EL AMOR
¿Qué hay más humano que el amor?
Lo hemos vivido desde nuestra infancia con el
amor de los padres y el amor entre hermanos.
Lo sentimos como una fuerza que da sentido a
nuestra existencia y cuando ya somos
hombres o mujeres, descubrimos que el amor
nos conduce a otra persona con quien
deseamos continuar el camino de nuestra vida.
Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño,
creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño,
esto es amor, quien lo probó lo sabe.
EL AMOR SENSUAL
Es aquel que implica
pasión
amorosa;
relaciones en las que la
atracción física y el goce
de la belleza corporal
estimula el sentimiento.
También se entiende por
esto la posesión y unión
física de los amantes
Plena mujer, manzana carnal, luna caliente,
Espeso aroma de algas, lodo y luz machacados,
Qué oscura claridad se abre entre tus columnas?
Qué antigua noche el hombre toca con sus sentidos?
Ay, amar es un viaje con agua y con estrellas,
Con aire ahogado y bruscas tempestades de harina:
Amar es un combate de relámpagos
Y dos cuerpos por una sola miel derrotados.
Beso a beso recorro tu pequeño infinito,
Tus márgenes, tus ríos, tus pueblos diminutos,
Y el fuego genital transformado en delicia
Corre por los delgados caminos de la sangre
Hasta precipitarse como un clavel nocturno,
Hasta ser y no ser sino un rayo en la sombra.
EL AMOR IDEALIZADO
Hace alusión a aquellas
relaciones amorosas que se
conciben como vía legítima
para aproximarse a la
Belleza, al Bien o a Dios.
Dentro de esta concepción,
el ser amado se entiende
como un bello y noble
objeto de devoción y culto.
No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.
¡Tú me mueves, Señor! Muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido
muévenme tus afrentas y tu muerte.
Muévenme en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.
No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.
TEMÁTICA AMOROSA
El tema es la idea central en torno
a la cual gira la obra.
El tema de una obra, suele a su
vez, ligarse a otros temas asociados.
Entre los que más destacan dentro
de la temática amorosa,
encontramos:
LA ETERNIDAD DEL AMOR
AMOR ETERNO
Podrá nublarse el Sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la Tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su negro crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.
TRANSITORIEDAD DEL
AMOR
Muchas veces te dije que antes de hacerlo
había que pensarlo muy bien
Que a esta unión de nosotros
le hacía falta carne y deseo también
Que no bastaba que me entendieras
y que murieras por mi
Que no bastaba que en mis fracasos
yo me refugiara en ti
Y ahora vez lo que paso,
Al fin nació, al pasar de los años
El tremendo cansancio
que provoco yo en ti
Y aunque es penoso
Lo tienes que decir
Por mi parte esperaba que un día el
tiempo se hiciera cargo del fin
Si así no hubiera sido yo habría
seguido jugando a hacerte feliz
Y aunque el llanto es amargo
piensa en los años que tienes para vivir
Que mi dolor no es menos
y lo peor es que ya no puedo sentir
Y ahora tratar de conquistar con vano afán
este tiempo perdido
Que nos deja vencidos
Sin poder conocer
Eso que llaman amor para vivir
Para vivir...
EL AMOR COMO
SALVACIÓN
D. JUAN:
¡Inés de mi corazón!
Da. INÉS:
Yo mi alma he dado por ti,
y Dios te otorga por mí
tu dudosa salvación.
Misterio que es comprensión
no cabe de criatura,
y sólo en vida más pura
los justos comprenderán
que el amor salvó a don Juan
al pie de la sepultura.
EL AMOR COMO
PRIVACIÓN DE LIBERTAD
LEONARDO : ¡Qué vidrios se me clavan en la lengua!
Porque yo quise olvidar
y puse un muro de piedra
Entre tu casa y la mía.
Es verdad. ¿No lo recuerdas?
Y cuando te vi de lejos
Me eché en los ojos arena.
Pero montaba a caballo
Y el caballo iba a tu puerta
Que yo no tengo la culpa
Que la culpa es de la tierra
Y de ese olor que te sale
De los pechos y las trenzas
NOVIA:
¡Hay qué sin razón! No quiero
contigo cama ni cena,
y no hay minuto del día
que estar contigo no quiera,
porque me arrastras y voy,
y me dices que me vuelva
y te sigo por el aire
como una brizna de hierba.
He dejado a un hombre duro
y a toda su descendencia
en la mitad de la boda
y con la corona puesta.
EL AMOR
CORRESPONDIDO
Yo te he nombrado reina.
Hay más altas que tú, más altas.
Hay más puras que tú, más puras.
Hay más bellas que tú, hay más bellas.
Pero tú eres la reina.
Cuando vas por las calles
nadie te reconoce.
Nadie ve tu corona de cristal, nadie mira
la alfombra de oro rojo
que pisas donde pasas,
la alfombra que no existe.
Y cuando asomas
suenan todos los ríos
en mi cuerpo, sacuden
el cielo las campanas,
y un himno llena el mundo.
Solo tú y yo
sólo tú y yo, amor mío,
lo escuchamos.
EL AMOR IMPOSIBLE
Tú eras el huracán, y yo la alta
torre que desafía su poder:
¡Tenías que estrellarte o abatirme!...
¡No pudo ser!
Tú eras el océano y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén:
¡Tenías que romperte o que arrancarme!...
¡No pudo ser!
Hermosa tú, yo altivo; acostumbrados
uno a arrollar, el otro a no ceder;
la senda estrecha, inevitable el choque…
¡No pudo ser!
CONCIENCIA DE LA
INEFABILIDAD DEL AMOR
Si yo te odiara, mi odio te daría
en las palabras, rotundo y seguro;
pero te amo y mi amor no se confía
a este hablar de los hombres, tan oscuro
VALOR EXPRESIVO DEL
SILENCIO
Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía;
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.
Descargar

EL AMOR - Colegio Patricio Mekis de Padre Hurtado