III
Sistemas Ambientales y Sociedades
saladehistoria.com
El uso del concepto de capacidad de carga para las poblaciones humanas es
problemático por varias razones.
La variedad de recursos empleados por los seres humanos es generalmente
mucho mayor que cualquier otra especie. Además, cuando un recurso llega a
ser limitante, los seres humanos dan muestra de una gran creatividad para
sustituir uno por otro. La demanda de recursos varía de acuerdo con los estilos
de vida, los cuales difieren entre si por épocas y poblaciones.
La capacidad de carga
humana está determinada
por la tasa de consumo de
materia y energía, el nivel de
contaminación y el grado de
interferencia humana con los
sistemas globales de apoyo
de la vida.
En la medida en que la
reutilización y el reciclado
reducen estos impactos,
también pueden aumentar la
capacidad de carga humana.
Los avances tecnológicos dan origen a cambios continuos en la oferta y demanda
de recursos. Las poblaciones humanas también importan recursos de forma regular
desde ámbitos externos a su medio ambiente inmediato, lo que les permite crecer
más allá de los límites impuestos por los recursos locales y aumentar su capacidad
de carga.
Aunque la importación de recursos aumenta la capacidad de carga para la población
local, ello no tiene influencia en la capacidad de carga global. Todas estas variables
hacen prácticamente imposible hacer estimaciones fidedignas de las capacidades de
carga de las poblaciones humanas.
La huella ecológica de una población es la
superficie de territorio adyacente a esa población que
se requiere para proporcionar todos los recursos
necesarios para su subsistencia y para asimilar todos
sus residuos.
Como modelo, resulta útil para proporcionar una
estimación cuantitativa de la capacidad de carga
humana. De hecho, es la inversa de la capacidad de
carga. Se refiere al área requerida para soportar de
modo sustentable a una población dada, más que a
la población que una superficie dada puede soportar
de modo sustentable.
La huella ecológica fue definida en 1996 por William Rees y Mathis Wackernagel.
Muestra cuánta tierra y agua productiva se ocupan para producir todos los productos que
una persona consume, ya sea alimentos, energía, medios de transporte, vestuario y otros
bienes materiales o intangibles que sustentan un determinado estilo de vida.
Rees y Wackernagel establecieron como parámetro para medir el consumo y la absorción
de los desechos que éste genera, la disponibilidad de suelos productivos en el mundo con
respecto al volumen de población. Así, la unidad de cálculo de la huella ecológica es la
hectárea, medida de superficie equivalente a 10 mil metros cuadrados.
Algunos sugieren que los seres humanos están utilizando los recursos a un ritmo
que no es sostenible y que tendríamos que encontrar dos o más planetas Tierra
para sostenernos si seguimos utilizando los recursos al ritmo actual.
Calculo de la huella ecológica de una población
Aunque el cálculo preciso de la huella ecológica de una población puede
resultar muy complejo, se puede obtener una aproximación a partir de:
El requisito total de territorio (huella ecológica) puede calcularse como la suma
de estos dos requisitos per cápita, multiplicada por la población total.
Este cálculo ignora claramente los requisitos de tierra o agua para proporcionar otros recursos
acuáticos y atmosféricos, asimilar residuos diferentes del dioxido de carbono (CO2), producir los
suministros de energía y materia importados de las tierras cultivables para aumentar el rendimiento
de los cultivos, reponer las tierras productivas perdidas mediante la urbanización, etc.
La energía contenida en la dieta procedente de productos animales es
aproximadamente el doble en los países más desarrollados económicamente
que en los países menos desarrollados económicamente.
Las poblaciones más dependientes de los combustibles fósiles producen
emisiones más elevadas de CO2. La fijación de CO2 depende claramente de la
región climática y del tipo de vegetación.
Estos y otros factores probablemente expliquen las diferencias en las huellas
ecológicas de las poblaciones de los países menos desarrollados económicamente
(LEDC) y de los países más desarrollados económicamente (MEDC).
1. ¿Qué país es más probable que sea un
LEDC? Explica tu respuesta.
2. Explica dos formas en las que la latitud de
un país podrían afectar el tamaño de una
huella ecológica
3. ¿Cuál de las poblaciones, A o B, excede a
capacidad de carga de su área local?
Explica tu respuesta
4. Sugiere dos formas en las que la
producción de alimentos de las dos
poblaciones pueden diferir.
5. Explica cómo estas diferencias en la
producción de alimentos puede
influir en el tamaño de las huellas
ecológicas de estas dos
poblaciones.
LEDC = “less economically developed country” (pais económicamente menos desarrollado)
Calcula tu huella ecológica
http://myfootprint.org/es/visitor_information/
Calcula tu huella de carbono
http://calcula.mihuella.cl/
http://www.youtube.com/watch?v=_xJ9lX47o7I
III
Sistemas Ambientales y Sociedades
saladehistoria.com
Descargar

Huella ecológica - Sala de Historia