ROSALÍA DE CASTRO
ANTOLOGÍA DE POEMAS (SELECTIVIDAD 2010)
Guillem Vallejo Forés
Presencia biográfica en sus poemas I
• El primer gran libro impreso en lengua gallega, Cantares gallegos,
(Rexurdimento en Galicia, comparable con nuestra Renaixença) se publicó
•
•
•
bajo la influencia de su marido, Manuel Martínez Murguía, con quien
contrae matrimonio en 1858. La recuperación poética del gallego se inicia
en 1828 con el poema A Alborada de Nicomedes Pastor Díaz.
Murguía sugirió a Rosalía que siguiera los pasos de don Antonio de Trueba,
quien en 1852 había publicado El libro de los cantares, y que escribiera
también una poesía con coplas populares, en lengua vernácula, siguiendo la
orientación folklórica del poeta vizcaíno. Rosalía reconoce que el libro de
Trueba le inspiró y le llevó a servirse del folklore y a dar la palabra a
personajes del pueblo: emigrantes, campesinos, mocitas…
Hallándose en Madrid y anhelando su tierra natal, compone su primer
poema en gallego (“Adiós, ríos; adiós fontes.”) disgustada por la rudeza con
la que algunos escritores trataban la lengua gallega.
El uso del gallego con un uso dialectal, abundantes castellanismos y
vacilaciones léxicas en los libros C.G. y F.N. viene motivado, además de por
sugerencias de su esposo (quien lleva sus versos al editor), por el entorno
rural en el que se crió en sus años de infancia en Ortoño y Padrón.
Presencia biográfica en sus poemas II
• El gusto por “la soledad”: motivo recurrente en muchos de sus
poemas (“Un manso río, una vereda estrecha”; “Ya siente que te
extingues en su seno”.. Tiene su origen y sentido en la misma vida
de la autora: inscrita al nacer como “hija de padres desconocidos”,
acogida por la familia de su padre, unas tías con las que vivirá en
Ortoño y Padrón, sin poder conocer a su madre hasta que cumple
catorce años, y quien una vez casada con Manuel Murguía tendrá
que soportar continuas separaciones de su marido por causas
profesionales. (Las cartas de Rosalía años después de su muerte
serán quemadas por Murguía)
• La soledad como refugio para el que sufre (“llevaba mi dolor por
compañía”, como afirma Rosalía de Castro en el poema 26 del
mismo libro: “No va solo el que llora”; incluso en Cantares Gallegos
lo expresará en la voz del inmigrante que le habla a su novia antes
de partir para siempre: “Non me olvides, queridiña,/ si morro de
soidás…”.
Presencia biográfica en sus poemas III
• El dolor: a parte de la separación de sus padres ya al nacer,
experimentará el dolor por la muerte de su madre (Véase el libro A
mi madre) y después la de su hijo Adriano en 1876, como muestra
el poema “Era apacible el día” (En las orillas del Sar). Su refugio en
Dios se convierte en la única esperanza de reencontrarse con su hijo
y de soportar el dolor.
• Dolor por la separación de su tierra: el matrimonio con Manuel de
Murguía le llevará a cambios continuos de residencia: Madrid,
Extremadura, La Mancha, Levante, Simancas. Esta misma ausencia
se transforma en materia poética, con la exaltación de la tierra
gallega (su belleza) y con una manifiesta solidaridad por los que se
ven forzados a separarse de ella: los inmigrantes, debido a las
injusticias sociales que sufren (“Mais son probe e, ¡mal pecado!,/a
miña terra n’e miña,/que hastra lle dan de prestado/ a beira por que
camina/ó que nacéu desdichado”. “Adiós ríos; adiós fontes”).
Métrica
• Poesía de tipo popular ( la “soleá”):
“Campanas de Bastabales 8a
cando vos oio tocar,
8mórrome de soidades”: 8a
• Uso de la “copla” (8 8a- 8 8a-):
“Miña terra, miña terra,
terra donde me eu criéi,
hortiña que quero tanto,
figueiriñas que prantéi.”
8
8a
8
8a
• La quintilla (cinco octasílabos sin que quede ningún verso suelto,
ni rimen tres versos seguidos, o los dos últimos versos formen un
pareado; rima consonante):
“Téñovos, pois, que deixar, 8a
hortiña que tanto améi,
8b
fogueiriña do meu lar,
8a
arboriños que prantéi,
8b
fontiña do cabañar.”
8a
Métrica
• Carácter innovador; precursora del Modernismo.
• Preferencia por la rima asonante.
• Abandona las estrofas de corte clásico y la
isometría (aunque no completamente), ej:
serventesios alejandrinos (rima consonante), [15]:
“De la vida entre el múltiple conjunto de los seres”;
silva (rima en asonante), [8] “Alma que vas huyendo de ti
misma” o “Ya sientes que te extingues en su seno”.
•
•
•
•
Versos de 18 sílabas: dos hemistiquios ( 9 + 9)
Versos de 16 sílabas: (8 + 8)
Alejandrino: (7 + 7)
Combinación de versos inusuales en la tradición
poética castellana: dodecasílabos y octosílabos en
rima asonante: [17] “Del mar azul las transparentes olas”.
• Combinación polimétrica: pentasílabos, hexasílabos,
decasílabos y dodecasílabos, en combinación irregular, con
rima asonante: [27] “Hora tras hora, día tras día”.
Temas de su poesía
• El dolor unido a la “saudade”: soledad fatal, como sino, vida como ser en soledad.
•
•
•
•
•
Motivada a veces por el alejamiento de la patria o de los seres queridos. De aquí
surgen “Los tristes”: seres predestinados al dolor: “Juguete del destino, arista
humilde/ rodé triste y perdida”; y más claramente en “Así como el lobo desciende a
poblado,/ si acaso en la sierra se ve perseguido,/huyendo del hombre que acosa a los
tristes,/buscó entre las fiera el triste un asilo”. También en “Campanas de Bastabales”.
Denuncia de las injusticias y solidaridad con los que sufren: más presente en Follas
novas y más sesgadamente (denuncia) en Cantares gallegos. Véase la estrofa
suprimida de “Adiós, ríos; adiós fontes”: “Por xiadas, por calores,/desde qu’ amañece
o día/dou á terra os meus sudores,/mais canto esa terra cría,/todo…. Todo é dos
señores.” O en el poema “Los robles”: “Torna, roble, árbol patrio, a dar sombra”.
Religiosidad, angustiada a veces, ante las dudas humanas que provoca (Véase
Unamuno) y de tipo popular en Cantares Gallegos.
Amor (en el sentido romántico) como imposibilidad y como dolor, pero no como
artificio, sino expresado desde el hondo sentimiento. (Experiencias negativas: el poeta
Aurelio Aguirre de quien estuvo enamorada en su juventud, murió ahogado).
Las sombras: personas que han muerto y que se hallan en un más allá indefinido, con
las que la autora se comunica en soledad.(Rasgo romántico, comunicación con lo
incognoscible).
La muerte (resonancias becquerianas): El mar identificado a la muerte, con alusiones
al suicidio [17] “Del mar azul las transparentes olas” (Cf. “Olas gigantes que os
rompéis bramando).(Y en F.N: “Co seu xordo e constante mormorio/atráime o
oleaxen dese mar bravío”).
El romanticismo en Rosalía de Castro
• Primera influencia del romanticismo de Espronceda en La flor.
• Individualismo y subjetivismo: En orillas del Sar, el dolor, la “saudade”,
•
•
•
•
insatisfacción, denuncia social.
Evasión o escapismo: nostalgia del pasado ([27] “Hora tras hora, día tras
día”.
Proyección del sentimiento en el paisaje: identificación de éste con el sentir
del escritor. Gusto por ambiente nocturnos, solitarios, etc… [21] “Las
campanas”: “¡qué extrañeza entre los muertos”.
Ansia de libertad: tanto formal, respecto a su obra, (combinación de versos
y estrofas), como social, defensa del papel de la mujer y su derecho a
escoger; como también la libertad nacional: defensa de la lengua
vernácula.
Síntesis de opuestos: tensión que se registra en su poesía, con el paso de la
luz a la sombra, del optimismo al pesimismo, de la esperanza a la
amargura: [2] “Era apacible el día (…) mi niño, tierna rosa,/durmiendo ser
moría”.
• Referencia en sus poemas al mundo onírico y a la locura: “Dicen que no hablan las
plantas, ni las fuentes ni los pájaros”.
Rasgos estilísticos
CANTARES GALLEGOS (Escrito en gallego dialectal) 1863
•
•
Con el fin de alcanzar el tono popular que perseguía en Cantares gallegos, emplea el monólogo y el
diálogo, como ya lo había hecho también, además de Trueba, Ventura Ruiz, en 1849, con sus Ecos
nacionales, acercándose así a la balada germánica, con su mezcla de géneros (líricos, épicos y
dramáticos) tan propia del Romanticismo.
Destacan en estos poemas de raigambre popular las figuras de dicción por repetición y
combinación: paralelismos, enumeraciones, estribillos, así como contrastes a través de antítesis y
contraposiciones semánticas, propios de la literatura popular: “¡Adiós, gloria! ¡Adiós, contento!/Deixo a
casa onde nacín,/deixo a aldea que conoso/por un mundo que non vin! // Deixo amigos por estraños,/ deixo a
veiga polo mar,/deixo, en fin, canto ben quero…”
En cuanto al léxico, hallamos en C.G. diminutivos y frases hechas que aportan una mayor cercanía
al lector, así como un mayor intensidad expresiva: “(…) paxariños piadores,/casiña do meu contento”.
•
EN LAS ORILLAS DEL SAR (Escrito en castellano)1884
•
•
•
•
•
•
Búsqueda de sencillez y claridad expresiva. Se observan reflexiones sobre el mismo quehacer
poético[25] “Aún otra amarga gota en el mar sin orillas”.
Recurre al misterio para expresar lo inefable, pero desde la naturalidad.
Su ansia de hacerse entender (aclaración de sus imágenes) empobrece a veces su misma poesía.
Se sirve de adjetivaciones y comparaciones que resuenan a tópicos románticos.
Los paralelismos y las repeticiones de palabras actúan como esqueleto rítmico de muchos poemas.
Gusto por el apóstrofe, en el diálogo del “yo lírico” con la naturaleza: “Sedientas las arenas”;
“Dicen que no hablan las plantas…”; “Torna, roble, árbol patrio, a dar sombra”.
Descargar

POESÍA ROSALÍA DE CASTRO