CUENTO: EL PROFESOR
Víctor Bedoya
Carolina Cárdenas
Como era habitual me
levante y me tome un
rico café caliente, cogí
mi maleta y Salí rumbo
al trabajo; los
transeúntes me
saludaban con una
linda sonrisa, pero yo
estaba inquieto por
saber que me depararía
el destino.
Ayuda a el profesor a llegar a su trabajo
Perdiste
GANASTE!!!
llegue a mi trabajo,
desocupe la maleta con
un ligero movimiento y
saque mi computadora, la
prendí tímidamente
hundiendo ese pequeño
botón y frunciendo mi
rostro ya que estaba muy
preocupado por saber si
mis educandos, me
habían enviado
puntualmente el trabajo
de literatura.
¿Porque estaba preocupado el
profesor?
 a. por sabersi los educandos le habían enviado puntualmente el trabajo
de literatura.
 b. preocupado porque no tenia dinero
 c. Por saber que le depararía el destino
Inténtalo
de nuevo
fallaste
felicitaciones
para algunos preocuparme
por eso es absurdo ok tal vez
lo sea un poco y eso no está
mal para mí. Al notar que mi
bandeja de entrada estaba
vacía me decepcione de mí,
¿tal vez no estaba haciendo
las cosas bien?, ¿tal vez mis
estrategias no funcionaban?
o simplemente no era bueno
en lo que hacía; la cara de
preocupación había
desaparecido pero la
reemplazaba una de
decepción personal.
Atrapa al profesor
Inténtalo de nuevo
Felicitaciones
Fue entonces cuando decidí
analizar mi forma de enseñar,
primero inicie preguntándome
¿Qué debo cambiar? pero no
encontré nada negativo me veía
perfecto; era puntual, ordenado,
justo, recto y muy pero muy
responsable así que me
tranquilice un poco, pero debía
buscar más información entonces
decidí enviar correos electrónicos
a todos mis estudiantes ya que los
medios de comunicación nos
habían invadido y por su puesto
yo no me iba a quedar atrás.
Hazle un golazo al profesor
Que golazo!!!
Aún recuerdo la manera como
aprendí a manejar una
computadora una noche
busque en la web diferentes
pasos y tutoriales para hacerlo;
me llagaron las 3 de la mañana y
yo estaba entusiasmado por
aprender a manejar esos
aparatos que tanto veía usar por
los chicos, recuerdo que al
principio muchos se burlaron de
mí y de la forma de digitar pero
yo continué no quería ser aquel
profesor anticuado que todos
solían conocer.
30 Mensajes enviados y 30
respuestas instantáneas me
llegaron esa tarde, todas eran
positivas así que no
comprendía por que los
estudiantes no me habían
enviado el trabajo de literatura
ese día, pero no debía
rendirme de alguna manera
debía buscar la respuesta esta
preocupación tan grande,
fue entonces cuando recordé
que en ningún momento
había pedido tal trabajo a mis
estudiantes.
Descargar

cuento interactivo Carolina y Victor