6 Escucha, Israel
 Punto de partida
 Mensaje Cristiano
 El Catecismo nos recuerda
 El Youcat nos recuerda
 Oración
 Canción
6 Escucha, Israel
Punto de partida
Vamos a jugar a un juego en el que solo se puede ganar
si escuchamos con mucha atención.
Hay que terminar de formar un puzzle.
Y para conseguir cada una de las piezas que faltan,
tendréis que escuchar muy atentamente cada una de
las pistas que se os van a dar.
Solo así podréis encontrar la solución a la adivinanza
Quien escuche con mayor atención y obtenga, por tanto,
más fichas para completar el puzzle habrá ganado.
6 Escucha, Israel
Punto de partida
Primera adivinanza
1. Por la calle hay muchas …
2. En tu casa a lo mejor también me encuentro …
3. En este local suele haber siempre una …
4. Pero no siempre me usan para lo que debo …
5. Si todos hicieran buen uso de mí,
nunca habría papeles por el suelo ….
6 Escucha, Israel
Punto de partida
Segunda adivinanza
1. Me puedes ver en un escaparate …
2. Viajo en cualquier sitio …
3. Los hay de todos los tamaños …
4. A quienes me abren a veces les entretengo,
pero otras les aburro o les duermo …
5. Te aseguro que, aunque no quieras,
me llevas al colegio ….
6. Siempre que me leas, algo te enseño…
6 Escucha, Israel
Punto de partida
Tercera adivinanza
1. Si no estuviera, me echarías de menos …
2. Facilito el orden, pero no siempre lo tengo …
3. Mi capacidad de mí depende,
aunque también de mi dueño …
4. En mí es fácil esconder cosas,
pero no es ese el fin el que tengo …
5. Si aún no lo has adivinado,
que te señalen algo de lo que en mí tengo ….
6 Escucha, Israel
Punto de partida
Cuarta adivinanza
1. Estoy en muchos sitios de una casa …
2. Es fácil reconocerme,
aunque formas muy diversas tengo …
3. Suelo tener patas,
y, sin embargo, no camino …
4. En mí te apoyas para tus juegos,
y también para tus estudios …
5. Y, aunque nunca coma,
en los banquetes jamás estoy de sobra ….
6 Escucha, Israel
Punto de partida
Quinta adivinanza
1. A veces juegas conmigo, pero, si no sabes usarme,
los mayores te pueden regañar…
2. Cuando te castigan a estar conmigo,
no te gusto nada …
3. Sin embargo, quieres que esté contigo
incluso hasta en la playa …
4. Si hay mucha gente,
no suelo estar desocupada …
5. Si sobre mí estás sentado, ¡levántate, espabilado! ….
6 Escucha, Israel
Punto de partida
Sexta adivinanza
1. Me conoces, pero ahora seguro que no sabes
quién soy …
2. Enseño, pero nunca pongo notas …
3. Te hablo de lo que creo, espero y amo …
4. Quiero que tú también conozcas a Jesús,
y lo sigas como yo lo hago …
5. Di mi nombre y habrás acertado ….
6 Escucha, Israel
Punto de partida
Pero, ¿por qué no me escuchas?
Cuántas veces nos habrán dicho aquello de:
Pero, ¡por qué no me escuchas y prestas más atención!
Al escuchar y poner en práctica los consejos que recibimos,
es más fácil que acertemos en nuestras decisiones.
Si nos ponemos cabezotas y nos negamos a escuchar,
cometeremos muchos errores de los que tarde o
tempranos nos lamentaremos.
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
A nosotros, como al pueblo de Israel, nos cuesta escuchar
No siempre estamos dispuestos a escuchar con atención y
obramos a la ligera, nos precipitamos.
De eso tenemos más de una experiencia.
A veces, actuando así, puede que nos salgan bien las cosas,
pero, por lo general, nos equivocamos y metemos la pata.
Y luego nos toca corregir nuestros propios errores,
si podemos.
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
A nosotros, como al pueblo de Israel, nos cuesta escuchar
A lo largo de la historia del pueblo de Israel, en muchos
momentos les pasó esto mismo. No quisieron escuchar lo que
Dios les decía por su bien.
Por eso antes que ningún mandamiento concreto el Señor
les dijo:
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
A nosotros, como al pueblo de Israel, nos cuesta escuchar
A lo largo de la historia del pueblo de Israel, en muchos
momentos les pasó esto mismo. No quisieron escuchar los que
Dios les decía por su bien.
Por eso antes que ningún mandamiento concreto el Señor
les dijo:
«Ahora, Israel, escucha las leyes y los preceptos que os enseño practicar,
para que viváis y entréis en posesión de la tierra que os da el Señor,
Dios de vuestros antepasados.
No añadiréis nada a lo que os mando ni quitaréis nada, sino que guardaréis
los mandamientos del Señor, vuestro Dios, que yo os prescribo.» (Dt 4,1-2)
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
A nosotros, como al pueblo de Israel, nos cuesta escuchar
Tras esta advertencia de escuchar atentamente y de cumplir
fielmente los mandamientos del Señor, el primero de ellos se
formuló así:
«Escucha, Israel,
el Señor es nuestro Dios, el Señor es uno» (Dt 6,4)
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
No hay peor sordo que el que no quiere oír
También nos sucede a veces que el problema no es que no oigamos,
sino que no queremos entender lo que se nos dice,
o bien porque no nos conviene,
o bien porque estamos ofuscados en lo que
pensamos y decimos, y no queremos atender a
razones;
y solo cuando ya hemos metido la pata,
caemos en la cuenta de nuestro error.
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
No hay peor sordo que el que no quiere oír
Los profetas, y también Jesús, muchas veces denunciaron esa
actitud en los israelitas, que ni querían escuchar ni tampoco
entender, lo cual les impidió convertirse y verse libres de sus
errores y pecados.
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
No hay peor sordo que el que no quiere oír
Los profetas, y también Jesús, muchas veces denunciaron esa
actitud en los israelitas, que ni querían escuchar ni tampoco
entender, lo cual les impidió convertirse y verse libres de sus
errores y pecados.
«Aunque oyen no escuchan ni entienden.
De esta manera se cumple en ellos lo anunciado por Isaías:
"Oiréis, pero no entenderéis; miraréis, pero no veréis, porque se ha embotado el corazón de
este pueblo, se han vuelto torpes sus oídos y se han cerrado sus ojos; de modo que sus ojos
no ven, sus oídos no oyen, su corazón no entiende y no se convierten a mí para que yo los
sane".» (Mt 13,13-15)
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
Una sola cosa es necesaria
Tan importante es esta actitud de
escucha, que Jesús,
una vez que fue a casa de Marta y María,
alabó mucho la actitud de María,
quien dejó a un lado todas las tareas
para escuchar atentamente lo que
decía Jesús:
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
Una sola cosa es necesaria
«Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta, lo recibió en
su casa. Tenía una hermana llamada María que, sentada a los pies
del Señor, escuchaba su palabra. Marta, en cambio estaba atareada
con los muchos quehaceres del servicio. Entonces Marta se acercó a Jesús y le dijo:
—Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en la tarea? Dile que me ayude.
Pero Jesús le contestó:
—Marta, Marta, andas inquieta y preocupada por muchas cosas, cuando en realidad una sola
es necesaria. María ha escogido la mejor parte, y nadie se la quitará.» (Lc 10,3 8-42)
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
¡Ábrete!
En otro momento de su vida pública,
Jesús se encontró con un sordo que
apenas podía hablar.
Jesús hizo con él unas cosas muy
raras. Pero lo más importante es
lo que le dijo:
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
¡Ábrete!
«Le llevaron un hombre que era sordo y apenas podía hablar
y le suplicaban que le impusiera las manos.
Jesús lo apartó de la gente y, a solas con él, le metió los dedos en
los oídos y le tocó la lengua con la saliva. Luego, levantando los ojos
al cielo, suspiró y le dijo:
—Éffetha (que significa ábrete).
Y al momento se le abrieron sus oídos, se le soltó la traba de la lengua
y comenzó a hablar correctamente.» (Mc 7,32-35)
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
¡Ábrete!
Se trata de un signo (un milagro) que tuvo y tiene una gran
importancia, porque ha pasado a convertirse en uno de
los ritos que forman parte del sacramento del Bautismo.
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
¡Ábrete!
Tras haber recibido el agua del bautismo y la unción con
el Crisma, el sacerdote nos toca los oídos y nos dice:
«El Señor Jesús, que hizo oír a los sordos y
hablar a los mudos, te conceda, a su
tiempo, escuchar su Palabra y proclamar
la fe, para alabanza y gloria de Dios Padre.
Amén.»
6 Escucha, Israel
Mensaje cristiano
Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Dios
¡Ábrete!
Pues bien, ahora estamos en ese momento de
la catequesis en el que tenemos que abrir bien
los oídos para escuchar la Palabra de Dios y
las enseñanzas de la Iglesia, de manera que
podamos conocer cada vez más y mejor al Señor
y así poder amarle, alabarle y bendecirle por
lo mucho que nos ama y por todas las maravillas
que ha hecho para salvarnos. Entre ellas, la de
enseñarnos el camino de la felicidad y de la vida.
6 Escucha, Israel
El Catecismo nos recuerda
Dios Padre quiere que escuchemos y sigamos a su Hijo Jesús
Para el cristiano, creer en Dios es inseparablemente creer en aquel que
Él ha enviado, "su Hijo amado". El Padre nos ha dicho que le
escuchemos. (Cf. CCE 151)
El Verbo se encarnó para ser nuestro Camino, nuestra Verdad y nuestra
Vida. Él es, en efecto, el modelo de las bienaventuranzas y la norma de
la ley nueva. A Cristo le tenemos que escuchar y seguir
obedientemente, tal y como ha querido el Padre. (Cf. CCE 459).
Dios llama al hombre a la santidad, es decir, a crecer en el camino del
amor y del servicio; los que escuchan su llamada son los que llegan a
ser verdaderamente santos. (Cf. CCE 2250)
6 Escucha, Israel
El Youcat nos recuerda
Dios Padre quiere que escuchemos y sigamos a su Hijo Jesús
La experiencia fundamental de Dios que tiene el pueblo
de Israel es:
«Escucha, Israel: el Señor es nuestro Dios, el Señor es
uno solo» (Dt 6,4).
Una y otra vez los profetas exhortan a abandonar
los falsos dioses y a convertirse al único Dios:
«Yo soy un Dios justo y salvador, y no hay ninguno
más» (Is 45,22).
(Youcat 30)
6 Escucha, Israel
El Youcat nos recuerda
Dios Padre quiere que escuchemos y sigamos a su Hijo Jesús
La voz del Padre celestial llama a Jesús «el Hijo amado»,
a quien hay que escuchar.
(Youcat 93)
En la Iglesia escuchamos la Palabra viva de Dios y
aprendemos cómo debemos vivir si queremos agradar a
Dios.
(Youcat 343)
San Juan Bosco dijo en una ocasión:
«Para conocer la voluntad de Dios se necesitan tres cosas:
orar, esperar y dejarse aconsejar».
(Youcat 493)
6 Escucha, Israel
Expresión de la fe
Oración
Ojalá me escuchara mi pueblo
¡Ojalá me escucharas, Israel!
No tendrás un dios extraño,
no adorarás un dios extranjero.
Yo soy el Señor, tu Dios,
que te saqué de la tierra de Egipto:
abre la boca, y te saciaré.
Pero mi pueblo no quiso escucharme,
Israel no quiso obedecerme.
Por eso lo abandoné a su testarudez,
a merced de sus caprichos.
¡Ojalá me escuchara mi pueblo,
y siguiera Israel mi camino!
Al momento humillaría a sus enemigos,
volvería mi mano contra sus adversarios.
Los enemigos del Señor le halagarían,
Y su destino quedaría decidido par siempre.
Yo alimentaría a Israel con flor de trigo,
lo saciaría con miel de las peñas.
Salmo 81
6 Escucha, Israel
Canción
Canción del pobre
Vengo ante Ti, mi Señor, reconociendo mi culpa,
con la fe puesta en tu amor, que tú me das como a un hijo.
Te abro mi corazón, y te ofrezco mi miseria,
despojado de mis cosas, quiero llenarme de Ti.
Que tu espíritu, Señor, abrase todo mi ser.
Hazme dócil a tu voz, transforma mi vida entera.
Hazme dócil a tu voz, transforma mi vida entera.
Puesto en tus manos, Señor, siento que soy pobre y débil,
más tú me quieres así, yo te bendigo y te alabo.
Padre, en mi debilidad, tú me das la fortaleza.
Amas al hombre sencillo, le das tu paz y perdón.
Descargar

Escucha, Israel