IMPORTANCIA DE LOS ENCINOS EN EL MANEJO
Y APROVECHAMIENTO FORESTAL
Ing. Javier Mas Porras
Morelia Mich. 24 de octubre 2013
INTRODUCCIÓN
En Europa Occidental, el aprovechamiento de los encinos ha tenido una gran importancia en el buen
manejo forestal desde hace varios siglos. De acuerdo a la historia universal sabemos que los
incontenibles buques ingleses que asolaban los siete mares en la época de la Reina Isabel I, eran
construidos principalmente con madera de encino, y también que los barriles de añejamiento donde se
guardan los famosos vinos franceses eran y siguen siendo con mayor frecuencia de madera de
encino. La madera de encino sigue siendo muy utilizada en la manufactura de chapa y triplay, duela,
parquet, muebles finos, mangos de herramienta, obtención de corcho y uso artesanal. También en
E.U.A. se aprovechan intensamente los encinos para la elaboración de tarimas, redilas de camiones,
embarcaciones, implementos agrícolas, fabricación de muebles, mangos de herramientas e
instrumentos musicales.
.
En México la madera de encino ha venido siendo utilizada desde épocas ancestrales, principalmente
como material combustible, aunque existen indicios de su frecuente utilización como vigas y pilotes en
las fascinantes construcciones de la Arquitectura Azteca. Sin embargo en nuestro país los encinos han
venido siendo discriminados en la producción de madera aserrada, debido a la forma defectuosa del
fuste que con frecuencia presentan los árboles de encino, en comparación con la de las especies de
coníferas. No obstante que algunas especies de encino en México presentan buena conformación,
como es el caso del encino roble (Quercus peduncularis) el encino de asta (Q. candicans), el encino
rosillo (Q. scytophylla), el encino albellano (Q. reticulata) y el encino laurelillo (Quercus crassipes),
especies que crecen en el estado de Michoacán.
También han influido las reducidas existencias maderables que generalmente existen en los bosques de
encino, así como el mayor peso y dureza que presenta la madera de encino en las labores de
aprovechamiento, lo cual ocasiona mayores gastos en la extracción, asierre, secado y el transporte de la
madera.
En lo que se refiere al estado de Michoacán, desde el año 1980 se comenzó a incrementar de manera
importante el aprovechamiento de la madera de encino, principalmente para abastecer a la fabrica de
celulosa y papel de CEPAMISA, con base en un estudio analítico que se había hecho sobre la madera de
varias especies de encino y sus propiedades para elaborar celulosa y papel, mezclándola con la pulpa de
la madera de pino (Mas P., 1977).
De esta manera en Michoacán se han llegado a aprovechar más de 240,000 m3 de encino en forma
autorizada, cuando solía ser menor a los 30,000 m3 en los años 70´s. También la empresa paraestatal
PROFORMICH cuando estuvo funcionando llegó a aprovechar un importante volumen de madera de
encino para la fabricación de: duela, labrin, parquet y muebles domésticos y de oficina.
Es precisamente con la transferencia de las nuevas tecnologías que se aplican desde hace tiempo,
tanto en el manejo y aprovechamiento forestal, como en el procesamiento industrial, en países
desarrollados como Francia, Inglaterra, Alemania y E.U.A. y Canadá entre otros, como se podría llegar a
abrir posibilidades de generar en México una mayor productividad y eficiencia en la actividad silvícola e
industrial de los bosques no solamente de pino, sino también de encino.
Con lo anterior, además de lograrse un manejo forestal más efectivo, productivo y sustentable, se
generaría un mayor valor agregado en los productos forestales de la madera de encino, con lo cual
también se reducirían las costosas importaciones de productos derivados de la madera y la resina, que
nos están ocasionando una cuantiosa fuga de divisas y un aumento del desempleo en el campo.
OBJETIVO
El objetivo del presente documento es el de exponer la importancia que representa la incorporación al
manejo silvícola y aprovechamiento sustentable de los bosques donde crecen los encinos, ya sean en
masas puras o asociadas con otras especies, como son principalmente las del género Pinus. Para esto
habrá que poner énfasis en la aplicación de los métodos silvícolas que promuevan la formación de
bosques de estructura regular o coetánea y con los que se logre recapitalizar silvícolamente los
bosques actualmente improductivos.
También habrá que ir disminuyendo los desmontes de encinares para cambio de uso del suelo y el uso
excesivo de la madera de encino únicamente como leña para combustible. Para lograr esto habrá que
promover su aprovechamiento elaborando otros productos más refinados y de mayor valor agregado que
los que se producen actualmente.
1.- EL RECURSO DE LOS ENCINOS
1.1.- TIPOS DE BOSQUE CON ENCINO Y SUS SUPERFICIES
En México la superficie cubierta con bosque de encino y pino-encino es de 10,035,300 Ha y en
Michoacán la superficie de bosque puro de encino y bosque de encino mezclado con pino es de
1,008,142 Ha y su proporción con relación a la cubierta forestal en la entidad es de 24 %, como se
puede observar en el siguiente cuadro:.
CUADRO No 1.- TIPOS DE BOSQUES Y SUS SUPERFICIES EN MICHOACÁN
CON PRESENCIA DE ENCINO Y SU PROPORCIÓN
TIPO DE BOSQUE
SUPERFICIE
(Ha)
PROPORCIÓN (%)
BOSQUE DE PINO-ENCINO CERRADO
590,034
14.0
BOSQUE DE PINO–ENCINO ABIERTO
206,189
4.9
40,365
1.0
171,554
4.1
1,008,142
24.0
BOSQUE DE ENCINO CERRADO
BOSQUE DE ENCINO ABIERTO
TOTAL::
1.2.- ESPECIES DE ENCINOS
En México existen 161 especies del género Quercus (Arizaga S. et al, 2009), aunque Maximino
Martinez en su libro Los Encinos de México (1981) describe 178 especies y Fernando Zavala en su
obra Identificación de Encinos de México (2003), menciona que antes del 2003 se habían
identificado solamente 111 especies.
Las diversas especies de encino crecen en condiciones muy variadas de: clima, altitud, exposición
y suelo y se encuentran frecuentemente asociadas y dominadas por especies de coníferas como
pino (Pinus spp.) y con menor frecuencia oyamel (Abies spp). Aunque el climax de la vegetación de
encinos se alcanza en regiones templadas formando los llamados bosques de transición entre el
bosque de coníferas y las selvas.
En el estado de Michoacán Maximino Martinez (1981) reportó identificadas 37 especies de encino;
pero Santiago Arizaga et al (2009) reporta solamente 30 especies. En Michoacán las especies
frecuentes en un bosque típico de pino-encino son: encino rosillo (Quercus scytophylla), encino de
asta (Q. candicans), encino roble (Q. peduncularis), encino chicharrón (Q. crassifolia), encino
colorado (Q. castanea), encino laurelillo (Q. crassipes), encino albellano (Q. reticulata) y en áreas
tropicales el encino blanco (Q. macrophylla).
1.3.- EXISTENCIAS VOLUMETRICAS DE LOS ENCINOS
Las existencias volumétricas de encino en México solían ser de casi 240 millones m3, mientras que en el
estado de Michoacán se reportaron 39,536,184 m3 en la Memoria General del Inventario Forestal del
Estado (1997), En el siguiente cuadro se pueden ver los volúmenes de los diferentes grupos de especies
por región y los volúmenes totales en la entidad. De este cuadro puede derivarse que las existencias
volumétricas de encino representan el 26.8 % de las totales del estado.
CUADRO 2.- VOLUMENES TOTALES POR GRUPOS BOTANICOS Y REGIONES
1.4.- VOLUMENES DE APROVECHAMIENTO AUTORIZADOS DE ENCINO
En el estado de Michoacán, que es uno de los estados con mayor volumen anual
autorizado de encino, los aprovechamientos en los últimos 10 años, según los
datos que se lograron obtener son como se muestra en el siguiente cuadro:
CUADRO No 3.- VOLUMEN DE APROVECHAMIENTO
AUTORIZADO DE ENCINO EN MICHOACÁN
AÑO
SUPERFICIE (ha)
VOLUMEN (m3r)
2002
13,652
55,440
2003
14,292
67,473
2004
13,880
83,605
2005
28,693
134,896
2006
13,186
56,848
2007
23,903
182,461
2008
36,280
242,967
2009
13,891
63,467
2010
17,015
62,688
2011
13,335
80,538
2012
11,011
65,567
TOTAL:
185,495
974,953
2.- INCREMENTO DE LOS ENCINOS
Para lograr una buena caracterización de los bosques donde existen las especies de encino, se requiere
no solamente de estudios botánicos, ecológicos, dasométricos y de utilización de las especies; sino
también es necesario conocer sus hábitos de desarrollo y su incremento, con el fin de poder regular el
manejo silvícola de los bosques de encino en forma ordenada, sustentable y económica. La
determinación del incremento en los encinos no es cosa fácil ya que aún cuando muchas especies de
encino forman anillos de crecimiento, como son las especies: encino chicharrón (Quercus crassifolia),
encino de asta Q. candicans y encino rosillo (Q. scythopylla), estos anillos solamente se pueden
identificar en el laboratorio agregando un colorante y observando las muestras con el microscopio.
En Europa y principalmente en Francia y Alemania el crecimiento e incremento de las especies y bosques
de encino que existen allá, se han estado registrando y conociendo mediante mediciones periódicas de
su crecimiento, desde hace ya varios siglos, al irse aplicando un manejo ordenado y sostenido; aunque
desde hace unos 30 años empezaron a utilizar el famoso Dendrógrafo conectado a una computadora,
para hacer el análisis del crecimiento en las virutas extraídas con Taladro de Pressler y en muestras de
rodajas extraídas de los árboles, esto no solamente en los encinos; sino también en otras especies de
hojosas de clima templado y frío y clima tropical.
En México son muy pocos los estudios sobre crecimiento e incremento de los encinos, a pesar de la gran
cantidad de especies que tenemos en nuestro país. Uno de los primeros estudios de investigación fue
realizado con base en los datos del sitio Permanente de Experimentación Forestal (SPES) “La Nieve” que
estaba ubicado en un bosque de pino-encino en la Sierra de Coalcomán, Mich. y que fue el segundo sitio
de este tipo que se estableció en bosques de coníferas de nuestro país. Con base en las mediciones
periódicas realizadas en este sitio en árboles de encino, se logró determinar el incremento en cuatro
especies de encino y sus resultados fueron publicados en el año 1985 (Mas P. J.).
Los datos sobre el incremento de los encinos estudiados se presentan en el siguiente cuadro:
CUADRO No 4 .- INCREMENTO CORRIENTE ANUAL EN DIAMETRO (ICAD), EN VOLUMEN (ICAV) Y EN
PORCIENTO (ICAVP) DE CUATRO ESPECIES DE ENCINO EN LA REGIÓN SUROCCIDENTAL DE MICHOACÁN
DAP ENCINO CHICHARRÓN
ENCINO ROBLE
(cm).
ICAD ICAV ICAVP ICAD
ICAV
ICAVP
(cm)
(m3)
(%)
(cm)
(m3)
(%)
ENCINO DE ASTA
ICAD
(cm)
ENCINO ROSILLO
ICAV
(m3)
ICAVP
(%)
ICAD
(cm)
ICAV
(m3)
ICAVP
(%)
10
0.13
0.0012
2.9
0.08
0.0007
1.8
--
--
--
--
--
--
15
0.15
0.0031
2.8
0.15
0.0029
2.7
--
--
--
--
--
--
20
0.27
0.0088
3.7
0.25
0.0081
3.4
0.14
0.0045
1.9
--
--
--
25
0.24
0.0113
2.6
0.24
0.0113
2.6
0.39
0.0180
4.2
0.30
0.138
3.2
30
0.22
0.0119
1.7
0.19
0.0120
1.7
--
--
--
--
--
--
35
0.13
0.0110
1.0
0.29
0.0238
2.2
0.45
0.0369
3.5
--
--
--
40
0.12
0.0120
0.8
0.31
0.0319
2.1
0.38
0.0340
2.6
0.17
0.0170
1.1
45
0.14
0.0177
0.9
0.42
0.0514
2.5
--
--
--
--
--
--
50
0.61
0.1453
--
0.36
0.0511
2.9
--
--
--
--
--
--
55
0.28
0.0492
1.4
0.29
0.0501
1.4
--
--
--
--
--
--
60
0.46
0.0942
2.1
--
--
--
0.37
0.0761
1.7
--
--
--
65
--
--
--
--
--
--
--
--
--
--
--
--
70
--
--
--
0.54
0.0923
1.4
--
--
--
--
--
--
3.- CONFORMACIÓN DE LOS ÁRBOLES DE ENCINO
En México existen algunas especies de encinos arbustivos, con un gran porcentaje de ramaje, como es
el Quercus sebifera que no pasa de 5-6 m de altura total; pero también hay especies de encinos muy
corpulentos y de fustes más o menos rectos y cilíndricos, como es frecuente en las especies de: encino
roble (Q. peduncularis), encino rosillo (Quercus scytophylla) y encino de asta (Q. candicans). Algunos
árboles de estas especies llegan a alcanzar DAP´s de más de 1.00 m y alturas totales de 35 m., con
fustes limpios hasta de 20 m.; pero con mayor frecuencia sus DAP´s en la madurez varían de 30-60 cm y
alcanzan alturas de 15-30 m. y a veces hasta 35 m., como es el caso del encino roble (Q. peduncularis)
La copa del árbol en los encinos tiende a ramificarse a cierta altura del tallo, variando según la especie y
sin mostrar un líder principal del tallo, como sucede comúnmente en las especies de coníferas, por lo
cual el ramaje en los encinos tiende a formar una parte importante en el volumen total del árbol. En las
especies mencionadas anteriormente, es frecuente encontrar copas de 8-14 m de diámetro y de 12-18 m
de altura. El porcentaje de volumen del fuste limpio, en relación al volumen total del árbol en las especies
mencionadas, puede variar de un 40 % como es en el caso del encino chicharrón (Q. crassifolia) que es
muy ramudo y hasta un 68 % en el caso del encino roble (Q. peduncularis) y encino de asta (Q.
candicans); pero con frecuencia solo representa el 55 %, mientras que en las especies de pino con
frecuencia rebasa el 70 %.
CUADRO No 5.-DIAMETROS ALTURAS Y VOLUMENES DE ARBOLES TIPO DE ENCINO
CUADRO No 6.- CALCULOS DE PESOS ESPECIFICOS COMERCIALES A PARTIR DE VARIAS
CARGAS DE LEÑA EN RAJA DE ENCINO
CUADRO No 7.- CARACTERISTICAS FÍSICAS Y MECÁNICAS DE LA MADERA DE ALGUNAS
ESPECIES DE ENCINOS MICHOACANOS
4.- PROPUESTA DE MANEJO FORESTAL PARA LOS BOSQUES CON ENCINO
El manejo forestal en nuestro país esta requiriendo inovaciones fundamentales para promover una mayor
diversificación en el aprovechamiento de las diversas especies arbóreas, entre las cuales se encuentran los
encinos, para lograr un aumento importante en el volumen del aprovechamiento silvícola; así como también
en el valor agregado a los productos derivados de la madera.
Sin embargo en lo referente al manejo forestal, el Método Mexicano de Ordenación de Bosques Irregulares
denominado MMOBI es el que se ha venido aplicando en México con la mayor frecuencia, desde hace ya
más de 50 años. En el estado de Michoacán este método silvícola se sigue aplicando en el 92 % superficie
bajo manejo, a pesar de que en el año 1985 se publicó una guía técnica sobre el Sistema de Cortas
Sucesivas de Protección (SICOSUP, J. Mas P.) y en el año 1990 se publicó otra guía técnica sobre el
Sistema Silvícola de Selección (SISISE, J. Mas P.). Aunque estos dos últimos métodos se han
comenzado a aplicar en la entidad, la superficie de su aplicación se realiza solamente en el 2 % del área
bajo manejo forestal. Otro método es el Sistema Silvícola de Cortas a Matarrasa (SISCOMA, J. Mas P.)
que esta todavía pendiente de publicarse, aunque hace 4 años se comenzó a difundir en algunos DVDs y
ya se esta aplicando en algunos predios de la entidad.
Es precisamente con la aplicación de los métodos del SICOSUP y el SISCOMA con los que se podría
intensificar el aprovechamiento del arbolado de encino y al mismo tiempo se iría promoviendo la formación
de bosques regulares, cuya estructura favorece el mejor desarrollo de las especies intolerantes a la
sombra, como son los pinos y los encinos. También estos métodos favorecen la renovación de bosques de
pino y pino-encino sobre explotados, así como el establecimiento y desarrollo de la regeneración natural y
además facilitan las reforestaciones complementarias que deberían hacerse de preferencia con
germoplasma genéticamente mejorado.
Para elaborar los programas de manejo de bosques de pino-encino cerrados con los métodos silvícolas
SISISE y SICOSUP y realizar su debida aplicación, además de recabar la información que establecen las
normas del inventario forestal predial y las guías técnicas de los sistemas silvícolas respectivos, también
será necesario llevar a cabo previamente una identificación de las especies de encino que conforman el
bosque a manejar, con el objeto de que al realizar los marqueos, éstos se hagan de preferencia en los
individuos de las especies menos productivas y se promueva la permanencia más prolongada de los
individuos de las especies que por su mayor crecimiento, mejor conformación y uso más variado y
productivo, deban estar consideradas como las mejores especies, como son: el encino roble (Quercus
peduncularis), el encino rosillo (Quercus scytophylla), el encino de asta (Q. candicans) y el encino
chicharrón (Q. crassifolia).
En el caso de bosques de pino-encino abiertos, como es el caso de muchos de los bosques de la
Región de la Meseta Purhépecha que solían estar dominados por especies de pino; pero que debido a la
sobreexplotación de estas especies, el renuevo de los encinos ha ido substituyendo a las poblaciones de
pino, a tal grado que ahora se encuentran con bajo capital silvícola. En este caso lo más conveniente será
la aplicación del método SISCOMA, combinándolo con el establecimiento de plantaciones forestales
comerciales de especies de pino y de preferencia con germoplasma forestal genéticamente mejorado,
para ir recuperando la situación original de esos bosques, que en un tiempo estuvieron formados en su
mayoría por arbolado de pino, con espesuras mucho mayores que las actuales. Para el apoyo a esta
propuesta ya existe la Guía Técnica del SISCOMA, que desde un principio se le denominó como
“Sistema de Cortas a Matarrasa para Renovar Bosques Improductivos en el Estado de Michoacán”, y
también ya existe el Proyecto para Ordenar el Manejo Forestal Integral en Michoacán, donde se
propone iniciar la aplicación del SISCOMA en la entidad, a un ritmo de unas 7,000 Ha/año.
5.- CONCLUSIONES
Los encinos son un importante recurso forestal en nuestro país, cuyas existencias volumétricas
totales ascienden a cerca de 220 millones de m3 en 12 estados de la República. Tan solo en los
bosques con encino en el Estado de Michoacán se han cuantificado 39.5 millones de m3, en los
resultados del inventario de 1994, por lo cual con el manejo forestal ordenado y sustentable de los
bosques de encino y el uso más diversificado de su madera, se podría contribuir al desarrollo
económico y social en un nivel mucho más importante que el que se tiene actualmente. Para
promover esto será necesario realizar las siguientes acciones:
Incluir en el Inventario forestal de los bosques de encino, la evaluación de las existencias por
especie y establecer sitios de Inventario Forestal Continuo (IFC), que permitan dar seguimiento a las
mediciones individuales de los árboles de cada especie, con el fin de ir conociendo su desarrollo y
crecimiento.
Establecer 10 o más de Sitios de Experimentación Silvícola (SPES) en el estado, donde se vayan
aplicando diversos tratamientos silvícolas y se vayan midiendo y analizando periódicamente los
resultados, con el fin de ir conociendo cuales son los mejores tratamientos y promover su aplicación.
Iniciar la propagación masiva de cuando menos las mejores especies de encino ya
mencionadas en el presente documento, y promover su propagación mediante
plantaciones, para ir formando masas puras de especies de encino o combinadas con
especies de coníferas y de otras hojosas, con el objeto de ir restaurando áreas
desmontadas y bosques descapitalizados por la sobreexplotación, con lo cual en un futuro
muchos estos bosques podrán ser otra vez aprovechados en forma comercial.
Realizar estudios de investigación sobre la anatomía y pruebas físico-mecánicas de la
madera de unas treinta especies de encino, con el propósito de conocer cuál puede ser su
uso más productivo, ya sea para: muebles domésticos y de oficina, lambrín, duela, parquet,
tarima, partes de instrumentos musicales, casas prefabricadas de madera, barriles para
almacenamiento de vinos, celulosa y papel, viruta para generadores de energía eléctrica y
leña para combustible doméstico.
6.- BIBLIOGRAFIA CONSULTADA
COFOM, 1997. Memoria General del Inventario Forestal del Estado de Michoacán. Morelia Mich.
Martínez M., 1981. Los Encinos de México. Anales del Instituto de Biología México. 2ª Edición. Serie
Técnica. de Manejo No 8. COFOM. Morelia, Mich.
Mas P.J., 1975. Estudio sobre la Producción de Leña de Encino para la Fabricación de Celulosa en los
Bosques de a U.I.E.F. Michoacana de Occidente. Dirección Técnica Forestal de la MIDOC.
Mas P.J., 1977. Los Encinos como Fuente Potencial de Madera para Celulosa y Papel en México. Rev.
Ciencia Forestal No 9 Vol. 2. INCAFOR.. México D.F. pp. 39-58.
Mas P.J., 1983. El Sitio Experimental La Nieve 14 Años después de su Tratamiento Silvícola. Bol. Téc.
No. 95. INIF, SARH. México D.F. 64 p.
Mas P.J., 1985. Incremento de los Encinos. Seminario Nacional sobre Utilización de Encinos. Pub.
Especial No 49, SARH,. Guadalajara, Jalisco. pp. 117-127
Mas P.J., 1985. El Sistema de Cortas Sucesivas de Protección (SICOSUP) y su aplicación en Bosques
de Clima Templado y Frío, pp 115-139 Seminario sobre Manejo Sustentable de los Recursos Forestales.
méxico D.F. 168 p.
Mas P.J. y Pahua G.A., 1990. El Sitio de Experimentación Silvícola “La Nieve” a 27 Años de su
Establecimiento. CIFAP-MICH, INIFAP, SARH. Morelia, Mich. 68 p.
Mas P.J., 1990. El Sistema Silvícola de Selección (SISISE) para Bosques de Coníferas de la Región
Central de México. Pub. Especial No 1, CIFAP-MICH, INIFAP, SARH. Morelia, Mich. 61 p.
Mas P. J., 2009. El Sistema Silvícola de Cortas a Matarrasa una Buena Alternativa para Renovar
Bosques Improductivos. COFOM, Morelia Mich. (Pendiente de publicación).
Zavala Ch.F., 2003. Identificación de Encinos de México. Segunda Edición. División de Ciencias
Forestales, Universidad Autónoma de Chapingo. Texcoco, Méx.
Arizaga S. et al, 2009. Manual de la Biodiversidad de Encinos Michoacanos. Instituto Nacional de
Ecología (INE), SEMARNAT. México D.F.
Descargar

Ver documento