Texto: Dt. 5:16; Mal. 4:6
Verdad Bíblica
 La palabra de Dios nos enseña un precepto
irrefutable, además de estar acompañado de
promesas infalibles:
 Honra a tus padres y por consecuencia tu
vida será fructífera en todos los ámbitos. El
deseo del corazón de Dios para con las
familias es que sus corazones estén
enlazados.
Verdad Bíblica aplicada
 La Fraternidad juvenil cumple con el precepto
bíblico de honrar a sus padres, a pesar de lo difícil
que pudiera ser, aún cuando con hechos y con
palabras sean violentados, pues sabe que fiel es el
que prometió, Él hará.
Introducción
 Es un tema difícil de hablar por temores y el tormento
tan profundo e íntimo.
 Sientes que nadie te puede entender.
 Como cristianos nos preguntamos ¿Por qué a mí?,
¿Acaso soy tan malo que merezco esto y más?
 Sólo Dios tiene el poder y la autoridad para intervenir
en estos problemas y tiene el derecho exclusivo para
tomar nuestro caso en sus manos.
 Dios puede eliminar toda depresión y sentimientos de
soledad, amargura, deseos de venganza, etc.
I. No tratemos de averiguar cómo y
por qué hemos sido lastimados.
(1 P. 2:20 ; 3:17).
 Para muchos jóvenes, el hogar, la familia, los padres no
son el ideal del que se habla en la Biblia ; sino que el
hogar, la familia es un infierno.
 NO hay que preocuparnos, Dios todo lo ve.
 Dios te quiere ayudar, claro que tienes que estar
dispuesto para poner de tu parte.
 ¿Por qué yo, Señor, por qué a mi?
 La respuesta es clara, Satanás quiere destruir tu
hogar.
 Dios te ordena que honres a tus padres a pesar de todo,
por que “ mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la
voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal”
1 P. 3:17.
 Dios sabe cuán difícil es obedecer y honrar a algunos
padres , también sabe que no es fácil dar testimonio en
medio de violencia, pero nos ordena a no devolver mal
por mal.
II. Dios no dejará que seamos tentados,
más de lo que podamos soportar (1 Co.
10:13; 1 P. 4:12-13).
 Dios NO prometió darnos una vida sin dolor , sin
embargo nos prometió la forma de salir de ella.
 “Echa a Jehová tu carga, y él te sustentará; no dejará
para siempre caído al justo” Sal. 55:22
III. Dios no permitirá que nuestra vida sucumba
en el sufrimiento, de eso debes estar
completamente seguro (Sal. 3:3; 27:5; 28:1-2).
 Jer. 33.3
 Nunca pienses que Dios es al que te envía los
sufrimientos y la violencia. Lo que trae tristeza,
aflicción dentro de nuestros hogares es alejarse de
Dios. Es aquí dónde el maligno aprovecha y trata de
adueñarse de tu vida.
 ¡Si Dios es con nosotros, ¿quién contra nosotros?!
IV. Pertenecemos a nuestro Señor
Jesucristo (Dt. 7:9; 14:2).
Conclusión
 ¿Amas a los que te han hecho daño?
Es tiempo de poner los ojos a el Creador y cerrarle la
puerta de nuestro corazón al maligno, ayudándonos de
las armas que nuestro Dios nos ha dado . Levantar
nuestra mirada y ver a nuestro Señor Jesucristo que nos
dice: “ Ninguna arma forjada contra ti, prosperará”
Is. 54:1-7
Descargar

La violencia intrafamiliar, ¿Qué hacer?