25 de
SETIEMBRE
VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO
DE SAN
NICOLÁS
María de los Ángeles – Punta del Este, Uruguay
HECHOS…
En setiembre de 1983, la población de San Nicolás
(Argentina) se conmocionó con la noticia de que en
diversas casas de familias se iluminaban los rosarios,
despertando el sentimiento religioso de unos y el
escepticismo de otros.
Mientras esto se repetía, cada vez con mas
frecuencia, congregando al rezo del Santo Rosario a
multitud de vecinos, a una mujer sencilla, buena
esposa y madre ejemplar, comienza a aparecérsele
la Santísima Virgen, registrándose el 25 de
setiembre de 1983, como la fecha en que por
primera vez experimenta este suceso maravilloso.
El mayor mérito de esta mujer consiste quizás, en la
discreta conducta observada, ya que nunca intentó
cobrar notoriedad pese al extraordinario privilegio
de haber sido destinataria de tal gracia.
Comienza así el fluido e ininterrumpido dialogo,
donde la Reina del Cielo , avala sus mensajes con
citas bíblicas, cuya concordancia resultaría imposible
explicar sin la intervención divina, por no contar la
receptora, con la mas elemental instrucción bíblica,
exegética y teológica necesaria, para armonizar los
textos de los mensajes con los de la Palabra de Dios,
en forma tan exacta.
Los mensajes, uno o
varios por día,
constituyen una
verdadera
catequesis, lo que es
la originalidad de
esta manifestación
mariana, cuya
principal temática,
al estilo de Lourdes,
Fátima o Lasalette,
o cualquiera de las
otras revelaciones
de la Virgen son:
•La alianza entre
Dios y su pueblo, la
necesidad de la
conversión de los
pecadores.
•La recomendación
insistente de orar
por la paz del
mundo.
•La conveniencia
de difundir y
practicar la
devoción del
Santo Rosario.
•La importancia
de hacer
penitencia y
predicar la
Palabra de Dios,
tema este último,
que adquiere en
labios de la Virgen
un carácter de
suma urgencia, las
frecuentes
exhortaciones a la
paz, al amor al
prójimo.
•La necesidad de
comulgar
frecuentemente y
orar pidiendo al
Espíritu Santo.
La Imagen
La Virgen le dice a la mujer, que hay una
imagen suya, bendecida por un Papa, es una
imagen de madera de María del Rosario.
En efecto, para sorpresa de los sacerdotes, su
imagen con el niño en sus brazos estaba
allí desde hace muchos años, olvidada en
el Campanario de la Iglesia Catedral.
La imagen es restaurada y puesta a la
veneración del pueblo de Dios.
Le dice la Santísima Virgen María a la
señora :
"Me tenían olvidada, pero he
resurgido, ponedme allí, porque
me veis tal cual Soy"
"Yo Soy la patrona de esta región.
Haced valer mis derechos"
Las actas conservadas en la parroquia, dan fe
de que la misma data de 100 años, época en
que llega con motivo de la inauguración del
templo parroquial y fue enviada desde Roma
por León XIII, quien la bendijo, para que fuera
honrada y bendijera al pueblo de San Nicolás.
Consta también en los archivos, que la cofradía
del Santísimo Rosario, fundada por el entonces
Cura Párroco, Mons. Cecarelli, rezó por primera
vez la oración compuesta por Santo Domingo
de Guzmán, frente a la venerada imagen, el 25
de setiembre de 1884.
La Santísima Virgen María le dice a la señora:
Leed Exodo 25,8
"Háganme un santuario, para que Yo habite
entre ellos"
"Haz que te apoyen en lo que dices. Quiero
estar cerca de vosotros"
“Gladys, he pedido Mi Morada, para
despertar desde aquí, en mis hijos, el deseo
de buscar a Dios.
He pedido Mi Morada, para que ellos vengan
a la Madre y por ella, a Dios”
Concurriendo una noche al terreno
indicado por la Virgen, acompañada por
un grupo de personas, la mujer que
recibe los mensajes ve una intensa luz,
que bajando del cielo señala el lugar, (La
luz fue vista también por una niña de nueve
años).
La Virgen señala mediante un rayo de
luz un lugar junto al Río , para que se
construya un Santuario, que ella misma
diseña a través de los mensajes entregados a la
vidente.
Se levanta entonces un colosal Templo (que
aún no ha sido culminado) exactamente en el
lugar
señalado por la Reina del Cielo, como
centro de veneración a María, verdadera
intercesora y camino perfecto para llegar
a Su Hijo, Jesús.
El lugar es visitado en forma permanente en
peregrinación, con mayor afluencia de fieles los
días 25 de cada mes, y mediante una gran
multitud que se concentra los días 25 de
setiembre de cada año, en el aniversario de
la aparición.
El rezo del Santo Rosario
Es importante señalar que uno de los primeros
mensajes que trascendió a la población, fue una
jaculatoria para rezar después de cada misterio
del Santo Rosario, prometiendo una gracia
especial a quienes así lo hicieran, por la siguiente
intención:
"El Señor tenga misericordia con el
mundo entero y que el mundo entero
responda a su llamado de conversión,
que el hombre se entregue totalmente a
Dios y que no deje pasar este momento
tan especial"
La jaculatoria, que actualmente muchísimas
personas rezan, respondiendo al pedido de la
Virgen es la siguiente:
"Padre líbranos de todo mal, con tu santa
sabiduría Señor sálvanos de todo pecado.
En nombre de todos cuantos te queremos
Señor, llévanos por el camino del bien,
amen.”
Dice la Santísima Virgen :
"Con el Santo Rosario se puede enfrentar cualquier
peligro, ya que en él está presente Cristo y la Madre
de Cristo. Es la oración profunda, la inmediata
comunicación con el Señor y con María.
Es el regalo que os estoy dando para que vosotros lo
aceptéis y lo conservéis mediante su rezo. Amén,
amén".
"El arma que constituye mayor influencia sobre el
mal, es el rezo del Santo Rosario. Con este rezo, se
ahonda en la vida espiritual, el espíritu crece en
amor a Dios y lo aleja así, del pecado. Disipa las
sombras del espíritu y hace que éste permanezca
fiel a Dios.
Agradad hijos míos, al Señor, orando, ya que de
esta manera, se rechazan las tentaciones del
maligno.
Por siempre sea glorificado el Señor. Hazlo conocer
a tus hermanos". "Digo a tus hermanos: Estáis
rezando el Santo Rosario, tal como lo pido, es
necesario hijos míos, por eso mi insistencia. Si todos
lo hicierais, encontraríais en el Santo Rosario, el
nexo que une a los hijos con la Madre del
Cielo. Junto con vuestra Madre, está Cristo Jesús,
disponéos desde ya, a seguir orando y alabando al
Señor.Amén,amén”
La Medalla y el Escapulario
El 2 de diciembre de 1984, la Virgen le dijo a Gladys:
Dice la Santísima Virgen:
"Debéis hacer acuñar una medalla con mi advocación de María del Rosario de
San Nicolás, y en el reverso, la Santísima Trinidad con 7 estrellas".
El 25 de septiembre de 1985, segundo aniversario de la primera aparición, le dice a la
vidente:
Dice la Santísima Virgen :
"Hija mía, te diré el significado de las 7 estrellas: Son 7 gracias que mi Hijo
Jesucristo concederá a quien la lleve sobre su pecho.
Alabado sea el Señor."
El 5 de marzo de 1986 la Virgen le pide a Gladys que se haga un escapulario:
Dice la Santísima Virgen :
"Hija mía: Encárgate de que se haga un Escapulario.
Que sea de color blanco, ya que el blanco es el símbolo de la pureza.
Mi imagen llevará los colores celeste y rosado.
Este Escapulario deberá ser destinado a los enfermos del cuerpo y del alma, y lo
llevará aquel que realmente sienta esa necesidad en su corazón, porque con el
Escapulario, irá el compromiso de orar a María del Rosario.
Este pedido apremia.
Amén. Amén".
Tres sueños y una locución interior de Gladys, la vidente, inducen a la búsqueda del agua
del Santuario. El primer sueño sobre la existencia del agua fue el del 3 de agosto de 1984. La
siguiente es su redacción textual:
"Esta mañana me despierto de un sueño. Veía mucha gente que trabajaba en el
Campito. Estaban haciendo los cimientos para el Santuario. Adelante, en el centro,
abrían un pozo, porque yo les había dicho que de ahí iba a salir agua, en el lugar donde
estaba el arbusto.
"Esta mañana, cuando me habla la Virgen, le pregunto qué significaba el sueño y me dice: "Muchos
sueños resultan realidades, y este sueño será una realidad". Y se sonríe."
Transcurrieron más de cinco años cuando, el 30 de noviembre de 1989, tuvo Gladys el segundo sueño
sobre el agua, que así narró:
"Nuevamente soñé con el agua del Santuario. Esta vez la vi alrededor del templo que
corría sobre unos canales. Habría un metro de distancia entre los canales y el
Santuario. El agua era muy clara. Vi a la Santísima Virgen sola otra vez, como la Inmaculada, y
oí que me decía: "Grande es la bendición que hay sobre tu pueblo: bendición de Dios para
sus hijos".
Dos días después captó Gladys fuertemente en su interior, a modo de locución, la cita bíblica del profeta
Ezequiel, capítulo 47, versículo 1º, mientras conversaba sobre el tema del agua:
"Llevóme luego, [el Señor] otra vez a la entrada del templo, y vi que debajo de él, al
Oriente, brotaban aguas, pues la fachada del templo estaba al Oriente, y las aguas
descendían debajo del lado derecho, al mediodía del altar" (Ezequiel, XLVII, 1)
Se produjo, el 29 de enero de 1990, el tercer sueño, que así relató Gladys:
"Soñé que veía una fuente con agua muy cristalina. La Santísima Virgen me decía:
Guijón, Guijón, que en hebreo significa: "Que brota a borbotones".
"Se manifestaba de este modo el deseo de que hubiera una fuente, de donde saliera
ininterrumpidamente agua, como signo benéfico de la presencia salvadora del Señor,
que, a través de María, nos ofrece a manos llenas la misericordia y la redención.
Se constituyó una Comisión bajo la guía del padre Pérez, un geólogo, un sacerdote rabdomante y
dos arquitectos. Se realizaron diversas perforaciones buscando el lugar preciso y el 4 de
junio de 1991 se comienza una perforación en la cripta, en el lugar donde se
encontraba el primitivo cardo sobre el cual se hundió el rayo de luz, que luego sería el
umbral del Santuario.
Se llegó a una profundidad de 47,50 metros y al extraer la primera agua, todo el Santuario se
impregnó de un fuerte olor a rosas.
El agua fue recogida en depósitos y se empezó a distribuir a los peregrinos a partir del 25 de
septiembre de 1991
Se considera que el hallazgo del agua de la Virgen es un regalo muy especial de
nuestra Madre y muchísimos peregrinos experimentaron curaciones de dolencias de
toda índole, ya que la usan para beber, para bendecir los hogares y las personas y
para pasarse por las partes del cuerpo que requieren sanación.
Los estigmas de La Pasión de Jesús presentes en Gladys
Motta
Gladys estaba acostumbrada a pasar desapercibida, pero esto se le
hace cada vez más difícil porque muchos acuden a ella por ser la
mensajera de la Virgen, además de la curiosidad que despiertan
sus estigmas, los cuales, al principio, no eran visibles, sino
mostraban una inflamación interior de la piel, irritación y
dolor punzante; después se le presentaron los signos
exteriores.
Los estigmas se hacen más evidentes durante la Cuaresma.
En ocasiones, Nuestro Señor Jesucristo le ha participado a
Gladys los dolores de su Pasión.
El Padre Carlos Pérez, Director Espiritual de Gladys, y Asesor
Pastoral de todo lo referente al culto a la Virgen del Rosario, ha
expresado lo siguiente: "Quiero dejar expresa constancia de
que me siento profundamente convencido de la
autenticidad de este hecho, como consecuencia de todo lo
que me tocó vivir como receptáculo de las vivencias de la
Sra. de Motta... ... Las cosas del cielo, diríamos que la han
sacado de un modo simplemente humano de verlas, para
vivir el gusto de la presencia del Señor, en las
manifestaciones de la Virgen... Los sufrimientos que esta
misión le han significado a la señora de Motta sería muy
difícil explicarlos en palabras. El principal es la
incomprensión, por cuanto vive una experiencia
inexpresable y las palabras “
Contexto de los Mensajes
Del contexto de los mensajes se desprende que
María nos quiere llevar a Su Hijo y el Hijo al
Padre.
Insistiendo la Virgen en que se ore
pidiendo la venida del Espíritu Santo.
Dice la Santísima Virgen:
"Os doy lecturas bíblicas con mis
mensajes"
"Para que el mundo vea que son
auténticos y no duden de ti.
Que tu misión sirva para saber que mi
hijo Jesús trata que se conviertan al
señor.
Releed las lecturas y encontrareis
respuestas que necesitáis ahora.
Hacedlo conocer . Gloria a Dios"
Leed Ageo cap 1, vers. 5,6 y 7.
El primer mensaje que da la Santa Madre de Dios a
la vidente es justamente un texto bíblico.
Dice la Santísima Virgen :
Ezequiel cap. 2, vers. 4 al 10:
“Son hombres obstinados y de corazón
endurecido aquellos a los que yo te envío, para
que así les digas:
"Así habla el Señor".
Y sea que escuchen o se nieguen a hacerlo porque son un pueblo rebelde - sabrán que hay
un profeta en medio de ellos.
En cuanto a ti, hijo del hombre, no les temas, ni
tengas miedo de lo que digan, porque estas
entre cardos y espinas, y sentado sobre
escorpiones.
No tengas miedo de lo que digan ni te
acobardes delante de ellos, porque son un
pueblo rebelde. abre tu boca y come lo que te
daré. Yo mire y vi una mano extendida hacia
mi y en ella había un libro enrollado.
Lo desplegó delante de mi, y estaba escrito de
los dos lados, había en el, canto fúnebres,
gemidos y lamentos. ”
Los mensajes, en su mayoría prometen
colmar de bendiciones, de paz y
alegría a su pueblo acercándonos a
Dios, Nuestro Señor.
Jesús también se aparece a la vidente.
El 17-11-83, le dice:
Si bien la mayoría de los mensajes son de tono esperanzador y
consolador, no están exentos de un fuerte tinte profético y
escatológico.
Dice la Santísima Virgen:
"En este momento la humanidad esta pendiente de un
hilo.
si ese hilo se rompe muchos serán los que no tengan
salvación.
Por eso llamo a la reflexión. Apuraos que el tiempo se
termina.
no habrá lugar para aquel que tarde en venir.
El señor quiere que todos gocen de su reino.
A los que están alejados de el, les digo acercaos,
acercaos. Cristo Jesús esta al alcance de vuestra mano.
Predícalo.
Amen."
Dice la Santísima Virgen:
"Fuisteis llamados para ser portadores de paz y para
que se conozca el urgente llamado de Cristo Jesús a la
conversión del hombre.
Estoy preocupada por el mundo entero. Recordad que
solo el señor os salvará. Predicad esto.”
La Madre pide a sus hijos la conversión y la consagración a Su Corazón.
"Hija mía, como Auxilio de los Cristianos, quiero rescatar a mis hijos, pidiéndoles la
conversión y luego la Consagración a Mi Corazón de Madre.
Yo les digo: Responderé a vuestra consagración con Mi Protección, es decir, os defenderé
de toda adversión.
Haceos pequeños e interiormente humildes y entraréis en Mi Corazón. Gloria a
Dios. Predica a todos tus hermanos". (21-8-87, Nº
Consagrarse a María es entregarse incondicionalmente a Ella, dejar en Sus manos de
Madre la propia vida y, de este modo, ser verdaderamente libres en la gracia.
Las siguientes son oraciones manifestadas por
la Santísima Virgen María en San Nicolás .
20-12-83 - MARIA, NUESTRA AYUDA
Vigilante estás Tú Dulce María,
silenciosa siempre a nuestro lado,
cuidando nuestro camino
y sacando las piedras
que hay a nuestro paso.
Nunca salgas de nuestra vida
Virgen mía,
perdidos estaremos si no tenemos tu guía,
a veces nos desviamos de la ruta que
nos trazas,
o desmayamos ante cualquier tropiezo,
pero siempre nos sacas adelante,
con la ayuda de Nuestro Padre.
Amén.
12-12-83 - JACULATORIA A DIOS PADRE
Padre, líbranos de todo mal,
con tu Santa Sabiduría, Señor,
sálvanos de todo pecado.
En nombre de todos cuantos te queremos,
Señor, llévanos por el camino del bien.
Amén
El que reza esta oración nueve días seguidos acompañada
con un Rosario le concederé una gracia muy especial.
12-3-84 - ILUMÍNAME SEÑOR
Señor ninguna niebla me cubre
ya todo se aclara a causa de Tí.
Tu me proteges, con tu Amor Supremo.
Señor yo te alabo y te glorifico
has roto mis cadenas
mi corazón clama tu Nombre
que tu Luz siga iluminando mis días
por siempre Señor.
Amén.
19-2-84 - SUPLICA AL SEÑOR
Señor Tu eres mi fortaleza
y mi razón de ser.
escucha mi voz y mí plegaria
tiende tu mano
que yo me aferro para poder vivir.
Yo me refugio en Ti Señor
mí corazón está contigo.
Amén.
20-5-84 - BENDECIR LA MESA
En el Nombre del Padre y del Hijo y del
Espíritu Santo. Amén.
Señor bendice esta mesa donde están
los alimentos que nos envías este día
y que nunca nos falte tu pan. Amén.
En el Nombre del Padre y del Hijo y del
Espíritu Santo.
Amén.
7-9-84 - CONSAGRACION A LA VIRGEN
!Oh Madre! Quiero consagrarme a Tí.
Virgen María, hoy consagro mi vida a Tí,
siento necesidad constante de tu presencia
en mi vida, para que me protejas, me guíes
y me consueles.
Sé que en Ti mi alma encontrará reposo
y la angustia en mi no entrará,
mi derrota se convertirá en victoria
mi fatiga en Ti fortaleza es.
Amén.
ORACION
Santa María, Madre Nuestra que en cada
misterio del santo rosario nos brindas al
Salvador. Acudimos a ti necesitados. Nos
alegramos que desde la cruz el Señor te
halla encomendado la misión de acercarnos
a El y a su Iglesia por la conversión y la
penitencia. Alentado por la confianza que
nos inspiras ponemos en tus manos
maternales nuestras preocupaciones y
temores. Pero, deseamos imitar tu fidelidad
a Dios aceptando con amor y humildad
todas las pruebas. Madre Nuestra del
Rosario de San Nicolás que tu presencia
renueve nuestra vida, alivie nuestro ser
agobiado por sufrimiento y la enfermedad,
sostenga nuestra docilidad a la gracia y
fortalezca nuestro Amor a los demás,
convirtiéndonos así en testigos del amor del
Padre que no vaciló, por tu intermedio, en
darnos a Jesús. Amén.
María de los Ángeles – Punta del Este, Uruguay