GENTE COMÚN HACIENDO
COSAS EXTRAORDINARIAS
El SINDROME DEL
ESPECTADOR
El SINDROME DEL ESPECTADOR
Días decisivos, desafiantes, determinantes,
acelerados, inusuales y diferentes.
Tú estás hoy en un tiempo muy especial
para nuestra tierra.
El SINDROME DEL ESPECTADOR
El SINDROME DEL ESPECTADOR
Kevin Carter, Sudan, año 1994,
La niña está a punto de morir de hambre
Kevin Carter esperó más de 20 minutos para
que el ave de rapiña se pose detrás esperando
que la niña muera para hacerla una presa suya.
Él hizo mucho dinero con esa foto, recibió el
premio Pulitzer por esa foto; pero después
Kevin Carter se suicidó
El SINDROME DEL ESPECTADOR
Esto es típico de una sociedad, enferma con el
síndrome del espectador, que todo lo trasforma en un
espectáculo.
La hermana de Kevin Carter cuenta que su
hermano cayó en una profunda angustia al recibir
el premio Pulitzer por haber fotografiado a esta
niña muriendo.
Kevin no entendía como el mundo lo premiaba por
algo que él sabía que estaba mal, porque prefirió
ser un espectador, prefirió ver antes que hacer,
prefirió ver antes que actuar.
El SINDROME DEL ESPECTADOR
Cuántos de nosotros
tenemos fotos de gente que
se está muriendo, quizás no
de hambre, pero sí de
significado, de propósito,
de esperanza, por falta de
alguien que les muestre que
hay un mejor camino, que
hay esperanza, pero
nosotros sólo estamos
como espectadores.
El SINDROME DEL ESPECTADOR
Ya no tenemos a Kevin, se suicidó,
Ya no tenemos a la niña, se murió y se la comió un
ave de rapiña,
Eso es lo que pasa cuando no reaccionamos y nos
quedamos en la vida como simples espectadores,
con el paso del tiempo sólo nos queda la foto.
El SINDROME DEL ESPECTADOR
¿Qué nos va a quedar de la hora que estuvimos
en este lugar? ¿Que nos va a quedar de este día?
¿Una foto mental de una reunión más? o vamos a
decidirnos a romper con el síndrome del espectador
y relacionarnos con nuestra esfera de influencia
para transformarla antes de que se muera y se la
coman las aves de rapiña?
El SINDROME DEL ESPECTADOR
El síndrome del “homo
videns”
El hombre que
ha dejado de
pensar en lo
que no ve, para
dejar de pensar
en lo que ve.
El SINDROME DEL ESPECTADOR
El SINDROME DEL ESPECTADOR
Nuestra sociedad actual fue criada frente a una
pantalla, por eso hoy todo se convierte en un
espectáculo.
Williams Shakespeare dijo: “todo el mundo es un
gran escenario y todos los hombres y mujeres
son meros actores”.
Nosotros podríamos decir que el mundo hoy es
un gran escenario y cada hombre, mujer, joven,
niño es simplemente un mero espectador.
El SINDROME DEL ESPECTADOR
En nuestro mundo
actual casi lo hemos
visto todo y eso nos
va volviendo seres
insensibles.
Miramos muertes en
vivo y en directo.
Miramos la miseria en
vivo y directo y esto
va encasillando
nuestro corazón
El SINDROME DEL ESPECTADOR
Giovanni Sartori dijo lo siguiente acerca de esta generación
que sólo aprende a través de las imágenes: “hay una
tragedia, y es que la imagen no toca la parte más honda
del pensamiento, entonces la persona poco a poco
pierde la capacidad de razonar; porque el lenguaje oral
es abstracto y el lenguaje de la imagen es concreto;
entonces la persona pierde la capacidad del lenguaje
abstracto y pierde la capacidad de pensar. Cuando yo leo
y me formo a través de la lectura tengo una ventaja, y es
que yo le imprimo a la lectura la velocidad a la que puedo
entender lo que estoy leyendo; pero cuando yo miro, yo
no le imprimo la velocidad a la imagen, la imagen me
imprime la velocidad a mí, y entonces llega el momento
cuando ya no lo puedo razonar todo y suspendo la
capacidad de razonar y simplemente absorbo”.
El SINDROME DEL ESPECTADOR

Un sociólogo español aportó una idea
de cómo él define a los de la generación
actual que está atrapada por este
síndrome del espectador y los llamó
“pasotas”.
El SINDROME DEL ESPECTADOR

Un 'pasota' es una persona indiferente a las
cuestiones que se debaten en la vida común
de un entorno social. El término, se popularizó
en los primeros años 80 en España, para
denominar peyorativamente a individuos que
se situaban deliberadamente tanto al margen
del orden social establecido, así como de los
movimientos contraculturales y de lucha
política del momento. Socialmente se atribuye
a la figura del pasota la frase "yo paso", para
indicar que cierto tema le es indiferente.
El SINDROME DEL ESPECTADOR
¿Qué es un pasota? Es
aquel que ve las
situaciones, el que sabe lo
que ocurre, pero no hace
absolutamente nada. El
término viene justamente
de los juegos de mesa
que es cuando las
personas están jugando
las cartas y no quiere
arriesgar lo que tiene dice
“paso”.
El SINDROME DEL ESPECTADOR
Pasotas son aquellos que:
Quieren ver pero no
quieren obedecer,
Quieren ver pero no
quieren creer,
Quieren ver pero no
quieren decidir,
Quieren ver pero no
quieren hacer.
El SINDROME DEL ESPECTADOR
Jesús le dijo a Tomás: “Bienaventurados
los que no vieron y creyeron” (Jn.
20:29)
 San Agustín decía: “la fe cree lo que no
ha visto y como recompensa termina
viendo lo que ha creído”.

El SINDROME DEL ESPECTADOR
Quieren experimentar un momento con Jesús,
pero no quieren creer en lo que Jesús ha dicho.
Quieren un Jesús a su conveniencia, pero no
quieren un Jesús que los inste a cambiar y ser
trasformados.
Quieren el Jesús que me da cosas, no el Jesús
que me transforma.
JESUS JAMAS FUE UN
ESPECTADOR
Jesús fue un hombre de
negocios mucho más
tiempo de lo que fue un
predicador.
Sus vecinos se
escandalizaban porque
su identidad era la de
un comerciante local
(Marcos 6:2-3).
JESUS JAMAS FUE UN
ESPECTADOR
Y llegado el día de reposo, comenzó a
enseñar en la sinagoga; y muchos,
oyéndole, se admiraban, y decían:
¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y
qué sabiduría es esta que le es dada,
y estos milagros que por sus manos
son hechos? ¿No es éste el
carpintero, hijo de María, hermano de
Jacobo, de José, de Judas y de
Simón? ¿No están también aquí con
nosotros sus hermanas? Y se
escandalizaban de él.
JESUS JAMAS FUE UN
ESPECTADOR
No hacía trabajos de carpintería en forma ocasional,
ni por hobby.
Como a todo niño judío se le enseñó un oficio.
Al momento de su bautismo había estado trabajando
por más de 20 años y ya era un artesano bien
establecido
JESUS JAMAS FUE UN
ESPECTADOR
Jesús el trabajador en busca de ganancias
Jesús el líder bien informado.
Jesús el conocedor del mercado.
Jesús el obrador de milagros de negocios.
Jesús, un amigo de pobres y ricos por igual.
EL ANTÍDOTO CONTRA EL
SINDROME DEL ESPECTADOR.
Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba
pasando por la ciudad. Y sucedió que un
varón llamado Zaqueo, que era jefe de
los publicanos, y rico, procuraba ver
quién era Jesús; pero no podía a causa
de la multitud, pues era pequeño de
estatura. Y corriendo delante, subió a un
árbol sicómoro para verle; porque había
de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a
aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio,
y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende,
porque hoy es necesario que pose yo en
tu casa. (Lc.19:1-5)
EL ANTÍDOTO CONTRA EL
SINDROME DEL ESPECTADOR.
Zaqueo sólo quería ver a Jesús.
Si Zaqueo hubiese querido ESCUCHAR a Jesús
no se hubiese SUBIDO a un árbol.
Zaqueo no quería escuchar a Jesús, zaqueo no
quería seguir, zaqueo sólo quería ver a Jesús.
EL ANTÍDOTO CONTRA EL
SINDROME DEL ESPECTADOR.
El antídoto:
Zaqueo, date prisa,
desciende, porque
hoy es necesario
que pose yo en tu
casa.
EL ANTÍDOTO CONTRA EL
SINDROME DEL ESPECTADOR.
Es dejar de postergar lo que Jesús te
pide hoy. (v.5. date prisa)
Hoy debes hacer el cambio.
Debes vencer el espíritu de estupor.
EL ANTÍDOTO CONTRA EL
SINDROME DEL ESPECTADOR.
Esto es un llamado de urgencia. (v.5
hoy es necesario)
 La necesidad que hay a nuestro
alrededor no admite postergación.
 La iglesia durante siglos ha respondido
tarde, ha llegado tarde, ha reaccionado
tarde.

EL ANTÍDOTO CONTRA EL
SINDROME DEL ESPECTADOR.
Debes asumir que este no es sólo un
llamado urgente sino imprescindible,
prácticamente obligatorio. ( v.5
desciende,)
 El cambio es necesario, es obligatorio, el
mensaje es claro, debes hacerlo porque no
puedes seguir a Jesús desde las bancas,
desde el templo, desde arriba del árbol.

EL ANTÍDOTO CONTRA EL
SINDROME DEL ESPECTADOR.
Llevar a Jesús a
tu casa y
transformar tu
trabajo y tu área
de influencia
que pose yo en
tu casa.
Descargar

El SINDROME DEL ESPECTADOR