Lección 15:
Ofrece la ofrenda correcta
Levítico 22.17-25, 31-33
«Por lo tanto, hermanos, os ruego por
las misericordias de Dios que presentéis
vuestros cuerpos como sacrificio vivo,
santo, agradable a Dios, que es vuestro
verdadero culto».
—Romanos 12.1
Propósito
Los asistentes a esta clase comprenderán los requisitos bíblicos para
hacer ofrendas aceptables a Dios. Que las ofrendas que hacemos a
Dios deben expresar su santidad. Que hay que ofrendar a Dios con
gratitud por lo que Él ha hecho con nosotros. Que debe haber armonía
entre nuestras ofrendas y obediencia a Dios.
Bosquejo de la lección
I. Ofrendas sin defectos de sacerdotes y del pueblo (Lv 22.17-21).
II. No se ofrecerán en sacrificio animales con defectos (vv. 22-24).
III. No se recibirán de extranjeros animales con defectos para
ofrendarlos (v. 25).
IV. La mejor ofrenda es guardar los mandamientos de Dios (v. 31).
V. El edicto de Dios sobre la santificación de su nombre (v. 32).
VI. Dios se santificó en el pueblo al liberarlo de la esclavitud (v. 33).
Vocabulario bíblico
«HOLOCAUSTO»: El holocausto se caracterizaba porque el sacerdote
quemaba todo el cuerpo de la víctima ofrendada sobre el altar (Lv 1.9). La
víctima sacrificada podía ser de la especie del ganado o de aves. En el
holocausto la victima debía ser consumida enteramente por el fuego ante
Jehová.́ Hay semejanzas entre la ofrenda de paz, la de reconciliación y la
de expiación. La persona, que voluntaria o involuntariamente hubiera
pecado, ponía su mano sobre el animal, simbolizando que el animal se
sacrificaba como sustituto de la persona. En el sacrificio de paz, parte de
la carne se quemaba y el humo subía como olor fragante a Jehová.́ Otra
parte era del sacerdote. Con otra parte se hacía una comida de
reconciliación con familiares y amigos (Dt 12.7, 1 S 1.4). El valor de estos
sacrificios radicaba en que expresaban obediencia a Dios, obediencia que
se hizo plena en el sacrificio de Cristo, que murió́ como el Cordero de
Dios, que quita el pecado del mundo.
Levítico 22.17-18
RVR
VP
17 También habló Jehová́ a
Moisés y le dijo:
18 «Habla a Aarón y a sus hijos, y
a todos los hijos de Israel, y diles:
Cualquier hombre de la casa de
Israel, o de los extranjeros en
Israel, que presente su ofrenda
en pago de sus votos o como
ofrenda voluntaria presentada en
holocausto a Jehová,́
17 El Señor se dirigió́ a Moisés y
le dijo:
18 «Habla con Aarón y sus hijos, y
con todos los israelitas, y diles lo
siguiente: Si alguno de los
israelitas o de los extranjeros que
vivan entre ellos presenta al
Señor un animal en holocausto,
ya sea en cumplimiento de una
promesa o como ofrenda
voluntaria,
Levítico 22.19-20
RVR
VP
19 para que sea aceptado deberá́
ofrecer un macho sin defecto de
entre el ganado vacuno, de entre
los corderos o de entre las cabras.
20 Ninguna cosa en que haya
defecto ofreceréis, pues no os
será́ aceptado.
19 deberá́ presentar un macho
sin defecto para que le sea
aceptado. Podrá́ ser un toro, un
cordero o un chivo,
20 pero no un animal con
defecto, porque no le será́
aceptado.
Levítico 22.21
RVR
VP
21 »Asimismo, cuando alguno
ofrezca un sacrificio en ofrenda
de paz a Jehová́ para cumplir un
voto, o como ofrenda voluntaria,
sea de vacas o de ovejas, para
que sea aceptado será́ sin
defecto.
21 »Cualquiera que presente al
Señor un sacrificio de
reconciliación, ya sea en
cumplimiento de una promesa o
como ofrenda voluntaria, deberá́
ofrecer toros u ovejas sin defecto
para que le sean aceptados.
Levítico 22.22-23
RVR
VP
22 No ofreceréis a Jehová́ un
animal ciego, perniquebrado,
mutilado, verrugoso, sarnoso o
roñoso, ni de ellos pondréis
ofrenda quemada sobre el altar
de Jehová.́
23 Podrás ofrecer como ofrenda
voluntaria un buey o un carnero
que tenga de más o de menos,
pero en pago de un voto no será́
aceptado.
22 No le presenten al Señor
animales ciegos, o lastimados, o
mancos, o con verrugas, sarna o
erupciones en la piel, ni los den
para ser quemados como
ofrendas en el altar del Señor.
23 Como ofrenda voluntaria
podrás ofrecer un toro o un
carnero que tenga las patas
disparejas, pero en cumplimiento
de una promesa no te será́
aceptado.
Levítico 22.24-25
RVR
VP
24 No ofreceréis a Jehová́ un
animal con testículos heridos o
magullados, rasgados o cortados,
ni en vuestra tierra lo ofreceréis.
25 Ni de mano de extranjeros
tomarás estos animales para
ofrecerlos como alimento de
vuestro Dios, porque su
corrupción está en ellos; hay en
ellos defecto, no se os
aceptarán.»
24 Tampoco deben presentar al
Señor animales con los testículos
heridos, golpeados, arrancados o
cortados. No practiquen estas
cosas en su tierra.
25 Tampoco reciban de un
extranjero estos animales como
alimento para el Dios de ustedes,
porque son animales con defecto
y no les serán aceptados.»
Levítico 22.31-33
RVR
VP
31 »Guardad, pues, mis
mandamientos, y cumplidlos. Yo,
Jehová.́
32 »No profanéis mi santo
nombre, para que yo sea
santificado en medio de los hijos
de Israel. Yo soy Jehová,́ que os
santifico,
33 y os saqué de la tierra de
Egipto para ser vuestro Dios. Yo,
Jehová.́ »
31 »Pongan en práctica mis
mandamientos; cúmplanlos. Yo
soy el Señor.
32 »No profanen mi santo
nombre, y así seré́ santificado
entre los israelitas. Yo soy el
Señor, que los ha consagrado a
ustedes
33 y los ha sacado de Egipto para
ser su Dios. Yo soy el Señor.»
Resumen - 1
• Comenzamos destacando el rol de los sacerdotes como encargados
de presentar las ofrendas del pueblo a Dios. Hicimos énfasis en que
ellos tenían que hacer sus ofrendas personales conforme a lo
dispuesto por Dios, para luego requerir al pueblo que presentaran
sus ofrendas como era debido. De igual modo, los residentes en
Israel procedentes de otras naciones tenían que ofrendar conforme
a lo dispuesto por Dios. Hicimos énfasis en que traer ofrendas
perfectas a Dios era requisito indispensable para todo el mundo en
Israel, es decir, que ninguna condición excusaba a una persona de
presentar ofrendas no aceptables a un Dios que es Santo.
Resumen - 2
• Destacamos que el acto de presentar ofrendas aceptables para Dios
se mantenía mediante una educación religiosa a todo el pueblo,
que era aplicada a través del templo y de las familias. Educación
que se administraba a través de las fiestas del calendario judío, que
hacían referencia a los pasados actos redentores de Dios y los
sacrificios de los padres de la nación. Educación, que si por una
parte requería hacer sacrificios, por otra parte redundaba en
bienestar e integridad para la persona, su familia y su nación.
• Finalmente destacamos que la presentación de la ofrenda perfecta
a Dios se cumplió́ en Jesucristo, que dio su vida por la redención del
mundo y ha constituido a su iglesia para que con la asistencia del
Espíritu Santo continúe adorando a Dios, en espíritu y en verdad y
dando testimonio del amor redentor de Dios.
Oración
Te damos gracias oh Dios y Señor nuestro, porque en Cristo nos has
puesto bajo la luz de tu santidad. En Cristo, tu Hijo y Señor nuestro,
hemos aprendido a santificar tu nombre y a hacer tu voluntad. Cristo,
levantado de la tierra en la cruz y en el poder de la resurrección, nos ha
llevado a Ti para vivir y servir a la gloria de tu nombre, en franca y
sincera hermandad cristiana. Amén.
Descargar

Document