Término empleado para definir el periodo de la historia
transcurrido desde el inicio del proceso de la evolución
humana hasta la aparición de los testimonios escritos, así
como la disciplina que se ocupa de su estudio.
Una sociedad sin escritura debe confiar en la tradición oral
para conservar los rastros de su pasado. Los relatos y mitos
pretéritos son transmitidos oralmente de generación en
generación, lo que a menudo requiere una enorme capacidad
de memoria por parte de algunos miembros de la sociedad.
Esta narrativa memorista desaparece cuando la misma
sociedad muere.
La arqueología se convierte de este modo en el único medio para reconstruir
la naturaleza y los sucesos de la prehistoria, a través del estudio de los restos
materiales dejados por los pueblos sin escritura: sus zonas de residencia, sus
utensilios, así como sus grandes monumentos y sus obras de arte. La
excavación de un yacimiento prehistórico aporta testimonios que permiten
suponer, por ejemplo, que una tumba debió pertenecer a un hombre
(mediante el análisis del esqueleto) y que éste pudo ser un personaje de
gran importancia (gracias a la presencia de un rico ajuar funerario).
Pero no puede decirnos, sin
embargo, cuál era su nombre,
qué había hecho, qué lengua
hablaba o qué fue lo que dijo.
Por esta razón, el estudio de la
prehistoria tiende a centrarse
en aspectos más amplios, como
son la evolución de los pueblos
y de las culturas o el desarrollo
de la tecnología y de las ideas,
cuestiones inducidas a partir de
los artefactos que han llegado
hasta nosotros.
EDADES DEL BRONCE
Y DEL HIERRO
El periodo en que se produce la difusión de la metalurgia
del bronce, posterior a la del cobre (calcolítico), ha
recibido el nombre de edad del bronce, en tanto que la
etapa durante la cual el hierro reemplazó a aquél como
material de fabricación de instrumentos y armas es
denominada edad del hierro. La primera área geográfica
en la que se trabajó el hierro de forma predominante fue
Oriente Próximo, hacia el siglo XIII a.C. En lo que
respecta al caso europeo, la edad del hierro transcurrió
desde el final de la edad del bronce (c. 700 a.C.) hasta la
expansión de la República y el Imperio romanos (27 a.C.68 d.C.).
Descargar

actividad 67 - carlosgracia2013