Realismo y
Naturalismo
Esquema:


I. La segunda mitad del siglo XIX
II. El Realismo

a) Concepto
b) Cronología
c) Rasgos de la literatura realista
d) El Realismo en España

1. Notas generales

2. La novela realista




2.1 Realistas conservadores o de provincias

2.2 Realistas liberales o urbanos

III. El Naturalismo

a) Concepto
b) Rasgos de la literatura naturalista
c) El Naturalismo en España


I. La segunda mitad del siglo XX


Periodo de intensos cambios
La Revolución industrial transforma profundamente
la vida, el pensamiento y el arte de este momento
I. La segunda mitad del siglo XIX
-
Un arte burgués
-
Aparición de la clase obrera
-
Desarrollo científico y tecnológico
Un arte burgués

Durante estos años se produce la consolidación de la burguesía en el poder
en la mayor parte de los países desarrollados. Surgen así los regímenes
parlamentarios (aunque el sufragio no es universal; los obreros y las mujeres
deberán librar una larga lucha para conquistar el derecho al voto).

La literatura realista refleja los conflictos internos y externos de la nueva
clase que se ha hecho con el poder.
La aparición de la clase obrera
La aparición de la clase obrera
•Los obreros debieron realizar
huelgas, manifestaciones,
enfrentamientos violentos con
el ejército y la policía para
combatir la explotación
despiadada y conseguir unas
reivindicaciones mínimas
(jornada de ocho horas, derecho
a sindicarse, supresión de la
explotación infantil).
•A partir de las últimas décadas
del siglo irán creándose
organizaciones políticas y
sindicales de inspiración
socialista y anarquista.
Desarrollo científico y tecnológico

La filosofía propia de la sociedad burguesa
decimonónica es el Positivismo, para la que no
existe otra realidad que los hechos perceptibles
ni es posible otra investigación que no sea el
estudio empírico de esos hechos. La
observación rigurosa y la experiencia son los
instrumentos básicos de la filosofía positivista.

Estos principios están en la base del desarrollo
de las ciencias experimentales y de la técnica.
Los avances científicos

El desarrollo de las ciencias experimentales
servirá de modelo a los escritores e influirá en
su obra. En este sentido se pueden destacar:




La fundación de la medicina moderna, basada en la
experimentación gracias al fisiólogo Claude Bernard.
Las formulación de las leyes de la herencia genética por
Mendel.
La teoría de la evolución de las especies enunciada por
Darwin.
La teoría de la lucha de clases como motor de la historia de
Karl Marx.
Los nuevos inventos

El desarrollo científico conlleva el tecnológico, en este
periodo se suceden numerosos inventos que modificaron
progresivamente la vida cotidiana:








Ferrocarril de vapor para transporte de pasajeros (1830)
Bicicleta de pedales (1839)
Telégrafo (1844)
Dinamita (1866)
Teléfono (1876)
Luz eléctrica (1879)
Automóvil (1886)
Cine (1895)
II. El Realismo
a) Concepto




Se conoce con el nombre de Realismo al
movimiento cultural, propio de una sociedad
burguesa.
Nace como oposición a los excesos y fantasías
idealistas románticas.
Se centra en los problemas sociales que trae
consigo la nueva sociedad industrial.
Se intenta dar una respuesta a las situaciones de
pobreza y marginación creadas por la economía
capitalista.
PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REALISMO
El arte debe reproducir la realidad, pues el artista debe crear un retrato social
Se analiza la realidad aplicando el método científico
Interesa lo psicológico, la conducta humana
Se denuncian los defectos de la sociedad y se proponen soluciones para erradicarlos
Interés por la descripción
b) Cronología

El Realismo se desarrolla en Europa desde 1830
hasta los últimos años del siglo XIX.

En España el desarrollo de este movimiento es
más tardío. En literatura se inicia en el año 1870,
con la publicación de la novela La Fontana de Oro,
de Benito Pérez Galdós.
c) Rasgos de la literatura realista




Observación y descripción precisa de la
realidad.
Ubicación próxima de los hechos.
Propósito de crítica social y política.
Predilección por la novela, aunque
también se cultiva el relato breve con
resultados muy brillantes.
Observación y descripción de la realidad


Los escritores se documentan sobre el terreno tomando apuntes
sobre personajes y ambientes para fundamentar sus
descripciones.
Para dotar a sus personajes de carácter y describir sus estados
de ánimo consultan libros de psicología y medicina.
Ubicación próxima de los hechos

Sitúan sus obras en
lugares próximos y
bien conocidos por
ellos y en el
momento presente.

La mirada se
desplaza a lo
cotidiano,
eliminando el
subjetivismo y la
fantasía.
Propósito de crítica social y política

Los autores conservadores describen la realidad
para mostrar su degradación y postular un retorno
a los viejos valores tradicionales.

Los progresistas también muestran las lacras
sociales, pero para ellos éstas obedecen a la
pervivencia de una mentalidad conservadora que
lastra el avance hacia el mundo nuevo.
Predilección por la novela (la novela
realista):
La novela se considera el género más adecuado para
reflejar la realidad en su totalidad. Sus rasgos son:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
Verosimilitud
Didactismo
Narrador omnisciente
Estructura lineal
Descripciones minuciosas
Aproximación del lenguaje al uso coloquial
Características de la novela realista



Verosimilitud: Las obras se basan en la experiencia
cotidiana y los protagonistas y ambientes son
creíbles. Se quiere ser fiel a la realidad.
Didactismo: Con frecuencia los autores aprovechan
la novela para dar una lección moral o social (novela
de tesis).
Narrador omnisciente: El narrador sabe lo que va a
suceder, conoce los más ocultos pensamientos de
sus personajes e interviene directamente en la obra
juzgando hechos y personajes.
Rasgos de la novela realista



Estructura lineal: Los hechos suelen narrarse
por orden cronológico.
Descripciones minuciosas: Se describen con
todo detalle los espacios (interiores o exteriores) y
los personajes.
Aproximación del lenguaje al uso coloquial:
Se prefiere un estilo claro y sencillo. En los
diálogos los personajes se expresan de acuerdo a
su condición social o a su psicología.
Los personajes


Frente al idealismo de
románticos, personajes de la
novela realista reflejan los
conflictos cotidianos de sus
contemporáneos: amor,
celos, infidelidad, búsqueda
de trabajo, deseo de riqueza,
avaricia, generosidad,
egoísmo, solidaridad. Los
lectores veían reflejados sus
problemas y conflictos en los
de los personajes
novelescos.
Hay interés por analizar su
psicología
Los personajes

La mujer cobrará un especial
protagonismo: Contratada
sólo como mano de obra
barata o relegada al hogar,
generalmente casada con
hombres mucho mayores o
inferiores intelectual o
culturalmente, intentará salir
del papel que le ha sido
asignado buscando, a través
del amor, la realización
personal que la sociedad le
niega: de ahí la frecuencia
del tema del adulterio o del
amor insatisfecho.
c) El Realismo en España

-
-
1. Notas generales:
Escaso desarrollo
económico e industrial
→ apenas hay
burguesía
Pobreza y atraso
Grandes tensiones
políticas y sociales
Producción literaria del Realismo español
GÉNERO
LÍRICA
CARACTERÍSTICAS
Escasa.
No interesa al pensamiento de los realistas
Ramón de Campoamor
TEATRO
No agrada al público
Presenta asuntos de la vida cotidiana con critica social
Pérez Galdós
NOVELA
Género por excelencia
Herramienta ideal para analizar la realidad
Cuento y novela
2. La novela realista en España
2.1 REALISTAS DE
PROVINCIAS




Defienden la vida rural y los
valores tradicionales como
respuesta a la degradación
de la sociedad
Destacan:
- Juan Valera
- José Mª. de Pereda
2.2 REALISTAS URBANOS




Defienden la ciudad como el
centro del progreso y la
libertad frente al atraso del
mundo rural
Destacan:
- Benito Pérez Galdós
Leopoldo Alas «Clarín»
JUAN VALERA




- Presenta una realidad
idealizada y embellecida
Estilo elegante y cuidado
Temas: sentimientos y
conflictos amorosos, así
como la psicología de los
personajes
Pepita Jiménez (1874)
Pepita Jiménez
Cada vez que se encuentran nuestras miradas, se lanzan en
ellas nuestras almas, y en los rayos que se cruzan, se me figura
que se unen y compenetran.
Allí se descubren mil inefables misterios de amor, allí se
comunican sentimientos que por otro medio no llegarían a
saberse, y se recitan poesías que no caben en lengua humana, y
se cantan canciones que no hay voz que exprese ni acordada
cítara que module.
Desde el día en que vi a Pepita en el Pozo de la Solana, no he
vuelto a verla a solas. Nada le he dicho ni me ha dicho, y sin
embargo nos lo hemos dicho todo.
Cuando me sustraigo a la fascinación, cuando estoy solo por la
noche en mi aposento, quiero mirar con frialdad el estado en que
me hallo, y veo abierto a mis pies el precipicio en que voy a
sumirme, y siento que me resbalo y que me hundo.
JOSÉ MARÍA DE PEREDA



Defensor de los valores y
formas de vida
tradicionales
Temas: exaltación del
campo frente a la ciudad,
la naturaleza de la
montaña santanderina y
la vida de las gentes de
esta zona
Peñas arriba (1895)
BENITO PÉREZ GALDÓS




Principal novelista del
Realismo español
Ideología progresista y
anticlerical
En sus obras refleja
fielmente la sociedad
madrileña de finales del
s. XIX
Fortunata y Jacinta
(1886-7), Doña Perfecta
(1876), Tormento (1884),
Tristana (1882),
Misericordia (1897)
Misericordia
Eran tres las que así chismorreaban, sentaditas a la derecha, según se entra, formando
un grupo separado de los demás pobres, una de ellas ciega, o por lo menos cegata; las
otras dos con buena vista, todas vestidas de andrajos, y abrigadas con pañolones negros
o grises. La //señá// Casiana, alta y huesuda, hablaba con cierta arrogancia, como quien
tiene o cree tener autoridad; y no es inverosímil que la tuviese, pues en donde quiera que
para cualquier fin se reúnen media docena de seres humanos, siempre hay uno que
pretende imponer su voluntad a los demás, y, en efecto, la impone. Crescencia se
llamaba la ciega o cegata, siempre hecha un ovillo, mostrando su rostro diminuto, y
sacando del envoltorio que con su arrollado cuerpo formaba, la flaca y rugosa mano de
largas uñas. La que en el anterior coloquio pronunciara frases altaneras y descorteses
tenía por nombre //Flora// y por apodo //la Burlada//, cuyo origen y sentido se ignora, y
era una viejecilla pequeña y vivaracha, irascible, parlanchina, que resolvía y alborotaba
el miserable cotarro, indisponiendo a unos con otros, pues siempre tenía que decir algo
picante y malévolo cuando los demás //repartijaban//, y nunca distinguía de pobres y
ricos en sus críticas acerbas. Sus ojuelos sagaces, lacrimosos, gatunos, irradiaban la
desconfianza y la malicia. Su nariz estaba reducida a una bolita roja, que bajaba y subía
al mover de labios y lengua en su charla vertiginosa. Los dos dientes que en sus encías
quedaban, parecían correr de un lado a otro de la boca, asomándose tan pronto por
aquí, tan pronto por allá, y cuando terminaba su perorata con un gesto de desdén
supremo o de terrible sarcasmo, cerrábase de golpe la boca, los labios se metían uno
dentro de otro, y la barbilla roja, mientras callaba la lengua, seguía expresando las ideas
con un temblor insultante.
LEOPOLDO ALAS «CLARÍN»




Periodista y escritor de
ideales republicanos y
liberales
Enemigo del fanatismo y
tradicionalismo
Defensor de la justicia y
la verdad
La Regenta (1884)
Toda su resignación aparente era por dentro un pesimismo invencible; se había
convencido de que estaba condenada a vivir entre necios; creía en la fuerza superior de
la estupidez general; ella tenía razón contra todos, pero estaba debajo, era la vencida.
Además su miseria, su abandono, la preocupaban más que todo; su pensamiento
principal era librar a sus tías de aquella carga, de aquella obra de caridad que cada día
pregonaban más solemnemente las viejas.
Quería emanciparse; pero ¿cómo? Ella no podía ganarse la vida trabajando; antes la
hubieran asesinado los Ozores; no sabía manera decorosa de salir de allí a no ser el
matrimonio o el convento.
Pero la devoción de Ana ya estaba calificada y condenada por la autoridad competente.
Las tías, que habían maliciado algo de aquel misticismo pasajero, se habían burlado de
él cruelmente. Además la falsa devoción de la niña venía complicada con el mayor y
más ridículo defecto que en Vetusta podía tener una señorita: la literatura. Era este el
único vicio grave que las tías habían descubierto en la joven y ya se le habían cortado
de raíz.
Cuando doña Anuncia topó en la mesilla de noche de Ana con un cuaderno de versos,
un tintero y una pluma, manifestó igual asombro que si hubiera visto un revólver, una
baraja o una botella de aguardiente. Aquello era una cosa hombruna, un vicio de
hombres vulgares, plebeyos. Si hubiera fumado, no hubiese sido mayor la
estupefacción de aquellas solteronas. «¡Una Ozores literata!»
La Regenta
III. El
Naturalismo
a) Concepto

Se denomina Naturalismo a una corriente literaria
surgida a partir del Realismo (evolución de éste)
que considera que la literatura es una ciencia cuyo
objeto de estudio es el medio social.

El Naturalismo considera que el hombre no es
realmente libre, sino que se encuentra determinado
por la herencia y por el ambiente social.
b) Rasgos del Naturalismo



Esta corriente se interesa especialmente
por los ambientes miserables y
sórdidos, y por personajes tarados,
alcohólicos o víctimas de patologías
diversas.
Los escritores naturalistas, influidos por
las ideas socialistas, aspiraban a
mejorar las condiciones sociales en que
vivían los hombres por medio de la
denuncia que realizaban es sus novelas.
En España el Naturalismo influyó en
algunos autores, pero no llegó a
desarrollarse completamente.
c) El Naturalismo en España



Se conoció
inmediatamente
gracias a Emilia Pardo
Bazán
No se seguirán con
rectitud los rasgos
naturalistas, sino que
se incluirán elementos
Destaca: Emilia Pardo
Bazán
Fragmento con elementos naturalistas Fortunata y Jacinta
Juanito reconoció el número 11 en la puerta de una tienda de aves y huevos. Por allí
se había de entrar sin duda, pisando plumas y aplastando cascarones. Preguntó a dos
mujeres que pelaban gallinas y pollos, y le contestaron, señalando una mampara, que
aquella era la entrada de la escalera del 11. Portal y tienda eran una misma cosa en
aquel edificio característico del Madrid primitivo. Y entonces se explicó Juanito por qué
llevaba muchos días Estupiñá, pegadas a las botas, plumas de diferentes aves. Las
cogía al salir, como las había cogido él, por más cuidado que tuvo de evitar al paso los
sitios en que había plumas y algo de sangre. Daba dolor ver las anatomías de aquellos
pobres animales, que apenas desplumados eran suspendidos por la cabeza,
conservando la cola como un sarcasmo de su mísero destino. A la izquierda de la
entrada vio el Delfín cajones llenos de huevos, acopio de aquel comercio. La voracidad
del hombre no tiene límites, y sacrifica a su apetito no sólo las presentes sino las futuras
generaciones gallináceas. A la derecha, en la prolongación de aquella cuadra lóbrega, un
sicario manchado de sangre daba garrote a las aves. Retorcía los pescuezos con esa
presteza y donaire que da el hábito, y apenas soltaba una víctima y la entregaba
agonizante a las desplumadoras, cogía otra para hacerle la misma caricia. Jaulones
enormes había por todas partes, llenos de pollos y gallos, los cuales asomaban la
cabeza roja por entre las cañas, sedientos y fatigados, para respirar un poco de aire, y
aun allí los infelices presos se daban de picotazos por aquello de si tú sacaste más pico
que yo... si ahora me toca a mí sacar todo el pescuezo.
Principales Novelistas del Realismo Europeo
Charles Dickens
Fiedor Dostoyevski
Leon Tolstoi
Honoré de Balzac
Gustave Flaubert
Émile Zola
José Mª
Eça de
Queiroz
Juan Valera
Benito Pérez Galdós
Leopoldo Alas (Clarín)
Emilia Pardo Bazán
Vicente Blasco Ibáñez
Europa en 1911
Créditos de las imágenes













In the black country, (c. 1890) Constantin Meunier.
Lavanderas en el Sar (1896) Ovidio Murguía de Castro.
Retratos (1895) Joaquín Vaamonde Cornide.
El cuarto estado (1901), Giuseppe Pellizza da Volpedo
Sin pan y sin trabajo (1892/93), Ernesto de la Cárcova.
Las cigarreras (1915), Gonzalo Bilbao.
La lección de memoria, Ignacio Pinazo.
Calle de una vieja ciudad castellana, Ignacio de Zuloaga y Zabaleta.
Limosna en Sevilla, José Villegas Cordero.
La audiencia, José Villegas Cordero.
Junto a la chimenea (1875), Casimiro Sainz y Sainz.
Las pupilas de Matilde (1906), Ignacio de Zuloaga y Zabaleta.
Bajo la lluvia (fines del siglo XIX), Primitivo Álvarez Armesto.
Todas las imágenes procedentes de Ciudad de la Pintura excepto:
3 en Colección Caixanova
4 en Associazione Pellizza da Volpedo
5 en Amérique latine Histoire y Mémoire
6 en Museo de Bellas Artes de Sevilla
9 en Documentarte
Descargar

El Realismo - lenguayliteraturasoto