LA LEYENDA DE LOS VOLCANES
Leyenda azteca
México
Hace tiempo, cuando los Aztecas dominaban México, era época
de grandes batallas entre los diferentes pueblos que luchaban
por tener el control del Valle de México.
Un día, cansado de la opresión, el emperador reunió a sus
guerreros, decidió pelear por la libertad de su pueblo y empezó
una terrible guerra entre aztecas.
El emperador
tenía una hija,
Iztaccíhualt. Era
tan hermosa que
al pasear, las
flores se
inclinaban ante
su belleza
La bella princesa
Iztaccíhuatl
, hija del
emperador, se
había enamorado
del joven
Popocatépetl,
uno de los
principales
guerreros de este
pueblo. Ambos
estaban
inmensamente
enamorados.
El emperador se opuso a este amor y obligó al joven a
traerle la cabeza de su enemigo si quería optar por
casarse con su hija.
Popocatépetl aceptó sin dudarlo y se marchó a la
batalla.
La sangrienta
batalla acabó en
victoria gracias a
nuestro valiente
soldado. Pero
cayó gravemente
herido y esto le
hizo retrasar su
regreso junto a
su amada.
Un envidioso soldado, Citlaltepelt, contó a su
vuelta que Popocatépetl había muerto en la
batalla, para intentar conquistar la mano de la
bella hija.
Iztaccíhuatl , al
conocer la fatal
noticia cayó en una
profunda tristeza que
la hizo enfermarse
gravemente.
El día en que el
joven azteca
rgresó, recibió la
terrible noticia de
que la hija del
emperador
acababa de morir.
Triste y desconsolado, tomó el cadáver
de su princesa.
Y lo llevó a las alta montañas…
…hasta depositarlo recostado en la cima.
Acostada así, la mujer parecía sólo estar
dormida.
El joven le dio un
beso póstumo, tomó
una antorcha
humeante y se
arrodilló en otra
montaña frente a su
amada, velando su
sueño eterno.
La nieve cubrió sus cuerpos y los dos se
convirtieron, lentamente en volcanes.
Desde entonces permanecen juntos y
silenciosos Iztaccíhuatl y Popocatépetl
El poderoso Popocatépelt a veces se acuerda del
amor y de su amada; entonces su corazón, que
guarda el fuego de la pasión eterna, tiembla y su
antorcha echa un humo tristísimo…
Los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl, son
dos grandes volcanes de Méjico que han dado
origen a esta bella leyenda.
Iztaccíhuatl tiene forma de mujer recostada.
Popocatépetl aún continúa vigilando el
sueño de su amada.
Descargar

LA LEYENDA DE LOS VOLCANES