ALICIA EN EL PAIS DE LAS
MARAVILLAS.
PRESENTADO POR:
Sara Hernandez Rodriguez
I. En la madriguera del conejo.
• Alicia se encontraba leyendo el libro
de su hermana, no tenia dibujos, ni
diálogos. Después de un rato llego un
conejo saltando al lado de ella
diciendo “VOY TARDE,VOY TARDE “ y
saco un reloj de su chaleco, para
Alicia se le hacía muy normal, lo que
le parecía extraño era ver un conejo
con chaleco y reloj.
• El conejo se fue corriendo hacía una madriguera,
Alicia lo estaba persiguiendo, iva cayendo en la
madriguera, es como si no tuviera fin; caía,
caía, caía, caía y caía… Todo era muy oscuro,
ella estaba debastada, se durmió ,cuando ¡POOM!
Cayó sobre un ramal de hojas, y vio a su
alrededor un armario y una mesa de tres patas,
encima de la mesa encontró una llave que abría
la puerta para entrar al jardín de las
maravillas, volvió a mirar hacía la mesa y
encontró un frasco que decía “BEBEME” pero
Alicia no lo iva a beber, ella creía que lo que
había en el frasco era veneno, pero se dio
cuenta de que no decía “VENENO” , entonces
Alicia se aventuró a probarla, de hecho le
pareció tan sabrosa que se la bebió en un dos
por tres.
• Alicia estaba sintiendo como si se
estuviera encogiendo, ahora ya podía
pasar por el jardín ,pero se había
olvidado de la llave de la puertecita ,
pero ya no podía alcanzarla, Alicia se
sentó a llora, se desesperó demasiado,
después se dio cuenta de que llorar no
servía de nada, pero después Alicia
encontró una caja debajo de la mesa con
un pastel que decía “CÓMEME”, lo
comió, y fue creciendo poco a poco, su
ropa se encogía demasiado, se comió en
un santiamén el pastel.
II. Charco De Lágrimas.
• Cuando Alicia se comió el pastel sintió que
sus pies se alejaban, empezó a inventar
notas para mandarles a sus familiares para
que le tiraran un par de zapatos cada
navidad, porqué sus pies crecían, crecían y
crecían, al igual que ella, después se dio
cuenta de lo absurdo que estaba pensando.
Después se pensó que no era la misma de antes,
intento con las tablas de multiplicar,
después con geografía, con sus amigas, y se
rindió, se dio cuenta de qué era absurdo.
• Alicia se sentó a llorar de un momento a
otro se dio cuenta de que se estaba
encogiendo, cuando se acercó a la puerta
olvidó que la puerta tenía candado y la
llave se había quedado sobre la mesa, cuando
¡ZAP! Estaba hundida en agua salada.
Lo primero que se le ocurrió, fue qué estaba
en el mar, pero NO, eran las lágrimas que
había derramado. Alicia pensó que ahora
recibiría su castigo y moriría en sus
propias lágrimas, en ese mismo momento oyó
qué alguien chapoteaba no muy lejos de ella,
pensó que podría ser una mosca o un
hipopótamo, pero después se acordó de lo
pequeña que era y comprendió que solo era un
pequeño ratón que había caído en el charco
como ella.
• Alicia trataba de comunicarse con el
ratón, a el ratón le conto sobre lo
que no le gustaba (Gatos,perros),
pero al ratón no le gustaba hablar
más de eso, así que se iva a ir, y
Alicia le dijo “¡RATONCITO! Vuelva
por favor, y no hablaremos ni de
gatos ni de perros y a usted no le
gustan” así que el ratón se devolvió
cuidadosamente, ya era hora de irse,
porqué el charco se estaba llenado de
mucho animales.
III. Una Carrera De Comités Y
Un Cuento Largo.
• Alicia y los animales llegaron a la orilla y todos
estaban muy mojados, entonces el ratón decidió
contarles una historia bien seca pero no fué
suficiente.
Entonces decidieron hacer una carrera loca para que se
secasen y al final todos ganaron y Alicia les dió un
confite que tenía en el bolsillo a cada uno, después le
pidieron al ratón que les contara otra historia.
El ratón estaba contando la historia cuando se dió
cuenta de que Alicia no le estaba echando cuenta y se
fue muy enfadado.
Luego Alicia pensó que ojalá su gata Dina estuviera
allí y les explicó como cazaba pájaros y ratones y en
un momento todos los animales se fueron y se quedó
sola.
Alicia se echó a llorar, de pronto oyó unos pasos y
pensó que a lo mejor era el ratón que había vuelto.
IV. El Conejo Envía Una Nota.
• Era el conejo que venía corriendo buscando los
guantes y el abanico.
Entonces confundió a Alicia con su criada y
mandó a Alcia a que le trajera unos guantes y un
abanico de su casa.
Cuando llegó a la casa encontró los guantes y el
abanico en una mesa al lado de la cama.
Ella iba a irse cuando vió una botellita al lado
del tocador, esta vez no ponía nad.
Se la bebió rápidamente y pensó que a lo mejor
la haría crecer.
Empezó a crecer y crecer, y no cabía por la
puerta, tuvo que echarse en el suelo de la casa
con el cuello doblado y una mano la sacó por la
ventana .
•
Cuando el conejo y sus amigos se dieron
cuenta le empezaron a tirar piedras y
cuando entraron en la casa se
transformaron en pastas.
Ella se las comió y se volvió pequeña
otra vez y echó a correr al bosque.
De pronto se encontró un perro gigante,
le tiró un palo y echó a correr otra vez
para que no le aplastara.
Después de encontró una gran seta,
Alicia miró encima y vió una gran oruga
que estaba fumando una pipa.
Descargar

Sara Hernandez - WordPress.com