Un auto concepto saludable
comienza con la autoimagen
Los Primeros Siete Años
Capítulo 14
Autoconcepto y la autoimagen
• Sabemos que un niño sufre de
autoconcepto pobre cuando parece
triste, cabizbajo, tiene los hombros
caídos, arrastra los pies, tiene
dificultades para hacerse de amigos,
y no trata de hacer nada nuevo.
Decimos que sufre de complejo de
inferioridad.
• El niño con un jactancioso complejo
de superioridad tampoco tiene un
alto grado de valor personal.
Autoconcepto y la autoimagen
• El principio es este: La superioridad o
la inferioridad proviene de la misma
raíz – bajo valor personal – y conduce
al mismo fin: exceso de preocupación
por sí mismo.
• Tanto el sentimiento de inferioridad
como el de superioridad vienen del
mismo origen: una autoestima baja.
Autoconcepto y la autoimagen
• Estos complejos conducen a lo
mismo, exceso de preocupación
por sí mismo.
• Los niños que no se sienten bien
consigo mismos terminan pasando
mucho tiempo pensando en sí
mismos.
• Llegan a estar centrados en sí
mismos.
El modelo “caramelo duro” del
autoconcepto
• El autoconcepto es algo como un
caramelo duro que posee varias
capas de caramelo de diferentes
colores.
• EL autoconcepto está compuesto
por numerosas capas, y cada una
de ellas son importantes en el
desarrollo del valor personal.
Las cinco capas del autoconcepto
1. Autoimagen – está en el núcleo.
Es como pensamos que
aparecemos ante los demás. Es la
capa sobre la cual tenemos menor
control. Pero es muy importante.
2. Autoestima – es la
retroalimentación que obtenemos
acerca de nosotros mismos por la
manera en que otros nos tratan.
Las cinco capas del autoconcepto
3. Confianza propia – tiene que ver
con cuan competentes nos
sentimos. Esta es edificada por
nuestras habilidades y
capacidades y estas también dan
un sentimiento de importancia
Las cinco capas del autoconcepto
4. Respeto propio – cuando
hacemos lo que sabemos que
debemos hacer, podemos
respetarnos.
5. El valor que nos asigna Dios – las
demás capas pueden fluctuar
pero Dios nunca cambia. Esta es
la cubierta final para proteger
nuestro frágil autoconcepto.
La autoimagen: el núcleo del
autoconcepto
• El mundo trata a las personas en
forma diferente por la forma en que
se ven, y los padres no son inmunes a
ello.
• Para evitar caer en lo que la cultura
dicta, de que lo bello es lo mejor,
tenemos que crear un vínculo
estrecho con nuestros recién nacidos
y aceptar el valor supremo que Dios
le da a cada uno de ellos.
Cómo ayudar a los niños a
aceptar su apariencia
• La manera en que su hijo se
sienta respecto a su apariencia
afectará su capacidad para
relacionarse con otros.
• Los que se sienten bien con su
apariencia les es más fácil
olvidarse de sí mismo y
concentrarse en otros.
• Los padres son la clave en esto.
Cómo ayudar a los niños a
aceptar su apariencia
• Como padre, busque características
específicas que admira en el niño y
señálelas.
• No debemos descubrir sus fallas y
magnificarlas.
• Es suficientemente difícil la vida
fuera del hogar de los menos
atractivos para ser recordado
constantemente por sus fallas en
ella.
Cómo ayudar a los niños a
aceptar su apariencia
• El principio aquí es: La apariencia
de los niños es la forma más
temprana en que reciben
realimentación acerca de su
autoconcepto que edifica o
destruye su sentido de valor
personal.
Cómo ayudar a los niños a
aceptar su apariencia
• Cuando éste núcleo de conceptos
propios en nuestros niños está
fuerte podemos enseñarles a cómo
ayudar a otros a fortalecer su
autoconcepto.
• Enseñarles a:
– como ayudar a otros a sentirse bien
con cómo se ven.
– Enseñarles a elevar, y no rebajar.
– Enseñarles a notar los rasgos
positivos y a ser generosos con sus
cumplidos.
Cómo ayudar a los niños a
aceptar su apariencia
• El trabajo como padre es asegurarse
que su hijo le guste su apariencia.
• Al crecer ayúdele a seleccionar colores,
ropa y peinados que realzarán sus
características físicas.
• Para ellos es más importante como los
demás perciben su apariencia que
cómo aparecen ante los demás.
• Ellos luchan por la aceptación de sus
pares.
Cómo ayudar a los niños a
aceptar su apariencia
• En ciertas etapas del desarrollo,
usted tendrá que pasar por alto lo
que le parece un peinado o un
estilo detestables – mientras sea
modesto – por que esa apariencia
le dará aceptación de los pares.
• Aun los más pequeños no son
inmunes a las presiones sobre la
apariencia y las preferencias
personales.
Cómo ayudar a los niños a
aceptar su apariencia
• Debemos hacer tanto cuanto sea
posible para que nuestros hijos
desarrollen una autoimagen
saludable, pero cuando no es
suficiente , podemos poner otras
capas sobre el núcleo de las cuales
tienen mayor control como
autoestima, confianza propia,
respeto propio y el valor de Dios.
Belleza interior frente a
belleza exterior
• Procure impedir que sus hijos
lleguen a preocuparse
demasiado con lo que vestirán.
• Debe enseñárseles a vestir con
modestia y sencillez, y a
apreciar la buena calidad.
• La ropa debe ser apropiada
para su edad.
Belleza interior frente a
belleza exterior
• Cuando los niños se visten como
mayores, tienden a querer actuar
como mayores, hablan como ellos y
hay mayor probabilidad que se
involucren en actividades donde los
niños mayores aprovechan de su
inocencia.
• Recuérdeles cuales son las
conversaciones apropiadas, los juegos
apropiados y la ropa apropiada.
Belleza interior frente a
belleza exterior
• Debe enfatizar en su familia el
principio de que la belleza interior es
mucho más importante que la belleza
interior.
• Los niños necesitan saber que los
padres piensan que ellos son
físicamente atrayentes pero los
padres también deben enfatizar que
lo realmente importante es que Dios
mira el interior.
Belleza interior frente a
belleza exterior
• Lo que realmente importa es que
– usted tenga una personalidad hermosa,
– que su carácter sea atrayente,
– y que su actitud brilla como el oro.
• El equilibrio, el balance es la clave.
• Usted no puede cambiar la manera
que el mundo reacciona antes sus
hijos, pero puede asegurarse que sus
propios comentarios sean
equilibrados.
Una palabra sobre la identidad
de género
• El principio en esto es: no hay
una relación directa entre los
intereses y la conducta del niño y
la identidad de género, mientras
las personas importantes en la
vida del niño lo afirmen como
varón, o a la niña como mujer.
Una palabra sobre la identidad
de género
• Si la apariencia, los intereses y la
conducta del varón no se ajustan a lo
que los padres típicamente piensan
como masculino entonces es probable
que el niño se sienta rechazado.
• Si la apariencia, los intereses y la
conducta de la niña no se ajustan a los
que los padres consideran típicamente
como femenino, es probable que la
niña se sienta rechazada.
Una palabra sobre la identidad
de género
• Estos rechazos crean un vacío de
amor en el niño.
• Las críticas de padre del mismo
sexo harán que el niño o niña
busque la atención y el afecto
de la persona del mismo sexo
que él en lugar del padre o la
madre , creando una inclinación
hacia el homosexualismo.
Una palabra sobre la identidad
de género
• Si los niños obtienen un sentido de
placer físico en un encuentro
sexual abusivo de alguien del
mismo sexo, esto puede
confundirlos acerca de su
orientación sexual.
• No saben que esa reacción sexual
sucede en forma automática
cuando ocurre una estimulación y
no tiene nada que ver con la
orientación sexual.
Una palabra sobre la identidad
de género
• Si un niño es abusado
sexualmente por alguien del sexo
opuesto, el niño puede
desarrollar desconfianza hacia
ese sexo, e inclinarse con
personas del mismo sexo para
tener intimidad.
• El abuso sexual es a menudo la
raíz de la confusión de género.
Una palabra sobre la identidad
de género
• Para crecer con una identidad de
género y una autoimagen
saludable, los niños pequeños,
especialmente durante los
primeros siete años, deben tener
la oportunidad de que su
necesidad de afecto sea atendida
tanto por varones como por
mujeres.
Una palabra sobre la identidad
de género
• Para que un niño crezca con una
autoimagen positiva, es preciso
que sea plenamente aceptado y
amado de acuerdo con su sexo
físico (no de acuerdo con la
apariencia, intereses o conducta)
por una madre y un padre o tutor
amoroso y amante.
Descargar

del autoconcepto