es un movimiento sociocultural y religioso que
considera al emperador de
Etiopía Haile Selassie I, como la
encarnación de Dios.
Surgió en los comienzos de los
años 1930 en los barrios
marginales de Kingston,
Jamaica y en los sectores
rurales adyacentes,[siendo la
visión social y cultural de
Marcus Garvey que inspiró a los
rastafaris, que incluso lo
consideran una reencarnación
de San Juan Bautista.[2] y
atribuyeron un carácter
mesiánico a Selassie. Notable
es el gran deseo de sus
descendientes de esclavos
negros de volver a África, de
las aspiraciones sociales y
culturales de la comunidad
negra y de las enseñanzas del
organizador nacido en Jamaica
Marcus Garvey que clamaba
«África para los africanos».
Hoy en día el movimiento se ha
extendido a lo largo de gran
parte del mundo y tiene
seguidores provenientes de
distintas culturas, lenguas y
naciones.
Los rastafaris son monoteístas,
creyendo en un Dios singular a
quien denominan Jah. Los
rastafaris ven a Jah como la
esencia en la forma de la Santa
Trinidad, el cual es, Padre,
Hijo y el Santisimo de la
creacion. Los rastafaris dicen
que Jah, en la forma del
Santisimo creacion
(encarnado), vive dentro del
humano, y por esta razón se
refieren a menudo.
Algunos rastafaris creen
que las traducciones
estándar de la Biblia
presentan cambios creados
por la estructura racista y
eurocentrista blanca de
poder, entonces reverencian
el texto épico nacional
etíope, el Kebra Nagast,
libro que narra la gloria de
los reyes de la dinastía
salomónica en Etiopía, por
ser el escrito que narra con
detalles el encuentro entre
Salomón y Makeda (reina de
Saba). Sin embargo, la Biblia
no deja de ser uno de los
textos leídos por rastafaris;
ya que consideran que como
dice Haile Selassie I, que la
biblia traciende sin llegar a
perder su esencia.
Otro pilar fundamental es
la lectura del sagrado libro
de la tradición etíope,
titulado Kebra Nagast, y
la reivindicación
del panafricanismo (la
reivindicación de
unidad de los
descendientes de
africanos oprimidos
durante la historia
reciente)
El 1ero de marzo de 1958,
el Príncipe Emmanuel
Charles Edwards fundó el
Congreso Negro
Internacional Etíope
Africano (Ethiopia Africa
Black International
Congress), y estableció su
Cuartel Central en el 54B
de Spanish Town Road en
Kingston, Jamaica. Sus
miembros son conocidos
como boboshantis..
En los años '50, el mensaje del
movimiento rastafari de orgullo
racial y unidad había puesto en
alerta a la clase dominante en
Jamaica, y los enfrentamientos
entre los rastafaris negros
pobres y la policía blanca de
clase media eran comunes.
Muchos rastafaris fueron
brutalmente reprimidos, y
algunos murieron. Otros fueron
humillados haciendo que su
trenzas sagradas fueran
cortadas.
Durante los años 30, la depresión hizo
naufragar a Jamaica y Etiopía por igual. La
Italia del Fascismo encabezada por Benito
Mussolini invadió Etiopía en 1935 (ver la
Segunda Guerra Ítalo-Etíope), que fue
considerada uno de los mayores eventos que
precedieron a la Segunda Guerra Mundial.
Haile Selassie, exiliado en el Reino Unido,
creó la Federación Mundial Etíope para unir
mundialmente el apoyo negro al reinado
etíope. Después del final de la guerra, donó
una extensa parcela de tierra en
Shashamane, Etiopía, para permitir a los
colonos negros que regresaran a su tierra
natal.
Descargar

Diapositiva 1