Unidad Nº 4
Clasificación de los
seres vivos
Historia de la clasificación
Los naturalistas han dado mucha importancia,
desde el pasado, a la clasificación de los seres
vivos. La primera clasificación que se impuso fue la
de Aristóteles, en el siglo IV a.C.
El sabio griego clasificó los seres vivos en dos
grandes grupos, el reino vegetal y el reino animal, y
creó diferentes categorías internas para agrupar
diferentes seres vivos.
Aunque no utilizó criterios científicos, su clasificación
de los seres vivos se mantuvo durante mucho
tiempo.
Fue Carl von Linneo quien dio paso al estudio
moderno y sistemático de los seres vivos, creando
agrupaciones
jerarquizadas,
(taxones),
e
inventando el sistema de nomenclatura binomial
para las diferentes especies.
Desde entonces, los seres vivos se nombran con dos
palabras en latín; la primera indica el género y el
conjunto de las dos, la especie.
Tipos de caracteres
taxonómicos
Actualmente los adelantos tecnológicos nos
permiten tener en cuenta una gran cantidad de
características o caracteres de los seres vivos antes
de asignarlos a algún tipo de grupo o categoría
taxonómica.
Los principales caracteres usados pueden ser
clasificados en cuatro grupos: MORFOLÓGICOS,
FISIOLÓGICOS, CITOLÓGICOS Y BIOQUÍMICOS.
Caracteres morfológicos
Los caracteres morfológicos son aquellos que toman
como base la forma y el aspecto externo de los
seres vivos.
Estos caracteres fueron los primeros que utilizó el ser
humano para clasificar a los organismos.
Por ejemplo, las alas son una adaptación de los
animales para poder volar, sin embargo, no todos los
animales que tienen alas están emparentados.
Caracteres fisiológicos
Los caracteres fisiológicos son aquellos que tienen
en cuenta las funciones que realizan los organismos
para vivir.
Por ejemplo, el tipo de respiración permite clasificar
a los organismos en aeróbicos y anaeróbicos.
Caracteres citológicos
Los caracteres citológicos se refieren a la estructura
de las células que componen un organismo.
Por ejemplo, de acuerdo con la presencia o
ausencia de núcleo celular definido, es posible
clasificar a los organismos en procariotas, como las
bacterias, y en eucariotas, como los hongos, las
plantas y los animales.
Caracteres bioquímicos
Los
caracteres
bioquímicos
son
aquellos que se derivan del estudio de
la composición química de los seres
vivos.
En la actualidad, gracias a los
adelantos logrados en el último siglo en
el estudio de la composición química
de los seres vivos, especialmente de su
ADN, los caracteres bioquímicos se
utilizan para establecer la clasificación
de los organismos.
Taxonomía de los seres
vivos
La clasificación es la agrupación de objetos o de
información que presentan características similares.
La ciencia que nombra y clasifica los organismos es
la taxonomía y las personas dedicadas a su estudio
se llaman taxónomos.
Categorías taxonómicas
Actualmente, el taxón especie
se define como el conjunto de
individuos que se pueden
reproducir entre sí y dar lugar a
descendientes fértiles.
Los taxones por encima de
especie son, de menor a
mayor: el género, la familia, el
orden, la clase, el filo (tipo para
los zoólogos y división para los
botánicos) y, por último, el
reino.
Reino: Seres vivos que tienen características
comunes.
Filo: Agrupa a los seres vivos de ascendencia común
que tienen un mismo modelo de organización.
Clase: Categoría en donde se agrupa el conjunto de
ordenes con características comunes.
Orden: Agrupa el conjunto de familias con
características comunes.
Familia: Agrupa todos los géneros con propiedades
similares.
Genero: Incluye a muchas especies que están
emparentadas entre si. No obstante, hay algunos
géneros que abarcan una sola especie.
Especie: Corresponde a la unidad básica de la
clasificación biológica.
La especie es un conjunto de individuos que se
reproducen entre sí y dejan crías fértiles; como los
seres humanos, los bovinos o las bacterias.
Reino: Animalia
Filo: Cordata
Superclase: Tetrapoda
Clase: Mammalia
Orden: Carnívora
Familia: Canidae
Género: Canis
Especie: lupus
Sistema binomial
Carl von Linneo invento el sistema binomial para
nombrar a los seres vivos.
Cada organismo tiene un nombre científico formado
por dos palabras:
La primera palabra corresponde al género en el que
se clasifica al organismo y debe escribirse con
mayúscula solamente la primera letra; por ejemplo, el
género del ser humano es Homo, que significa
hombre.
La segunda palabra corresponde a la
especie y expresa una característica
que es exclusiva, debe ser escrita
siempre en minúscula; por ejemplo, la
especie del ser humano es sapiens,
que significa pensante.
Las
dos
palabras
deben
estar
subrayadas si están manuscritas o en
cursiva si se escriben en computador.
Otro ejemplo, el nombre científico del
gato es Felis catus.
Los 5 reinos
En 1959, el taxónomo R. H.
Whittaker estableció la agrupación
de los seres vivos en cinco grandes
reinos:
móneras,
protoctistas,
hongos, plantas y animales.
En la representación más común,
los cinco reinos forman una
especie de árbol con varias ramas.
La base del árbol está integrada
por el reino de los móneras, que
agrupa muchos grupos diferentes
de bacterias.
La
clasificación
de
Whittaker se mantiene en
la actualidad, aunque
con
ciertas
modificaciones.
Tomado de http://co.kalipedia.com/ciencias-vida/tema/materia-viva/arbolesvida.html?x=20070417klpcnavid_353.Kes
El árbol de la vida
Si representásemos las relaciones de parentesco entre
las diferentes especies de seres vivos, uniendo con
líneas los taxones, obtendríamos un esquema similar a
un gran árbol.
Es muy difícil plantearse esta representación con
todos los seres vivos, ya que hay muchas relaciones
que desconocemos.
Sin embargo, si agrupamos a los seres vivos en los
cinco reinos de Whittaker, sí es posible construir un
árbol de relaciones de parentesco; es decir, un árbol
filogenético, que muestra el origen de cada grupo y
sus relaciones con los otros grupos de seres.
El árbol filogenético
• Todos los seres vivos comparten su origen: todos
provienen del reino móneras. Este reino abarca los seres
unicelulares procariotas, que carecen de núcleo
celular. Son las arqueobacterias y las eubacterias.
• De los móneras surgieron los protoctistas. Este reino
reúne seres eucariotas unicelulares heterótrofos y con
digestión interna (protozoos), y eucariotas unicelulares o
pluricelulares sin tejidos, autótrofos fotosintéticos (algas).
• El reino de los hongos comprende seres eucariotas,
unicelulares o pluricelulares, sin tejidos, heterótrofos y
con digestión externa. Las metáfitas o plantas son
eucariotas pluricelulares con tejidos y nutrición
autótrofa.
• El reino metazoos o animal reúne los eucariotas
pluricelulares con tejidos y nutrición heterótrofa, con
digestión interna.
El árbol filogenético
Descargar

Clasificación de los seres vivos