciado es más que una etapa:
es una experiencia fundamental
pues se sumerge en su propia vida, en
su historia personal con Dios
y en el carisma de la Congregación.
Oblatos: hombres apostólicos
formando comunidad para la misión.
El novicio se enamora de Jesús,
se deja amar por Él
y dice “¡sí!” a Dios;
- un si decisivo a Jesús y a la
Congragación.
¡Felicidades jóvenes oblatos!
¡Bendiciones en sus estudios de
Filosofía en México!
¡Los Oblatos tenemos mucho
que agradecer a Dios! En la
Casa María de Guadalupe de
san Bartolomé Milpas Altas, el
domingo 16 de julio, 11
jóvenes iniciaron el Noviciado:
1 de Paraguay, 1 de Perú, 2
de Colombia, 3 de México, y
4 de Guatemala.
La internacionalidad de la congregación está presente! Esto
representa un gran reto para los formadores, P. Pippo y P.
Hipólito Olea - quien habiendo dejado lágrimas y sudores en
Ixcán, aceptó el reto de acompañar a los jóvenes en la formación.
¡Ánimo!
El P. Guillermo Hernández, fue ordenado Sacerdote hace
un año; desde entonces fue asignado a la Parroquia Cristo
Redentor, en Playa Grande, Ixcán.
Este mes aceptó el reto de coordinar la Parroquia. Sabemos
de los retos y dificultades,
pero también sabemos que es Dios el autor de la misión.
¡Ánimo Guillermo!
¿Quiere colaborar con las Misiones Oblatas?
Puede hacer un donativo depositando en la cuenta:
PROMOCIÓN VOCACIONAL-OMI
36 030 1232 4
Oblatos de
Guatemala
Una siembra y una
cosecha
bendecida
por Dios. Este 07 de
agosto el Hermano
Edgar Mesmín, será
ordenado Diácono en
la ciudad de México.
Edgar es originario de
nuestra
Parroquia
Santa Cecilia, Mixco,
Después
de
su
ordenación
se
quedará un año de
pastoral en México.
Enhorabuena,
Felicidades y
que
Dios
bendiga tus
pasos
Julio 2011, No. 3
Descargar

¿Por qué mataron a los niños? - Misioneros Oblatos de María