Hola amiguitos, yo soy su amigo del mundo de la lectura y
necesito viajar a mi mundo para poder para conseguir mas
libros, pero para eso debo recargar mi nave con 2500 estrellas,
¿con cuantas estrellas me vas a ayudar tu?. Para ayudarme
puedes comenzar por leer la introducción y seguir las
instrucciones:::::::: GRACIAS
Introducción
tarea
proceso
Recursos
evaluación
créditos
Todos sabemos que la lectura proporciona cultura, desarrolla el sentido estético, actúa
sobre la formación de la personalidad, es fuente de recreación y de gozo. Además,
constituye un vehículo para el aprendizaje, para el desarrollo de la inteligencia, para la
adquisición de cultura y para la educación de la voluntad. Es por esto que queremos que
por medio de las lecturas que les vamos a presentar puedan desarrollar su creatividad, su
imaginación, y que tengan la oportunidad de entrar en el mundo de la lectura.
COMO Y
Tu misión de hoy es escoger uno de los cuentos que te vamos a
presentar, lo debes leer cuidadosamente, y tomando como ejemplo
estos cuentos podrás crear otro, utilizando toda tu imaginación y
creatividad, no olvides que debes cumplir con
algunas características:
1. Debe tener un titulo
2. Los personajes
3. Un inicio, un nudo y un fin.
4. Debes hacerle una moraleja
cuentos
ESCOGE EL CUENTO QUE MAS TE INTERESE Y LEELO CON MUCHA ATENCION:
LAS LENGUAS HECHIZADAS
NOMADAS MODERNOS
LA LLAVE MAGICA
EL MISTERIOSO PAYASO MALABARISTA
LAS LENGUAS
HECHIZADAS
Hubo una vez un brujo malvado que una noche robó mil lenguas en
una ciudad, y después de aplicarles un hechizo para que sólo
hablaran cosas malas de todo el mundo, se las devolvió a sus
dueños sin que estos se dieran cuenta.
De este modo, en muy poco tiempo, en aquella ciudad sólo se
hablaban cosas malas de todo el mundo: "que si este había hecho
esto, que si aquel lo otro, que si este era un pesado y el otro un
torpe", etc... y aquello sólo llevaba a que todos estuvieran
enfadados con todos, para mayor alegría del brujo.
Al ver la situación , el Gran Mago decidió intervenir con sus
mismas armas, haciendo un encantamiento sobre las orejas de
todos. Las orejas cobraron vida, y cada vez que alguna de las
lenguas empezaba sus críticas, ellas se cerraban fuertemente,
impidiendo que la gente oyera. Así empezó la batalla terrible entre
lenguas y orejas, unas criticando sin parar, y las otras haciéndose
las sordas...
¿Quién ganó la batalla? Pues con el paso del tiempo, las lenguas
hechizadas empezaron a sentirse inútiles: ¿para qué hablar si nadie
les escuchaba?, y como eran lenguas, y preferían que las
escuchasen, empezaron a cambiar lo que decían. Y cuando
comprobaron que diciendo cosas buenas y bonitas de todo y de
todos, volvían a escucharles, se llenaron de alegría y olvidaron para
siempre su hechizo.
Y aún hoy el brujo malvado sigue hechizando lenguas por el mundo,
pero gracias al mago ya todos saben que lo que único que hay que
hacer para acabar con las críticas y los criticones, es cerrar las
orejas, y no hacerles caso.
NOMADAS MODERNOS
Un día cualquiera, la clase de don Ernesto transcurría normalmente mientras explicaba a sus alumnos la historia del
hombre. Les contaba que en un principio los hombres fueron nómadas, que no vivían en un lugar fijo porque iban de un
lado a otro buscando la comida donde estaba, y cuando se acababa, se marchaban a otro lugar. Les contó cómo el
invento de la agricultura y la ganadería fue algo excepcional, porque al aprender a cuidar la tierra y los animales, el
hombre pudo tener comida siempre, de mejor calidad, y además vivir en un sitio fijo, lo que facilitaba que se pudieran
hacer muchas otras cosas que necesitaban mucho tiempo para hacerse, y a raíz de eso se construyeron los primeros
pueblos y ciudades...
Todos escuchaban como encantados aquella historia, hasta que saltó Lucía:
- ¿Y si aquello fue tan importante y mejoró todo tanto, por qué somos nómadas otra vez, don Ernesto?
Don Ernesto se quedó sin decir palabra. Lucía era una niña muy inteligente, conocía a su casa y a sus padres, y estaba
seguro de que no eran nómadas; ¿qué querría decir?
- Todos nos hemos vuelto nómadas -siguió Lucía-. El otro día a las afueras de la ciudad estaban talando los bosques,
hace poco vez un pescador me contó cómo pescaban; y con todos era lo mismo: cuando se acababa un bosque, se iban
a otro, y cuando se acababan los peces en un sitio, cambiaban de lugar. Eso es lo que hacían los nómadas ¿no?
El maestro asintió pensativo con la cabeza. Realmente, Lucía tenía razón, y los hombres habíamos terminado por
convertirnos en nómadas a la hora de conseguir muchas cosas. ¡Menudo atraso! en lugar de cuidar la tierra y sus
recursos para seguir obteniéndolos en el futuro, ¡seguimos exprimiéndolos hasta que se acaban, y luego nos vamos!. El
resto de la tarde estuvieron hablando sobre qué podían hacer para demostrar lo civilizados que eran...
Al día siguiente, todos fueron a clase llevando una camiseta verde con un mensaje que decía "¡Yo no soy un nómada!", y
a partir de entonces, se dedicaron a demostrar a todos que no lo eran; cada vez que sabían que iban a necesitar algo, se
preocupaban por asegurarse de que hubiera sido obtenido con cuidado y control: si querían madera o papel, se
aseguraban de que fuera de árboles replantados, el pescado lo compraban en piscifactoría, vigilando que no fueran
peces pequeñitos; sólo utilizaban productos de animales cuidados y alimentados en granjas... y así, desde su pequeña
ciudad, aquellos niños consiguieron dejar de ser nómadas de nuevo, como habían hecho los hombres prehistóricos
hacía miles de años.
LA LLAVE MAGICA
Martín era un niño que ya se había hecho tan mayor, que aquel cumpleaños su padre le regaló un libro ¡sin
dibujos! El pobre niño quedó un poco decepcionado, pero al notarlo su padre le dijo:
- Este no es un libro cualquiera hijo, es un libro mágico. Pero para descubrir su magia, tendrás que leerlo.
Eso estaba mejor, porque a Martín le gustaban todas las cosas mágicas, así que empezó a leer el libro,
aunque no tenía muchas ganas. A la mañana siguiente, su padre le preguntó:
- ¿has encontrado ya la llave mágica?
¡Así que tenía una llave!. Martín corrió a hojear el libro buscándola, pero no había ni rastro. Volvió muy
contrariado, pero su padre le advirtió:
- Así no la encontrarás. Tienes que leer el libro.
Pero Martín no tuvo mucha paciencia, y dejó de leer, pensando que su padre le había engañado para
hacerle leer un poco más, como le había estado diciendo el profesor.
Poco después, su hermana Ángela, sólo un poco menor que él, le pidió el libro para tratar de leerlo ella.
Tras varios días esforzándose por leerlo sin demasiado resultado, apareció en el salón gritando loca de
contenta:
- ¡La he encontrado, he encontrado la llave del libro mágico! -y entonces no paró de hablar de los mundos y
lugares que había visitado con aquella llave.
Aquello terminó por convencer a Martín para volver a leer el libro. Al principio era un rollo, ni un triste
dibujo, pero poco a poco la historia se fue animando, empezó a interesarse por la vida de aquel príncipe
aventurero, y cuando quiso darse cuenta, allí estaba. Era el propio libro el que tenía a sus ojos forma de
llave, y era verdad que en cuanto lo abría, se sentía transportado a los valles y mares del libro, y vivía las
aventuras de sus piratas, príncipes y hechiceros como si fuera él mismo. Y su cabeza y sus sueños se
llenaban de aventuras a la primera oportunidad.
Pero lo más especial de aquella historia, fue que a partir de entonces, en cada nuevo libro veía una nueva
llave a mil mundos y aventuras, y ya nunca dejó de viajar y viajar a través de las letras y las palabras.
EL MISTERIOSO PAYASO MALABARISTA
Había una vez un pueblo al que un día llegó un payaso malabarista. El payaso iba de
pueblo en pueblo ganando unas monedas con su espectáculo. En aquel pueblo
comenzó su actuación en la plaza, y cuando todos disfrutaban de su espectáculo,
un niño insolente empezó a burlarse del payaso y a increparle para que se marchara
del pueblo. Los gritos e improperios terminaron por ponerle nervioso, y dejó caer
una de las bolas con las que hacía malabares. Algunos otros comenzaron a
abuchearle por el error, y al final el payaso tuvo que salir de allí corriendo, dejando
en el suelo las 4 bolas que utilizaba para su espectáculo.
Pero ni aquel payaso ni aquellas bolas eran corrientes, y durante la noche, cada una
de las bolas mágicamente dio lugar a un niño igual al que había comenzado los
insultos. Todas menos una, que dio lugar a otro payaso. Durante todo el día las
copias del niño insolente anduvieron por el pueblo, molestando a todos, y cuando
por la tarde la copia del payaso comenzó su espectáculo malabarista, se repitió la
situación del día anterior, pero esta vez fueron 4 los chicos que increparon al
payaso, obligándole a abandonar otras 4 bolas. Y nuevamente, durante la noche, 3 de
aquellas bolas dieron lugar a copias del niño insolente, y la otra a una copia del
payaso.
Y así fue repitiéndose la historia durante algunos días, hasta que el pueblo se llenó
de chicos insolentes que no dejaban tranquilo a nadie, y los mayores del pueblo se
decidieron a acabar con todo aquello. Firmemente, impidieron a ninguno de los
niños faltar ni increpar a nadie, y al comenzar la actuación del payaso, según
empezaban los chicos con sus insultos, un buen montón de mayores les impidieron
seguir adelante, de forma que el payaso pudo completar su espectáculo y pasar la
noche en el pueblo. Esa noche, 3 de las copias del niño insolente desaparecieron, y
lo mismo ocurrió el resto de días, hasta que finalmente sólo quedaron el payaso y el
niño auténtico.
El niño y todos en el pueblo habían comprobado hasta dónde podía extenderse el
mal ejemplo, y a partir de entonces, en lugar de molestar a los visitantes, en aquel
pueblo ponían todo su empeño para que pasaran un buen día, pues habían
descubierto que hasta un humilde payaso podía enseñarles mucho.
Para realizar la tarea, primero debes escoger uno de los libros que se
encuentran en la parte de abajo, en cada una de las lecturas encontraras un
link que se llama actividad, allí responderás algunas preguntas.
Luego, nuestro gran trabajo será crear tu propia versión del cuento
cambiando los nombres de los personajes, y la situación, debes darle tu
propio nombre y finalmente lo publicaras en nuestro grupo y compartirás tu
cuento con otros niños.
Lectura
Características del cuento
Lo que evaluaremos en esta sección es;
• La imaginación que utilices para realizar tu cuento. (25 estrellas)
• La estructura de tu cuento (inicio, nudo, desenlace) (15 estrellas)
• Ortografía (10 estrellas)
Leídy Marcela González Díaz
Lic. En educación Básica con énfasis en
humanidades e idiomas.
Universidad Libre
Descargar

Descarga - Introduccion