La Monarquía Absoluta
Obj.:comprender el significado de la monarquía absoluta
Estado moderno y monarquías absolutas
Estados Nacionales: centralización del
político, unificación territorial y cultural.
poder
Monarquías absolutas: Concentración del poder en
la persona del rey, quien lo ejercía a su voluntad. El
poder del monarca no estaba limitado por
organismos políticos- como cortes y consejos- a los
cuales el rey no les rendía obediencia.
El rey tenía poder para dictar y ejecutar leyes,
administrar justicia, cobrar impuestos, nombrar a los
funcionarios públicos y regular las relaciones
internas y externas de la nación.
Distintas visiones en torno al absolutismo
Nicolás Maquiavelo (1469-1527): Obra: “El Príncipe”, sostenía que la
obtención y retención del poder eran el fin último de los gobernantes,
usando cualquier medio para conseguirlo.
Jean Bodin (1530-1596): Obra. “Los seis libros de la república”
señalaba que el rey tenía poder supremo sobre sus súbditos, sin
restricciones determinadas por las leyes.
Jacques Bossuet (1627-1704): Obra, ”La política sacada de las
sagradas escrituras” sostenía que el poder rey expresaba la voluntad
divina, por lo que actuaban como ministros de Dios en la Tierra. Este
principio se conoce como Derecho Divino
Thomas Hobbes (1588-1679): Obra “Leviatán” planteó que el Estado
era una necesidad histórica que requería de un pacto de los
gobernantes de los súbditos, según el cual los súbditos renunciaban a
sus derechos a favor del gobernante, quien debía protegerlos frente a
las amenazas internas y externas.
Consolidación con Reyes Católicos que lograron
unión de coronas de Castilla y León, junto con la
expulsión de los árabes en 1492, en su máximo
esplendor (Carlos V y Felipe II ) España constituyó un
extenso territorio que abarcaba Europa y América.
El rey tenía todo el poder político, lo administraba a
través de consejos (territoriales, de Indias, de
Castilla, de Hacienda, etc.)
Sus sucesores traspasaron el poder a sus validos,
quienes no siempre tuvieron éxito en la
administración, hasta que los Borbones en el siglo
XVIII recuperaron la autoridad real
Absolutismo francés
Luis XIV (1643-1715): concentró la totalidad del poder político
francés. El país afianzó su hegemonía gracias a la decadencia de España
y a la unión de ambas Coronas con el matrimonio de Luis XIV con Ana
de Austria y con el nombramiento de su nieto Felipe V, en el trono
español.
Palacio de Versalles: administración del Estado y lujosa residencia de
la familia imperial y la nobleza, otorgo beneficios y concesiones a la
nobleza para que dependieran de él y no se opusieran a sus designios.
Utilizó ayuda de ministros como Colbert y Mazarino en las finanzas y
diplomacia respectivamente, sin embargo, gobernó personalmente.
Centralización política: restó poder a las cortes, unificó los impuestos,
creó cuerpo de funcionarios (intendentes) que se encargaban de hacer
cumplir las ordenes del rey. Restableció persecución a los protestantes
y participó en la guerra de los treinta años.
Monarquía inglesa y método
parlamentario
Fracasaron los intentos por conseguir la monarquía
absoluta, pues el parlamento siempre se opuso, este estaba
compuesto por nobles, terratenientes y burgueses, quienes
obtuvieron garantías en desmedro del poder monárquico.
Revoluciones: el parlamento emprendió revoluciones
contra Carlos I( 1649) y Jacobo II (1688) que terminaron
con le nombramiento de Guillermo III de Orange como rey
de Inglaterra quien debió firmar un Acta de Declaración de
Derechos que limitaba sus poderes y entregaba
herramientas de control al parlamento, constituyéndose
una monarquía parlamentaria
Principios del Derecho Divino de los Reyes
La Monarquía es una institución de ordenación divina.
El derecho hereditario es irrevocable. El derecho adquirido por
virtud del nacimiento no puede perderse por actos de usurpación,
cualquiera que sea su duración; ni por incapacidad del heredero; ni
por acto alguno de deposición.
Los reyes son responsables sólo ante Dios. La monarquía es pura, ya
que la soberanía radica por entero en el rey, cuyo poder rechaza toda
limitación legal.
Toda ley es una simple concesión voluntaria; y toda forma
constitucional y toda asamblea existen a su arbitrio.
La no-resistencia y la obediencia pasiva son prescripciones divinas.
En cualquier circunstancia, la resistencia al rey es un pecado y
acarrea la condenación eterna. Si ocurre que el rey ordena algo
contrario a la ley de Dios, Dios debe ser obedecido con preferencia al
hombre; pero debe seguirse el ejemplo de los cristianos primitivos y
sufrir con paciencia las penas que corresponden a la infracción de la
ley.
¿Qué poderes le confería al rey el derecho divino?
¿El derecho divino habrá afectado cualquier tipo de oposición al
monarca? Argumente
¿Quién le entrega la soberanía al rey?
¿Qué relación existe entre la obediencia al rey y los primeros
cristianos?
Descargar

La monarquía absoluta