Regentes de la humanización
saliendo de la Caverna
Lic. Mónica Luvina Pedraza Vázquez
“Las personas que hacen
de este mundo un lugar
peor de como lo
conocemos, no están
descansando, yo
tampoco… Y salimos de
las sombras”
Bob Marley
¿Para qué educamos?
El Sistema Educativo Mexicano que está inmerso
en el mundo del neoliberalismo y la
globalización, encadenado de pies y cabeza a
través de diversos tratados internacionales.
De hecho todo parece indicar que hay garantías
para que exista una “educación de alta
calidad”, pero no es así, pues parece ser que
se refiere a la Instrucción de Alta Calidad.
La Doctora Jeannette Escalera Bourillón considera que la
educación en México no busca que los seres humanos se
apropien de virtudes como la templanza, la prudencia, la
sabiduría, la justicia o la valentía, sino que desarrollen
competencias .
A pesar de lo que puedan decir El Artículo Tercero
Constitucional y la Ley General de Educación y los
programas nacionales ni siquiera mencionan
alguna preocupación por educar la arete, en el
conocimiento que cada uno tiene de sí mismo, o
en la templanza o sofrosine.
¿A qué se refiere
Jeannette
Escalera con la
arete y la
sofrosine?
Son las virtudes per
se que nos
conducirán al
conocimiento de
uno mismo
(tnoqi souton)
Arete
Ideas eternas del Bien
Sofrosine
El Sistema educativo Mexicano no
se ocupa de la definición de
educación y mucho menos de
educar, peor aún en la arete o
la sofrosine
El modelo de competencias
esconde el macabro interés del
mercado, pretendiendo que las
personas sepan leer, pero no
libros, dicen las opiniones más
pesimistas, sino marcas de
artículos comerciales, es decir,
sombras reflejadas en una
tapia.
Para patrimonio
de la educación
de la humanidad
y de nuestro
Sistema
Educativo
Mexicano, hace
2300 años…
Kieran Egan dice que
Platón expresó su idea de
educación “con tanta
claridad, fuerza, intensidad
y agudeza imaginativa que
su influencia ha
impregnado
profundamente toda la
literatura sobre educación
que se ha escrito en
occidente”.
A 2300 años
Platón nos
asesora para
mejorar la
educación,
empezando por
su definición.
Al fundador de la
Academia le hubiera
encantado que las
personas fuesen
competentes y
trabajadoras, sin
embargo, no tiene
empacho en decir que el
modelo de competencias
es limitado
Quien trabaje, sin
entender el sentido
de la satisfacción de
dar al mundo algo
propio, sin
aprovechar y aceptar
el placer de servir
siendo fiel a sí
mismo, es un ser
dentro de una oscura
caverna
La vida de cada persona
es valiosa, única,
irrepetible, pero finita,
por eso es tan importante
que las personas atiendan
el grito abatido y casi
perdido del Oráculo de
Delfos ¡Conócete a ti
mismo!
Esto es conocer el amor que
cada persona lleva dentro de
sí, dar un valor histórico,
filosófico, moral y estético
que propone el Espalda
Ancha, apuntando a
describir la educación como
un proceso de humanización
en el que las personas son
conscientes de sí mismas y
de su lugar en el universo.
Amar es servir,
entonces, servir
trabajar y amar son
sinónimos.
Quien ama, es feliz,
es pleno… es
humano, con la
aspiración a ser
eterno.
Me atrevo pretensiosamente a
decir que aquellos que
educamos, no debemos hacerlo
para el trabajo y la vida social
únicamente, más que eso,
debemos educar para la
felicidad y así salir de las
tinieblas, del sufrimiento y la
perturbación, incluso,
La búsqueda de la
arete con la sofrosine
trae consigo el
suficiente caudal de
motivación para
adquirir conocimientos,
educar habilidades y
tener comportamientos
adecuados, le da el
sentido de existencia
que el modelo de
competencias en sí
mismo, no fomenta.
Antes de
aprender a
trabajar es
necesario
aprender a ser
humano
Si a los políticos ni
siquiera les interesa
definir el concepto de
educación, mucho
menos educar, y
retomando el
pensamiento de
Marco Aurelio
haciendo hincapié en
que “las personas han
nacido las unas para
las otras, edúcalas o
padécelas”
Hablaremos de aquel que salga de las
sombras en las que está hundido, en
las tinieblas, los engaños y las sombras
del modelo de competencias es el
protagonista de este escrito, a quien
me agrada llamarle regente de
humanización, el ser que salió de la
caverna o debe salir de ella:
el docente.
¿Por qué tiene que salir de la caverna?
Jeannette Escalera diría que hoy
vivimos en una caverna digital, “donde
cada quién se acomoda en la sala de sus
casas a percibir la realidad en las
pantallas de sus monitores tal como se
la cuentan los comunicólogos y los
gobernantes a través de retóricas
complejas, pero persuasivas”.
Francisco Gutiérrez, al proponer la Pedagogía
de los medios de comunicación en 1974,
considera que
en el fondo, la masificación y alienación del
hombre moderno es un problema no solo de
contenidos, sino también de formas, los signos
simbólicos utilizados por los medios masivos
para traspasar los contenidos son demasiado
atractivos, impactantes y subyugantes…
y por ende, peligrosos, pues bajo su
opresiva bota se encuentra la
conciencia de humanización a la
que aspiraba nuestro filósofo
atlético.
Ver la televisión, escuchar la
radio, navegar por la Internet
y leer cuanto sea posible con
ojos críticos es salir de la
caverna y una labor que
debiera mostrar el regente
de la humanización de las
personas, cuyo soplo
inspirador de vida está en
sus manos
Valorar de manera
crítica las formas
(significantes) y los
contenidos
(significados) de
todo lo que ven en
la Internet y la
televisión.
El protector del soplo
inspirador de vida
debe conocer las
tinieblas y las cosas
mismas… en sí
mismas, en la luz,
saber qué forma
tienen en la realidad y
qué aparenta ser.
Sacar a los otros seres
del encierro depende de
que el docente se
acostumbre a la luz y se
atreva a revelar las cosas
mismas, en sí mismas,
eso es el docente, un
regente de la
humanización.
Sin ser neurólogo, el Genio
Ateniense intuyó
perspicazmente que la mayoría
de las funciones que el cerebro
humano realiza se llevan a cabo
de forma natural a causa de las
diferentes sustancias que
generalmente están en el
cerebro desde el nacimiento y
que trabajan por medio de
estímulos externos.
Gracias a las sustancias que
controlan el funcionamiento de
nuestro cuerpo de manera
correcta y se encargan de
producir una colaboración
armoniosa entre todos nuestros
órganos internos, los vasos
sanguíneos, los músculos y el
cerebro: estas se llaman
hormonas del cerebro o drogas
endógenas.
Sustancias que generan las
conmociones, pegamento entre los
conocimientos y los pensamientos;
material adherente entre el mundo
exterior y el alma, con las que se
puede entender, hacer, rehacer, amar
y recordar la vida de otras maneras,
infinitas maneras. Conmociones con
las que se puede alcanzar la
inmortalidad, produciendo aquellas
sensaciones del cuerpo que salen del
pulsado y joven corazón a mitigar el
olvido, suspiros, risas, lágrimas,
latente corazón, alma agitada, febril y
viva.
La construcción del
conocimiento se produce
sobre un “proceso
bioquímico de
neurofuncionalidad y que
ellos deberían crear las
condiciones para la
formación de dopamina,
noradrenalina, endorfinas,
acetilcolina, oxitocina y
hormona sexual femenina, si
esperan un buen aprendizaje
de sus alumnos.
A través de la alegría, la danza y el
canto se alcanzan a comprender los
principios de regularidad, jerarquía,
analogía, acorde y simetría, es decir, el
buen orden, kosmos, que aunado al
conocimiento de la geometría,
armonía y equilibrio, regularidad y
multiplicidad en la unidad nos acercan
a la armonía del mundo, a la
constitución geométrica del universo, a
las bellas formas, kala sjemata. La
música per se, posee ritmo, armonía y
muestra que hay figuras y melodías.
1.“La música es una serie de sonidos altamente
organizados, que el oído debe analizar para
poder escucharla.” Lorraine Newman
2. Alfred Tomatis propone que la música es una
necesidad del sistema nervioso; en términos
biológicos, esto significa que la música está
ligada a la estimulación del cerebro y la
producción de energía indispensable para
pensar, sentir y crear.
3.Permite la transversalización del conocimiento
Al salir de la caverna se debe entender qué son los
sonidos que aturden a los seres al estar dentro
de ella. Algunos aun entienden la música como
un producto que se debe vender, pensado en la
fama y el mercado, de tal manera que afecta a la
sociedad de forma peligrosamente pacífica.
Lejos de acrecentar el bagaje cultural de quien
las oyen para salir de la caverna, está diseñada
para adormecer la conciencia, impedir la plena
humanización y peor aún, dejar prisioneras a
las personas en medio de las sombras.
El Espalda Ancha jamás se imaginó
que la parte concupiscente de la
humanidad gobernara el mundo, por
eso es necesario dejar de entender a
las humanidades como las manchas
que ensucian la competitividad en
México y entenderlas como el medio
que sirve para potenciar un talento
humano, genuino, verdadero e
inmutable que servirá para forjar en
los seres humanos un sentido para
sus vidas y para la nación mexicana.
La alegoría de la caverna
de Platón puede
ayudarnos a entender
muchas perspectivas
referentes a la educación,
desde su concepción del
docente, hasta la de la
música, pasando por la
verdad, el conocimiento y
los medios masivos de
comunicación.
El docente debe salir de las
sombras, de los intereses que
circundan el modelo instructivo
con el que trabaja, para
replantear en su práctica la
humanización de los seres
encadenados y, que el soplo
inspirador de vida que cada
uno de ellos tiene, perdure,
atraviese las mareas del tiempo
y permanezca fiel a su misión
en esta vida.
La música nos abre las
posibilidades de
pensamiento, de emociones
y, por esa razón, el regente de
la humanización tiene la
encomienda de mostrar el
gozo que produce, pues
mediante éste se garantizará la
sofrosine y aprenderán a
vincular contenidos de
asignaturas, el mundo exterior
con el alma de los
estudiantes, para hacerlos uno
con el Universo, con ellos
mismos y con la arete, la
idea más sublime a la que se
pueda aspirar.
Salir de la caverna, entender la realidad
y regresar a las tinieblas y apariencias
para acostumbrarse a visualizarlas y
comprenderlas como los habitantes de
la caverna, sin perder de vista cómo son
en realidad. Esa es la manera en que
puede plantearse en nuestros días el
ejercicio ético, estético, histórico y
filosófico del docente, todo ello,
para salir de las sombras.
Descargar

Regentes de la humanización saliendo de la Caverna