4.¿Que es el pecado?
4. ¿Qué es el
pecado?
1. El pecado es demencia. 2Es lo que hace que la
mente pierda su cordura y trate de que las
ilusiones ocupen el lugar de la verdad. 3Y al estar
loca, la mente ve ilusiones donde la verdad
debería estar y donde realmente está. 4El pecado
dotó al cuerpo con ojos, pues, ¿qué iban a querer
contemplar los que están libres de pecado? 5¿Para
qué iban a querer la vista, el sonido o el tacto?
6¿Qué iban a querer oír o intentar asir? 7¿Qué
necesidad iban a tener de los sentidos? 8Usar los
sentidos es no saber. 9Y la verdad sólo se compone
de conocimiento y de nada más.
2. El cuerpo es el instrumento que la mente fabricó
en su afán por engañarse a sí misma. 2Su propósito
es luchar. 3Mas el objetivo por el que lucha puede
cambiar. 4Y entonces el cuerpo lucha por otro
objetivo. 5Lo que ahora persigue lo determina el
objetivo que la mente ha adoptado para sustituir a
la meta de engañarse a sí misma que antes tenía.
6La verdad puede ser su objetivo, tanto como las
mentiras. 7Y así, los sentidos buscarán lo que da fe
de la verdad.
4. ¿Qué es el
pecado?
3. El pecado es la morada de las ilusiones, las cuales
representan
únicamente
cosas
imaginarias
procedentes de pensamientos falsos. 2Las ilusiones son
la "prueba" de que lo que no es real lo es. 3El pecado
"prueba" que el Hijo de Dios es malvado, que la intemporalidad tiene que tener un final y que la vida eterna
sucumbirá ante la muerte. 4Y Dios Mismo ha perdido
al Hijo que ama, y de lo único que puede valerse para
alcanzar Su Plenitud es la corrupción; la muerte ha
derrotado Su Voluntad para siempre, el odio ha
destruido el amor y la paz ha quedado extinta para
siempre.
4. Los sueños de un loco son pavorosos y el pecado
parece ser ciertamente aterrador. 2Sin embargo, lo que
el pecado percibe no es más que un juego de niños. 3El
Hijo de Dios puede jugar a haberse convertido en un
cuerpo que es presa de la maldad y de la culpabilidad,
y a que su corta vida acaba en la muerte. 4Mientras
tanto, su Padre ha seguido derramando Su luz sobre él
y amándolo con un Amor eterno que sus pretensiones
no pueden alterar en absoluto.
4. ¿Qué es el
pecado?
5. ¿Hasta cuándo, Hijo de Dios, vas
a seguir jugando el juego del
pecado? 2¿No es hora ya de
abandonar esos juegos peligrosos?
3¿Cuándo vas a estar listo para
regresar a tu hogar? 4¿Hoy quizá?
5El pecado no existe. 6La creación
no ha cambiado. 7¿Deseas aún
seguir demorando tu regreso al
Cielo? 8¿Hasta cuándo, santo Hijo
de Dios, vas a seguir demorándote,
hasta cuándo?
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 251
No necesito nada más que la verdad
1. Busqué miles de cosas y lo único que encontré
fue desconsuelo. 2Ahora sólo busco una, pues en
ella reside todo lo que necesito, y lo único que
necesito. 3Jamás necesité nada de lo que antes buscaba, y ni siquiera lo quería. 4No reconocía mi única
necesidad. 5Pero ahora veo que solamente necesito
la verdad. 6Con ella todas mis necesidades quedan
satisfechas, mis ansias desaparecen, mis anhelos se
hacen finalmente realidad y a los sueños les llega
su fin. 7Ahora dispongo de todo cuanto podría
necesitar. 8Ahora dispongo de todo cuanto podría
querer. 9Y ahora, por fin, me encuentro en paz.
2. Y por esa paz, Padre nuestro, te damos gracias. 2Lo
que nos negamos a nosotros mismos, Tú nos lo has
restituido, y ello es lo único que en verdad queremos.
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 252
El Hijo de Dios es mi Identidad.
1. La santidad de mi Ser transciende todos los
pensamientos de santidad que pueda concebir ahora.
2Su refulgente y perfecta pureza es mucho más
brillante que cualquier luz que jamás haya
contemplado. 3Su amor es ilimitado, y su intensidad es
tal que abarca dentro de sí todas las cosas en la calma
de una queda certeza. 4Su fortaleza no procede de los
ardientes impulsos que hacen girar al mundo, sino del
Amor ilimitado de Dios Mismo. 5¡Cuán alejado de este
mundo debe estar mi Ser! aY, sin embargo, ¡cuán cerca
de mí y de Dios!
2. Padre, Tú conoces mi verdadera Identidad. 2Revélamela
ahora a mí que soy Tu Hijo, para que pueda despertar a la
verdad en Ti, y saber que se me ha restituido el Cielo.
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 253
Mi Ser es amo y señor del universo.
1. Es imposible que me pase algo sin yo mismo haberlo
pedido. 2Aun en este mundo, soy yo el que rige mi
destino. 3Lo que sucede es lo que deseo. 4Lo que no
ocurre es lo que no deseo que suceda. 5Tengo que
aceptar esto. 6Pues de esta manera se me conduce más
allá de este mundo a mis creaciones -las criaturas de mi
voluntad- , las cuales moran en el Cielo junto con mi
santo Ser y con Aquel que me creó.
2. Tú eres el Ser a Quien Tú creaste como el Hijo, el cual crea
como Tú y es uno Contigo. 2Mi Ser, que es señor y amo del
universo, no es sino la perfecta unión de Tu Voluntad con la
mía, la cual no puede sino asentir gustosamente a la Tuya, de
modo que pueda extenderse hasta Sí Misma.
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 254
Que se acalle en mí toda voz que no sea la de Dios.
1. Padre, hoy quiero oír sólo Tu Voz. 2Vengo a Ti en el más
profundo de los silencios para oír Tu Voz y recibir Tu
Palabra. 3No tengo otra oración que ésta: que me des la
verdad. 4Y la verdad no es sino Tu Voluntad, que hoy quiero
compartir Contigo.
2. Hoy no dejaremos que los pensamientos del ego
dirijan nuestras palabras o acciones. 2Cuando se
presenten, simplemente los observaremos con calma y
luego los descartaremos. 3No deseamos las
consecuencias que nos acarrearían. 4Por lo tanto, no
elegimos conservarlos. 5Ahora se han acallado. 6Y en
esa quietud, santificada por Su Amor, Dios se
comunica con nosotros y nos habla de nuestra
voluntad, pues hemos decidido recordarle.
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 255
Elijo pasar este día en perfecta paz.
1. No me parece que pueda elegir experimentar
únicamente paz hoy. 2Sin embargo, mi Dios me
asegura que Su Hijo es como Él. 3Que pueda hoy tener
fe en Aquel que afirma que soy el Hijo de Dios. 4Y que
la paz que hoy elijo experimentar dé fe de la verdad de
Sus Palabras. 5El Hijo de Dios no puede sino estar libre
de preocupaciones y morar eternamente en la paz del
Cielo. 6En Nombre Suyo, consagro este día a encontrar
lo que la Voluntad de mi Padre ha dispuesto para mí,
a aceptarlo como propio y a concedérselo a todos Sus
Hijos, incluido yo.
2. Así es como deseo pasar este día Contigo, Padre mío. 2Tu
Hijo no Te ha olvidado. 3 La paz que le otorgaste sigue
estando en su mente, y es ahí donde elijo pasar este día.
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 256
Dios es mi único objetivo hoy.
1. La única manera de llegar a Dios aquí es mediante el
perdón. 2No hay otra manera. 3Si la mente no le hubiese
concedido tanto valor al pecado, ¿qué necesidad habría
habido de encontrar el camino que conduce a donde ya
te encuentras? 4¿Quién tendría aún incertidumbre?
5¿Quién podría estar inseguro de lo que es? 6¿Y quién
podría seguir durmiendo entre espesas nubes de duda
con respecto a la santidad de aquel que Dios creó libre
de pecado? 7Aquí sólo podemos soñar. 8Pero podemos
soñar que hemos perdonado a aquel en quien todo
pecado sigue siendo imposible, y esto es lo que
elegimos soñar hoy. 9Dios es nuestro objetivo, y el
perdón, el medio por el que nuestras mentes por fin
regresan a Él.
2. Y así es, Padre nuestro, como queremos llegar a ti por el
camino que Tú has señalado. 2No tenemos otro objetivo que
oír Tu Voz y hallar el camino que Tu sagrada Palabra nos ha
señalado.
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 257
Que no me olvide de mi propósito.
1. Si me olvido de mi objetivo no podré sino estar
confundido e inseguro acerca de quién soy, y así, mis
acciones no podrán sino ser conflictivas. 2Nadie puede
estar al servicio de objetivos contradictorios, y servirlo
bien. 3Tampoco puede desenvolverse sin que se abata
sobre él una profunda angustia y depresión. 4Resolvamos hoy, por lo tanto, recordar lo que queremos
realmente, para así unificar nuestros pensamientos y
acciones de manera que tengan sentido y para llevar a
cabo únicamente lo que Dios quiere que hagamos este
día.
2. Padre, el perdón es el medio que Tú has elegido para
nuestra salvación. 2No permitas que nos olvidemos hoy de
que no tenemos otra voluntad que la Tuya. 3Y así, nuestro
propósito tiene asimismo que ser el Tuyo si queremos
alcanzar la paz que Tú has dispuesto para nosotros.
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 258
Que recuerde que Dios es mi objetivo.
1. Lo único que necesitamos hacer es entrenar nuestras
mentes a pasar por alto todos los objetivos triviales e
insensatos, y a recordar que Dios es nuestro objetivo.
2Su recuerdo se encuentra oculto en nuestras mentes,
eclipsado tan sólo por nuestras absurdas e
insignificantes metas, que no nos deparan nada y que
ni siquiera existen. 3¿Vamos acaso a continuar
permitiendo que la gracia de Dios siga brillando
inadvertida, mientras nosotros preferimos ir en pos de
los juguetes y las baratijas del mundo? 4Dios es
nuestro único objetivo, nuestro único Amor. 5No
tenemos otro propósito que recordarle.
2. No tenemos otro objetivo que seguir el camino que
conduce a Ti. 2Ése es nuestro único objetivo. 3¿Qué
podríamos desear sino recordarte? 4¿ Qué otra cosa podemos
buscar sino nuestra Identidad?
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 259
Que recuerde que el pecado no existe.
1. El pecado es el único pensamiento que hace que
el objetivo de alcanzar a Dios parezca irrealizable.
2¿Qué otra cosa podría impedirnos ver lo obvio, o
hacer que lo que es extraño y distorsionado parezca
más claro? 3¿Qué otra cosa sino el pecado nos incita
al ataque? 4¿Qué otra cosa sino el pecado podría ser
la fuente de la culpabilidad y exigir castigo y
sufrimiento? 5¿Y qué otra cosa sino el pecado
podría ser la fuente del miedo, al eclipsar la
creación de Dios y conferirle al amor los atributos
del miedo y del ataque?
2. Padre, hoy no quiero ser presa de la locura. 2No tendré
miedo del amor ni buscaré refugio en su opuesto. 3Pues
el amor no puede tener opuestos. 4Tú eres la Fuente de
todo lo que existe. 5Y todo lo que existe sigue estando
Contigo, así como Tú con ello.
4. ¿Qué es el
pecado?
LECCIÓN 260
Que recuerde que Dios me creó.
1. Padre, yo no me creé a mí mismo, aunque en mi demencia
creí que así había sido. 2No obstante, en cuanto que
Pensamiento Tuyo, no he abandonado mi Fuente y sigo
siendo parte de Aquel que me creó. 3Tu Hijo, Padre mío, Te
llama hoy. 4Que recuerde que Tú me creaste. 5Que recuerde
mi Identidad. 6Y que deje que mi impecabilidad vuelva a
alzarse ante la visión de Cristo, a través de la cual deseo hoy
contemplar a mis hermanos y contemplarme a mí mismo.
2. Ahora recordamos nuestra Fuente; y en Ella
encontramos por fin nuestra verdadera Identidad.
2Sómos en verdad santos porque nuestra Fuente no
conoce el pecado. 3Y nosotros que somos Sus Hijos,
somos semejantes los unos a los otros, y semejantes a
El.
Descargar

4. ¿Qué es el pecado?