IXMIQUILPAN
El origen de la ciudad de Ixmiquilpan es la
fundación por los frailes
agustinos españoles del Templo y ex
Convento de San Miguel Arcángel entre
1550 y 1560, a un costado de la plaza
principal en la actualidad.
La población de Ixmiquilpan, según los
datos preeliminares del XIII Censo de
Población y Vivienda realizado en 2010, es
de 86,363 habitantes, de los que 24,341
hablan alguna lengua indígena,
principalmente otomí. La religión
dominante en el municipio es la católica.
Fachada de la Iglesia de San Miguel Arcángel.
El municipio, predominantemente llano y de colinas
bajas, aunque con un 30% de su territorio enclavado en
la Sierra Madre Oriental, tiene una altitud media de
1700m sobre el nivel del mar. El nivel medio de
precipitaciones es de 363.8 mm, lo que caracteriza su
clima como semiárido. Está enclavado en la región
natural del Pánuco, dentro de la cuenca del río
Moctezuma. Limita al norte con los municipios
de Zimapán y Nicolás Flores, al este con Cardonal, al
oeste con Tasquillo y Alfajayucan, al sur
con Chilcuautla, San Salvador y Santiago Anaya.
El principal atractivo de la ciudad es el Templo y ex Convento
de San Miguel Arcángel, únicos en México por las
pinturas murales pintadas hacia 1572 por
pintores indígenas sobre modelos europeos y temática mixta
europea e indígena. El convento, fundado por los agustinos Fray
Andrés de la Manta y Fray Andrés de Barrios por órdenes de
Fray Alonso de la Veracruz en 1550, bajo la advocación de San
Miguel Arcángel, pertenecía a la serie de conventos-fortaleza
construidos por los agustinos al norte de Mesoamérica como
defensa contra los chichimecas y como avanzadillas para la
evangelización del norte de México.
El día 15 de agosto es la feria tradicional en honor al Sr de Jalpan cerrando esta
festividad dia 7 de septiembre con una gran procesión por todo el pueblo y
siendo acompañado por los lugareños.
Otro monumento de gran importancia histórica, arquitectónica y sentimental
para la ciudad es la Capilla del Carmen, concluida el 8 de Diciembre de 1772,
una joya arquitectónica por el labrado de la cantera rosa de su fachada y
sus retablos de madera tallados y labrados. Es de destacar la gran figura del
diablo sometida por San Miguel Arcángel sobre uno de los altares.
La presencia histórica y actual predominante del pueblo hñahñú u otomí en
Ixmiquilpan motivó la creación del Museo de la Cultura Hñahñú, situado en la
cabecera municipal y formado por documentos y exposiciones sobre la forma
de vida antigua y moderna de los ñahñú.
Alrededor de Ixmiquilpan se sitúan varios balnearios y restaurantes cuya
clientela principal proviene de la capital estatal, Pachuca, y de la
nacional, México. Los balnearios más visitados son: El Tephe, Te-Pathe y Dios
Padre esto por situarse a un costado de la carretera México-Laredo, los días de
mayor lleno en estos balnearios son en la llamada "Semana Santa". En la última
década se ha favorecido el turismo rural y ecológico con la construcción de
dos desarrollos, Cañada Chica y el Gran Cañón El Alberto.
En el municipio se cuenta con diferentes balnearios para todo tipo de turistas,
chicos, grandes, familiares, para disfrutar de la tranquilidad y seguridad que
caracteriza a la región por su gente organizada en defensa de sus espacios.
Para todo tipo de experiencias, aventuras extremas, relajación, algunos brindan
la oportunidad de vivir experiencias con simulacros de como vive un migrante
cruzar la frontera mas vigilada del mundo. Sin duda toda una experiencia.
El turismo en este municipio es el motor principal para el sustento de una
economía sólida, beneficiandose muchas familias del Valle del Mezquital, por
ello la importancia de preservar los recursos naturales y el fomento al turismo.
Descargar

Observacion (932929)