EL DÍA DE MUERTOS
TERESA E. ROHDE
Diapositivas: Ignacio García Anaya
En México
celebramos, a
principios de
noviembre, fiestas
ricas en tradición
tanto prehispánica
como española.
El primero de
noviembre, día de
todos los santos, se
festeja a los
angelitos, es decir, a
los niños muertos.
El día dos se honra a
los fieles difuntos en
general.
La ofrenda se ponía
bajo la protección de
Coatlicue y
Mictlantecuhtli,
deidades respectivas
de la tierra y el
inframundo.
Hoy, en cambio, se
acostumbra dedicar
a San Miguel
Arcángel, al Santo
Señor de Chalma, al
Santo Niño de
Atocha o a la Virgen
de San Juan.
Antiguamente, los platillos se decoraban
con papel de amate recortado, mientras
que hoy se utiliza el papel de china picado
de chillantes colores, morado o
marquesote.
Las ofrendas prehispánicas se decoraban con
flores de cempasúchil, amarillas o
anaranjadas como el sol, cuya energía
luminosa y vital se pretende atraer hacia el
muerto.
Los deudos no olvidan poner
juguetes y silbatos de barro, plumas
de colibrí e incensarios, llamados
popochcómitl, llenos de humeante
copal.
Se señalaba, cuando
eso era posible, un
camino hecho de
flores y semillas que
llevaba el alma
desde la tumba
hasta la casa para
que no se
confundiera de
ofrenda.
Durante toda la noche, se velaba sin comer
de los manjares expuestos, para permitir que
el muerto aspirara y se llenara con la esencia
de todo aquello que en su honor se ofrecía.
Los vivos no comían
sino hasta el día
siguiente cuando,
supuestamente, la
esencia vital se había
ya evaporado de las
viandas, aunque las
lámparas
continuaban
ardiendo durante
dos noches enteras.
Se colocaba el árbol
de la vida, hecho de
barro y pintado de
alegres colores.
Las lámparas alumbraban el
trayecto del alma que caminaba
por los tortuosos caminos del
Mictlán o mundo de los muertos.
Hoy en día las ofrendas
no han variado
demasiado y todavía
pueden verse en ciertos
lugares de fuerte
tradición prehispánica,
como Janitzio y Mixquic.
Ahora se han
enriquecido con
algunos objetos de
origen español, tales
como el pan de
muerto.
Otra innovación son las calaveritas de
azúcar, con ojos bellamente floridos y
nombres personales sobre el cráneo, dulce
recordatorio de nuestro destino mortal.
• ¿En qué otros países se celebra el día de
muertos y de qué forma?
• En tu casa ¿ponen altar de muertos?, ¿cómo
es?
Descargar

EL DÍA DE MUERTOS - Jardín de Niños Frida Kahlo