CRE 5 de 83
EN EL PRINCIPIO, 5
El hecho de ser criatura no se refiere únicamente
a ser originado sino también a la más honda
estructura de ese ser que, debido a su contingencia, requiere una continua asistencia divina para
existir. Las criaturas son conservadas en la existencia por Dios.
San Gregorio Magno, Moralia 16: “de tal modo depende de Dios
el ser de las criaturas todas que ni por un solo instante podrían subsistir, y volverían a la nada, si no fueran conservadas en el ser por
la acción y la fuerza divina”.
Dios no sólo da el ser a su criatura, “sino que la mantiene a cada
instante en el ser, le da el obrar y la lleva a su término” (CCE 301).
CRE 6 de 83
EN EL PRINCIPIO, 6
Aunque bajo la letra de la Biblia haya un modelo de universo subyacente que corresponde
a la época en que fue redactada, el interés del
texto se dirige al horizonte de la voluntad de
Dios. El Génesis no quiere atender a ningún
tipo de hipótesis física. Decir que “en el principio” Dios creó los cielos y la tierra es saltar
a un plano trascendente.
CCE 287: “Más allá del conocimiento natural que todo hombre
puede tener del Creador, Dios reveló progresivamente a Israel el
misterio de la Creación”.
CRE 7 de 83
EN EL PRINCIPIO, 7
Ex 3, 13-14: “Moisés replicó: ‘Cuando me acerque a los hijos de
Israel y les diga ‘el Dios de vuestros padres me envía a vosotros’,
y me pregunten cuál es su nombre, ¿qué he de decirles?’. Y le dijo
Dios a Moisés: ‘Yo soy el que soy’”.
Las criaturas no tienen todas las perfecciones del ser: no “son”, sino que necesitan
que alguien sea el origen de su ser. Dios
no necesita de nada para ser: verdaderamente “es”, porque no debe su ser a ningún
otro. Tal realidad sitúa inmediatamente la
diferencia radical entre Dios y lo creado.
CRE 8 de 83
EN EL PRINCIPIO, 8
Gn 1, 3: “Dijo Dios: ‘Haya luz’. Y hubo luz”.
A través de la Palabra, que es la manifestación
de su voluntad, Dios trae todo a la existencia.
Siendo el único ser autosuficiente, no tiene
necesidad de dar a participar de la existencia
a ninguna de las criaturas.
Guiados por la Revelación, vemos en la Creación a un Dios que
quiere compartir la riqueza de su ser dando el ser a una infinidad
de seres que reflejan su poder y su gloria. Decide comunicarse a
quien no puede exigírselo.
Descargar

EN EL PRINCIPIO, 1