2. ¿Que es la Salvación?
2. ¿Que es la
Salvación?
1. La salvación es la promesa que Dios te hizo de que
finalmente encontrarás el camino que conduce a Él. 2Y Él no
puede dejar de cumplirla. 3Garantiza que al tiempo le llegará su
fin, al igual que a todos los pensamientos que se originaron en
él. 4La Palabra de Dios se le concede a toda mente que cree
tener pensamientos separados, a fin de reemplazar, esos
pensamientos de conflicto con el Pensamiento de la paz.
2. El Pensamiento de la paz le fue dado al Hijo en el mismo instante en que su mente concibió el pensamiento de la guerra.
2Antes de eso no había necesidad de ese Pensamiento, pues la
paz se había otorgado sin opuestos y simplemente era. 3Una
mente dividida, no obstante, tiene necesidad de curación. 4Y
así, el Pensamiento que tiene el poder de subsanar la división
pasó a formar parte de cada fragmento de la mente que seguía
siendo una, pero no reconocía su unidad. 5Al no conocerse a sí
misma, pensó que había perdido su Identidad.
3. La salvación es un des-hacer en el sentido de que no hace
nada, al no apoyar el mundo de sueños y de malicia. 2De esta
manera, las ilusiones desaparecen. 3Al no prestarles apoyo, deja
que simplemente se conviertan en polvo. 4Y lo que ocultaban
queda ahora revelado: un altar al santo Nombre de Dios donde
Su Palabra está escrita, con las ofrendas de tu perdón
depositadas ante él, y tras ellas, no mucho más allá, el recuerdo
de Dios.
2. ¿Que es la
Salvación?
4. Acudamos diariamente a este santo lugar y
pasemos un rato juntos. 2Ahí compartimos
nuestro sueño final. 3Es éste un sueño en el que
no hay pesares, pues contiene un atisbo de
toda la gloria que Dios nos ha dado. 4En él se
ve brotar la hierba, los árboles florecer y los
pájaros hacer sus nidos en su ramaje. 5La tierra
nace de nuevo desde una nueva perspectiva.
6La noche ya pasó, y ahora nos hemos unido en
la luz.
5. Desde ahí le extendemos la salvación al
mundo, pues ahí fue donde la recibimos. 2El
himno que llenos de júbilo entonamos le
proclama al mundo que la libertad ha
retornado, que al tiempo casi le ha llegado su
fin y que el Hijo de Dios tan sólo tiene que
esperar un instante antes de que su Padre sea
recordado, los sueños hayan terminado, la
eternidad haya disuelto al mundo con su luz y
el Cielo sea lo único que exista.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 231
Padre, mi voluntad es únicamente recordarte.
1. ¿Qué puedo buscar, Padre, sino Tu Amor? 2Tal vez crea
que lo que busco es otra cosa; algo a lo que le he dado
muchos nombres. 3Mas lo único que busco, o jamás busqué,
es Tu Amor. 4Pues no hay nada más que jamás quisiera
realmente encontrar. 5Quiero recordarte. 6¿ Qué otra cosa
podría desear sino la verdad acerca de mí mismo?
2. Ésa es tu voluntad, hermano mío. 2Y compartes esa
voluntad conmigo así como con Aquel que es nuestro
Padre. 3Recordarlo a Él es el Cielo. 4Esto es lo que
buscamos. 5Y esto es lo único que nos será dado
hallar.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 232
Permanece en mi mente todo el día, Padre
mío.
1. Padre mío, permanece en mi mente desde el
momento en que me despierte, y derrama Tu luz
sobre mí todo el día. 2Que cada minuto sea una
oportunidad más de estar Contigo. 3Y que no me
olvide de darte las gracias cada hora por haber estado
conmigo y porque siempre estás ahí presto a
escucharme y a contestarme cuando te llamo. 4Y al
llegar la noche, que todos mis pensamientos sigan
siendo acerca de Ti y de Tu Amor. 5Y que duerma en
la confianza de que estoy a salvo, seguro de Tu
cuidado y felizmente consciente de que soy Tu Hijo.
2. Así es como debería ser cada día. 2Practica
hoy el final del miedo. 3Ten fe en Aquel que es
tu Padre. 4Deja todo en Sus Manos. 5Deja que Él
te revele todo y no te desanimes, pues eres Su
Hijo.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 233
Hoy le doy mi vida a Dios para que Él la guíe.
1. Padre, hoy te entrego todos mis pensamientos. 2No quiero
quedarme con ninguno de ellos. 3En su lugar, dame los Tuyos.
4Te entrego asimismo todos mis actos, de manera que pueda
hacer Tu Voluntad en lugar de ir en pos de metas inalcanzables
y perder el tiempo en vanas imaginaciones. 5Hoy vengo a Ti.
6Me haré a un lado y simplemente Te seguiré. 7Sé Tú el Guía
hoy, y yo el seguidor que no duda de la sabiduría de lo Infinito,
ni del Amor cuya ternura no puedo comprender, pero que es,
sin embargo, el perfecto regalo que Tú me haces.
2. Hoy nos dirige un solo Guía. 2Y mientras caminamos
juntos le entregamos este día sin reserva alguna. 3Éste es
Su día. 4Y por eso es un día de incontables dones y de
infinitas mercedes para nosotros.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 234,
Padre, hoy vuelvo a ser Tu Hijo.
1. Hoy vislumbraremos el momento en que los sueños de
pecado y de culpa hayan desaparecido y hayamos
alcanzado la santa paz de la que nunca nos habíamos
apartado. 2Sólo un instante ha transcurrido entre la
eternidad y lo intemporal. 3Y fue tan fugaz, que no hubo
interrupción alguna en la continuidad o en los pensamientos que están eternamente unidos cual uno solo.
4Jamás ocurrió nada que perturbase la paz de Dios el
Padre ni la del Hijo. 5Hoy aceptamos la veracidad de este
hecho.
2. Te agradecemos, Padre, que no podamos perder el recuerdo
de Ti ni el de Tu Amor. 2Reconocemos nuestra seguridad y Te
damos las gracias por todos los dones que nos has concedido,
por toda la amorosa ayuda que nos has prestado, por Tu
inagotable paciencia y por habernos dado Tu Palabra de que
hemos sido salvados.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 235
Dios, en Su misericordia, dispone que yo me salve.
1. Tan sólo necesito contemplar todo aquello que parece
herirme, y con absoluta certeza decirme a mí mismo: "La
Voluntad de Dios es que yo me salve de esto", para que de
inmediato lo vea desaparecer. 2Tan sólo necesito tener
presente que la Voluntad de mi Padre para mí es felicidad,
para darme cuenta de que lo único que se me ha dado es
felicidad. 3Tan sólo necesito recordar que el Amor de Dios
rodea a Su Hijo y mantiene su inocencia eternamente
perfecta, para estar seguro de que me he salvado y de que
me encuentro para siempre a salvo en Sus Brazos. 4Yo soy
el Hijo que Él ama. 5Y me he salvado porque Dios en Su
misericordia así lo dispuso.
2. Padre, Tu Santidad es la mía. 2Tu Amor me creó e hizo que mi
inocencia fuese parte de Ti para siempre. 3No hay culpabilidad o
pecado en mí, puesto que no los hay en Ti.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 236
Gobierno mi mente, la cual sólo yo debo gobernar.
1. Tengo un reino que gobernar. 2Sin embargo, a veces
no parece que yo sea su rey en absoluto, 3sino que
parece imponerse sobre mí, y decirme cómo debo
pensar y actuar y lo que debo sentir. 4No obstante, se
me ha dado para que sirva cualquier propósito que yo
perciba en él. 5La única función de mi mente es servir.
6Hoy la pongo, al servicio del Espíritu Santo para que
Él la use como mejor le parezca. 7De esta manera, soy
yo quien dirige mi mente, que sólo yo puedo gobernar.
8Y así la dejo en libertad para que haga la Voluntad de
Dios.
2. Padre, mi mente está dispuesta hoy a recibir Tus
Pensamientos y a no darle entrada a ningún pensamiento
que no proceda de Ti. 2Yo gobierno mi mente, y te la ofrezco a
Ti. 3Acepta mi regalo, pues es el que Tú me hiciste a mí.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 237
Ahora quiero ser tal como Dios me creó.
1. Hoy aceptaré la verdad acerca de mí mismo. 2Me
alzaré glorioso, y dejaré que la luz que mora en mí
irradie sobre el mundo durante todo el día. 3Le traigo al
mundo las buenas nuevas de la salvación que oigo
cuando Dios mi Padre me habla. 4Y contemplo el
mundo que Cristo quiere que yo vea, consciente de que
pone fin al amargo sueño de la muerte; consciente de
que es la llamada que mi Padre me hace.
2. Cristo se convierte hoy en mis ojos, y en los oídos que
escuchan hoy la Voz que habla por Dios. 2Padre, vengo a Ti a
través de Aquel que es Tu Hijo, así como mi verdadero Ser.
3Amén.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 238
La salvación depende de mi decisión.
1. Padre, Tu confianza en mí ha sido tan grande que
debo ser digno de ella. 2Tú me creaste y me conoces tal
como soy. 3Y aun así, pusiste en mis manos la salvación
de Tu Hijo y dejaste que dependiera de mi decisión.
4¡Cuán grande debe ser Tu amor por mí! 5Y mi santidad
debe ser asimismo inexpugnable para que hayas puesto a
Tu Hijo en mis manos con la certeza de que Aquel que
es parte de Ti, y también de mí, puesto que es mi Ser,
está a salvo.
2. Y así, hoy volvemos a hacer otra pausa para
pensar en lo mucho que nos ama nuestro Padre. 2Y
cuán querido sigue siendo para Él Su Hijo, quien
fue creado por Su Amor y en quien el Amor de Su
Padre alcanza su plenitud.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 239
Mía es la gloria de mi Padre.
1. No permitamos hoy que la verdad acerca de
nosotros se oculte tras una falsa humildad. 2Por el
contrario, sintámonos agradecidos por los regalos
que nuestro Padre nos ha hecho. 3¿Sería posible acaso
que pudiéramos advertir algún vestigio de pecado o
de culpa en aquellos con quienes Él comparte Su
gloria? 4¿Y cómo podría ser que no nos contásemos
entre ellos, cuando Él ama a Su Hijo para siempre y
con perfecta constancia, sabiendo que es tal como Él
lo creó?
2. Te damos gracias, Padre, por la luz que refulge por
siempre en nosotros. 2Y la honramos porque Tú la
compartes con nosotros. 3Somos uno, unidos en esa luz y
uno Contigo, en paz con toda la creación y con nosotros
mismos.
2. ¿Que es la
Salvación?
LECCIÓN 240
El miedo, de la clase que sea, no está justificado.
1. El miedo es un engaño. 2Da testimonio de que te
has visto a ti mismo como nunca podrías ser y, por lo
tanto, contemplas un mundo que no puede ser real.
3Ni una sola cosa en ese mundo es verdad. 4Sea cual
sea la forma en que se manifieste, 5sólo da fe de tus
ilusiones acerca de ti mismo. 6No nos dejemos
engañar hoy. 7Somos los Hijos de Dios. 8El miedo no
tiene cabida en nosotros, pues cada uno de nosotros es
parte del Amor Mismo.
2. ¡Cuán infundados son nuestros miedos! 2¿Ibas acaso a
permitir que Tu Hijo sufriese? 3Danos fe hoy para
reconocer a Tu Hijo y liberarlo. 4Perdonémosle hoy en Tu
Nombre, para poder entender su santidad y sentir por él el
amor que Tú también sientes por él.
Mi salvación procede de mí.
Cuando te des cuenta de que la culpabilidad es
sólo una invención de la mente, te darás cuenta
también de que la culpabilidad y la salvación
tienen que encontrarse en el mismo lugar. 6Al
entender esto te salvas.
LECCIÓN 70
Descargar

¿Qué es la Salvación?