Rius, M. (2004). La Castañera. Ed. Combel Col.Cuentos de las estaciones. Madrid
Historia de la castañera
1.
Cuando llega el otoño, el bosque se llena de hermosos colores: rojo, naranja, amarillo y marrón.
El viento comienza a soplar y levanta remolinos de hojas.
2. Los castaños, que viven en las zonas mas altas y frías del bosque, protegen sus frutos con una cáscara llena
de pinchos. Són las castañas.
3. Los pueblos y ciudades se llenan de castañeras que, bien abrigadas, tuestan castañas y boniatos inundando
las calles con su peculiar olor.
4. En uno de estos pueblos, tenía un puesto María, la castañera más popular de la comarca. Nadie lo hacía tan
bien como ella; sus castañas sabían a gloria.
5. Por eso y por su simpatía, María siempre tenía una cola de niños y niñas que preferían esperar antes que ir a
comprar castañas a otro puesto.
6. Además, si algún niño no tenía suficiente dinero, María le decía:
-No te preocupes, ya me pagarás otro día. Cómetelas ahora que están calentitas.
7. Muy cerca del puesto de María, había otra castañera gruñona y envidiosa. Nadie le compraba castañas.
-Aquí hay truco –decía la malpensada- ¿como puede tener tanta clientela?
8. Y tanta envidia tenía la celosa castañera que, una noche, cuando nadie la veía, robó todas las castanyas del
puesto de María.
9. Al día siguiente, cuando hacía mucho frío y a todos les apetecía un cucurucho de castañas, María se
encontró con que no tenía ni una y rompió a llorar.
10. Al verla llorar, todos los niños buscaron castañas crudas para que María las tostara. Mientras, a su envidios
compañera, las castañas robadas le estallaban en sus propias narices.
11. Muy arrepentida la castañera gruñona pidió perdón a María. Desde entonces, trabajaron juntas.
Sus boniatos y castañas no tenían igual. Y eso fue así por siempre jamás.
Descargar

Historia de la castañera