FONDO HISTÓRICO
Un pacto es un convenio hecho libremente entre
dos o más personas o entidades. Israel, recién
salido de la esclavitud en Egipto pasó como un año
ante el monte Sinaí, organizándose y recibiendo
instrucciones de Jehová. Era un pueblo escogido
para representar al Señor en el mundo, y para
hacer eso debía ser una nación moral y separada
(Exo. 19:8). Una gente inmoral no puede hablar
por un Dios santo. Pero Israel tantas veces ha
querido los privilegios de pueblo escogido sin
cumplir su parte de lo convenido.
En estos versículos hay otro de los hechos
simbólicos que demuestran la relación entre Dios
y su pueblo Israel/Judá y las consecuencias de su
abandono de él. Los profetas usaron el
simbolismo para que el mensaje de Dios fuera
dado no solamente con palabras sino
dramatizado para
producir un impacto
aún mayor, aunque
aquí parece que fue
para el profeta solo.
En este sector del libro de
Jeremías se revela mucha
de la personalidad del
profeta. Las dificultades
del papel que le toca le
son pesadas. No siempre
aguanta con paciencia las
críticas y las
persecuciones, pero sí
sigue perseverante.
Como en otros pasajes del libro,
se instruye al profeta a que
actúe una parábola. Debe
comprar un cinto de lino y
ponérselo nuevo, sin lavar,
alrededor de la cintura. El cinto
es una señal o figura del
servicio. Sirve para sujetar las
ropas para reforzar el cuerpo al
hacer trabajos pesados.
Esta prenda de ropa íntima
indicaba la íntima relación de
Dios con su pueblo, y el hecho de
ser de lino simbolizaba que era
valioso.
En un segundo llamado de Dios le envía a esconder
el cinto en una peña del rio Éufrates traduce la
versión Reina Valera.
El servir al Señor no siempre resulta ser barato y
sin esfuerzo especial, ni tampoco es fácil de
comprender el porqué de ciertas cosas.
Después de un tiempo
considerable otra vez tiene
Jeremías ocasión de
cuestionar la intención de
Dios, cuando se le dice que
vaya a recoger esa prenda
de ropa que ya debería ser
inútil; pero va. Y como
suponía, el cinto se había
podrido, y no servía para
nada.
De igual modo, los judíos, con el decurso del
tiempo, se corrompieron con la idolatría de los
paganos y la soberbia, hasta el punto de que
dejaron de ser testigos de Dios. Deben, por lo
tanto, ser desechados como un cinto
estropeado o echado a perder.
Soberbia.
• Una de las peores formas del pecado,
considerada por muchos como la base de
todo pecado. Hace imposible que se
tenga una perspectiva correcta con
respecto tanto de Dios como del hombre.
• La soberbia, u orgullo, ha sido un
problema fundamental del hombre desde
el mismo comienzo.
• Los resultados de la soberbia son la
rebelión y la desobediencia.
Achitofel
Uzías
Faraón
Ezequías
Amán
Nabucodonosor
Belsasar
Herodes
laodiceos
La parábola del cinto nos muestra cómo una
prenda útil, pero descuidada y no usada según su
propósito, llega a podrirse y ser inútil.
A la vez, el cinto representa al pueblo que es útil
mientras queda cerca del cuerpo de Dios pero,
metido en la inmundicia, se deteriora hasta ser
inservible.
Dios desea que su pueblo escogido realmente
actúe como pueblo escogido.
Como un hombre ajusta el
cinturón a su cuerpo Dios
había querido ajustar a
Israel y a Judá a sí mismo,
para que todos pudieran
conocerle como su pueblo,
su renombre, su honra y su
gloria. Pero ellos no lo
querían. No le obedecieron,
sino rechazaron la relación
íntima con su Hacedor.
Cuando el Señor repite lo
que seguramente era un
proverbio popular del día:
Toda tinaja ha de ser
llenada con vino, la gente
engreída muestra su
petulancia y falta de
respeto hacia el
Todopoderoso diciendo:
“Eso ya lo sabemos”, sin
esperar para ver a dónde
se dirige la observación.
En los libros proféticos a menudo se usa la figura
dela borrachera para indicar la condición
patética de la gente:
Falta de razonamiento
Pérdida del sentido común
Esta vez el simbolismo es dirigido al pueblo.
Jehová les dice que como resultado de la
perversidad del pueblo él va a llenar de
embriaguez a toda la población.
Su embriaguez es resultado de :
Desobediencia
Autosuficiencia
Idolatría
Un resultado de la
práctica de la insensatez
es más insensatez. Ellos
mismos en este estado
van a destruirse los
unos a los otros. Las
tinajas, el pueblo, van a
ser quebradas. El
pueblo va a ser
destruido.
El orgullo fue la causa
de su contumacia. Dios
invita a su pueblo que
oye su advertencia que
no deje que su orgullo
sea un tropiezo para
escucharle. Han sido
muy orgullosos de ser
un pueblo especial de
Dios y su altivez ha
tapado sus oídos para
escucharle.
Dad gloria a Jehová Dios
vuestro, mostrad por el
arrepentimiento y la
obediencia a Dios que
reverencias su majestad. En
efecto, Josué exhortó a
Acán a que “diese gloria a
Dios” mediante la confesión
de su delito, y por ese
medio demostrase que
reverenciaba al Dios
omnisciente (Josué 7.19).
Dios, por su gran amor,
quiere que tengan otra
oportunidad de renovar su
relación con él (2 Pedro 3.9).
Al no aprovecharse de esta
oportunidad van a sucumbir
en las tinieblas.
Se usa el símbolo de la
oscuridad y las tinieblas para
hablar de la destrucción, el
lamento, el juicio, el pecado
(Isaías 59.9-10).
El hecho de no escuchar la
voz y la invitación de Dios
afirma la autonomía y el
orgullo del pueblo, y el
rechazo abierto de Dios. En
tales circunstancias el
profeta (y Dios) va a estar
envuelto en lágrimas,
porque el rebaño de Dios,
su propio pueblo, va al
cautiverio.
1. Debemos obedecer a Dios aun cuando no
comprendemos toda la razón de la orden
(Jeremías 13.1-7).
2. La soberbia es la base de muchos de nuestros
males (Jeremías 13.9).
3. Dios es muy paciente, pero su compasión
tiene límites (Jeremías 13.14).
4. Aunque la noche se aproxima, hoy todavía
hay oportunidad para arrepentirse (Jeremías
13.15).
5. Tal vez no debe importarme si tu sufres las
consecuencias de haber escogido mal, ¡pero me
importa! (Jeremías 13.17).
Descargar

Jeremias3 (4150795) - Estudios-biblicos-libro-x