Será llamado Emmanuel…Dios
con nosotros. Isaías 9.6
“
Hace años atrás se publicó una postal de
navidades que llamó mucho la atención. Dicha
postal se titulaba: “Si Cristo no hubiera
venido”. Tenía su fundamento en las palabra de
nuestro Señor “Si yo no hubiese venido.” L a
postal representaba a un pastor evangélico que
en la mañana de Navidad, se había quedado
dormido en su despacho y soñaba en un mundo
que Jesús nunca había venido.
En su sueño, creía que estaba en su casa y no
podía ver las botas y calcetines que en dicha
festividad los niños colocan junto a la chimenea
Ni campanitas de navidad, ni coronas de acebo
Ni Jesús para consolar, alegrar y salvar .
Salió por las calles y no encontró iglesias con
sus aspírales señalando hacia el cielo.
Volvió a su casa, se sentó en su biblioteca, pero
Todos los libros que hablaban del Maestro habían
Desaparecido.
Sonó la campanilla de la puerta y un joven le dijo
Que fuese a visitar a su pobre madre que estaba
muriéndose.
Inmediatamente se fue con el hijo desconsolado para confortar
A la madre, y al llegar a la casa se sentó a la cabecera de la cama
Y dijo, “Tengo algo que podrá consolarla”. Abrió su biblia para
Buscar una promesa familiar, pero ella terminaba en Malaquías
Y no había ni evangelios ni promesa de esperanza y salvación,
Así que lo único que pudo hacer fue inclinar su cabeza y llorar
Con ella con amargura y desesperación.
Dos días después, se encontraba junto al ataúd de la mujer,
Conduciendo su funeral, pero no había ningún mensaje de
Consuelo, palabras referentes a la gloriosa resurrección , ni
un cielo, sino solamente “polvo al polvo, cenizas y cenizas,
Y una larga y eterna despedida”. Finalmente se dio cuenta que
“El no había venido y comenzó a llorar amargamente en su sueño
pesaroso.
De repente despertó, y un gran grito de gozo y alabanza salió
Cuando oyó cantar al coro de su iglesia que estaba junto a su
Casa..
Alegrémonos y gocémonos hoy porque El ha venido
Y recordemos la anunciación del ángel: “ He aquí os traigo
nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo, que
os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador,
que es Cristo el Señor
“Id y comed carnes gordas y bebed vinos sabrosos
Y enviad porciones a aquellos para quienes
Nadie ha hecho provisión”.
Nehemías 8.10
Descargar

Si Cristo no hubiera venido”. Tenía su