Mujeres, violencia y
conflicto social
Silvia Soriano Hernández
Me di cuenta, desde que crecí, pues
más que todo yo fui sintiendo,
viviendo
lo
que
son
las
discriminaciones que sufrimos las
mujeres.
Vi la gran necesidad de que nosotras,
por ser mujeres, también sufrimos
muchas cosas, por tener un traje, por
tener un idioma y más la violencia, y
más las amenazas.
Entonces esa angustia de andar ahí,
de cargar a los hijos, de saber o no
saber si el marido vive era un gran
martirio para las mujeres.
Hemos nacido más que
todo
en
comunidades allí se empezó por otro
medio, pues había la violencia,
entonces ya no quedaba otro camino
que hacer que juntarse todas las
mujeres y de organizarse ya.
La
cuestión
es
unir
nuestras voces… y no vivir
lo mismo.
Nosotros formamos grupos de mujeres
como más amplios que los hombres.
Ellos eran de comités de la iglesia
y las mujeres casi no, las mujeres
siempre decían que no podemos, que
no sabemos nada.
Estamos luchando también por la
igualdad
de
derechos,
y
entonces
esa
igualdad
de
derechos también nos da valor,
los acuerdos de paz dicen que
todo hombre y mujer tiene igual
derecho.
Era por necesidad, por lo que me
vine de allá, pues no había trabajo
y tuve que salir huyendo de mi casa
porque yo no quería quedarme, yo no
quería
ser…
ser
campesina,
no
quería ser como
ama
de casa,
cargando hijos y sufriendo golpes
del marido.
Allí fue donde nos encontrábamos
con
otras
personas
igual
a
nosotras, por eso fue que nos
organizábamos,
porque
nos
hablábamos;
entonces
ya
nos
juntábamos para ver que hacíamos
en conjunto ¿qué hacemos? y ya
nuestras gestiones fueron mas en
grupito, íbamos juntas, porque al
principio pues estábamos solas por
todos lados.
Cuando me capturaron me dijeron:
mira nosotros tenemos avisos, como
tú no dejaste de estar allí en esas
mierdas, lo denunciaste todavía, te
vamos a cumplir, si hubieras salido
de la organización, si hubieras
dejado
la
manifestación,
si
hubieras dejado de luchar.
Y la aplicación de la justicia,
hay muchas cosas más, pero eso
no se ha logrado, eso es una de
las luchas y más las luchas en
contra la impunidad y por la
violaciones que siempre se están
dando, seguimos luchando por la
violación contra de la mujer y
en contra de la mujer indígena.
Empecé yo a luchar con las mujeres
por lo mismo que nosotras las
mujeres vivimos qué es la violencia.
Yo, la mera verdad, al principio,
vivía yo la violencia porque tomaba
mucho mi esposo.
Pues es importante que las mujeres
conozcan sus derechos y más por eso
es que hemos venido impulsando las
capacitaciones sobre derechos de la
mujer y eso nunca terminamos de
decir, porque eso no cambia, hay
que
seguirles
recordando
como
defenderse, nosotras las mujeres y
cómo,
también,
nosotras
mismas
tenemos que auto estimarnos.
Ya es muchísima la violencia, lo
que hacen las autoridades, no somos
tomados en cuenta y si pedimos algo
pues siempre somos pisoteados los
indígenas,
entonces
por
eso
nosotros
levantamos
a
los
indígenas, que nos vean que sí
podemos levantarnos, podemos hacer
una guerra.
Hemos caminado un poco, pero sí que
falta mucho por hacer, pues porque la
verdad
es
tan
costoso,
también
cambiar un mundo constante con tanta
violencia y con tanta discriminación.
Nosotros
realmente
somos
una
organización
que
nació
en
los
tiempos de la violencia que estaba
bastante fuerte y nos organizamos
un grupo de mujeres.
Las mujeres estamos tratando de
organizar para que no nos pase
nada, para que nos respeten las
personas.
Pero
eso
de
las
violaciones y de la violencia pasa
desde hace mucho.
Porque
sigue
siendo
la
misma
situación, pero en esta búsqueda de
mejorar nuestra vida, en este querer
vivir de una manera diferente, vamos
descubriendo
que
somos
personas
valiosas, que queremos estar juntas,
queremos contar nuestras experiencias
porque
en
ese
contar
nuestras
experiencias, pus vamos encontrando
caminos para seguir adelante.
Actuábamos
siendo
reprimidas
y
amenazadas. Yo creo que lo que nos
pasaba nos daba mas fuerza para
seguir adelante.
A pesar de saber que mi hijo no
aparecería vivo, yo continué en la
lucha. Ya no era sólo por mi
familiar. Era en la lucha por
todos,
por
todos
los
desaparecidos.
Nosotros como grupo estamos luchando
por el respeto a los derechos
humanos, siempre nuestra misión,
pero también no podemos olvidar de
ninguna
manera
a
nuestros
desaparecidos y siempre pedimos que
se esclarezca el paradero de ellos
¿dónde los mataron?
Mujeres, violencia y
conflicto social
Silvia Soriano Hernández
Descargar

Descargar 201 kb - Cátedra Unesco de Derechos Humanos