Comentario de texto de “La saeta”
de Antonio Machado
(nivel bajo)
Autor: Jesús T. Pérez. Dto. de Humanidades. Colegio STJ
¿Quién me presta una escalera,
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?
¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!
Campos de Castilla
Comentario de “La saeta” de Antonio Machado
Localización
Autor
El texto que vamos a comentar pertenece al poeta sevillano Antonio Machado,
nacido en la capital andaluza en 1875, estudió en Madrid en la Institución Libre
de Enseñanza, donde aprendió el amor a la naturaleza y las tradiciones. Durante
su estancia en París conoció a importantes poetas simbolistas que influyeron en
su estilo. A su vuelta, da clases en un instituto de Soria, donde conoce a Leonor
Izquierdo, de la que se enamora profundamente. A los tres años de casados ella
muere y el poeta, muy afectado, abandona Soria y sus recuerdos, y marcha a
Baeza (Jaén). Más tarde se traslada a Segovia y alterna esta ciudad con Madrid
hasta el estallido de la Guerra Civil. Partidario de la República, Machado tuvo
que abandonar España tras la victoria franquista y murió en un pueblecito
francés (Collioure) tras atravesar la frontera junto con muchos exiliados
españoles en 1939.
Contexto
El texto que vamos a comentar es un poema incluido en Campos de Castilla (1912), una de sus obras más
importantes. En esta obra, el paisaje castellano se identifica con la amada del poeta, Leonor; ella siempre
está presente en el paisaje, pero también las gentes de Castilla, el atraso cultural y el abandono de las tierras
le devuelven a la realidad y a la decadencia del país. Este tema es muy característico del movimiento al que
pertenece, la Generación del 98, un grupo de escritores preocupados por la realidad de España y a la que
intentan dar soluciones a través de sus escritos.
Comentario de “La saeta” de Antonio Machado
¿Quién me presta una escalera,
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?
8–
8a
8–
8a
copla
¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
7+1 b
8c
8c
7+1 b
redondilla
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
7+1 d
8e
8e
7+1 d
¡Cantar de la tierra mía
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
8f
4g
8f
8g
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!
7+1 h
8i
8i
7+1 h
cuarteta
Género
Aquí Machado ha
utilizado una copla
popular con rima
asonante a modo de
introducción. El
poema se desarrolla
en cuatro estrofas:
tres redondillas y una
cuarteta irregular con
un segundo verso
tetrasílabo.
Comentario de “La saeta” de Antonio Machado
Contenido
Este poema trata un tema diferente, más
cercano a las raíces andaluzas del poeta:
una saeta popular sirve a Machado para
reivindicar su idea de Jesús y de la religión,
que nada tienen que ver con la oficial. El
poeta no quiere cantar al Jesús
crucificado, símbolo del sufrimiento y el
martirio, sino al que anduvo en la mar, una
imagen que evoca mucho más la libertad.
La estrofa inicial sirve de ejemplo de saeta
y a la vez de introducción al tema del
poema. Las tres estrofas siguientes
detallan la función de la saeta en la
religiosidad sevillana. Pero es en la
redondilla final donde el autor nos
traslada la idea central: una visión
personal de la religiosidad cristiana.
Comentario de “La saeta” de Antonio Machado
¿Quién me presta una escalera,
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?
Introducción
presenta el tema
reproduciendo una copla
popular
¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
Desarrollo
descripción de la función de la saeta y
de un tipo de religiosidad
¡Cantar de la tierra mía
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!
Conclusión
reflexión del poeta y afirmación de
una postura ante la idea
anteriormente expuesta
Comentario de “La saeta” de Antonio Machado
¿Quién me presta una escalera,
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?
¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!
anáfora
anáfora
Comentario de “La saeta” de Antonio Machado
¿Quién me presta una escalera,
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?
¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
personificación
personificación
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!
personificación y apóstrofe
Comentario de “La saeta” de Antonio Machado
Juicio crítico
En general, se puede decir que el poema presenta un
lenguaje muy sencillo y fácil de entender, pero que
tiene una gran profundidad de contenido.
Podemos concluir, también, que el poema analizado
es un magnífico ejemplo de la poesía de Machado,
uno de los principales autores del primer tercio del
siglo XX, cuya poesía influirá decisivamente en los
poetas posteriores (del 27) y que sigue siendo uno de
los más leídos hoy día.
Descargar

comentario la saeta machado