Ciclo B
12 de julio 2009
15 Domingo
Tiempo Ordinario
Música: cántiga de los romeros.
Am 7, 12-15 Y Amasías dijo a Amós:
–Vete, vidente, márchate a Judá; gánate la
vida profetizando allí. Pero no sigas
profetizando en Betel, porque es el santuario
real y el templo del reino.
Amós le respondió:
–Yo no soy un profeta profesional. Yo cuidaba
bueyes y cultivaba higueras. Pero el Señor me
agarró y me hizo dejar el rebaño diciendo:
«Ve a profetizar a mi pueblo Israel».
Ruinas de Betel
Salmo
84
Muéstranos, Señor, tu misericordia
y danos tu salvación.
Voy a escuchar lo que dice Dios:
el Señor anuncia la paz a su pueblo y a sus fieles,
para que no vuelvan a cometer locuras.
Sí, la salvación está cerca de los que le honran,
la gloria habitará en nuestra tierra.
Muéstranos, Señor, tu misericordia
y danos tu salvación.
El amor y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan;
la fidelidad surge de la tierra,
y la justicia se asoma desde el cielo.
Muéstranos, Señor, tu misericordia
y danos tu salvación.
El Señor nos dará también la lluvia,
y nuestra tierra dará su cosecha;
la justicia marchará delante de él,
y la rectitud seguirá sus pasos.
Ef 1, 3-14
Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que desde lo alto del
cielo nos ha bendecido por medio de Cristo con toda clase de bienes espirituales. Él nos eligió
en Cristo antes de la creación del mundo, para que fuéramos su pueblo y nos mantuviéramos sin
mancha en su presencia.
Llevado de su amor, él nos destinó de antemano, conforme al beneplácito de su voluntad, a ser
adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo,para que la gracia que derramó sobre
nosotros, por medio de su Hijo querido, se convierta en himno de alabanza a su gloria.
Con su muerte, el Hijo nos ha obtenido la redención y el perdón de los pecados,
en virtud de la riqueza de gracia que Dios derramó abundantemente sobre nosotros
en un alarde de sabiduría e inteligencia.
Él nos ha dado a conocer sus planes más secretos, los que había decidido realizar en Cristo,
llevando la historia a su plenitud al constituir a Cristo en cabeza de todas las cosas, las del
cielo y las de la tierra.
En ese mismo Cristo también nosotros hemos sido elegidos y destinados de antemano, según el
designio de quien todo lo hace conforme al deseo de su voluntad.
Así nosotros, los que tenemos puesta nuestra esperanza en Cristo, seremos un himno de
alabanza a su gloria.
Y vosotros también, los que acogisteis la palabra de la verdad, que es la buena noticia que os
salva, al creer en Cristo habéis sido sellados por él con el Espíritu Santo prometido, prenda de
nuestra herencia,para la redención del pueblo de Dios y para ser un himno de alabanza a su
gloria.
Dios ha querido unir todo en Cristo.
Que el Padre de nuestro Señor Jesucristo
ilumine los ojos de nuestro corazón, para
que conozcamos cuál es la esperanza a la
que nos llama.
Ef 1,17-18
Jesús llamó a los doce y comenzó a enviarlos de dos en dos,
dándoles poder sobre los espíritus inmundos. Les ordenó que
no tomaran nada para el camino, excepto un bastón.
Ni pan, ni zurrón, ni dinero en la faja. Que calzaran sandalias,
pero que no llevaran dos túnicas. Les dijo además:
–Cuando entréis en una casa, quedaos en ella hasta que os
marchéis de aquel lugar. Si en algún sitio no os reciben ni os
escuchan, salid de allí y sacudid el polvo de la planta de
vuestros pies, como testimonio contra ellos.
Ellos marcharon y predicaban la conversión. Expulsaban
muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los
curaban.
Mc 6,7-13
Norte de Galilea.
Descargar

Presentación de PowerPoint