http://www.tlatelolco.unam.mx/index.html
es.wikipedia.org/.../Movimiento_estudiantil_en_
México_de_1968
La tarde del 2 de octubre de 1968, un día después de la salida del ejercito del
campus de la UNAM y del IPN miles de personas se reunieron en la Plaza de
las Tres Culturas en Tlatelolco.
Mientras tanto, el ejército vigilaba, como en todas las manifestaciones
anteriores, que no hubiera disturbios, principalmente porque el gobierno tenía
temor de que fuera asaltada la torre de la secretaria de relaciones exteriores.
Por su parte, miembros del Batallón Olimpia (cuyos integrantes iban vestidos
de civiles con un pañuelo o guante blanco en la mano izquierda) se infiltraban
en la manifestación hasta llegar al edificio "Chihuahua" donde se encontraban
los oradores del movimiento y varios periodistas.
Cerca de las seis de la tarde, casi finalizado el evento, un helicóptero sobrevoló la plaza
del cual se dispararon bengalas, presumiblemente, como señal para que los
francotiradores del Batallón Olimpia apostados en el edificio "Chihuahua" abrieran fuego
en contra de los manifestantes y militares que resguardaban el lugar, para hacerles
creer a estos últimos, que los estudiantes eran los agresores. Los militares en su intento
de defenderse, repelieron "la agresión de los estudiantes", pero ante la confusión, los
disparos no fueron dirigidos contra sus agresores, sino hacia la multitud de
manifestantes que se encontraban en la plaza de Tlatelolco.
Muchos manifestantes que lograron escapar del tiroteo se escondieron en algunos
departamentos de los edificios aledaños, pero esto no detuvo al ejército, que sin orden
judicial, irrumpieron a cada uno de los departamentos de todos los edificios de lo que
conforma la Unidad Tlatelolco, para capturar a los manifestantes. Aún se desconoce la
cifra exacta de los muertos y heridos. El gobierno mexicano manifestó en 1968 que
fueron solo 20 muertos, tres años mas tarde, la escritora Elena Poniatowska en su
libro la noche de Tlatelolco publico la entrevista a una madre que busco entre los
cadáveres a su hijo y revelo que por lo menos había contado 65 cadáveres en un solo
lugar.
 Jorge Castañeda en su artículo "Los 68 del 68", publicado el 30 de agosto de 2006 en
el periódico Reforma escribió:
De acuerdo con el informe histórico, en la Plaza de las Tres Culturas murieron
―cabalísticamente― 68 estudiantes y un soldado...". Y todo uso de la fuerza pública se
empezó automáticamente a asimilar al 68, pero al 68 magnificado: al de los 500, no al de los
68. Todo uso de la fuerza se volvió una masacre en potencia…
 Leo Zuckermann
Para no olvidar el 2 de octubre de 1968
“Si le preguntas a un joven de hoy en qué consistió el 68, nueve sobre diez te dirán que fue una
masacre. Muy pocos te podrán decir qué decíamos y cómo lo decíamos. Como si nosotros no
hubiéramos estado. Pasábamos por ahí. Y es para salirle al paso a ese ninguneo infame por lo
que alguna vez dije que éramos unos cabrones, unos hijos de la chingada. Pero no ‘al igual
que el gobierno’ ni mucho menos. No de la manera en la que puede serlo, y lo fue, el
gobierno. De ninguna manera. Cabrones e hijos de la chingada como Valentín Campa,
Demetrio Vallejo, Víctor Rico Galán y tantos otros revolucionarios recluidos en las ergástulas
del reino, y por cuya libertad tomamos la calle. Subversivos, intransigentes e irredentos.
Peligrosos, nocivos e intolerables para el gobierno y sus sistemas”. Marcelino Perelló, líder del
movimiento estudiantil de 1968.
“Lo que queríamos era vivir”. Marcia Gutiérrez, participante del movimiento estudiantil de 1968.
“Nadie puede arrogarse el ’68 como suyo. Fue un movimiento colectivo donde todos los que se opusieron
activamente en las aulas, en los auditorios, en las plazas, en la calle o en la prensa (líderes, estudiantes,
profesores, intelectuales, artistas, periodistas) tuvieron su importancia. Sin embargo, considero que hay
tres personajes altamente emblemáticos de la revuelta estudiantil: un rector, un escritor y un poeta:
Javier Barros Sierra, José Revueltas y Octavio Paz. El primero, por su defensa a ultranza de la autonomía
universitaria contra el Presidente más autoritario del México moderno; el segundo, no sólo por sus
apuntes de análisis extraordinarios sobre la realidad inmediata, y los cuales se hallan recogidos en su
libro México 68: Juventud y Revolución (Era, 1978), sino por su integración a los cincuenta y cuatro años,
no como líder o ideólogo, sino como un estudiante más de la Facultad de Filosofía y Letras, y el tercero,
por ser el único funcionario con valor civil del gobierno mexicano en atreverse a renunciar y por publicar
un año y cinco meses después el libro más brillante de análisis político del ’68”. Marco Antonio Campos,
estudiante de derecho en 1968.
 Mauricio Ocampo Campos)
Era miércoles 2 de Octubre de 1968, en la plaza de las Tres Culturas en la Ciudad de México, se llevaba a
cabo una reunión convocada por el consejo nacional de huelga. La reunión ha terminado, se escucho
decir una voz por el micrófono, mientras 3 luces provenientes de un helicóptero, iluminaban y daban
paso a la muerte.
Los disparos empezaron a cruzar y perforar cuerpos, todos corrían de un lado a otro, otros caían
baleados con miedo y desesperación. En algún rincón de la calle, se encontraron 2 cuerpecitos, eran 2
niños entre 12 y 10 años, inertes en el suelo uno con el pecho floreado, era inútil pensar que estuviesen
vivos, mientras en el palacio de gobierno se preparaban los últimos puntos necesarios para el inicio de
las Olimpiadas...
No se sabe en realidad cuantos murieron, pues la mayoría de los cuerpos fueron desaparecidos como lo
fueron muchos presos políticos de ese tiempo en el campo militar numero 1, sin embargo la sociedad
sin mover un dedo solo se preguntaba consternada:
¿Quién ordeno esto?
En mi opinión lo que sucedió el 2 de octubre
fue provocado por el gobierno, por este
motivo la sociedad respondió en un acto de
inquietud y lucha contra el. Esto trajo como
consecuencia una gran masacre y fue un acto
de cobardía por parte del gobierno responder
de tal forma .
Descargar

practica 20_ milca mateos espinoza