La libertad guiando al
pueblo
Alicia Díaz Beazcochea
La libertad guiando al pueblo
Si nos centramos en el soporte,
podemos ver que la pintura reposa
sobre un lienzo. Para la realización de
esta pintura utiliza la técnica al óleo. La
sensación de perspectiva está presente
en la obra gracias a los edificios del
fondo y a la multitud, que se va
alejando y reduciendo en tamaño al
fondo del lienzo.
• Movimiento artístico  Romanticismo: El cuadro,
además de tener su vertiente puramente
romanticista , tiene elementos realistas. Estos son
los rifles de la época o incluso el gorro frigio, que
será símbolo de la monarquía posterior. El
Romanticismo es un movimiento cultural y
político originado en Alemania y en el Reino
Unido a finales del siglo XVIII como una reacción
revolucionaria contra el racionalismo de la
Ilustración y el Clasicismo, confiriendo prioridad a
los sentimientos. Su característica fundamental es
la ruptura con la tradición clasicista basada en un
conjunto de reglas estereotipadas. La libertad
auténtica es su búsqueda constante, por eso es
que su rasgo revolucionario es incuestionable.
• Luz: La luz es irreal, ya que en una escena de
pólvora y muchedumbre, incide en la Libertad y en
varios cuerpos de forma teatral, recordándonos al
Barroco.
• Color: Aunque en general usa colores pálidos y
ocres, en algunos momentos utiliza colores vivos
para reflejar el dinamismo y la emoción en la
escena como rojos o azules. El color para Delacroix
no solo tenía un valor de representación, sino sobre
todo un significado emocional propio, con el que el
pintor intentaba plasmar sobre el lienzo el
sentimiento y la disposición de ánimo de las
personas.
• En este caso la luz y el color tienen un objetivo en
común: potenciar el movimiento.
El tipo de pintura es alegórico.
Personajes: En el cuadro
aparecen jóvenes, adultos,
clase obrera, burgueses y
soldados defendiendo a la
Libertad que, en este caso se
identifica también con Francia
y es representada como una
mujer empuñando un fusil de
la época y con el pecho al
descubierto. Un soldado
moribundo mira a la Libertad,
impresionado y maravillado,
consciente de que va a morir
por ella.
El propio artista se autorretrató en
el personaje con sombrero de copa,
llevando un rifle de la época.
Aunque él no participó en las
revueltas, se sentía muy
relacionado con las ideas que se
protegían. Entre los muertos del
primer plano aparecen también
soldados leales a Carlos X.
Este óleo sobre tela de 260x325 se
encuentra en el Louvre, París.
Contexto histórico
• El lienzo representa una escena del 28 de julio de 1830 en
la que el pueblo de París levantó barricadas. El rey Carlos X
de Francia había suprimido el parlamento por decreto y
tenía la intención de restringir la libertad de prensa. Los
disturbios iniciales se convirtieron en un levantamiento que
desembocó en una revolución seguida por ciudadanos
enojados de todas las clases sociales. No existió un único
cabecilla. El tema de la obra es la insurrección burguesa que
tuvo lugar los días 27, 28 y 29 de julio de 1830
(denominadas «las Tres jornadas gloriosas»). Es una de las
revoluciones burguesas, y más concretamente la que puso
fin al terror blanco tras los dieciséis años de restaurada la
monarquía borbónica, encarnada en el ultraconservador de
Carlos X, que fue expulsado del trono.
Ferdinand-Victor-Eugène Delacroix
Delacroix nació el 26 de abril de 1798
en Charenton-Saint Maurice, y fue
discípulo del pintor francés Pierre
Guérin. Recibió una formación
neoclásica dentro de la escuela del
pintor francés Jacques-Louis David,
pero su estilo se vio influenciado por el
rico colorido y la opulencia de maestros
anteriores, como Petrus Paulus Rubens
y Pablo Veronés. También absorbió el
espíritu de su contemporáneo
Théodore Géricault, cuyas primeras
obras representan la acción violenta, el
amor a la libertad y el romanticismo en
ciernes del turbulento periodo
postnapoleónico. Delacroix murió el 13
de agosto de 1863 en París.
Otras obras de Delacroix
Descargar

La libertad guiando al pueblo